Comunidad Valenciana: Los campus exigen dinero al Consell para ampliar las plazas de Medicina

Comunidad Valenciana: Los campus exigen dinero al Consell para ampliar las plazas de Medicina
Elche sólo pidió seis alumnos más para preservar la "calidad" docente

El Gobierno concedió en verano 43 nuevas plazas a las facultades valencianas de Medicina: justo lo que le habían pedido. La de Valencia solicitó 37, hasta llegar a las 300; la Miguel Hernández de Elche pidió seis, hasta las 115. ¿Por qué, tratándose de la carrera más demanda del sistema, no solicitaron más? El rector de la Universitat de València, Francisco Tomás, y el decano de Medicina de Elche, Juan Caturla, coincidieron ayer: Porque ese era el aumento aproximado que podían asumir sin poner en riesgo la "calidad" de la formación. Si la Generalitat quiere más alumnos en Medicina, y Manuel Cervera, consejero de Sanidad, así lo expresó el domingo, serán necesarios más fondos e instalaciones para sufragarlos, apuntaron los dirigentes académicos.

Cervera pidió anteayer al Gobierno, en declaraciones a Europa Press, que abriera "la mano" y no fuera "cicatero" a la hora de conceder las plazas. En la última convocatoria, sin embargo, el Ejecutivo se limitó a conceder los cupos planteados por las dos universidades. Esa petición fue tramitada por el Consell.

El consejero no aludió a la Universidad Católica de Valencia, el centro del arzobispado que mantuvo un pulso con el Gobierno para intentar poner en marcha Medicina a pesar de no tener autorizados el título ni el plan de estudios. Sí que lo hizo ayer, en cambio, Miguel Soler, secretario de Educación del PSPV. Según su interpretación, la Generalitat no pidió el aumento en el "plazo correspondiente", en junio, porque tras ese "retraso intencionado" se escondía "la voluntad del presidente Francisco Camps y su séquito de beneficiar a la Universidad Católica en detrimento de la pública". "No lo hizo", añadió, "y ahora tiene la desfachatez de clamar al Gobierno de España que le solucione la papeleta".

Las universidades tenían su propia versión del asunto. En primer lugar, declaró Juan Caturla, quien además de dirigir la facultad de la Miguel Hernández es vicepresidente de la Conferencia Española de Decanos de Medicina, "habría que ver si hacen falta más médicos. Y después de hacer el estudio, si faltan, habría que ver si se trata de un problema de distribución por comunidades autónomas, o por especialidades o si se trata de un problema retributivo".

En la conferencia de decanos existe la impresión de que, sea o no necesario formar a más alumnos, la falta de médicos está relacionada con el tipo de oferta laboral que reciben al terminar la carrera. Eso explicaría el "significativo" número de recién licenciados que emigran a los sistemas sanitarios portugués, alemán, británico y sueco.

Resulta llamativo que el decano pidiera ayer un estudio para clarificar las necesidades a medio plazo (formar a un médico, además de ser caro cuesta un mínimo de 10 años): La Consejería de Sanidad basó su reclamación al Gobierno en un estudio sobre la carencia de facultativos que, aseguró, había elaborado junto a las facultades de la Miguel Hernández y la Universitat de València.

El rector Francisco Tomás admitió que hacían falta más médicos. Pero el cálculo de cuántas plazas serían necesarias debía hacerse con seriedad y "sin improvisaciones". El rector habló también de la decisión tomada el viernes por el Consell de autorizar a la Católica a utilizar el Hospital General de Valencia para formar a sus estudiantes. El centro sanitario, señaló, tiene un "convenio de exclusividad" con su universidad que deberá ser "revisado".

El País, 11/09/07

Outras novas relacionadas: