Galicia: La Universidad de Vigo lanza un plan para ganar solvencia y ahorrar 43 millones en tres años

Galicia: La Universidad de Vigo lanza un plan para ganar solvencia y ahorrar 43 millones en tres años
El rectorado repartirá el próximo curso los fondos entre centros y grupos de investigación en función de resultados
El rectorado prevé "un aumento considerable" de jubilaciones voluntarias y quiere reformular el plan

La Universidad de Vigo lanza un plan de austeridad que le ha de permitir ahorrar entre este año y 2013 hasta 43,4 millones de euros. El objetivo es que la institución académica "garantice su futuro, incluso en el peor escenario financiero" . El plan supone "una política inteligente del gasto para dar solvencia y robustez financiera a la Universidad sin recortar derechos", explican desde la institución.

Los ajustes se centran en el capítulo del gasto corriente (16 millones), de inversiones (22,9 millones) y en menor medida en personal (3,8 millones) y transferencias de capital (547.000 euros). Contratos programas por objetivos con centros, departamentos y grupos de investigación para repartir los recursos en función de los resultados, compras centralizadas de material de oficina para reducir los precios, revisar las primas de seguros y los contratos de telefonía o de seguridad, minorar gastos en cursos y conferencias y levantar edificios solo si hay financiación externa comprometida son algunas de las medidas contempladas en el Plan de Sustentabilidad Financiera que el rectorado de Vigo ha presentado ante la Consellería de Facenda, en cumplimiento del nuevo plan de financiación del sistema universitario gallego. También A Coruña y Santiago han entregados sus planes de ahorro.

La Xunta se compromete a incrementar los recursos de la enseñanza superior pero a cambio pide a los tres rectorados un plan para garantizar el equilibrio presupuestario. En el caso de Vigo, la situación es buena, pues "no tiene déficit real, no debe nada a los bancos". La Consellería de Educación liga además parte de la financiación a la mejora de la calidad. No es la única. La financiación por resultados es una máxima del rector Salustiano Mato.

Contratos por objetivos . Después del verano, el rectorado presentará su política de contratos-programa por objetivos para centros, departamentos y grupos de investigación. Quiere ponerla en marcha el próximo curso. Vigo quiere "premiar la competencia y la consecución de objetivos, concentrando los recursos limitados donde tienen una mayor rentabilidad social". De paso, la gestión de los fondos será más eficiente. El rectorado reformulará además sus ayudas de investigación "atendiendo a méritos y utilidad social" del proyecto.

Menos obras. El rectorado de Vigo lo tiene claro. Sólo se acometerá la construcción de nuevas infraestructuras si antes está garantizada la financiación externa. El equipamiento de laboratorios y centros también depende de que la Universidad logre financiación en convocatorias "competitivas" de la UE, el Gobierno español y la Xunta. El futuro pasa por "una mayor capacidad de captación" de recursos externos y por "colaborar con entidade privadas" que puedan "aportar recursos para afrontar funciones docentes e investigadoras de interés de nuestro contorno social y productivo", sostiene la Universidad olívica
.
Compras centralizadas. El vicerrectorado de Planificación detecta "diferencias de precios" en los materiales oficina entre centros y así propone una compra centralizada, por ejemplo de papel, para reducir el coste. También pretende reorganizar y redimensionar servicios externos, como el de vigilancia y seguridad, para generar economía de escala y que su factura sea menos abultada.

Revisar contratos y seguros. Telefonía, mensajería, correo, y otros contratos deben ser actualizados a la baja, aprovechando la competencia del sector. La Universidad de Vigo también da por hecho que podrá recortar en las primas de seguros, buscando nuevas ofertas más baratas. La licitación pública para rebajar el gasto es una opción que está encima de la mesa.

Menos gastos en conferencias . Reducir asistencias técnicas, recortar el gasto en cursos y conferencias, restringiendo el uso de medios ajenos y de profesionales externos a la universidad, y minorar el presupuesto sin renunciar a la calidad colaborando con otras entidades para la programación cultural y social del campus son otras medidas de ajuste. Lo que no verá mermada la factura será la política de becas de la institución académica, pero el rectorado se propone "concentrar los recursos en las becas más necesarias para que los estudiantes realicen sus carreras".

Los recortes que prevé el rectorado irán acompañados de una política de incremento de los ingresos, sobre todo vía investigación. El rector, Salustiano Mato, estaba precisamente ayer en Bruselas, fuente de financiación, donde presentaba el Campus del Mar.

El rectorado prevé "un aumento considerable" de jubilaciones voluntarias y quiere reformular el plan

El rectorado de Vigo lo tiene claro. Hay que "reformular" el acuerdo para impulsar la jubilación voluntaria de profesores, un acuerdo pactado en 2005, pero que ahora en plena crisis se "hace imprescindible" revisar por una simple cuestión de viabilidad económica. La CIG ya denunció que solo este año la institución se gasta 775.000 euros en prejubilar a una veintena de docentes de sesenta años, pues debe abonar la diferencia entre la pensión y el sueldo.

La Universidad no niega que el plan ha dado "excelentes resultados", incluso desde un punto de vista económico, y además ayudó a renovar la plantilla docente, pero se "prevé un aumento considerable" del número de personas que se acojan a este plan" y duda que pueda afrontar el desembolso económica que supondrá.

No es el único recorte que prevé practicar en el capítulo de personal, donde quiere ahorrar 3,8 millones hasta 2013. No se cubrirán vacantes de personal de administración y servicios con carácter general, y las contrataciones de profesores se limitarán a los compromisos ya asumidos, como por ejemplo la estabilización de los investigadores de los programas Ramón y Cajal y Parga Pondal.

También promoverá el paso a profesores titulares de los docentes e investigadores que son trabajadores laborales porque supone una reducción de los costes salariales. En cambio, revisará la promoción de titulares a catedráticos de universidad "en función de la capacidad financiera de la institución" y respetando los derechos de los docentes.

Estudia el cierre de instalaciones en vacaciones y subirá los alquileres

La Universidade de Vigo estudia cerrar edificios "en periodos de baja utilización" , por ejemplo en vacaciones, como una medida más de ahorro. Antes de tomar una decisión definitiva, la institución académica ha encargado a la Fundación Universidade de Vigo un estudio al respecto, que estará financiado por el Consello Social. En función de este informe, el rectorado tomará un acuerdo. Por ello, esta potencial medida de ajuste no ha sido incluida en el Plan de Sostenibilidad Financiera 2011-2013.

No es una iniciativa nueva. La Universidad Complutense de Madrid ya cerró todas sus intalaciones durante las pasadas vacaciones de Navidad y volverá a hacerlo durante Semana Santa. Solo permanecerá abierta la biblioteca de la Facultad de Educación para los estudiantes que quieran hacer uso de ella. En Navidades, el ahorro alcanzó el millón de euros, calculó entonces el rectorado del campus madrileño, teniendo en cuenta que no hubo gasto de luz y calefacción, pero tampoco de personal.

Menos gasto energético

La Universidad de Vigo también tiene encima de la mesa otra propuesta a estudio. Reducir el consumo energético, apostando por ejemplo por las energías limpias, la geotérmica en la Biblioteca Central del Campus de Vigo, o la solar, en la Facultad de Fisioterapia de Pontevedra, o combinando la solar y la biomasa, como será en la escuela infantil de Pontevedra.

Lo que sí tiene claro es que quiere incrementar ingresos con una mayor recaudación por el uso de espacios de los campus, es decir por el alquiler de instalaciones. En el Plan de Sostenibilidad enviado a la Consellería de Facenda, el equipo de Salustiano Mato también prevé aumentar los ingresos por los servicios prestados por actividades investigadoras y subir el volumen de los contratos de actividades de I+D.

Faro de Vigo, 07/04/11