EEUU: Recortes ponen la soga al cuello a universidades de la Florida

RecortesEEUU: Recortes ponen la soga al cuello a universidades de la Florida

Las universidades estatales de la Florida están literalmente con la soga al cuello y todas estarán obligadas a llevar a cabo una serie de ajustes dramáticos en los próximos dos meses, luego de los recortes presupuestarios ordenados por el gobernador Charlie Crist y el veto reciente a una solicitud de aumento en el costo de las matrículas universitarias hasta de un 5 por ciento.

Sin embargo, de los 11 centros de estudios superiores que aglutina el sistema académico estatal, la Universidad Internacional de la Florida (FIU) podría resultar la más afectada. Para salir del hoyo, podría ejecutar una serie de órdenes y reglas sin precedentes en su historia como negar las peticiones de admisión de miles de jóvenes.

''Después de años de recortes creo que hemos llegado a un punto de quiebre, a una situación crítica'', afirmó el director del FIU, Modesto A. Maidique, quien agregó que debido a las proyecciones demasiado optimistas del Estado sobre los impuestos y programas de recolección tributaria, se ha terminado atando de pies y manos a las universidades de la península floridana.

Un recorte presupuestario del 4 por ciento en las arcas del FIU significarían un bajón de $9.4 millones anuales en sus cuentas, es decir, la cantidad de dinero que actualmente destina la universidad para ayudar a cubrir parcialmente el pago de cursos y matrículas de 1,100 alumnos a tiempo completo. Mientras que un ajuste hasta de 10 por ciento, en el peor de los casos representaría alrededor de $23 millones menos para las cuentas de la FIU.

''Ahora la universidad no tendrá suficiente capacidad para recibir nuevos alumnos del sur de la Florida'', puntualizó Maidique.

El gobernador Crist quiere que las universidades agudicen sus sentidos y estimulen su creatividad para salir airosos del ajuste económico, después de un año de bajos ingresos fiscales. Sin embargo, la Junta que supervisa a las casas de enseñanza superior en la Florida cree que el corte presupuestario resulta un golpe bajo, pues desmonta algunos de los esfuerzos que se han levantado para entregar más y mejores cursos.

El presidente de la Junta Universitaria de la Florida, Mark Rosenberg, declaró que la decisión de Crist va a generar un panorama financiero tan complicado como inaudito, y agregó que a pesar de la incertidumbre y el matiz político que rodea el tema de los fondos `habrá que mantener los ojos bien puestos por el futuro de los estudiantes''.

''Vamos a tener que congelar admisiones, todas las contrataciones a nivel administrativo y evaluar la eficiencia de varios programas académicos'', señaló Vivian Sánchez, la vicepresidenta del Departamento de recursos y finanzas de FIU.

``Tenemos la obligación de asegurarnos de que todos los planes y esquemas de estudio estén totalmente dirigidos a la estrategia de la universidad, es decir, que agreguen valor a la población. Si no rinden lo suficiente, entonces los vamos a eliminar''.

El martes pasado, Rosenberg y los demás miembros del sistema de universidades estatales votaron a favor de unirse a una demanda formal para quitar poder a Tallahassee y evitar que los legisladores determinen los precios de las matrículas. Además determinaron congelar el ingreso de estudiantes (incluso de aquellos con altas calificaciones), así como también aumentar el costo de la matrícula, encaminándose a una confrontación con Crist y la Legislatura, al otro lado del tablero.

La FIU tiene más de 38,000 estudiantes matriculados y, a diferencia de otras universidades de la costa este del país, ha experimentado en los últimos cuatro años el arribo de miles de nuevos alumnos a un ritmo del 8 por ciento.

''Con estos descuentos y recortes no cabe duda de que vamos a tener un impacto muy fuerte en el sur de la Florida'', precisó Sánchez. ``Sobre todo porque más del 60 por ciento de nuestra población estudiantil es de origen hispano''.

El Nuevo Herald, 14/07/07

Outras novas relacionadas: