Conmoción por el video de un menor que fue interrogado en Guantánamo

Conmoción por el video de un menor que fue interrogado en Guantánamo
Es un canadiense de 16 años, acusado de matar a un soldado
Pide ayuda y llora

Llora. Se tira del pelo con desesperación. Se toma la cabeza. Se levanta la camisa naranja de prisionero y muestra sus heridas. Pide ayuda. El canadiense Omar Khadr tenía 16 años cuando fue interrogado en la base de Guantánamo, en 2003, donde sigue preso junto a otros cientos de sospechosos de terrorismo en un limbo judicial. Sus abogados difundieron ayer el primer video que muestra la crudeza de un interrogatorio en ese controvertido centro de detención.

Khadr, de nacionalidad canadiense pero criado en Afganistán, fue capturado en julio de 2002, a los 15 años, acusado de haber arrojado una granada que mató a un soldado estadounidense durante un combate en tierras afganas. Y, según sus abogados, dice haber sido forzado mediante torturas a confesar falsamente el hecho.

El joven fue arrestado y llevado a la base que EE.UU. tiene en Cuba después de ser hallado entre los escombros de un edificio bombardeado, gravemente herido, con impactos de bala que recibió durante el enfrentamiento con las fuerzas estadounidenses.

"Ayúdenme", pide una y otra vez en el video, grabado al parecer por una cámara oculta a través de un conducto de ventilación. Según se informó, la filmación, que muestra a tres personas además del detenido, fue realizada por funcionarios de seguridad de Estados Unidos, pero el interrogatorio estuvo en manos de expertos del servicio secreto canadiense. Una excepción, ya que el Pentágono suele reservar esta tarea a los estadounidenses.

El video, que en total dura más de siete horas, con interrogatorios realizados en cuatro días, fue originalmente clasificado como secreto por EE.UU.

Pero los abogados de Khadr decidieron difundirlo para que el mundo pudiera ser testigo. En principio emitieron diez minutos, aunque más tarde darían a conocer una versión completa, dijeron.

La imagen está borrosa y con un sonido defectuoso. Pero llega a oírse cuando se le pregunta a Khadr qué sabe de la red terrorista Al Qaeda, y por su credo musulmán. En otro momento asegura que no puede mover los brazos, que aún sufre por las heridas del tiroteo y que en Guantánamo no recibe tratamiento médico adecuado. Luego se quita la camisa y muestra las cicatrices de los disparos, en el torso y la espalda.

A mi juicio se ve que están curándose bien , dice el interrogador. Yo no les importo a ustedes , espeta el muchacho.

Khadr, el único occidental todavía prisionero en Guantánamo, según la cadena británica BBC, en el video se queja. He perdido los ojos, he perdido los pies, todo , dice entre lágrimas. El interrogador responde secamente: No. Todavía tienes los ojos. Tus pies siguen en el extremo de tus piernas .

En el segundo días de interrogatorios, Khadr se da cuenta de que los canadienses llegados a Guantánamo no han ido para interesarse por su situación sino para extraer información. Y empieza a llorar.

También denuncia que fue torturado poco después de su detención en Bagram, Afganistán. Pide regresar a Canadá y que lo protejan de los estadounidenses.

No puedo hacer nada , responde su interlocutor, que en otro momento dice con sarcasmo: Quiero quedarme en Cuba contigo. Me puedes ayudar .

Uno de los interrogadores dice estar muy decepcionado por el comportamiento de Khadr e insiste en que debe cooperar.

El video se difundió luego de que documentos del gobierno mostraran que Khadr fue privado de sueño por sus captores estadounidenses antes de ser interrogado, según la prensa canadiense.

Según se informó, era trasladado a una celda diferente cada tres horas para hacerlo más accesible a hablar en lo que las autoridades de EE.UU. describieron como programa de viajero frecuente . Pero la filmación no muestra agresiones físicas contra el detenido.

Organizaciones de defensa de derechos humanos, como Amnesty International, entre otras, llamaron en vano al primer ministro de Canadá, Stephen Harper, a exigir a EE.UU. la extradición del joven.

Espero que los canadienses se indignen al ver el tratamiento duro y vergonzoso a que fue sometido un joven compatriota , dijo Dennis Edney, uno de los abogados de Khadr, al diario Toronto Star. Y que eso impulse a Harper a pedir a Washington que no proceda contra su defendido, agregó.

La publicación de estas imágenes representa otro revés para las prácticas antiterroristas de Washington, según señalaron varios medios. Khadr ya ha pasado más de cinco años encerrado en Guantánamo, donde se encuentran alrededor de otros 270 sospechosos de terrorismo. El joven tendrá su juicio en octubre.

Clarín, 16/07/08

Outras novas relacionadas: