Comité de Empresa de la CEF-PSOE: Carta a Pablo Iglesias

Pablo IglesiasComité de Empresa de la CEF-PSOE: Carta a Pablo Iglesias

Querido compañero:

Hace ya algunos años que celebramos·tu centenario. Como sabes, desde 1982 vivimos en tu casa. Tuvimos que hacer algunas reformas (no te enfades Pablo, estaba que se caía) y ya llevamos más de 25 años compartiendo nuestro trabajo para el Partido en el lugar en el que tu viviste tantos años. Aquí hemos vivido tiempos fáciles y difíciles, que de todo ha habido, pero para la mayoría, ha sido un honor trabajar por los principios por los que tú durante tanto tiempo luchaste.

En los últimos años, hemos visto como un joven compañero, José Luis Rodríguez Zapatero, llegaba al Gobierno de España con, posiblemente, el programa más ilusionante para los que todavía conservamos el sentimiento y las ideas en las que tú pusiste tanta ilusión a lo largo de tu vida. El mayor avance que han tenido los ciudadanos en la historia de España en servicios sociales, igualdad, derechos laborales y otros, han hecho que las horas que los  compañeros y compañeras que trabajan aquí, en la que fue tu casa, parecieran más cortas cada día en el laborar diario.

En paralelo y casi coincidiendo con la llegada al Gobierno, la gestión de la Dirección (ahora se lleva mucho en esta campaña el título de Director/a), en las relaciones laborales con los compañeros y compañeras ha cambiado y mucho.

Empezamos con ilusión. Había promesas de formación de los trabajadores (sí, ya existe en muchas empresas), estabilidad en el empleo, igualdad, conciliación de la vida personal, definición de puestos de trabajo para evitar agravios corporativos, subvenciones para estudios, etc.

El panorama fue otro muy pronto. Para empezar, lo de la formación se quedó en algunos cursos de perfil bajo. Luego vino el cierre del comedor. A los trabajadores les gustaba comer aquí, en tu casa, pero hay algunos que ya no comen en casa de gente humilde como tú, y como ellos no lo necesitaban, lo cerraron. Con ello perdimos la costumbre de reunimos y hablar en torno a la mesa y así fomentar el compañerismo y la solidaridad que tanta falta hace últimamente.

Siguieron los incumplimientos continuos del Convenio Colectivo (sí, Pablo, hemos tenido que hacer uno para defendemos de los abusos de algunos "compañeros". Por cierto, también hay Comité de Empresa, aunque te parezca increíble), la inestabilidad en el empleo (excepto para algunos "amiguetes"), la ausencia de respeto a las leyes de conciliación, igualdad y otras que el compañero José Luis ha promovido desde el Gobierno y otros atropellos que mejor no te cuento, que ya tienes bastante con lo tuyo.

El último episodio, que no quiero cansarte, es el del Convenio Colectivo. Este documento, que como ya te he comentado antes tuvimos que hacer para que la convivencia laboral entre los compañeros de un mismo Partido no saltara por los aires por las incoherencias de unos y otros.

Pues resulta que finalizaba la vigencia del Convenio allá por noviembre de 2005 y el representante de la Dirección denunció (hecho sin precedentes por aquí) el Convenio, como le da derecho la Ley, pero que nunca había sido necesario. Seguro que pensaron: "No vaya a ser que estos sindicalistas, que no son de fiar, nos la jueguen al final”.

En nuestra buena disposición, como ha sido siempre, nos dispusimos a trabajar con los representantes de la Dirección, con todo el empeño y la capacidad de la que disponemos, en la elaboración de un documento que reflejara, sobre todo y como novedad principal; todos aquellos aspectos en los que el Gobierno socialista tanto trabajo e ilusión ha puesto en sacar adelante.

Han pasado más de dos años, durante los cuales ha habido de todo: plantones en las reuniones, desidia y desinterés absoluto para llegar a los más elementales acuerdos (que ha llegado hasta las subidas a cuenta sin comunicación a los representantes de los trabajadores, como último episodio), el habitual ninguneo, etcétera.

Ante tal situación limite, el Comité de Empresa, unilateralmente y con mucho esfuerzo, decide elaborar un borrador del Convenio donde se reflejen, sobre todo, los avances sociales y laborales conseguidos por el Gobierno (socialista) en los últimos cuatro años. Una vez más, la callada y la mentira (prometieron una respuesta después de las últimas Navidades), por respuesta.

Sé que después de lo que te hemos contado, te darán ganas de levantar la lápida y venir corriendo a poner firme a más de uno. Sólo decirte que los compañeros y compañeras del Comité de Empresa siempre estaremos orgullosos de pertenecer a este Partido y al Sindicato UGT que tú fundaste y de cuyos principios (los tuyos), aprendemos cada día.

Sin más, un fuerte abrazo socialista,

Comité de Empresa de la CEF-PSOE
Sección Sindical UGT-PSOE