Galicia: USC: Juan Varela Durán: “Seré continuista en los aciertos y procuraré solucionar las sombras”

Galicia: USC: Juan Varela Durán: “Seré continuista en los aciertos y procuraré solucionar las sombras”
El catedrático de Medicina insiste en que su proyecto atenderá por igual a todas las áreas de conocimiento y coloca la estabilidad laboral a la cabeza de sus prioridades
“Creo que las tres plataformas han hecho mucho por la USC”, dice

Echó los dientes oyendo hablar de medicina y universidad. Juan Varela Durán (Santiago, 1952), hijo, nieto y bisnieto de catedráticos de Medicina, vivió en su infancia en la compostelana calle de O Franco, donde su abuelo tenía un laboratorio de análisis clínicos. "Recuerdo que me daba cinco pesetas para que no fuera por allí demasiado porque le alteraba la organización", ríe. Hoy él también es catedrático de Medicina en la USC, de Anatomía Patológica, una especialidad en la que se centra en la patología tumoral. En lo laboral, el doctor Varela, tras licenciarse en Medicina en su ciudad natal, se especializó en la Clínica Puerta del Hierro y en Friburgo (Alemania), la Universidad de Minnesota y el Instituto de Patología de Washington. Desde hace décadas trabaja a caballo entre la facultad y el hospital, en cuyo despacho prácticamente el único concesión ornamental a la vista es un retrato de Ramón y Cajal. En la vida personal, está casado, es padre de cuatro hijos de los 16 a los 33 años y vive entre Santiago y Arzúa, donde disfruta del campo.

- Ha sido el último de los siete candidatos en anunciar que concurrirá a las elecciones al rectorado, ¿fue una decisión de última hora?

- No fue ni mucho menos una decisión improvisada. Llevo meses trabajando en el programa y la campaña con el equipo que me apoya, pero nos pareció oportuno atar todos los cabos antes de presentarnos. Y al final resultó que ni siquiera fuimos los últimos en formalizar la candidatura.

- ¿Cuáles son los principales retos que le plantea a la USC?

- En primer lugar, para exigir excelencia es necesario estabilizar laboramente a quienes están todavía en situación de precariedad. Me refiero, por ejemplo, a solucionar el problema de los profesores acreditados a cátedra, para los que proponemos un plan de dotación de plazas en un plazo de dos cursos. También queremos consolidar el empleo del PAS en situación de interinidad y para el alumnado proponemos ampliar la oficina de información para que tenga facilidades para encontrar su primer empleo, además de reforzar la docencia. Entiendo que ésa es la misión fundamental de la universidad y los alumnos, nuestra razón de ser. En investigación, promocionaré unas líneas maestras que se ajusten a las demandas prioritarias de la sociedad gallega, así como la transferencia de tecnología.

- Para buena parte de esos objetivos hacen falta recursos económicos, y son tiempos difíciles...

- La financiación es otro de los retos de la USC. El sistema universitario gallego recibe el 0,74% del PIB. Si en cuatro años conseguimos llegar al 1%, la universidad estaría saneada. Sería suficiente para financiarla y al mismo tiempo nos daría un margen holgado para pagar las deudas que tenemos.

- Toca definir el nuevo plan de financiación universitaria con dos cambios de gobierno a la vista, el de la USC y el de la Universidade de Vigo, ¿no es ese escenario justo el peor momento para negociarlo?

- En el carro de la negociación de la financiación las tres universidades tenemos que ir juntas, no valen intentos de protagonismo o que cada uno vaya por su cuenta. Otra cosa es que el momento de crisis afecte a la Administración y que la negociación sea dura, pero habrá que poner toda la carne en el asador.

- La plataforma conservadora de profesorado, Converxencia Universitaria (CU), aún no ha tomado una decisión definitiva, pero todo parece indicar que le dará su apoyo, ¿qué significa para usted?, ¿es un candidato independiente o el de CU?

- Para mí ese apoyo significa mucho. Es la consolidación de muchos meses de trabajo juntos y, sobre todo, la aceptación de que nuestro sentido de la universidad y la sensibilidad de cómo gobernarla son similares. Espero sinceramente poder contar con él.

- Sin embargo, en esta precampaña se oyen muchas voces críticas con el sistema de plataformas.

- Creo que las plataformas han hecho mucho por la universidad. Es posible que haya quien piense que no siempre con acierto, es aceptable, pero pienso que su labor ha sido muy positiva, las tres han ayudado a construir la universidad y a su gobierno. Si ahora la gente no quiere asociarse o que la identifiquen con asociaciones..., a mí no me duele nada decir que es un orgullo que una asociación que representa a un grupo de profesores de la USC piense en apoyarme.

- Es un momento en el que la atención universitaria está muy focalizada en Medicina. Dado que es su facultad, podría correr el riesgo de que se le vea como un candidato a rector solo para ella.

- No solo podría verse así, sino que incluso podría ser explotado por otros como una lanza para tratar de herir nuestra candidatura. Ya he dicho muy claramente, sin ambigüedades, que soy un candidato a rector que atenderá a todos y a todas las áreas de conocimiento por igual, independientemente de mi procedencia. Dicho esto, bien es verdad que todos los candidatos han hecho precampaña de los problemas de Medicina. Yo los conozco profundamente y estoy capacitados para resolverlos.

- Usted tampoco apoya el protocolo entre Xunta y rectores sobre la docencia médica, ¿no?

- Ese convenio es impracticable.Mi perspectiva es la de una facultad de Medicina única, con la docencia de las asignaturas preclínicas, hasta 3º, en Santiago y la de las clínicas (de 4º a 6º), descentralizada en los hospitales de las siete grandes ciudades de Galicia, no solo Santiago, Vigo y A Coruña. Los profesores que enseñen a nuestros alumnos en los siete hospitales serán de la facultad de la USC, y por tanto la dependencia administrativa debe ser de ella. Lo último que necesita Galicia es crear una fábrica de parados abriendo otras nuevas.

- ¿Y qué hay del nuevo edificio junto al Clínico?

- Se va a sorprender usted de esta contestación: No es una prioridad de este candidato. La facultad de San Francisco está perfectamente capacitada para la enseñanza de los cursos preclínicos, aunque haya que hacer inversiones en algunos laboratorios. Para la docencia clínica estamos defendiendo la descentralización en los hospitales, tanto a nivel teórico como práctico, así que parte de los alumnos no estarían ni siquiera físicamente en Santiago. Así que ¿cuál es la necesidad de gastarse 12, 15 ó 18 millones en un nuevo edificio? No quiero decir que me oponga a ese proyecto, pero en estos momentos de crisis no es algo prioritario en mi programa.

- ¿Qué planes tiene para el conjunto de Campus Vida? Pese a ser declarado Campus de Excelencia Internacional, es blanco de las críticas de varios de sus rivales.

- Yo creo que ése es un logro importantísimo, no una mera etiqueta como dicen algunos candidatos. Es mucho más que eso, ha colocado a Santiago en la élite de las universidades no solo españolas, sino europeas. Además, el gasto en este proyecto ya estaba programado, lo único que hizo el equipo rectoral fue presentarlo a la convocatoria de excelencia internacional. Por lo tanto, es una falacia decir que Campus Vida se va a comer el presupuesto de la USC.

- Parece que es el candidato que defiende más al aún rector...

- No defiendo a Senén Barro, defiendo lo que se hace bien. Su equipo ha hecho muchas cosas bien. Que nadie piense que todo eso se anulará. Al contrario, seré continuista en los aciertos de mi antecesor y procuraré solucionar las sombras que hayan podido producirse. Ya ve, elogio Campus Vida, pero no estoy de acuerdo con el convenio de Medicina.

- En cualquier caso, Campus Vida parece haber aumentando en parte de la USC cierto sentimiento de una menor atención hacia las humanidades y las ciencias sociales, ¿percibe usted esa sensación?

- Tengo que aceptar que pueda haberla, porque de un tiempo a esta parte las ciencias biomédicas han destacado más. Pero creo que la universidad no es más que un reflejo de la sociedad, y es probable que a la gente le preocupen más los temas de salud y los medioambientales que los de humanidades. Si en este momento se hace más énfasis en unos temas que en otros es por lo que pasa a nivel social. Un rector eso lo tiene que tener en cuenta, pero no quiere decir que el equipo que lidero vaya a olvidarse de los problemas de las humanidades, que son bastantes en esta universidad. Historia necesita una restauración, hay facultades en las que llueve... Como dije, mi intención es preocuparme por todas las áreas de conocimiento.

El Correo Gallego, 09/04/10