USC: Los vicerrectores nacionalistas salen en apoyo de Barro en su pulso con la Xunta

USC: Los vicerrectores nacionalistas salen en apoyo de Barro en su pulso con la Xunta
El rector santiagués pide a Touriño una "fórmula" para "no ahogar" la Universidad

El bipartito de Fonseca le planta cara al de San Caetano. Cinco vicerrectores del gobierno de la Universidad de Santiago, alineados en la corriente nacionalista Universidade Aberta, salieron ayer en apoyo del rector, Senén Barro, integrado en la plataforma de profesores afín al PSdeG, por el pulso que mantiene con la Xunta en demanda de más fondos. En uno de los salones nobles de la Facultad de Historia, Lourenzo Fernández Prieto, responsable compostelano de Relacións Institucionais, leyó en nombre de sus compañeros un manifiesto en el que acusa al Gobierno autónomo de "relegar" la enseñanza superior de sus prioridades políticas y de situar los campus "muy lejos" del nivel de financiación que disfrutan otras comunidades y países europeos.

La Xunta ya ha cuadrado números y su proyecto de presupuestos autonómicos para 2009, que deberá aprobar el Parlamento, propone que los fondos para las universidades crezcan un 4%, un esfuerzo en momentos de crisis que, sin embargo, no logra igualar la subida interanual del IPC, cifrada en Galicia en un 4,9%. La Consellería de Educación asegura que garantizará que los campus gallegos mantengan su funcionamiento ordinario el año que viene y también su "competitividad". Senén Barro aseguró ayer que confía en la "sensibilidad" del Gobierno gallego para encontrar "fórmulas" que eviten que la primera universidad gallega "se ahogue" en 2009 por la falta de dinero.

Barro afirma que la Xunta y el Rectorado están "valorando" por separado "múltiples vías" para que Fonseca capee la crisis financiera, ya que los recursos que prevé recibir de las arcas autonómicas no le llegarán ni para cubrir los gastos corrientes de funcionamiento. Las penurias económicas han obligado a retrasar proyectos y pone en peligro ayudas de la Unión Europea. "Para que 2009 no sea un año de recortes, como han sido los anteriores, necesitamos una atención singular que no es caprichosa", reivindica el rector.

Su número dos, Lourenzo Fernández Prieto, y los vicerrectores de Infraestructuras, Xoán Carlos Carreira; Profesorado, Dolores Domínguez; Cultura, Elías Torres; e Infraestructuras de Lugo, Celia Besteiro, suscriben punto por punto las reivindicaciones de los tres rectores gallegos y aplauden que Barro se haya convertido en la voz más "combativa" del conflicto. La parte nacionalista del gobierno de Fonseca rechaza la decisión de Emilio Pérez Touriño de suspender, por la crisis económica, el incremento de 200 millones anuales que prometió a las tres universidades cuando tomó posesión. A cambio, el bipartito ha reservado en sus presupuestos para el año que viene 11 millones de euros para las tres instituciones, una partida que los portavoces del grupo de profesores Universidade Aberta agradecen pero que "ni siquiera llegará para compensar el decrecimiento" de los recursos.

Los vicerrectores critican además que se posponga a 2009 la negociación del dinero con el que contarán estas instituciones en los próximos años y reclaman a la Xunta bipartita que se siente a negociar el nuevo plan de financiación en cuanto los presupuestos autonómicos sean aprobados en el Parlamento. "Las necesidades son inaplazables", señalan los vicerrectores.

Los colaboradores de Senén Barro se muestran "preocupados" por el hecho de que Touriño quiera negociar con las universidades su nueva financiación en año electoral, ya que el plan vigente también fue suscrito con Manuel Fraga poco antes de que el fundador del PP perdiera los comicios. Entonces, los rectores rubricaron un documento que condicionaba casi el 90% de los fondos a la evolución de los ingresos no financieros de la Xunta. El entonces conselleiro de Economía, José Antonio Orza, tranquilizó a la comunidad universitaria por la aparente incertidumbre de esta cláusula, ya que "sólo una debacle mundial" podría recortar estos ingresos hasta límites preocupantes. "Pues esa debacle ya la hay", espetó ayer Fernández Prieto.

Los vicerrectores nacionalistas consideran "de máxima urgencia" que el Gobierno y las universidades definan un nuevo plan de financiación que describa el modelo de enseñanza superior por el que opta Galicia para el futuro. El documento, subrayan, debe recoger no sólo un incremento de los fondos sino también los "objetivos docentes e investigadores" que deben cumplir los campus y un sistema que garantice "el mayor rigor en el gasto" y un "eficaz empleo de los recursos".

El País, 15/10/08