La nueva financiación universitaria debe aplicarse en 2009

La nueva financiación universitaria debe aplicarse en 2009
Debe asumirse en las próximas Cuentas del Estado

La concreción de la nueva financiación de la educación superior pública "de ninguna manera" debe pasar de este año y tiene que comenzar a asumirse ya en las cuentas del Estado de 2009, según el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Angel Gabilondo. En una entrevista con Efe, el rector de la Universidad Autónoma de Madrid pidió que se apruebe "inmediatamente" el reglamento del Consejo de Universidades (formado por los rectores y la ministra de Educación) y que no sea simplemente un órgano consultivo o de de deliberación, sino que tome decisiones.

Gabilondo apuntó a un esfuerzo inversor mayor en la universidad del Gobierno central y de las comunidades, así como de la iniciativa privada como uno de los factores "determinantes”.

"La iniciativa privada es muy escasa en España con respecto al PIB si uno mira a otros países, pero nos estamos acercando”, agregó, ante de explicar la razón: "No supimos generar la suficiente confianza para eso”.

El rector insta a que se agilice el debate de financiación después de las elecciones, cuando se constituya  el gobierno, pues es "indispensable" que los próximos Presupuestos Generales del Estado incluyan "señales inequívocas" del nuevo modelo. El esfuerzo añadido de financiación es una decisión de la sociedad, no de la universidad, aclaró, algo que debería formar parte del debate electoral, como la ciencia y la innovación.

Defendió una financiación mínima que sostenga el sistema "A partir de ahí -prosiguió-, se abre un espacio de competencia razonable- en el sentido de que quines consigan mejores resultados obtengan mejor financiación.

"Ni un euro debe ir a la universidad sin que ésta explique claramente cuál es la rentabilidad social de su labor", apostilló.

En relación con el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), Gabilondo indicó que existe una tendencia entre las universidades a ir "sin prisas" en la implantación de los grados.

"Como norma general, al menos en las públicas, hay más intención de proponer planes sobre los títulos ya existentes y a ir más despacio en la implantación de títulos radicalmente diferentes”. Lo “ideal” sería que el conjunto de universidades no presentara muchos títulos en la primera convocatoria abierta (para el curso próximo), pero sí algunos para comprobar cómo funciona el proceso de verificación.

Dijo que hay que trabajar para evitar la mercantilización de los títulos y fomentar una movilidad real de estudiantes y profesorado.

Ibercampus, 05/02/08