Los rectores juzgan «indispensable» rejuvenecer la docencia universitaria

Los rectores juzgan «indispensable» rejuvenecer la docencia universitaria
El presidente de la CRUE, Ángel Gabilondo, afirma que la renovación es un «camino inexorable»
Opina que las técnicas de enseñanza son demasiado «convencionales»

La Universidad española necesita un cambio interno y de imagen. El presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Ángel Gabilondo, urgió ayer, en Oviedo, a una renovación en el sistema de educación superior. Para afrontarlo, es necesario el rejuvenecimiento de la plantilla docente.

«No se trata de desprenderse de personas valiosas, sino de buscar modos distintos de presencia», justificó el máximo responsable de la Universidad Autónoma de Madrid. Los profesores deberían cambiar los métodos de enseñanza, «demasiado convencionales», y entender que el conocimiento no es una mera transmisión de saberes.

El curso académico que arrancó el pasado mes de octubre es fundamental para acometer las modificaciones e iniciar un proceso que consolide el paso de los años. La adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) supone una excusa y una «oportunidad» perfecta para introducir cambios en los actuales métodos de enseñanza.

«Es necesaria la tutorización y el trabajo en equipo. Nosotros crecimos en una sociedad en la que primaba el individualismo y la competencia», puntualizó. Pero ya no es así. De poco sirve sentar a los alumnos en sus pupitres para aburrirles con largas charlas. Hay que buscar aplicaciones prácticas a esos conocimientos y hacer que se sientan partícipes. «Aprender no es tomar apuntes y fotocopiar», sentenció.

Los transformaciones planteadas por el presidente de la CRUE son profundas. ¿Están las universidades preparadas para acometerlas? «Más les vale», opina el rector, porque es «un camino inexorable». El único que tiene la institución para seguir formando parte activa en la sociedad, matizó.

«Es el momento para que el sistema universitario no se quede nuevamente ensimismado y que se abra, flexibilice y agilice» para volver a situarse en el «corazón de la sociedad» de la que forma parte. En la gestación de esta pequeña revolución metodológica han de participar todos los agentes implicados: los alumnos y los poderes estatales no pueden quedarse al margen. Las aulas han de ser testigos de la transferencia de aprendizajes basada en la búsqueda del «bienestar social, económico y político» y no de la propia sabiduría.

La edad del profesorado, en muchos casos superior a los 60 años, puede dificultar el proceso. No es el único motivo por el que Gabilondo considera necesaria su renovación. Antes de 2020 muchas universidades afrontarán la jubilación de entre «400 ó 500 personas» y tiene que haber gente preparada para tomar el relevo.

El sucesor de Juan Vázquez al frente de la CRUE pronunció ayer, en el edificio histórico de la Universidad, su particular visión del erotismo de la palabra. Acudió acompañado del rector ovetense, para el que sólo tuvo buenas palabras. En su intervención lamentó la pérdida de la sensualidad en el lenguaje, escondida por el deseo social de «dominio y posesión».

El Comercio, 10/11/07

Outras novas relacionadas: