Ruth Nóvoa: ¿Gaudemus igitur?

Ruth Nóvoa: ¿Gaudemus igitur?

Afortunadamente las campañas electorales solo se celebran cada cuatro años. De lo contrario, creo que no podríamos resistirlo. El reducto que nos quedaba, en eso de las papeletas, era la universidad. Oír hace unos meses como el vicerrector, de un bando, era definido por un opositor, aspirante al mismo cargo por otro equipo, como un ejemplo a seguir era como un soplo de aire fresco. Y aunque la sociedad debería mirarse en la universidad, y no al revés, ha ocurrido. La campaña universitaria ha tenido visos de refriega política, con eslóganes, pegatinas y hasta pegada de carteles. Cutre, pero pegada al fin y al cabo. Hasta la invención del ZP y de la ceja se versionaron en las dos candidaturas. Ojalá se hubiera quedado solo en el márketing. El carretaxe de votos tiene versión high school, los ataques al oponente recordaron a las acusaciones demagógicas de los candidatos a gobernarnos y se practicó, aunque fuera tocados con birretes, ese deporte nacional que es el balones fuera. No creo que la vida cambie mucho en la Universidad de Vigo a partir de hoy. Pero queda el ejemplo, sobre todo a los alumnos. Arranca el himno universitario por excelencia con un «Alegrémonos pues». Gaudeamus igitur. ¿O no?

La Voz de Galicia, 21/05/10