Las empresas aplauden la desregulación universitaria de Cabrera

MonicrequeLas empresas aplauden la desregulación universitaria de Cabrera
Un informe de la fundación CYD reclama mayor autonomía, una subida de tasas y la reducción de los docentes funcionarios

Promover un marco legal más flexible», «desarrollar un sistema de financiación por objetivos» y «definir un sistema de indicadores de gestión objetivo y homogéneo». Esta declaración de objetivos para el sistema universitario español podría haberla firmado Mercedes Cabrera, ya que han inspirado las reformas de la educación superior impulsadas en los últimos meses desde el Ministerio de Educación y Ciencia, del que es titular.

Sin embargo, ahora es la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD), que aglutina a 26 empresas tan importantes como Telefónica, el Grupo Santander, IBM, INDRA y Yamaha Motor España, la que avala la desregulación de la actividad universitaria alentada por el Gobierno.

Lo hace en la tercera edición de su informe anual 'La contribución de las universidades españolas al desarrollo', que ayer fue presentado en Madrid, en un acto al que asistieron los Príncipes de Asturias, el ministro de Industria, Joan Clos; la presidenta de la Fundación CYD y del Grupo Banesto, Ana Patricia Botín; el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Juan Vázquez; y la propia Mercedes Cabrera.

En dicho informe, se aplauden las reformas en curso, pero se reclama una mayor profundización. Por ejemplo, se propone «dotar de autonomía a las universidades para fijar los precios públicos y derechos por servicios académicos» dentro de los márgenes que estableza cada comunidad; así como «estudiar procedimientos que permitiesen una mayor intervención de las universidades en los procesos de admisión de los alumnos»; «eliminar el límite establecido en un 49% en el número del personal docente e investigador contratado» (no funcionario); y «nuevas formas de designación de los órganos unipersonales y la profesionalización de las funciones ejecutivas».

Asimismo, el documento elaborado bajo la dirección del catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona Martí Parellada, aporta una avalancha de datos muy interesante desde el punto de vista de la relación entre la Universidad y la empresa españolas.

FINANCIACIÓN

Se propone que el gasto español en educación superior crezca desde el 1,1% actual en relación con el Producto Interior Bruto (PIB) hasta el 2% gracias a una mayor apuesta del sector público, el crecimiento de las donaciones privadas y la subida de tasas.

INVESTIGACIÓN

Los cálculos de este estudio apuntan a que la inversión en I+D pasó del 1,06% del PIB en 2004 a un 1,13% en 2005, una cifra que sigue lejos del 1,86% que invierten de media los 25 miembros de la Unión Europea. En el caso concreto de la ciencia universitaria, el gasto público y privado es del 0,33%. Además, los recursos que maneja cada investigador rondan los 51.o00 euros, la mitad que la media europea y una cifra muy inferior al promedio de 88.500 euros que se manejan en la totalidad de sectores científicos nacionales.

PUBLICACIONES

El volumen de las publicaciones científicas españolas creció un 10,2% en 2004 para copar el 2,9% mundial. Un 60% de esas obras tiene su origen en la Universidad. En cuanto al ámbito de los artículos, se destaca que los nacionales disminuyeron en un 29% entre 1990 y 2003, mientras que los internacionales crecieron un 189%.

DESAJUSTE

España tiene una de las mayores proporciones de universitarios de la UE-25 en proporción al total de estudiantes, con un 21%, aunque el número de matriculados en primer y segundo ciclo cayó un 2,7% entre 2002 y 2004. La caída del alumnado ha propiciado que un 17% de las plazas ofertadas se quede sin cubrir, especialmente en Humanidades (30%). En este desajuste abunda el que sólo un 21% de los españoles realiza estudios superiores de formación continua, frente al 60-65% de los países nórdicos.

PARO

Las estadísticas demuestran que, en 2005, un 81,7% de la población con estudios superiores trabajaba y el porcentaje aumentaba al 90,3% para aquellos que habían cursado máster y posgrados. En cambio, esto sólo ocurre con un 67% de los que tienen estudios secundarios y un 30,4% de los que sólo cursaron primaria.

SUELDO

Tener un título universitario también sirve para ganar más. En concreto, un 41% más que los que decidieron 'colgar los libros' en la secundaria

SOBRECUALIFICACIÓN

Éste es el reverso de los dos puntos anteriores. El 32,2% de los ocupados tiene estudios superiores pero sólo un 30,8% desarrolla trabajos propios de ese nivel.

A pesar de que más de la mitad de los firmantes del Manifiesto de los sexenios es economista, ni siquiera dentro de esta disciplina académica hay unanimidad a la hora de denunciar las arbitrariedades del CNEAI .

Luis C. Corchón, catedrático de Fundamentos de Economía de la Carlos III de Madrid, fue presidente del comité evaluador hace 15 años y no cree que estas denuncias estén justificadas. «Es cierto que hay un porcentaje alto de profesores que no se llevan nada en las evaluaciones, pero es que deberían empezar por reasignar sus prioridades investigadoras».

El Príncipe ensalza a los centros españoles

El Príncipe de Asturias aprovechó ayer su presencia en la presentación del Informe de la Fundación CYD para recordar que «el papel insustituible de la Universidad para crear y difundir el conocimiento, así como para transformarlo en valor añadido, refuerza nuestras posibilidades y, contribuye directamente al progreso y el bienestar social de España». Acompañado por la Princesa Letizia, Felipe también ensalzó «un acervo especialmente valioso», el de «los jóvenes españoles que, con su afán de mejorar y perfeccionar su formación y su capacidad profesional, representan nuestro mejor recurso para afrontar con éxito el futuro».

Por su parte, Mercedes Cabrera, aprovechó su discurso para recordar los aspectos de las reformas impulsadas por el Ministerio de Educación y Ciencia que favorecerán la relación de los centros superiores y la empresa. «La sociedad reclama a la Universidad un mayor protagonismo en el desarrollo económico y social y nuestra política universitaria pretende que sean más ágiles y flexibles para que respondan con eficacia a las demandas de la sociedad».

El Mundo, 24/01/07

Outras novas relacionadas: