Murcia: Medicina se opone a una facultad de la Universidad Católica en Cartagena

Murcia: Medicina se opone a una facultad de la Universidad Católica en Cartagena
La Junta afirma que los nuevos estudiantes no serán médicos en ejercicio antes de diez años
Piden una auditoría que compruebe que la UCAM cumple los requisitos legales

La creación de una nueva facultad de Medicina en Cartagena, impulsada por la UCAM, “sería un disparate social y universitario”, según el acuerdo adoptado por la Junta del ramo de la UMU, celebrada el pasado febrero, y que presidió su decano, Joaquín García-Están.

Para la citada Junta, en el proyecto de implantación de un nuevo centro “casi todo parece ser oscuro e interesado, salvo dos cosas: primero, que es totalmente innecesario y, segundo, que difícilmente reunirá los requerimientos mínimos exigibles de calidad”. El órgano de gobierno de la Facultad de Medicina indica que la falta de médicos no se soluciona con la puesta en marcha de una facultad privada porque “no se olvide que estos nuevos estudiantes no serán médicos en ejercicio antes de más de diez años”.

Y añaden que esta facultad de la Universidad de Murcia ya ha hecho un gran esfuerzo en este curso al aumentar el número de plazas ofertadas para alumnos de nuevo ingreso de las 105 anteriores a 130, “y la intención es seguir incrementándola en los próximos años”. La Junta “reclama seriedad y racionalidad a la hora de establecer las culpas por la falta de médicos, a la vez que creemos fundamental una adecuada redistribución y aumento de las plazas MIR y de especialistas, junto con una eficaz política de planificación de los recursos sanitarios a largo plazo”.

Asimismo se afirma que “la Comunidad Autónoma y la Universidad de Murcia están feliz y finalmente embarcados en la puesta en marcha del nuevo Campus de Ciencias de la Salud en El Palmar, junto a la Arrixaca, en el que se han de invertir grandes recursos”. Se indica además que “el derecho constitucional a la iniciativa privada es evidente y nadie lo niega, pero la exigencia de las garantías adecuadas no lo es menos”.

Finalmente, “exige de los poderes públicos que, antes de seguir adelante con el proyecto y dada la trascendencia del tema, realicen una auditoría independiente que determine si la entidad privada que pretende ponerlo en marcha cumple con los requisitos legales en las titulaciones de Ciencias de la Salud que actualmente imparte en el Campus de Los Jerónimos”. Y concluye con la petición de que la auditoría se extienda también a la Facultad de Medicina de la UMU y a las titulaciones que se imparten en la misma.

El Faro, 02/03/07