Rescatados 31 hombres esclavizados y torturados en una fábrica de China

Esclavos rescatados en ChinaRescatados 31 hombres esclavizados y torturados en una fábrica de China

El hijo de un alto cargo comunista en una provincia del centro de China es sospechoso de haber mantenido en condiciones de esclavitud a los obreros de su fábrica, a los que infligía torturas y malos tratos, según informado hoy la prensa de ese país.

Según el diario Shanxi Evening News, las condiciones en las que trabajaban los obreros de la fábrica de ladrillos propiedad de Wang Binbin eran infrahumanas, hasta el punto de que varios de ellos han tenido traumas psicológicos y uno ha fallecido por el maltrato sufrido.

El dueño es hijo de Wang Dongji, secretario general del Partido Comunista de China (PCCh) en el distrito de Hongdong de la provincia de Shanxi, donde se encontraba la fábrica. Wang, que por ahora no ha sido detenido, había subcontratado la fábrica a un empresario, Heng Tinghan, en paradero desconocido y buscado por la policía.

Pese a que Heng parece ser el presunto responsable de las torturas y la situación de esclavitud en la factoría, los vecinos de aseguran que "si la fábrica no hubiera sido propiedad de un hijo del secretario del PCCh, no habría durado tanto".

20 horas diarias de trabajo

En la fábrica había 31 obreros, inmigrantes rurales reclutados en estaciones de tren y otros lugares de paso, que llevaban un año sin poder salir del edificio y que trabajaban 20 horas al día, según contaron a la policía cuando fueron rescatados.

Iban descalzos y en harapos, sólo se les alimentaba con pan y agua, dormían en el suelo, no tenían calefacción en invierno y eran vigilados por cinco personas y seis perros, según el relato del periódico, que añade que les pegaban si trabajaban con lentitud y que las puertas y ventanas del edificio estaban cerradas por fuera para impedir su huida.

Los policías que los rescataron comprobaron que ocho de los trabajadores no recordaban el nombre de sus familiares ni el lugar de donde provenían, lo que podría responder a un trauma producto de más de un año de esclavitud. Los médicos, no obstante, estudian si los obreros tenían ya antes estos problemas psicológicos.

El cadáver del obrero fallecido fue envuelto en un saco de plástico y abandonado en una montaña cercana en diciembre pasado. Chao Yanbing, el vigilante acusado de haber matado de una paliza al obrero, ha sido detenido por la policía, así como el hijo de Heng, mientras que otros sospechosos están en paradero desconocido.

El Periódico, 09/06/07

Outras novas relacionadas: