Galicia: USC: Los rectorables apuestan por la financiación vinculada a objetivos

Galicia: USC: Los rectorables apuestan por la financiación vinculada a objetivos
La caída de los fondos dedicados a las universidades pone de manifiesto que los criterios actuales no valen

El plan de financiación de las universidades ha traído, casi siempre, muchos quebraderos de cabeza a los rectores de cada una de las tres instituciones académicas que conforman el Sistema Universitario Galego. Para el nuevo, los rectorables lo tienen claro: es hora de abordar la financiación por objetivos y rendir cuentas a la sociedad. Y es que los criterios seguidos a la hora de formular los dos anteriores planes de financiación al final no resultaron como se preveía.

Primero, se decidió que el número de alumnos sería uno de los criterios base a la hora de establecer cuánto dinero dedicaría el Gobierno de Manuel Fraga a la enseñanza superior en la Universidade. Sin embargo, la natalidad en el país era ya un valor a la baja, y el número de estudiantes que accedían a la universidad era cada vez menor.

El actual plan de financiación tampoco fue como se esperaba. En este caso, se supeditaron los fondos incondicionados para el SUG a los ingresos no financieros de la Xunta. No fue más que otro varapalo, puesto que el acuerdo se firmó en una etapa de bonanza económica, pero la actual crisis comenzó a asomar las orejas y para el ejercicio actual se estableció una caída de los ingresos no financieros de la Administración autonómica del 11,9% con respecto al 2009. Por eso, este año por primera vez los fondos del plan de financiación disminuyeron. La Xunta reaccionó inyectando una dotación suplementaria de 30,2 millones de euros para este año.

Con todo, la bajada, según reza un documento enviado por el actual equipo de gobierno, es del 2,5% global, pero en el caso de restar los ingresos condicionados -es decir, los dedicados a sexenios, complementos y proyectos vinculados al I+D- la caída de la financiación roza ya el 6%. Finalmente, los presupuestos autonómicos para el 2010 establecían que la Xunta se gastaría en las universidades una media de poco menos de 150 euros por habitante. Y es que el Ejecutivo gallego decidió invertir poco más de 424 millones de euros, y de ellos 393 correspondían directamente al plan de financiación universitaria. Había partidas que crecían -como la aportada por la Dirección Xeral de Universidades o la de Investigación Universitaria-. Sin embargo, desapareció, por ejemplo, la de la Dirección Xeral de Promoción Científica e Tecnolóxica.

La USC reclama una inversión del 1% del PIB

En el momento de dar luz verde al plan de financiación, la Universidade ya lo veía negro. Y es que el equipo de gobierno predijo que la USC se vería obligada a utilizar para gastos corrientes de la institución académica partidas establecidas en el plan para contratos programa y apoyo a la investigación. Sobre todo, a causa de las particularidades de la institución académica compostelana, como puede ser la plantilla de personal, la estructura de de servicios e infraestructuras y el perfil de actividad que realiza.

Por eso, desde hace tiempo la Universidade de Santiago reclama un salto cuantitativo y cualitativo de la financiación por parte de la Xunta de Galicia, a la que exigen que dedique, al menos, un 1% del PIB a financiar el sistema universitario gallego.

Lourenzo Fernández Prieto: «O modelo tripartito non vale, hai que competir»

Las universidades gallegas «un paso por detrás do que deben ser». Y es que según ve el candidato de Universidade Aberta, hace 12 años que el resto de instituciones se financian gracias a contratos programa, cosa que en Galicia no ocurre. Por eso, apuesta por superar el modelo. «Non pode haber dende a USC un tratamento igualitario», porque se trata de la única universidad histórica de Galicia. «O modelo tripartito e o recurte lineal non vale». A su juicio, hay que establecer una financiación básica para las tres universidadess y a partir de ahí dar más dinero según los méritos. Porque las universidades son la salida a la crisis económica.

Jaime Gómez Márquez: «Hai que asegurar unha base e logo establecer obxectivos»

Dos son las líneas principales que el actual decano de Bioloxía considera básicas a la hora de negociar el nuevo plan de financiación para la Universidade. La primera es asegurar que la USC cuente con un financiamiento básico que «permita seguir funcionando a todos os niveis». La segunda pasa por comenzar a asignar partidas por objetivos para la institución académica compostelana.

De todos modos, Jaime Gómez Márquez afirma que el proceso de negociación del nuevo plan será «duro», puesto que la crisis económica también afecta a las universidades y «estamos nun momento moi complicado».

Juan Casares Long: «A Universidade precisa un financiamento estable»

Lleva tiempo repitiéndolo. «Os anteriores plans de financiamento fixéronse en base a futuros que despois non foron». Uno, vinculaba las partidas al número de alumnos, «cando as estatísticas falaban de que ía baixar», Otro, lo supeditaba a los fondos no financieros «e chegou a crise, era algo impredecible». Por eso, «temos que ser conscientes de que a USC non pode planificar con criterios de empresa» ni medirse «con criterios a curto prazo». El modelo que hay que seguir está claro para el catedrático de Enxeñería Química. «Precisamos dun financiamento estable con criterios de esixencia», rendir cuentas a la sociedad sin que lo pida.

Laura Sánchez Piñón: «Nunca pode baixar con respecto ao anterior plan»

Algo histórico. Así califica Laura Sánchez Piñón el hecho de que el plan de financiación universitaria haya bajado este año con respecto al ejercicio anterior. Por eso afirma que el siguiente «nunca pode baixar». Además, apuesta por «desacoplar» la financiación de los ciclos económicos para no volver a verse en una situación como la actual. También cree que sería positivo establecer criterios en base a resultados institucionales: docencia, investigación y servicios a la comunidad. «En función deses resultados, tamén hai que ver como é o plan», si una universidad es investigadora o se dirige a la docencia, y potenciar esa especialización.

Mercedes Brea: «Debemos asumir que se financia o que facemos»

Financiación por objetivos. Esa es la apuesta de la catedrática de Filoloxía Románica Mercedes Brea, que también alude a un fallo en las previsiones del número de alumnos y la situación económica para explicar los mayores problemas del plan que está a punto de expirar. «O fondo de calidade podería dar resultados mellores», afirma Brea, que se queja no obstante de que la partidas son muy pequeñas. Por eso, apuesta por garantizar los gastos de funcionamiento asumiendo como tal la investigación. A partir de ahí «debemos atopar fórmulas por obxectivos», ya que «debemos asumir que se financia o que facemos» y la Xunta que la USC es más que formación.

Pilar Bermejo: «A longo prazo, habería que chegar a un 2% do PIB»

Como el resto de candidatos, la catedrática de Química Analítica cree que en los anteriores planes de financiación «os criterios utilizados non contemplaban todas as necesidades». Entre otras cosas, afirma que habría que tener en cuenta las particularidades de cada universidad (como estructura de los campus, edificios históricos, antigüedad...). También las plantillas de trabajadores son importantes, así como las obligaciones financieras. Por eso, aboga por «partir dos principios de suficiencia e estabilidade financeira», tener objetivos transparentes y consensuados y llegar «a longo prazo» a una financiación equivalente «ao do 2% do PIB».

La Voz de Galicia, 28/03/10

Outras novas relacionadas: