Galicia: USC: Irrumpe en la campaña de la USC el lío de Medicina

Galicia: USC: Irrumpe en la campaña de la USC el lío de Medicina
El pacto de cooperación para la docencia médica firmado por Senén Barro no convence a ninguno de los candidatos a sucederlo en el rectorado
La polémica se perfila como uno de los temas fuertes en la batalla electoral

Todas las facultades cuentan, pero Medicina tendrá un protagonismo especial en la campaña electoral para el rectorado de la USC. Es una de las mayores, y quizás la más emblemática, de la Universidade de Santiago de Compostela, y, tras la firma del acuerdo sobre la docencia médica entre las Xunta y los rectores de las tres universidades gallegas la pasada semana, también la que se siente más agraviada.

Sin querer entrar a valorar el acuerdo, el propio alcalde compostelano, Xosé Sánchez Bugallo, reconocía la preocupación que ha generado en Santiago y pedía el martes públicamente que los candidatos al rectorado expliciten su posición sobre el futuro de Medicina.

La postura de los seis catedráticos que se enfrentarán en las urnas en mayo es muy similar. Todos criticaron ayer en declaraciones a este diario, directa o indirectamente, que el rector Barro firmase las llamadas Bases para a cooperación universitaria na docencia do grao de Medicina, desoyendo la voz de la facultad (el decanato y los directores de departamento le pidieron expresamente que no las rubricase).

Los aspirantes a tomar las riendas de la USC hasta 2014 coinciden en que los hospitales de A Coruña y Vigo deben implicarse en la docencia práctica de Medicina, pero cuestionan que sus médicos docentes pasen a depender administrativamente de la universidad más cercana en vez de hacerlo de la USC, como hasta ahora; y recalcan que no permitirán la duplicación de Medicina ni un título compartido con las universidades de A Coruña (UDC) y Vigo (Uvigo).

Desde la UDC, uno de sus vicerrectores ha expresado sin rodeos que el pacto es un paso más hacia esa posibilidad, en contraste con lo que sostiene Barro, que insiste en que la hace más innecesaria que nunca.

Entre los rectorables, la más cauta es Mercedes Brea. Aún no ha tenido ocasión de tener entre sus manos el acuerdo, pero reconoce que "en principio parece que pode ser perigoso". "Paréceme normal que se poida xerar un pouco de alarma", dice. Brea apunta la que a su juicio es la raíz del problema: las adscripciones del los hospitales de A Coruña y Vigo a las universidades de sus ciudades. Reconoce que es un tema complicado, pero subraya que "non ten sentido pensar noutra facultade".

Para Juan Casares Long, los conciertos entre hospitales y universidades no tenían por qué haber derivado en este acuerdo. "O dereito administrativo permíteo todo. Sempre é posible buscar fórmulas respectando o que din os expertos, neste caso os profesores da Facultade de Medicina. Calquera solución pasa por escoitalos", enfatiza.

A Pilar Bermejo le resulta también "difícil de entender" la firma en contra de la facultad, pero encuadra la decisión de Senén Barro en su línea, opina, "de non respectar os centros nin os departamentos".

"A miña posición é unha única facultade no Sistema Universitario de Galicia", recalca por su parte Laura Sánchez Piñón, que ve imprescindible implicar a todos los hospitales del Sergas en la docencia práctica, pero siempre bajo la "dependencia académica e administrativa" de la Universidade de Santiago.

Lourenzo Fernández Prieto y Jaime Gómez Márquez coinciden en el calificativo: "é un mal acordo", dicen ambos. "Pésimo para a USC e para a formación médica en Galicia", continúa el primero. "Creo ademais que o reitor debería ter agardado a que o novo equipo de goberno decidise sobre este tema. En vez de solucionalos vai crear novos problemas", concluye Jaime Gómez Márquez.

El nuevo edificio junto al CHUS, una promesa común

Medicina ve en el pacto firmado la pasada semana graves problemas organizativos, porque aunque mantiene la batuta académica pierde la administrativa. Además, sus médicos docentes del Chuac y del Chuvi serán elegidos por una comisión mixta, en la que tendrán voz y voto por igual la Xunta, la USC y las otras dos universidades. Esta preocupación se suma ahora a otra ya clásica, que a buen seguro todos los candidatos al rectorado prometerán solucionar: la construcción del nuevo edificio junto al hospital Clínico, previsto desde hace más de diez años y hasta ahora solo una realidad en planos.

"Estamos na liña de traballar co equipo decanal e cos directores dos departamentos integrados na facultade para definir as vías de resolución dos problemas reais da facultade, como por exemplo a construción da nova sede e abordar coas admimistracións o financiamento do Campus da Saúde para poder culminar con éxito o salto adiante que representa o campus de excelencia internacional", expresa Sánchez Piñón, convencida de que la USC es "líder indiscutible no campo biomédico en Galicia".

Para Jaime Gómez Márquez hay dudas sobre las posibilidades reales de acometer todos los proyectos de Campus Vida, pero considera también que la nueva facultad es una actuación prioritaria irrenunciable.

El alcalde también ha pedido al próximo equipo rectoral "que tome as decisións oportunas" para garantizar esta obra y la de Odontoloxía y Enfermería, pero Lourenzo Fernández Prieto recuerda que para construir Medicina hay un primer paso que trasciende a la USC, porque primero hay que liberar la parcela del Banco do Pobre, algo que depende del concello.

Además de la financiación, otro elemento clave es, dice, buscar "unha solución non virtual, senón real e acordada coa facultade", que tenga en cuenta las obras ya hechas (aulario y edificios de investigación como el Cimus). "A solución inmediata é imposible. A medio prazo, si", advierte.

El Correo Gallego, 04/03/10

Outras novas relacionadas: