USC: Los docentes se rebelan contra el cambio en las elecciones a rector

USC: Los docentes se rebelan contra el cambio en las elecciones a rector
Presentarán un manifiesto en el que exigirán que el sistema de sufragio ponderado continúe en la USC

El debate alrededor del posible cambio de sistema en la elección del rector ha caído como un jarro de agua fría entre buena parte de los colectivos que conforman la comunidad universitaria. Después de que se alzasen voces desde la plataformas universitarias y desde algunos sindicatos estudiantiles para denunciar que la vuelta al sistema de elección mediante el Claustro sería una regresión democrática, ahora son los propios docentes de la USC los que se rebelan contra esta posibilidad.

Precisamente, coincidiendo con el inicio de las discusiones dentro de la Comisión de Desenvolvemento Estatutario, que hoy mismo comenzará a debatir la reforma de la norma que rige la universidad, un grupo de docentes, directores de departamento y decanos presentarán un manifiesto en el que se reclamará que los nuevos estatutos universitarios dejen como está el punto referente al sistema de elección del cabeza visible de la USC durante los próximos años.

«Nos hemos enterado por la prensa de que existe ese debate alrededor de las elecciones», explicaba ayer Maite Cancelo, decana de la facultade de Económicas de Compostela. Esa es la primera crítica que se hace a este proceso de adaptación a la reforma de la Ley Orgánica de Universidades del 2007. «Si no saliese en la prensa, no nos habríamos enterado del debate y a lo mejor dentro de unos meses nos habríamos encontrado con que se ha cambiado el sistema», se lamentaba la decana. La segunda es el «oscurantismo» que supone que el Claustro tenga la responsabilidad de escoger rector, que hace el proceso electoral impermeable al resto de la comunidad universitaria. Por eso, los profesores han decidido reaccionar rápido, y el lunes comenzará a circular un manifiesto que «al que podrá unirse cualquier miembro de la comunidad universitaria». En un principio, es posible que las firmas se presenten después en el registro de la Universidade e incluso que el citado manifiesto se envíe a cada uno de los 300 miembros que conforman el Claustro.

Estudiantes

Los sindicatos universitarios también se han posicionado en contra de un sistema que ya ha sido calificado de «podre» y de «chiringuito antidemocrático» por parte de Comités y el Sindicato de Estudantes, respectivamente. Por su parte, Agir, que siempre ha incitado al boicot en las elecciones dentro de la USC, en el sentido de que jamás ocupan el sitio de su representante claustral, también tilda de «cláusula legal antidemocrática», por restrictiva, la posibilidad de regresar al sistema pre-LOU.

Mientras Agir afirma que no se movilizará en el caso de que finalmente se modifique este artículo de los estatutos, tanto Comités como el Sindicato de Estudantes anuncian ya que denunciarán lo que consideran un paso atrás en la democratización universitaria.

«Que el Claustro escoja al máximo representante de la Universidade supone la ausencia de debate»
Maite Cancelo, decana de la Facultade de Económicas

Opaco, impermeable y empobrecedor del diálogo dentro de la comunidad universitaria. Así define Maite Cancelo, decana de la Facultade de Económicas, el sistema que deposita en el Claustro la responsabilidad de escoger el cabeza visible de la Universidade.

-¿Por qué antidemocrático?

-Antes de la llegada de la LOU, cuando era el Claustro el que escogía al rector, esta decisión pasaba completamente desapercibida para todo el mundo. Había un debate dentro del Claustro el día que en se escogía al nuevo representante de la Universidade, pero no había una discusión previa que trascendiese más allá de ese organismo.

-Y después llegó el sufragio universal ponderado.

-Cuando se produjo el cambio de sistema, los candidatos, que eran más de dos, bajaban a la arena y había posibilidades de establecer contacto con ellos, de conocer sus planes de gobierno, sus propuestas. Se llegaron a organizar debates abiertos a los que todo el mundo podía asistir. Había más transparencia y supuso un diálogo enriquecedor.

-Comités y el Sindicato de Estudantes reclaman que el sistema de votación sea el sufragio universal sin ponderación.

-No cuentan lo mismo dentro de la vida universitaria, por eso todo es ponderado. Los estudiantes, por ejemplo, tienen una vinculación temporal con la universidad, mientras que para los docentes la vinculación es permanente. De hecho, las decisiones académicas que se toman afecta más a los profesores. Aún con la ponderación, es mejor que cualquier alumno pueda decidir quién va a ser su rector.

-Por eso han decidido redactar un manifiesto.

-Sí, está impulsado desde el profesorado, porque vimos que era la única forma de opinar en un debate que, por otra parte, se ha generado de repente. Creo que ha sido ahora, a pocos meses de las elecciones, cuando debe de haber quien esté echando ya cuentas y el Claustro es mucho más manipulable que el conjunto de los miembros de la comunidad universitaria.

-¿Pero existe una dinámica de fuerzas?

-Sí, dentro del Claustro se crean agrupaciones, muchos más que en la vida universitaria. Pero el Claustro no es como un parlamento. Se parecen en el hecho de que en unas elecciones por ejemplo, al presidente del Gobierno, son los representantes que elegimos los que luego votan al nuevo presidente. Pero la diferencia es que hay listas cerradas y que hay un cabeza de lista que será luego el presidente. En las elecciones Claustrales se votan listas abiertas sin siglas.

-Converxencia Universitaria también critica el gasto excesivo de las campañas electorales.

-Hombre, no llevamos 40 años con el sistema de elección de sufragio universal ponderado, pero en las que se han celebrado, el gasto no era excesivo. Por ejemplo, la mayoría de la propaganda electoral que me llegó fue a través del correo electrónico, y los folletos eran fotocopiados. Además, tengo entendido que si un candidato quería desplazarse a Lugo, por ejemplo, se hacía cargo de los gastos. Y en la jornada electoral, el único gasto a mayores era el de colocar una urna más, porque coincide con las elecciones al Claustro.

La Voz de Galicia, 11/09/09

Outras novas relacionadas: