Galicia: USC: La comunidad universitaria espera un cambio radical en el plan Bolonia

Galicia: USC: La comunidad universitaria espera un cambio radical en el plan Bolonia
Las mayores críticas van dirigidas a una oferta de másteres con precios excesivos y poco «atractivos»

Nadie o casi nadie en la Universidade de Santiago está conforme con la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, un proceso que comenzó en el año 1998 con la firma de la Declaración de la Sorbona por parte de los ministros encargados de la enseñanza superior de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido. Un año más tarde, los máximos responsables de esta área de un total de 29 países europeos dejaban su rúbrica en la Declaración de Bolonia, que sentó las líneas maestras para la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior. El proceso de convergencia europea terminará este mismo año con la implantación en las universidades españolas de las últimas titulaciones de grado, máster y doctorado. En total, son 46 los países que se han sumado a este proceso.

Seis son los principios básicos que los dirigentes europeos establecieron para este modelo universitario: adopción de un modelo legible y fácilmente comparable de titulaciones; creación de un sistema basado en tres ciclos (grado, máster y doctorado); el establecimiento de un sistema internacional de créditos; la promoción de la movilidad de todos los miembros de la comunidad universitaria; la promoción de la cooperación europea para garantizar la calidad de la educación superior, y la creación de una dimensión europea de la enseñanza universitaria.

Sin embargo, la reforma integral de las universidades no ha convencido ni a muchos profesores ni a la inmensa mayoría de los estudiantes. Desde el inicio de la implantación de Bolonia en España, el alumnado se movilizó para luchar contra la «mercantilización» y «elitización» de las universidades públicas. Los profesores tampoco estaban conformes con la reforma de un sistema que les obliga a trabajar el doble para cambiar radicalmente su práctica docente. Todo, sin ningún tipo de reconocimiento.

Ahora, a pocos meses de que Bolonia se instale permanentemente en la USC, la comunidad universitaria pone sus ojos en los que compiten para ser el nuevo rector de la institución académica compostelana. Las reclamaciones son muchas, y la principal crítica es que la convergencia europea es imposible a coste cero, como se ha intentado llevar adelante hasta ahora.

El sistema de docencia, basado en la evaluación continua y la formación eminentemente práctica y orientada a integrar a los graduados en el mercado laboral, ha centrado los dardos del estudiantado, que critica que el hecho de tener que dedicar una media de 40 horas semanales a sus estudios hace imposible poder compaginarlos con un trabajo, por lo que solo podrán acceder a una titulación los que cuenten con más recursos.

Máster de profesorado

El incremento de los precios de los conocidos como créditos ECTS tampoco es plato de buen gusto para el alumnado. Un ejemplo práctico es el del máster de profesorado, que sustituye este año al antiguo Curso de Adaptación Pedagóxica (CAP). Pasará a durar un total de dos años, tiempo durante el cual los matriculados deberán dedicarse por entero a un máster que además ha quintuplicado los precios públicos del anterior curso. Pasará a costar unos 1.200 euros. El límite de plazas está también presente en este título: en la USC, por ejemplo, hay 20 plazas para una previsión de más de 160 licenciados en Historia, lo que limitará la formación de nuevos profesores.

Lourenzo Fernández Prieto: «Hai que poñer aos estudantes no centro do sistema»

«Tardía e mal levada». Así califica el candidato de Universidade Aberta la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior. De todos modos, el catedrático de Historia Contemporánea cree que Bolonia es una oportunidad para mejorar la Universidade, siempre y cuando se «sitúe en primeiro plano a docencia», se pongan «aos estudantes no centro do sistema» y se garantice su participación. También es hora de poner recursos sobre la mesa, porque «non se pode facer a custe cero». Una de las amenazas de Bolonia, según Prieto, es que pierda peso la universidad pública, algo que intentará evitar.

Juan Casares Long: «Non hai recursos humanos nin espazos físicos»

Se empezó la casa por el tejado, «cos posgraos antes dos graos». Eso es lo que cree el catedrático de Enxeñería Química Juan Casares Long, que critica también que los españoles se hayan incorporado tarde y mal a una declaración impulsada por los países que mayor gasto hacían en educación. El candidato también cree que «non hai recursos humanos nin espazos físicos» para llevar a cabo una transformación de modelo que obliga a tutorías personalizadas. Por eso, apuesta por reordenar y hacer «un aulario ou dos se é necesario». En cuanto al máster de profesorado, apuesta por reasignar las escasas plazas.

Mercedes Brea: «Nos másteres podería pensarse na modalidade virtual»

Clara y concisa. La catedrática de Filoloxía Románica cree obvios cuáles son las carencias de la implantación de Bolonia: «os maiores problemas teñen que ver coa organización dos másteres oficiais, a nivel administrativo e nalgúns casos académico». Por eso, cree que es hora de aprender de los errores «e ilos corrixindo a medida que o proceso o permite». Eso sí, la reestructuración de los másteres tiene que ser inmediata. Además, cree que el número de plazas y la obligatoriedad no son competencia de la USC pero habría que luchar. «Podería pensarse tamén nunha modalidade semipresencial ou virtual».

Laura Sánchez Piñón: «Tenderíamos a unha oferta menor e especializada»

Laura Sánchez Piñón coincide con sus compañeros en que la normativa de Bolonia, que establecía la creación de másteres antes de los grados, «non foi o modelo ideal». En todo caso, en la Universidade de Santiago «a oferta de másteres é excesiva», por lo que su equipo apuesta por reestructurarla: «tenderíamos a unha oferta menor e especializada», fomentando además la docencia no presencial y a través de la Red, y a aumentar la docencia en inglés.

Además, en cuanto al máster de profesorado, apuesta por dar una formación «rigorosa», pensar en «implantar prazas e ter centros onde facer as prácticas».

Jaime Gómez Márquez: «A principal eiva é a falacia de implantar Bolonia sen custe»

El decano de Bioloxía tiene claro que los problemas de la adaptación a Bolonia son muchos y cita, por ejemplo, «a falla de acordo político a nivel central cunha chea de decisións confusas» o «a falacia que supón pretender implantar Bolonia sen custe».

Por eso, apuesta por recuperar lo esencial, es decir, «garantir unha formación de calidade» para los egresados, así como «investir fundamentalmente na mellora das condicións para a aprendizaxe dos estudantes e ensino de profesores». Los másteres también le preocupan. Apuesta por establecer criterios claros para decidir si se implantan o desaparecen.

Pilar Bermejo: «Hai que recoñecer todo o traballo extra do profesorado»

«Os reitores tiñan que ter presionado máis» en cuanto a la financiación de Bolonia. La creación de los grados «fíxose como se puido» teniendo en cuenta el «custe cero». Las cosas, este año, van saliendo gracias sobre todo a «vontade das persoas» y a su trabajo.

En cuanto a los másteres, la catedrática de Química Analítica tiene claro que la USC tiene «demasiados» y que algunos cuentan con muy pocos alumnos. En todo caso, Pilar Bermejo apuesta, en primer lugar, por reconocer el trabajo del profesorado, porque «a xente é reacia aos cambios» y si no se les anima lo es todavía más.

Juan Varela Durán: «Podría hacerse un estudio de aumento de plazas de mŽŽaster»

Supone una implantación progresiva que no se puede hacer de la noche a la mañana, y tiene una nueva característica, «un sistema de garantía de calidad». El catedrático de Anatomía Patolóxica tiene claro que Bolonia es un gran esfuerzo para profesores y alumnos, porque hay que acoplar numerosos grupos y es necesario un aumento de personal e infraestructuras. En todo caso, apuesta por el consenso, el diálogo y el pacto, porque «no tengo soluciones mágicas» y no hay capacidad para reconducir el proceso en un solo día. ¿El antiguo CAP? «Podría hacerse un estudio de aumento de plazas y ayudas a la matrícula».

La Voz de Galicia, 11/04/10

Outras novas relacionadas: