Cataluña: Universitats quiere una prueba de catalán para los extranjeros

Cataluña: Universitats quiere una prueba de catalán para los extranjeros
El examen persigue limitar la presencia de foráneos en carreras como la de Medicina
Las universidades también tendrían que evaluar el dominio del castellano

La creación del espacio europeo de educación superior, una especie de mercado común universitario que ha de estar en funcionamiento en el 2010 y donde se quiere que la movilidad de estudiantes y profesores sea la norma, a pesar de ser un remedio conveniente, también tiene contraindicaciones. Un informe del Comissionat per a Universitats del Govern alerta de que los extranjeros, que desde este curso no necesitan realizar la selectividad para poder matricularse en las universidades catalanas, han empezado a acaparar plazas hasta ahora reservadas a españoles. Para limitar esos efectos, claramente perceptibles en la carrera de Medicina, se propone que tengan que demostrar sus conocimientos de catalán.

Los extranjeros no son los únicos a los que se exime de la selectividad. También a los estudiantes españoles que han cursado el Bachillerato en colegios privados extranjeros, como son los casos del Colegio Alemán y el Liceo Francés de Barcelona. Todos ellos compiten por una plaza con la nota del expediente académico.

El informe propone que las universidades exijan a los estudiantes extranjeros que obtienen una plaza a través de ese sistema que "acrediten la competencia lingüística en las dos lenguas oficiales (catalán y castellano)" a través de una prueba. La comisionada de Universitats, Blanca Palmada, avanzó que mañana presentaría esta propuesta en la reunión de la comisión de programación del Consell Interuniversitari de Catalunya.

VENTAJAS E INCONVENIENTES

El trabajo, firmado por un subdirector de la Conselleria d'Innovació i Universitats, argumenta que aunque "la presencia de estudiantes de fuera de Catalunya (tanto de la UE como de fuera de la UE) es un elemento que se valora muy positivamente" no hay que olvidar que "todo sistema universitario tiene la misión de contribuir al desarrollo de su territorio". Ello "pide asegurar un equilibrio en el servicio que presta a los estudiantes de la propia comunidad" y preservar "la calidad del aprendizaje". Uno de los indicadores por los que se mide esa calidad es "la competencia en la lengua o lenguas en las que se imparte la enseñanza".

Palmada ha explicado que está en manos de las universidades catalanas adoptar esa decisión, como han hecho las andaluzas, que han programado una prueba de competencia en castellano para los extranjeros. A nadie se le escapa, sin embargo, que donde mayores dificultades pueden tener los alumnos llegados de otros países es en el catalán, no en el castellano, idioma que se supone que conocen antes de haber elegido una universidad española.

En cualquier caso, la propuesta de Universitats, de ser aceptada, tendría "una escasa incidencia" en la matrícula de las facultades de Medicina, aseguraron fuentes próximas a los rectores. Únicamente el colectivo de más de 60 estudiantes portugueses que han obtenido una plaza en las cuatro facultades de Medicina, que representan casi el 8% del total de los que han accedido al primer curso, podrían tener dificultades.

El grueso del alumnado matriculado en el primer curso de la carrera que no ha nacido ni reside en Catalunya, formado por cerca de 400 estudiantes, proviene de otras comunidades españolas y han accedido al sistema universitario catalán tras haber superado la selectividad y contar con una calificación de acceso superior a 8.

El Periódico, 04/10/07

Outras novas relacionadas: