Cataluña: El alumnado no catalán acapara el 46% de primero de Medicina

Cataluña: El alumnado no catalán acapara el 46% de primero de Medicina
Los decanos dicen que los autóctonos son "discriminados" en el acceso
La situación agrava aún más el déficit de plazas que sufre la carrera

Los planes de la Conselleria d'Innovació i Universitats de aumentar la oferta de plazas de Medicina de las 835 actuales a 1.055 tendrán un efecto aún más limitado de lo previsto sobre la bolsa de estudiantes catalanes que aspiran a cursar la titulación (3.300 en este año). Tampoco parece que vayan a resolver el déficit de profesionales autóctonos. Los cuatro decanos de las facultades de Medicina reiteraron ayer esos temores, pero esta vez las cifras de matrícula del curso 2007-2008 les asisten claramente. Solo 450 (un 54%) de los 835 nuevos estudiantes de primer curso han nacido o residen en Catalunya. Hace un año eran 508 (un 62%).

Las dificultades de los estudiantes catalanes que han superado la selectividad para hacerse con una plaza en Medicina van en aumento. Desde hace unos meses no solo tienen que competir con las notas de los del resto de comunidades autónomas, sino también con los que han estudiado el bachillerato en colegios privados extranjeros situados en España, y con los extranjeros. Los dos últimos colectivos pueden acceder a la carrera con la nota del centro de procedencia, habitualmente más alta que las de la selectividad.

Los efectos de la reforma de la normativa, vinculada a la inminente puesta en marcha del espacio europeo de educación superior, ya se han dejado sentir con fuerza en la carrera más demandada: Medicina. Los decanos afirman que los alumnos catalanes que han de superar la selectividad "están claramente discriminados y juegan en inferioridad de condiciones" respecto a los que no son españoles o han estudiado en centros privados extranjeros.

DESEMBARCO PORTUGUÉS

La situación creada se une al tradicional desembarco de alumnos portugueses que ya disfrutaban de un acuerdo ventajoso para estudiar en Catalunya, y a la escasez de plazas para cursar Medicina en las comunidades autónomas vecinas, que intensifica la venida de alumnos. El resultado "preocupa" a la Generalitat, admitió anoche la comisionada de Universitats, Blanca Palmada, que avanzó que prepara una propuesta para que las universidades puedan reconducir una situación creada "por el Gobierno central".

Los decanos aseguran en un comunicado que en la facultad de Medicina de la Rovira i Virgili (URV) de Reus, solo un 28% del alumnado es catalán. El 60% procede de Valencia. En Lleida, el alumnado autóctono equivale al 33% de los matriculados. Allí, el efecto portugués se ha dejado sentir por partida doble: al cupo de esta nacionalidad que tradicionalmente se matricula en Lleida hay que añadir un 15% de estudiantes provinentes de Galicia y otro 8% de Castilla y León que habrían sido desplazados de sus facultades (Santiago de Compostela, Salamanca y Valladolid) por la invasión portuguesa.

La nota alerta de que, por primera vez, los estudiantes catalanes ya son minoría en la facultad de Medicina de la Autònoma (UAB), un 48%, cuando hace un año eran un 70%. Solo en la Universitat de Barcelona (UB) mantienen su predominio.

Los decanos llaman a introducir elementos de corrección "que permita ser más justos con los bachilleres catalanes" y reclaman que se estudie la situación "con mucho rigor".

El Periódico, 03/10/07

Outras novas relacionadas: