Galicia: USC: Una campaña ajustada... en euros

Galicia: USC: Una campaña ajustada... en euros
En 2006 los dos candidatos se repartieron 18.000 euros para hacer llegar su programa a toda la USC
El aumento de 'rectorables' reduce las probabilidades de voto y la asignación económica por cabeza
Todos recibirán 4.000 euros y los dos que pasen a la segunda vuelta, mil más

La campaña al rectorado de la USC será la más ajustada de su historia. El alto número de candidatos, siete, reduce las probabilidades de éxito de cada uno, pero también los fondos a repartir. La institución dedicará en esta ocasión 12.000 euros más que en 2006 a que los candidatos hagan llegar sus programas a la comunidad universitaria, pero esta vez cada uno de ellos recibirá unos miles de euros menos.

El consello de goberno aprobó destinar 30.000 euros a este concepto. "En 2006 foran 18.000, pero á vista de que esta vez haberá máis candidaturas, fíxose o esforzo de aumentar a cantidade", explica la secretaria xeral de la USC, Isabel García-Rodeja Gayoso. Entonces los candidatos fueron solo dos (el número habitual), Senén Barro y Juan Casares Long, y cada uno de ellos contó con una asignación fija de 6.000 euros. Los otros 6.000 restantes se repartieron en función de la proporción de votos ponderados que obtuvo cada uno.

Esta vez la cuantía fija será de 4.000 euros para cada candidato, que suponen un total de 28.000. Los dos mil restantes se repartirán entre los dos que pasen a la segunda vuelta, así que los mejor parados contarán con 5.000 euros de la USC para su campaña, según los criterios establecidos por la comisión electoral.

Toque lo que toque, el cobro se efectuará mostrando factura por factura. "Realmente non é un mero reparto, os candidatos teñen que xustificar todos os gastos, como todo na universidade, e iso é o que se lles aboa", subraya García-Rodejo.

Con las cuentas de años anteriores, los rectorables tendrían que poner dinero propio o recurrir a donaciones internas. Según el equipo de Juan Casares, en 2006 su campaña, a su juicio mucho más austera que la de Barro, le costó 6.000 euros. Lo más caro fue la edición de los programas electorales de mano, que se llevaron la mitad del presupuesto.

Lourenzo Fernández Prieto -que formó parte de los equipos de Sabucedo y de Barro en 2002 y 2006- sabe también por experiencia propia que las partidas asignadas por la USC se quedan escasas para cubrir todos los gastos. Como se hizo también en otras ocasiones, explica, él ha pedido donaciones a un grupo de miembros de la comunidad universitaria. "É un recurso que hai nas sociedades plurais e modernas para garantir a independencia dos candidatos cando hai pluralidade de opcións", sostiene. En la web que abrirá, publicará los gastos y el origen de los recursos de su campaña. Y es que, añade, la suya será "unha campaña en rede". De hecho, ya está presente en varias redes sociales y en un blog propio.

Sin agencia publicitaria

Los demás también tratarán de optimizar Internet, en webs, blogs y redes sociales. Los debutantes confían además en la Red para lograr una campaña de bajo coste, incluso a través de la web institucional. "Non contratei ningunha axencia publicitaria, non creo que a universidade sexa un mundo tan grande para necesitar iso. Espero que na web da USC se nos reserve un espazo e chegar tamén á xente a través das listas de distribución de correo electrónico", explica Mercedes Brea.

Jaime Gómez Márquez tampoco cuenta por ahora con equipo externo, y en igual caso está Pilar Bermejo. La profesora apuesta además por Internet como medio de difusión de su programa sostenible y el equipo de Laura Sánchez Piñón anuncia, en la misma línea, una campaña en la Red "e moi austera". Su clave para el ahorro, como en los otros casos, es el trabajo voluntario de "moita xente que lle dedica o seu tempo, ideas e propostas". "E tamén moitas reunións pequenas, de ti a ti", añaden en su entorno.

Juan Varela no ha echado cuentas porque no hay comunicación oficial de cuánto recibirán, pero apunta además los gasto de los viajes a Lugo. La realidad bicampus encarecerá para todos un poco más la campaña, pero si es necesario, añade, asumirá costes por cuenta propia.

Los apuntes

Igualdad de medios y transparencia

El Regulamento Electoral Xeral de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) establece que a lo largo de todo el proceso electoral se debe garantizar "a igualdade" de los candidatos en el acceso a los "medios de que dispoña a Universidade para o desenvolvemento do proceso". La financiación, añade la normativa, debe ser "transparente" y "en ningún caso deberá comprometer" la autonomía universitaria.

Pluralidad inédita en Galicia

Hasta ahora, solo en las primeras elecciones democráticas en la USC, en 1984, hubo más de dos candidatos al r­ectorado. Entonces rivalizaron Xosé Manuel Beiras, Miguel Ángel Ríos y Carlos Pajares, el vencedor. Quien más fácil lo tuvo fue Darío Villanueva, reelegido en el año 1998 tras ser el único candidato. El nuevo escenario, con siete aspirantes, es inédito en la universidad gallega.

Votan todos, pero con valor diferente

La elección del rector o la rectora es por voto universal directo ponderado de toda la comunidad universitaria. El modelo otorga el máximo valor a la opinión del profesorado funcionario doctor, que se pondera dándole el 51% de peso. Es algo más del doble que el asignado al voto de alumnado de 1º y 2º ciclo, cuyas papeletas valen el 24% .

LA CLAVE

En la Red

Los candidatos apuestan por sacar el máximo rendimiento a Internet para hacer llegar su mensaje a la mayor parte posible de la comunidad universitaria y a menor coste .

El Correo Gallego, 10/04/10