Francia: Sarkozy plantea refundar la educación en una carta a los 884.000 maestros franceses

Francia: Sarkozy plantea refundar la educación en una carta a los 884.000 maestros franceses
El presidente francés quiere recuperar los valores del respeto y la disciplina, y abandonar las ideas sesentayochistas

Nadie había hecho nada similar en Francia desde que Jules Ferry, ministro de Instrucción Pública de la época y fundador de la escuela laica y republicana, escribiera en 1883 una carta a los profesores franceses con recomendaciones para aplicar la nueva legislación educativa. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, en un gesto inédito de un jefe del Estado pero en absoluto sorprendente tratándose de un presidente que pretende estar en primera línea en todos los frentes, ha decidido hacer algo similar y ha enviado una carta de 32 páginas a los 884.000 profesores de Francia exponiendo sus ideas sobre la reforma de la educación. "Ha llegado el momento de la refundación de nuestro proyecto educativo", afirma Nicolas Sarkozy en su carta, en la que asegura que la educación está en el centro de su política de reformas.

La misiva del presidente no incluye grandes novedades respecto a las ideas que él mismo había expuesto ya durante la campaña electoral. Tampoco es un programa detallado con medidas de gobierno. Es más bien un discurso - además de enviarlo, lo leyó de viva voz el martes en un acto con enseñantes en Blois- centrado en los principios y en los valores. Tras criticar implícitamente las consecuencias pedagógicas del espíritu sesentayochista, a su juicio nefastas - "La personalidad del niño ha sido colocada en el centro de la educación, en lugar del saber", afirma-, Sarkozy propone volver a poner el acento en la transmisión de conocimientos y en recuperar los valores del respeto y la disciplina. "No se educa a un niño dejándole creer que todo está permitido, que tiene todos los derechos y ningún deber", escribe el presidente francés, quien, sin embargo, asegura no pretender un regreso a la escuela de tiempos pasados, sino una "refundación".

"Nos hace falta reencontrar la coherencia del proyecto educativo, lo que pasa naturalmente por la revisión de los ritmos y los programas escolares", sostiene el presidente, que pide la colaboración de los profesores: "La refundación de la educación sólo podrá lograrse con la ayuda de todos los educadores".

La carta de Nicolas Sarkozy ha sido recibida con frialdad por los sindicatos, toda vez que coincide con el anuncio del Ministerio de Educación de suprimir este curso 11.200 puestos de profesor, dentro del plan de reducción de efectivos de la función pública con el objetivo de rebajar los gastos del Estado. Los sindicatos, aun admitiendo en algún caso la brillantez del discurso, sostienen que su contenido está alejado de la realidad de la enseñanza y no tiene en cuenta las desigualdades.

La Vanguardia (reproducido en USCTE-STEs), 06/09/07

Outras novas relacionadas: