Andalucía: Adelaida de la Calle, rectora de la UMA: «No temo a las restricciones, aunque habrá que apretarse el cinturón»

Andalucía: Adelaida de la Calle, rectora de la UMA: «No temo a las restricciones, aunque habrá que apretarse el cinturón»
La rectora dice que las obras de infraestructuras en Teatinos no corren peligro, porque generan empleo, pero que la UMA deberá hacer recortes en gasto corriente y que no crecerá en personal

Hoy asistirá al acto de inauguración del curso académico andaluz, que se celebrará en Córdoba con la presencia del presidente Manuel Chaves. El miércoles presidió el mismo acto en el Paraninfo de la UMA, con una intervención en la que subrayó los ejes fundamentales de actuación de la institución académica y propuso a la Universidad como antídoto frente a la crisis. Ayer atendió a los medios de comunicación. La rectora, Adelaida de la Calle, ha iniciado el curso de forma maratoniana. Su discurso es claro y optimista. Habrá que abrocharse el cinturón, pero no hay que temer por las inversiones.

- Las crisis nunca llegan en buen momento. ¿Puede ser el peor para la UMA, en pleno desarrollo de su ambicioso plan estratégico, con un campus de Teatinos en obras y en proceso de adaptación de su oferta académica al nuevo Espacio Europeo?

- Llega en mal momento, pero a la vez pienso que es una situación que se puede cambiar, ya que nos vamos a dar cuenta de lo que representa la Universidad en una sociedad que ahora se basa en el conocimiento. Y pensar en sociedad del conocimiento lleva implicado, directamente, hablar de Universidad, que es donde se genera y transmite el conocimiento, capaz de elaborar nuevos productos para satisfacer a una sociedad mejor formada y a un cliente que está acostumbrado a vivir con mayores niveles de bienestar. Y, por otra parte, el sector empresarial debe darse cuenta de que si la empresa quiere ser competitiva, necesita buenos profesionales. Y da la casualidad de que la Universidad se dedica, precisamente, a formar a esos profesionales, que serán empleados que mejoren la productividad de la empresa.

- ¿Si la Universidad no es una institución nueva y el sistema es cíclico, por qué las administraciones no se han servido antes de la Universidad, para invertir en ella y formar buenos profesionales que aporten soluciones a una nueva crisis que, tarde o temprano, iba a volver a llegar?

- Creo que también ha sido un mecanismo lógico de la propia sociedad. En este país el número de universitarios no había alcanzado los niveles suficientes y el sector empresarial tampoco había cambiado sus propias estructuras. Estaba basado en una mano de obra poco cualificada, como puede ocurrir ahora en China y otras industrias emergentes, donde la mano de obra es más barata. A medida que la sociedad ha adquirido unos niveles de formación superiores, ha tenido que cambiar. Y seguirá cambiando. Y ha llegado el momento de que la Universidad tome su posición relevante.

- ¿Teme que la Junta modifique su compromiso inversor con las universidades públicas andaluzas en este periodo de crisis?

- No lo temo. No va a haber restricciones en las inversiones. En el caso de la UMA, tenemos muchas infraestructuras y realmente este presupuesto no disminuye, lo que va a permitir generar trabajo y disminuir las tasas de paro. No me preocupa el tema de las inversiones, sino que no seamos capaces de seguir con este crecimiento tan espectacular de los últimos años, como las políticas de personal. Y tampoco me preocupa hacer un esfuerzo en el gasto corriente. Nos vamos a apretar el cinturón.

- En su discurso puso de manifiesto su intención de proponer la creación de un campus andaluz de excelencia, que agrupara a todas las universidades públicas.

- Yo no soy la ideóloga de todo esto. Ya me gustaría tener esa capacidad. Yo he utilizado esta idea, que va en consonancia con la estrategia universitaria de cara a 2015. Si queremos estar entre las cien primeras universidades europeas, tendremos que buscar nuestra estrategia particular para estar. Y Andalucía lleva funcionando como un sistema único desde hace muchos años. Lo que pretendo es establecer ese gran campus sin perder la personalidad que cada una tenemos, pero sí uniendo nuestras sinergias, lo que nos permitirá ser excelentes.

- ¿Qué respuesta ha obtenido del resto de rectores?

- En las reuniones que hasta ahora hemos mantenido, han dejado claro que también participan en esta organización. Pero sólo hemos tocado el tema de forma superficial, sin llegar al procedimiento a seguir. Las ideas son muy buenas, pero más buenos son los proyectos con compromiso de ejecución.

- ¿Ve fácil llevar a buen puerto esta idea, teniendo en cuenta que se aprecia un alto grado de competitividad entre las distintas universidades?

- La competitividad es buena, porque adquirimos mejores niveles de conocimiento, elaboración de ideas y proyectos. Pero eso no quita que no actuemos en algunos campos de forma conjunta. Tenemos que seguir compitiendo entre nosotras, pero de cara al producto final, ir juntas. Yo quiero que mi campus de la UMA sea un campus de excelencia internacional, y eso no quita que, conjuntamente, seamos competitivas en el bloque, aportando nuestras mejores ideas y conocimiento.

- No se cansa de repetir que es "imprescindible" la relación entre la Universidad y el mundo de la empresa, ya no sólo para que los alumnos hagan sus prácticas o accedan al mercado laboral, sino también para que las empresas se hagan corresponsables del desarrollo de la UMA. Y habló de mecenazgo. ¿Se han dado pasos ciertos en este sentido?

- El mecenazgo es muy difícil de entender en la sociedad española por la empresa privada, algo que en Estados Unidos está completamente asumido. Yo siempre digo que antes tampoco entendíamos lo que quería decir calidad o excelencia. Yo soy machacona y, si sigo hablando, seguro que alguna empresa querrá ser mecenas de la Universidad, sobre todo si tiene una excepciones fiscales.

- ¿Existen esas excepciones fiscales? ¿Son suficientemente atractivas?

- Sí existen, pero son poco interesantes y habría que ahondar un poco más en ese tipo de sistema.

- ¿Qué espera de este curso, puente entre el antiguo sistema y la futura convergencia con el resto de universidades europeas?

- A lo mejor digo algo muy fuerte, pero creo que ya hemos superado el procedimiento del proceso europeo de enseñanza superior y ahora que somos conocedores, estamos trabajando más con mayor rutina en la elaboración de los planes de estudios. Estoy convencida de que, cuando el año que viene, estos planes formen parte de nuestra oferta académica, sea fácil esa integración. Ya estamos pensando más en los nuevos títulos que van a avenir a la UMA.

- ¿Existe una demanda social de titulaciones concretas?

- Yo he dicho que voy a hacer un foro, pero hay unas demandas ya definidas por el entorno. Siempre digo biotecnología, pero también, y a pesar de la crisis del ladrillo, existe demanda por carreras relacionadas con la construcción, como por los antiguos aparejadores o el nuevo título de Ingeniero Técnico de Edificación. Y hay otro ámbito importantísimo, como es el paisaje, la ordenación del territorio y el urbanismo, que queremos cubrir.

- ¿Existen plazos?

- Podemos hablar del curso 2010/2011.

La Opinión de Málaga, 03/10/08