Nicole Gohlke: La pesadilla Bolonia: La modificación radical de las universidades europeas

Nicole Gohlke: La pesadilla Bolonia: La modificación radical de las universidades europeas
Discurso en el Parlamento federal alemán, 4 de marzo de 2010

Estimada presidenta, señorías, damas y caballeros:

Hoy debatimos aquí el proceso de Bolonia y la modificación radical de las universidades. En el transcurso de esta reforma se han debatido naturalmente muchos objetivos positivos, entre ellos el de la llamada movilidad internacional. Que hoy podamos discutir aquí cuestiones relacionadas con la accesibilidad o la democratización se lo debemos a las protestas de los estudiantes y sindicatos. (Aplausos desde la bancada de DIE LINKE y el SPD, y del diputado Kai Gehring [BÜNDNIS 90 / LOS VERDES])

Cuando se observa la aplicación del proceso de reforma de Bolonia, se detecta que el gobierno está comprometido sobre todo con dos objetivos. En sus propias palabras, éstos son la “competitividad internacional” y la así llamada “empleabilidad”, así pues, con la disponibilidad de los futuros licenciados. El proceso de Bolonia está vinculado inseparablemente de la estrategia de Lisboa, en la cual los gobiernos europeos han presentado su intención de superar económicamente a partir de 2010 a los Estados Unidos y el Sudeste asiático. A esa misma estrategia pertenece también aumentar la competitividad con bajos impuestos. La reforma universitaria debería costar a este efecto tanto como nada. Estos tres objetivos tomados en conjunto –una educación elitista pertinaz, una mayor valoración exclusivamente económica de los licenciados así como mayores rigores en la vida académica– no nos han conducido solamente a esta chapuza (Murks) (Paul Lehrieder [CDU/CSU]: ¡Pero tampoco a Marx!). Los estudiantes, investigadores y profesores deben poner fin poner a la realización de estos objetivos, de esta pesadilla. (Aplausos desde la bancada de DIE LINKE)

La austeridad de los planes significa necesariamente más dinero para unos y menos dinero para los demás. La preferencia general por tener cada vez menos universidades y más selectas siguiendo la iniciativa de excelencia está ligada a la rebaja del nivel de la mayoría del resto de universidades. Guarda relación con un proceso de selección entre universidades. Para ponerlo en marcha ha habido de desapoderarse a los investigadores, lo mismo en los departamentos universitarios que en su dependencia de la financiación externa. La competición de las universidades las unas con las otras en forma de rankings, convocatorias y acreditaciones absorbe en el entretanto la mayor parte de sus capacidades.

Y también golpea a los profesores. Los itinerarios de estudio de grado deben canalizar grandes cantidades de estudiantes lo más rápido posible a través de clases frenéticas y diseñadas con tan poco espacio de margen, que los estudiantes deberán absorber tanto conocimiento como necesiten para su posterior entrada en el mercado. Los controles de asistencia y rendimiento deben ocupar todo el tiempo de los estudiantes. Enteros campos del conocimiento serán como consecuencia comprimidos en cápsulas de efecto inmediato. (Manfred Grund [CDU/CSU]: ¿Le gustaría devolver a los estudiantes a los tiempos de la RDA? – Paul Lehrieder [CDU/CSU]: ¿Dónde ha estudiado su señoría?)

Del mismo modo los nuevos grados –en contra de lo que ustedes afirman– no ofrece oportunidades laborales halagüeñas. No tiene solamente un problema de imagen que se pueda remediar con una campaña de marketing, sino que es, de hecho, un recorte en la educación. Los licenciados en los nuevos grados desean algo más que una formación pobre y parcial. (Aplausos desde la bancada de DIE LINKE)

Estas instituciones ya no son universidades, han dejado de ser universidades. Ya no hay lugar para el aprendizaje propio y la reflexión crítica, para el desarrollo de la personalidad y para la implicación en la investigación. El gobierno de los últimos años ha contribuido en última instancia a que el concepto de educación se ciña a las necesidades económicas y el de interés público a los estándares empresariales en la transformación de las universidades. Es un escándalo político. (Aplauso desde la bancada de DIE LINKE)

Reivindicamos el derecho a una educación académica para todos los estudiantes, y en concreto al de una universidad en la que tanto los estudiantes como los profesores se les permita investigar y los docentes tengan seguridad en sus puestos de trabajo. Lo que ustedes quieren es que muchos estudiantes abandonen sus estudios forzándolos a entrar en los estudios de grado. (Aplausos desde la bancada de DIE LINKE – Paul Lehrieder [CDU/CSU]: ¡Nadie quiere forzar a nadie! ¡Los tiempos del SED [Partido Socialista Unificado, N.T.] ya han pasado!)

A través de estándares oficiales se determinará de antemano una cuota con el porcentaje de de estudiantes lo suficientemente capacitado como para cursar un máster. No se puede imaginar un concepto más absurdo de talento y vocación. (Begabungsbegriff) (Aplausos desde la bancada de DIE LINKE, diputados del SPD y BÜNDNIS 90 / LOS VERDES – Dr. Martin Neumann [Lusacia] [FDP]: ¡Debe entenderse lo que es Bolonia!)

DIE LINKE apoya a los estudiantes en su reivindicación en el derecho –que no el deber– de un acceso general a los programa de máster. Esperamos que al menos el SPD y los Verdes se unan a esta reivindicación.

Muchas gracias.

(Aplausos desde la bancada de DIE LINKE)

Nicole Gohlke (Múnich, 1975) es licenciada en comunicación audiovisual y diputada en el Parlamento federal alemán por DIE LINKE.

Traducción: Àngel Ferrero

Enlace original: http://www.linksfraktion.de/rede.php?artikel=1335809156

Comparencia de Nicole Gohlke en YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=dV1byTECFak

Rebelión, 30/03/10