Castilla y León: La Junta abre la puerta a las 'fusiones' entre universidades

Castilla y León: La Junta abre la puerta a las 'fusiones' entre universidades
Castilla y León capitaliza en IE Universidad un foro mundial sobre innovación en la formación superior
Rectores de varias entidades de la región apuestan por crear una identidad común con el fin de impulsar la internacionalización

Ahora que tanto se habla de las cajas de ahorros y sus procesos de concentración y alianzas para ganar en competitividad, el cuadro formativo de las enseñanzas superiores atisba a largo plazo un horizonte similar. Lo esbozó ayer el consejero de Educación, Juan José Mateos, a raíz de la idea lanzada por el rector de IE Universidad, Santiago Íñiguez de Onzoño.

El máximo responsable del campus privado segoviano de Santa Cruz la Real presentó la conferencia internacional sobre educación superior, que arrancó ayer en la ciudad del Acueducto con un debate en tono autonómico sobre la necesaria e imperiosa internacionalización de las instituciones académicas de la región, sobre todo en un escenario marcado por la convergencia europea en la que ha desembocado el Plan Bolonia.

Íñiguez de Onzoño hiló el tema de la gobernanza de las universidades, cuestión que analizarán hoy varios rectores y especialistas en sistemas educativos llegados de diferentes países, como Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, México, Colombia, China, Finlandia o Estados Unidos, con la posibilidad de «dar más competencias a los directores de los centros». Este planteamiento se une a experiencias que ya han empezado a darse en el entorno europeo y que conducen a la concentración de universidades, «un asunto que hasta ahora ha sido tabú», explicó el rector de IE. Íñiguez de Onzoño prosiguió en su exposición y manifestó que «cada vez son más frecuentes las fusiones» de instituciones académicas.

Objetivo, en el 2020

El consejero recogió el reto a preguntas de los periodistas. Juan José Mateos reconoció la complejidad de acometer un proceso de este tipo debido a «la cultura individualista» de las instituciones. Sin embargo, el titular autonómico vaticinó que para el desarrollo del sistema educativo en el ámbito de las enseñanzas superiores «es fundamental buscar la colaboración interuniversitaria de públicas y privadas».

Juan José Mateos confesó que este planteamiento aún no ha fructificado y que la colaboración entre entidades a este nivel todavía no se ha producido. El consejero apuntó que «no se ha logrado ofrecer titulaciones interuniversitarias», aunque es un objetivo que la Junta de Castilla y León tiene localizado «a largo plazo».

Tanto es así que el responsable de la política educativa de la comunidad autónoma anunció que, «en seis u ocho meses», el nuevo plan de estudios que presente la Consejería a las ocho universidades de la región contemplará «la capacidad de desarrollarlo intercentros». Esa idea, que ahora es una simple declaración de intenciones, pretende alcanzar el grado de realidad en el 2020, esgrimió Mateos.

La iniciativa, como ya había apuntado minutos antes el propio rector de IE Universidad y como bosquejó el consejero de Educación, no deja de representar una «aproximación a la fusión» de universidades, lo que conllevaría una mayor apuesta de la Junta en la mejora de la competitividad de la red formativa de las enseñanzas superiores y de posgrado.

El concepto de la concentración regional estuvo sobrevolando buena parte de la conferencia posterior que tuvo lugar en el campus privado segoviano. En el encuentro participaron los rectores de las Universidades de Salamanca y Miguel de Cervantes de Valladolid, Daniel Hernández y Martín José Fernández, respectivamente; así como las vicerrectoras de la Universidad de Valladolid, Pilar Garcés; de la Universidad de Burgos, Inés Praga.

También intervino el anfitrión, el rector de IE, una entidad que ya ha manifestado su propósito de que, el próximo curso, entre el 70% y el 80% del alumnado que cursará alguno de los estudios que tiene en cartera será extranjero.

La internacionalización de los ocho centros universitarios, tanto públicos como privados, asentados en Castilla y León fue el eje sobre el que giraron las intervenciones de los ponentes. Y todos coincidieron, con matices, en la intención de reforzar e impulsar la expansión de las entidades académicas.

Marca comunitaria

Hay que salir fuera de las fronteras nacionales. El cómo hacerlo mereció otra reflexión que concitó también una cierta unanimidad entre los participantes en el debate. Una de las propuestas que se lanzaron y en la que convergieron los rectores y vicerrectores fue la constitución de una marca o identidad común de todas las universidades de Castilla y León.

Mateos, por su parte, ya había avanzado algo sobre esa apuesta firme por la expansión, y precisó que ésta no debe limitarse al envío de alumnos al extranjero a través de los programas en vigor, como Erasmus, que ha funcionado con éxito. También conviene avivar la atracción de docentes foráneos a las instituciones académicas de la región.

Esta misión ha de completarse, continuó el consejero, con un programa concreto de internacionalización que transcienda los proyectos que se llevan a cabo «departamento a departamento». Sólo así se generará una movilidad geográfica eficaz y competitiva, estimuló el titular regional de Educación, quien apostilló que el punto de partida está más que consolidado, porque las universidades ya disponen de «talante europeo», como han demostrado con la práctica total adaptación de su cartera de estudios al espacio común de enseñanzas superiores. A ello se suma la capacidad financiadora de la Junta.

Los centros que más impulsen su actividad internacional serán premiados

El consejero de Educación de la Junta, Juan José Mateos, abogó por incrementar la formación en el exterior de los profesores universitarios y apeló a que la innovación con una proyección empresarial refuerce el intercambio en materia investigadora con centros extranjeros. El responsable autonómico reconoció que para llevar a cabo estas propuestas de internacionalización, hacen falta recursos.

El rector de IE Universidad indicó la posibilidad, que ya se da en campus anglosajones, de acudir a la inyección económica privada. En este sentido, Mateos se mostró partidario de este tipo de iniciativas; y añadió que la Junta, por su parte, deberá desarrollar un modelo de financiación cuya segunda fase consistiría en incentivar y premiar la consecución de objetivos de las universidades en sus procesos de internacionalización.

El aprendizaje del español, como reclamo para el alumno extranjero

La vicerrectora de Relaciones Institucionales de la Universidad de Valladolid (UVA), Pilar Garcés, fue clara en su argumentación. El español es el segundo idioma más hablado y demandado del planeta. Tanto ella como sus compañeros de otros centros universitarios de Castilla y León que participaron en el debate desarrollado en el campus segoviano de IE coincidieron en aseverar que el aprendizaje del español es un «atractivo» para el alumnado foráneo.

Sin embargo, hacen falta otras actuaciones facilitadoras que complementen ese 'gancho'. Se habló de iniciativas idiomáticas y, en cierto modo, del bilingüismo, ya que los ponentes pusieron de relieve la necesidad de implantar asignaturas en inglés, que al fin y al cabo es la lengua más usual de cuantos llegan a España para completar su formación superior.

En cuanto a los mercados hacia los que ha de enfocarse la internacionalización de las universidades castellanas y leonesas, las miras apuntaron a Latinoamérica, especialmente Brasil; el mercado asiático, con China a la cabeza, y el mundo árabe.

El Norte de Castilla, 04/05/10

Outras novas relacionadas:


El consejero de Educación de la Junta acompañado por Santiago Iñiguez (I), rector magnífico de la IE Universidad,
y Juan José Güemes (D), presidente del centro internacional de gestión emprendedora del IE.