USC: Un aspirante a rector promete hacer catedráticos de golpe a 49 profesores

USC: Un aspirante a rector promete hacer catedráticos de golpe a 49 profesores
Juan Casares Long anuncia de modo indirecto que en el 2010 intentará de nuevo hacerse con el mando de la USC

Cuando, salvo adelanto, aún restan 11 meses para las próximas elecciones a rector de la Universidade de Santiago (USC), la precampaña, al menos de modo indirecto, ha comenzado. Juan Casares Long, quien en el 2006 se había quedado a las puertas de derrotar a Senén Barro, dio anteayer un paso en el cual subyace una doble noticia: que proyecta repetir candidatura y que, al estilo de Zapatero con su retirada de tropas de Irak, él también maneja ya una promesa estrella. A través de un correo electrónico interno enviado a decenas de sus colegas, acaba de anunciar que, recién llegado al poder tras los comicios del 2010, impulsará una normativa cuya aplicación convertiría de golpe en catedráticos a medio centenar largo de profesores adscritos a la institución.

Según datos oficiosos, para Fonseca trabajan ahora 49 docentes que, habiendo sido validados por la Agencia Nacional de la Calidad y Acreditación (Aneca) para obtener una cátedra, carecen de ella. Y, hacia finales del 2009, lo harán otra decena a mayores, o sea, unos 60 en global. El estatus actual de todos, si prosperase el borrador de reglamento recién difundido por Casares Long, variaría súbitamente de manera radical. «O consello de goberno -reza el primer artículo del texto- aprobará a dotación de todas as prazas de catedrático para a promoción do profesorado acreditado da nosa universidade a día de hoxe, de forma inmediata. A convocatoria das prazas realizarase a continuación, de xeito que todo o proceso teña lugar, a ser posible, dentro do ano».

«Para os acreditados con posterioridade arbitrarase [...] unha convocatoria anual de prazas de promoción», prosigue el documento, que luego agrega: «Unha vez resolto o concurso correspondente, a praza orixinal da persoa solicitante que gañase o concurso será amortizada».

Siempre que saliese adelante, el grupo de catedráticos de la USC aumentaría de forma automática, grosso modo, un 17,7%, dado que en estos momentos lo integran 338 miembros. Consecuentemente, los gastos brutos de personal que la organización soporta este ejercicio (149 millones, un 60,6% del total) también se verían incrementados, pues empleados a los que hoy paga de 2.000 a 4.000 euros, en función de antigüedades y demás elementos de ponderación, pasarían a suponerle un coste laboral medio cercano a los 8.000.

¿Se encuentran las arcas de la institución en condiciones de asumir eso? «Sí, yo creo que sí. Existen mecanismos», defendió ayer, consultado al respecto, el promotor de la iniciativa.

El promotor de la norma dice que no beneficia «a tantos»

Si bien pretendía que no trascendiese del ámbito académico, Juan Casares Long accedió ayer a defender su iniciativa ante los lectores de La Voz. Preguntado acerca del notable número de potenciales beneficiarios del borrador de reglamento que promueve (unos 60), sostuvo: «No son tantos, si se tiene en cuenta el elevado cuerpo de catedráticos ya existentes y el hecho de que esta universidad se ha pasado siete años sin sacar a promoción por sí misma plazas de funcionario».

«Hace 18 meses que el procedimiento de acreditación se puso en marcha a nivel estatal y nosotros, como si se tratara de un asunto de Mongolia, aún no hemos reaccionado», denunció. «Esta normativa que ahora propongo -argumentó- debería haberse aprobado hace mucho tiempo. Es una manera de incentivar, de ilusionar, de premiar a quien lo hace bien. Esta gente acreditada no merece que le pongan los obstáculos que le están poniendo, ni que se le someta a juicios sumarísimos, sino una bienvenida adecuada a la capacidad que le han reconocido».

Una iniciativa para los votantes más reacios al impulsor

Aunque en los comicios del 2006 Casares Long empató con Senén Barro a votos directos obtenidos (2.191), perdió las elecciones porque arrasó entre el estudiantado pero cayó derrotado con estrépito entre los docentes, cuyos sufragios ponderados valen más que los de aquellos. Su norma para promocionar catedráticos le ayudará sin duda donde lo precisa.

El colectivo ya recibió el apoyo explícito de todas las plataformas docentes de la Universidad

Los docentes acreditados por la Aneca tienen ya el apoyo de todos los colectivos de profesorado. Convergencia Universitaria, Independentes USC, Plataforma Universitaria Progresista y Universidade Aberta han manifestado ya su respaldo «sin cortapisas a sus reivindicaciones», señalan los afectados.

El pasado 12 de junio se reunió la comisión académica y de profesorado de la USC, para debatir entre otras cosas la normativa de creación de plazas de profesores titulares acreditados para catedráticos de universidad en la convocatoria de 2009. Esta propuesta, elaborada por el equipo de gobierno de la USC, fue contestada por los miembros allí presentes, «que además presentaron otras tres propuestas alternativas, una emanada del colectivo de acreditados y otras de otros grupos», señalan en un escrito.

Ante la presentación de las otras opciones, los vicerrectores decidieron retirar del orden del día este punto, para recabar información complementaria y convocar una nueva reunión de esta comisión esta misma semana. Los acreditados mostraban un mayor optimismo respecto a la creación de esta plazas, «porque estos apoyo explícitos harán que el equipo de gobierno de nuestra universidad atienda positivamente sus planteamientos», señalaron.

La Voz de Galicia, 18/06/09