Murcia: La Universidad de Murcia «toma medidas» ante los profesores que imparten cursos en la privada

Murcia: La Universidad de Murcia «toma medidas» ante los profesores que imparten cursos en la privada
Envía una circular a todos los departamentos al advertir que se incumple el régimen de incompatibilidades

¿Cuántos profesores de la Universidad de Murcia están impartiendo cursos de posgrado o doctorado en universidades privadas, y en concreto en la Universidad Católica, e incumpliendo con ello el régimen de incompatibilidades? La documentación oficial, así como las denuncias formuladas, han llevado a los órganos de gobierno de la universidad pública «a reaccionar frente a estas actuaciones» y «a tomar las medidas oportunas».

La posible doble dedicación de ciertos profesores ha determinado que el Consejo de Dirección de la Universidad de Murcia (UMU) envíe en los últimos días una circular a todos los departamentos firmada por el secretario general, José Fulgencio Angosto Sáez. Éste pide a «la comunidad universitaria que en el ámbito de sus posibilidades contribuya a hacer efectivo el cumplimiento de la ley». Añade en su carta, a la que ha tenido acceso La Verdad, que «dejando al margen el ámbito de lo jurídico, que por sí ya resulta claro y contundente, parece moralmente reprobable que un trabajador en exclusiva preste sus servicios a otro empresario del mismo ramo que su empresa». Angosto Sáez ha recordado que la ley «señala de manera expresa que el profesorado de las universidades privadas no podrá ser funcionario de cuerpo docente universitario en situación de activo y destino en una universidad pública».

Subraya asimismo que el personal al servicio de las administraciones públicas debe someterse a un reconocimiento previo de compatibilidad cuando ejerza actividades profesionales, laborales, mercantiles o industriales fuera de su ámbito público.

El secretario general de la Universidad de Murcia explicó ayer a esta Redacción que han actuado después de comprobar la participación de algunos profesores en cursos oficiales de posgrado o doctorado. También lo hace extensivo a «cualquier tipo de actividad docente, continua u ocasional, en dichas entidades privadas». Angosto Sáez indicó que han recibido además «denuncias de profesores contra algunos de sus compañeros», así como de «alumnos contra algunos profesores». Éste no pudo precisar cuántos docentes de la UMU imparten docencia en universidades privadas, y en concreto en la UCAM. Sí apuntó que hay algunos catedráticos.

Indicó que uno de los vicerrectorados ya ha llamado a algunos profesores supuestamente afectado por incompatibilidad, y que este proceso seguirá en los próximos días. Algunos de estos docentes han señalado que estas instituciones privadas «no han contado con ellos» para impartir los cursos. El secretario general concluyó con que gran parte de la comunidad universitaria «ha encajado muy bien nuestra iniciativa para corregir esta situación. Incluso hemos recibido algunas felicitaciones».

Mendoza: «La ley promueve el intercambio; y nadie ha puesto el grito en el cielo»

El presidente de la Universidad Católica, José Luis Mendoza, mostró ayer su «sorpresa» por esta circular de la UMU, de la que ya tenía conocimiento. Explicó que «no existe ninguna ilegalidad» en el hecho de que algunos profesores de universidades públicas impartan conferencias de posgrado «de forma esporádica». Esto es muy distinto, a su juicio, con que den clases habituales o impartan una materia entera de forma continuada, circunstancia que subraya que no se ha producido.

Mendoza indicó a La Verdad que el año pasado hubo dos o tres conferenciantes de la Universidad de Murcia que impartieron unas cuatro conferencias cada uno en máster oficiales de la UCAM. El responsable de la universidad privada explicó que es habitual «el intercambio y movilidad de los profesores entre las universidades, ya que lo promueve el Acuerdo de Bolonia y la Ley de Universidades. Nadie ha puesto el grito en el cielo por eso».

Puso como ejemplo que en los estudios europeos de posgrado de la UCAM están participando catedráticos y profesores de universidades de Madrid, Zaragoza, Bolonia e incluso de Estados Unidos.

Sobre esta base, apuntó que hay docentes de la universidad pública «que imparten cursos en la Escuela de Negocios, que es una institución privada. ¿Allí pueden impartir, y aquí en la UCAM no? Nos sorprende que alguien quiera hacer de esto un problema porque, además, hay colaboraciones con la Universidad Politécnica de Cartagena, que también es pública, y no ha existido ningún inconveniente porque es fruto de un acercamiento que enriquece a las universidades. Creo que hay que buscar los factores positivos y facilitar esa participación. La única que pone pegas es la Universidad de Murcia», señaló.

La Verdad, 23/02/07