USC: Los vicerrectores nacionalistas abandonan el gobierno de la USC

USC: Los vicerrectores nacionalistas abandonan el gobierno de la USC
Se rompe así el consenso logrado hace tres años por los tres grupos docentes para presentarse a las elecciones documentación

El gobierno de consenso de la Universidad de Santiago se ha ido a pique. La plataforma que se constituyó para este mandato, formada por los tres colectivos de profesorado, Universidade Aberta (de corte nacionalista), Plataforma Universitaria Progresista (PUP, socialista), y Converxencia Universitaria (más de derechas), no ha aguantado ni a cumplir el tercer año de gobierno. Ayer, en un breve comunicado, los vicerrectores del colectivo nacionalista anunciaron su marcha definitiva del equipo de gobierno.

Aunque hubo divergencias a lo largo del mandato -algunas más pronunciadas que otras-, las tres fuerzas del profesorado mantuvieron el pacto de gobierno durante casi tres años. Pero la dimisión de Lourenzo Fernández Prieto, responsable de Relacións Institucionais y la principal cabeza visible de Universidade Aberta, abrió la caja de los truenos. Más que su marcha, los motivos que la impulsaban, ya que Fernández Prieto abandonaba el equipo de dirección para posicionarse como candidato en las futuras elecciones.

El otro colectivo fuerte del gobierno de la USC, la PUP, que además fue quien apoyó a Senén Barro en el anterior mandato y en este, consideró que la marcha del vicerrector suponía una ruptura unilateral del pacto de gobierno consensuado por los grupos, proponiendo al rector llegar al final de sus cuatro años de gobierno con Converxencia (dos vicerrectores), y apoyos puntuales. Finalmente, y después de que no se llegase a ningún acuerdo, Universidade Aberta, que contaba con cuatro vicerrectores y otro adjunto, ha decidido abandonar el equipo de gobierno.

En el comunicado enviado aseguran que «UA propuxo a sustitución do vicerreitor, do mesmo feito que se fixeran previamente dous relevos no equipo que se presentou ás eleccións de 2006». Sin embargo, tras la posición de la PUP, los nacionalistas señalan que «neste contexto condicionado polas posicións feitas públicas pola PUP e por un empecinamento sen futuro, UA entende que o presente require mais decisión, audacia e valentía», señalan.

Por el momento el único que ya presentó la dimisión fue Fernández Prieto, mientras que el resto simplemente la anunció al rector. Para este colectivo, la negativa de Barro a sustituir al responsable de Relacións Institucionais y el comunicado de la PUP fueron los agravantes que llevaron a la situación actual.

Desde la Plataforma Universitaria Progresista expresaron ayer su total confianza en el rector y evitaron hacer más valoraciones, mientras que Senén Barro también prefirió esperar a hoy para dar a conocer su posición.

Los que fueron opositores de Senén Barro en el 2002 lo apoyaron en la reelección en el 2006

En el 2002, cuando Barro y Sabucedo se disputaban el rectorado de la USC, pocos o ninguno hubiesen imaginado que el colectivo nacionalista Universidade Aberta cuatro años después apoyaría la reelección de Barro.

Por aquel entonces Senén Barro aparecía como el candidato continuista de Darío Villanueva, apoyado por la PUP, y José Manuel Sabucedo como la alternativa independiente y respaldada por los nacionalistas. Cuatro años después Barro consiguió lo que no dejó de ser un logro en la comunidad universitaria, presentar una candidatura conjunta con los tres grupos, que se enfrentaron en el 2006 al catedrático Juan Casares Long.

La débil situación económica de la USC, que tuvo que hacer frente a un plan de equilibrio, agravada por la financiación de la Xunta, que no satisfizo a los responsables universitarios, crearon un escenario en el que todos los grupos del profesorado hicieron piña en defensa de su institución. Lo mismo ocurrió a finales del pasado año cuando se anunció la paralización del nuevo plan de financiación, momento en el que Universidade Aberta aparcó las diferencias que había mostrado en verano con el resto del equipo de dirección, para manifestar su apoyo unánime al rector. A poco más de un año de unas nuevas elecciones, y sin Barro ya como candidato (ha agotado sus dos mandatos), desde Universidade Aberta se ha abierto una nueva etapa en la que Fernández Prieto puede ser el próximo candidato a las elecciones de la USC.

Reorganización

La marcha de los nacionalistas deja el gobierno de la USC muy menguado, ya que UA contaba con cuatro de los diez vicerrectorados (otros cuatro son de la PUP y dos de la Converxencia), así como sin un vicerrectorado adjunto, que Barro tendrá que reorganizar de cara a su último año de mandato.

La Voz de Galicia, 24/03/09

Outras novas relacionadas: