EU vive bajo una "dictadura", sostiene el escritor Gore Vidal

FotoEU vive bajo una "dictadura", sostiene el escritor Gore Vidal
"Me preocupo por defender la ética de mi país", señala

El escritor estadunidense Gore Vidal afirmó en La Habana que Estados Unidos vive bajo la "dictadura" de George W. Bush, a quien consideró un gobernante que "encarna la muerte", en declaraciones al diario oficial Granma.

"Vivimos bajo una dictadura; eso es lo que ha instaurado en Estados Unidos el actual equipo de gobernantes", señaló Gore Vidal, de 81 años.

"Imagine usted una palabra adecuada para calificar un sistema político que haya suprimido el habeas corpus, atente contra los derechos de las personas y eche en saco roto las bases legales consagradas en la Carta Magna", señaló Vidal.

Sobre el calificativo de "mal estadunidense" que algunos le atribuyen en Estados Unidos por sus frecuentes críticas a la administración de Bush, el escritor respondió que se sentía "más bien como el último buen estadunidense".

"Al menos soy un estadunidense preocupado por defender la ética y la historia de mi país, por ver si volvemos a ser decentes y respetados. Sueño y trabajo para que no nos arrebaten más la república que alguna vez fue Estados Unidos, esa que ha colapsado bajo el actual régimen", apuntó.

Autor de unas 35 novelas, alrededor de 20 guiones y decenas de ensayos sobre historia, política y literatura, Gore Vidal destacó que viajó a Cuba "para ver lo contrario de lo que muchos entre nosotros dicen que aquí sucede, y la estoy pasado bien".

Vidal, considerado uno de los escritores estadunidenses más importantes del siglo XX, asistió a un concierto en homenaje a John Lennon, a 26 años de su asesinato, organizado en el 28 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

"Lennon era la vida, todo lo opuesto a lo que representan gente como (los ex presidentes de Estados Unidos) Richard Nixon (1979-74), (Ronald) Reagan (1981-89) y ahora Bush, que encarnan la muerte", expresó Gore Vidal.

"Es más, este tipo de gobernantes han sido y son tan infames que ni siquiera se les pueden considerar ciudadanos estadunidenses. Estas son verdades que deben ser dichas aunque duelan", concluyó.

La Jornada, 12/12/06