Comunidad Valenciana: Los rectores, en pie de guerra

Comunidad Valenciana: Los rectores, en pie de guerra
Las cinco universidades se rebelan por el abandono económico de la Generalitat

Rebelión en toda regla. Los cinco rectores de las universidades públicas valencianas desenterraron ayer el hacha de guerra por lo que consideran un largo abandono financiero por parte de la Generalitat. Y por la falta de indicios de que la cosa vaya a mejorar a corto plazo. Los dirigentes universitarios hicieron públicas sus quejas en un tono inusual, al tiempo que anunciaban, y ambas cosas estaban relacionadas, que se constituían en Asociación de Universidades Públicas Valencianas. Un formato organizativo inédito que busca reforzar la cohesión de las demandas y dejar claro al Consell que puede olvidarse del "divide y vencerás", explicó uno de ellos.

El comunicado expresaba su "preocupación" por cuatro asuntos. Las universidades han comenzado el 2008 sin presupuesto de la Generalitat, dado que el Gobierno valenciano ni siquiera ha extendido oficialmente la prórroga del extinto plan de financiación con el que se han manejado en los últimos años. El Consell les adeuda, además, las transferencias de varios meses de 2007 con las que los rectorados pagan las nóminas y las facturas. "No existe conocimiento alguno", se leía en tercer lugar, "de que se haya iniciado el proceso para elaborar" el nuevo plan financiación que después de varios retrasos debería empezar a funcionar en 2009.

Y finalmente, la Generalitat continúa sin entregar parte del dinero para la construcción de edificios comprometido por el presidente Camps en octubre de 2005. Un asunto empantanado desde el principio por la rara fórmula financiera elegida por el ex consejero Justo Nieto que el nuevo equipo de Educación ha sido incapaz de desbloquear.

La consejería, sorprendida por el manifiesto pactado por los rectores en Benissa, sin ningún interés por polemizar con ellos a un mes de las elecciones generales, respondió asegurando que se encontraba "trabajando en todos esos frentes" con "voluntad de alcanzar acuerdos y soluciones al respecto". El nuevo plan de financiación estará para 2009; los fondos de este año ya se han empezado a librar; la deuda de 2007 se resolverá lo antes posible y las partidas de 2005 serán entregadas "con carácter inmediato", afirmaron.

El estrés de los rectores por llevar la mano a la caja y encontrarla vacía se agrava por el contexto en que se produce: coincide con la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, un proceso que las universidades prevén complejo y oneroso y para el que ya han dicho que necesitarán no solo lo que se les adeuda sino financiación extra. No es ajena a esa preocupación la creación, esta semana, de un vicerrectorado para gestionar los asuntos económicos en la Universitat de València, al frente del cual se ha colocado a Máximo Ferrando, catedrático de finanzas empresariales.

El golpe en la mesa de ayer, y la reconversión de la Conferencia de Rectores de las Universidades Públicas Valencianas en asociación, que será registrada en cuanto lo aprueben los órganos de gobierno académicos de cada campus, ofrecía una lectura adicional. La unión que las universidades han exhibido últimamente en cuestiones clave (la reconversión de las actuales carreras en títulos de grado, la postura de esperar y ver frente a la VIU, la Valencian International University) no será meramente táctica, sino que se enmarcará en una estrategia de mayor recorrido que tendrá en el punto de mira la financiación.

Tampoco era difícil de relacionar con el creciente malestar entre los universitarios hacia Emilio Barberá, secretario autonómico de Universidades, el último representante del equipo de Nieto, a quien acusan de tensar regularmente las relaciones con el mundo académico. La última vez, hace una semana, cuando declaró que los profesores deberían trabajar más de lo que lo hacen por el mismo sueldo.

Los rectores pactaron también, por otra parte, "reforzar" el intercambio de profesores y de recursos para mejorar la calidad de la formación. Y crear el Certificado de Estudios Iniciales Universitarios, previsto en el desarrollo de la LOU, que se concederá a los estudiantes que hayan aprobado 120 créditos para "facilitarles la empleabilidad".

CUATRO DEUDAS

- Las universidades han empezado el año 2008 sin presupuesto oficial, ya que la Generalitat ni siquiera ha extendido la prórroga del acuerdo de financiación del año anterior.

- El Consell todavía les debe las transferencias de finales de 2007, con las que pagan las facturas y las nóminas de los empleados.

- Falta por entregar parte del dinero para edificios que Camps se comprometió a destinar a los campus en octubre de 2005.

El País, 08/02/08

Outras novas relacionadas: