El negocio con las deudas de países en desarrollo

VoitreEl negocio con las deudas de países en desarrollo
Compran deudas y ganan montones de dinero con ellas: los llamados “Fondos de cuervos”
A menudo sacan plata de los países en donde escasea: los países en desarrollo

El caso de Zambia levantó una polvareda hace pocas semanas. El Fondo de Inversiones Donegale le había comprado en 1999 a Rumania las deudas que Zambia había contraído con este país del sureste europeo. El monto: unos tres millones de dólares.

Las deudas provenían de los años 70 cuando Zambia había tomado un préstamo por 15 millones de dólares para comprar tractores rumanos. Cuando en los 90 se cumplió el plazo para pagar la deuda, dicho Estado africano estaba tan endeudado que no pudo cumplir con la obligación.

Proceso contra Zambia

Durante la Cumbre de los Ocho de 1999 en Colonia y de 2005 en Gleneagles se le condonó una gran parte de la deuda a los países más endeudados y pobres del mundo (HIPC). La condición fue que estos países tenían que invertir el dinero ahorrado en escuelas, hospitales y otras obras de infraestructura.

Pero en Zambia sucedió otra cosa: el “cuervo” Donegale, con sede en las británicas Islas Vírgenes, exigió de Zambia ante un juzgado londinense el pago de la mencionada deuda de 15 millones de dólares más los intereses de los intereses.   

Donegale pedía 55 millones de dólares en total. Suma que al fin de cuentas Donegale no recibió, porque se descubrió que el presidente zambiano de la época había recibido una mordida de un millón de dólares por parte de Donegale para que aprobara el negocio con dicha firma. De todas formas, la Justicia británica condenó a Zambia a pagarle 17 millones de dólares a Donegale.

Paradójico es que esa es exactamente la suma que ese país surafricano hubiera podido ahorrar en 2007 gracias a la condonación de la deuda.

Para Donegale 17 millones significan una ganancia del 700% si se recuerda que sólo había pagado 3 millones por su adquisición. Pero la transacción “no es ilegal”, dice Peter Lanzet, del Servicio Luterano alemán para el Desarrollo (Evangelischen Entwicklungsdienst, EED) quien especifica que “esas son deudas y el acreedor tiene el derecho de revender los contratos a los que las cobren”.

Deudas a cambio de escuelas

Ese dinero le faltará pues a los zambianos que no podrán disfrutar nuevas escuelas. Pero Zambia no es el único caso. Sobre muchos otros países en desarrollo rondan los hambrientos inversionistas. Según el Banco Mundial, actualmente cursan 44 procesos calculados en 1,9 mil millones de dólares. Veintiséis casos ya han sido ganados por los Fondos de cuervos y el monto en pleito podría alcanzar los 3,5 mil millones de dólares.

“Los costos escolares por año de un niño en África son de sólo 50 dólares”, calcula Meter Lanzet. Eso quiere decir que “con 3,5 mil millones de dólares se puede financiar un año de la educación primaria de 70 millones de niños”. 

En Alemania reina el consenso de que hay que parar la actividad de los Fondos cuervo. La misma ministra para la Cooperación y el Desarrollo, Heidemarie Wieczorek-Zeul declaró en una entrevista que dichos fondos son “cínicos y inmorales”. Por otra parte, la ONG Zambia Jubilee, pide que tanto los países del G-8 como el Club de París paren las actividades de los Fondos cuervos que vienen justamente de esos países”.

Una exigencia que tanto Estados Unidos como Gran Bretaña han sabido bloquear en defensa de sus centros de finanzas desde donde se cobran las deudas, cueste lo que cueste.

Deutsche Welle, 03/08/07

Outras novas relacionadas: