Galicia: USC: Casares pide elevar a nivel europeo los recursos de la Universidade de Santiago

Galicia: USC: Casares pide elevar a nivel europeo los recursos de la Universidade de Santiago
En su toma de posesión como rector exigió que se reconozca económicamente la capacidad científica de la institución

Se acercaban las 12.30 horas cuando Juan Casares Long recibía de manos de su predecesor, Senén Barro, el bastón de mando y la medalla de rector de la Universidade de Santiago (USC). Finalizaba un proceso que comenzó el pasado 5 de mayo, cuando se celebró la primera vuelta de las elecciones más concurridas de la historia de la USC. Acto seguido, el catedrático de Enxeñería Química pronunció su primer discurso como máximo dirigente de la institución académica, unas palabras que no dejaron de insistir en reclamar más fondos.

«Mentres a base de coñecemento medra de forma exponencial, duplicándose cada cinco anos, os recursos financeiros que recibe a Universidade aumentan linealmente, no mellor dos casos», señaló a los pocos minutos de iniciar su intervención. A continuación, datos: la financiación por alumno de las universidades de Estados Unidos es entre dos y cinco veces superior a la media de las europeas, cuando estas últimas suponen el 80% de la investigación en el continente. «Se aspiramos a estar entre os mellores temos que dispor de recursos comparables con eles, e a nosa historia recente no que a financiamento se refire atópase a metade de camiño da media europea».

«Crítica coxuntura»

En todo caso, el ya rector de la USC entiende que el mundo se enfrenta a una «crítica coxuntura» y que «temos a obriga de pór ao servizo da sociedade todos os nosos esforzos e capacidades», lo que se convierte en «o noso máis convincente argumento á hora de demandar desa sociedade, a través da súa Administración, o seu imprescindible sostén financeiro».

Y si la capacidad investigadora es el principal valor de la Universidad para reclamar más recursos, esta no puede dirigirse únicamente a «aquelo que pode resultar máis brillante e atraente», como la biogenética o las aplicaciones industriales en el medio atmosférico, «senón tamén en campos menos espectaculares pero igualmente trascendentais», como la lingüística, la arqueología o el derecho.

Casares Long también aprovechó su discurso para pedir al presidente de la Xunta «unir esforzos» en un proyecto común, siempre atendiendo a cada universidad «segundo os merecementos e as súas necesidades». Para terminar, una declaración de intenciones: sus prioridades, además de la financiación, son la adaptación a Bolonia y aprobar unos nuevos estatutos.

Feijoo reclama unidad entre las tres universidades

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, se mostró convencido en su discurso de que el nuevo rector de la Universidade de Santiago continuará la intensa labor que durante ocho años ejerció Senén Barro, y que gracias a ese trabajo la USC «seguirá a ser un dos faros máis importantes que nos alumeen». En todo caso, Feijoo pidió unidad y que la cultura de la cooperación «substitúa ao inimigo alleo».

El presidente no olvidó uno de los mayores logros de la Universidade de Santiago durante el mandato de Barro: la consecución de la etiqueta de campus de excelencia internacional para Campus Vida, dedicado a las Ciencias da Saúde y las Ciencias e Tecnoloxías de la Vida nacido gracias a la cooperación. Al igual que Senén Barro, hizo suyo el concepto univercidade (la unión de la capital de Galicia y de la USC como un todo), Feijoo reclamó que se consiga una «univercomunidade» y se mostró convencido de que será posible.

La unidad fue la tónica de un discurso en el que Feijoo sentenció que «Galicia non é feble nin está illada», y que en el país existe una «liberdade e forza creadora» que «obriga a ver Galicia como un todo integrado, como unha universitas». Por eso, exigió para la comunidad lo mismo que dentro de la USC, un ejemplo de «cooperación, modernidade, integración e intelixencia colectiva», así como que en Galicia no haya «debates que resten, senón que sumen e multipliquen».

Despedida

Por su parte, el rector saliente, encargado de abrir el acto de toma de posesión, repasó sus ocho años al frente de la Universidad cinco veces centenaria. La emoción lo embargó al afirmar que «a min pariume esta Universidade e todo mo deu no ámbito profesional, aínda que no persoal me quitara tanto».

También hubo tiempo para las bromas en su despedida oficial: «Din que ser reitor parécese a ter un barco, xa que os únicos días de verdadeira felicidade son o primeiro e o último: cando se merca o barco e cando un se desfai del. Pero non é certo, cando menos no meu caso. O de ser reitor, que barco non teño».

Barro también quiso dejar claro que, al contrario de las críticas vertidas en los últimos tiempos, su mandato ha estado marcado por el diálogo constante -que sirvió, entre otras cosas, «para acadar un dos períodos de paz social no seo da comunidade universitaria máis longos e activos»- por la calidad y la búsqueda de la modernidad.

La Voz de Galicia, 26/06/10

Outras novas relacionadas: