Castilla-La Mancha: La Universidad, cerca de desaparecer

Castilla-La Mancha: La Universidad, cerca de desaparecer
Esteban le confirma que el nuevo gobierno tratará de resolverla pero se pregunta si se trata de un problema «súbito»
El rector advierte ahora, después de las elecciones, que tiene una deuda millonaria con la Junta

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), creada en 1985, corre serio riesgo de desaparecer por la deuda que la Junta de Castilla-La Mancha mantiene con esta institución.

Así de claro lo ha dicho su rector, Ernesto Martínez-Ataz, que ha puesto en duda no sólo el mantenimiento de las actuales plantillas sino también la propia supervivencia de la Universidad. «Tenemos una situación muy delicada en este momento, de una deuda muy importante del Gobierno regional con respecto a la Universidad de Castilla-La Mancha y yo, por lo que estoy velando ahora, es por la subsistencia del mes de julio», ha asegurado Martínez Ataz.

Según el rector, «hay una deuda de varias decenas de millones de euros» y por eso «mis preocupaciones ahora son muchísimo más importantes, porque la deuda es mayor y de lo que hablamos es de la subsistencia de las plantillas universitarias y de la subsistencia de la propia Universidad».

La precaria situación económica por la que atraviesa la Universidad de Castilla-La Mancha ya ha sido puesta en conocimiento del nuevo consejero de Educación, Marcial Marín, por lo que ahora el rector está esperando de que la Junta de Comunidades mueva ficha para tener la seguridad de que en el futuro no será tan negro como pinta actualmente.

El 70% de la financiación

El problema es grave, porque un 70% del presupuesto de la institución académica lo financia la Junta de Comunidades. La situación es tan seria y difícil -ha manifestado el rector- como para no saber a ciencia cierta qué va a pasar durante el mes de julio con la Universidad.

Desde el Gobierno autonómico, su portavoz, Leandro Esteban, dejó claro que la Universidad de Castilla-La Mancha es prioritaria para el Ejecutivo y responsabilizó de su mala situación económica al «auténtico desgobierno y galimatías» económico que ha heredado María Dolores de Cospedal. Esteban replicó al rector: «imagino que esa situación económica no es súbita de esta última semana», le dijo el portavoz de la Junta, que insistió en que los problemas proceden de una situación económica «heredada y lamentable».

Desde el PSOE, que hasta hace una semana gobernó en esta comunidad, su portavoz en las Cortes autonómicas, José Luis Martínez Guijarro, pidió a los dirigentes del PP «que miren menos al pasado y más al futuro ya que hasta el momento la única política que están practicando es la de echar la culpa de todo al Gobierno anterior».

Siete meses sin ingresos

Por su parte, el sindicato CSIF, mayoritario en la Universidad, calificó de «lamentables» las palabras del rector «que solo sirven para crear alarma entre los trabajadores haciendo ahora declaraciones después de siete meses sin que el Gobierno regional realice ninguno de los ingresos mensuales estipulados». Este sindicato preguntó a Martínez Ataz por qué no denunció los impagos de la Junta desde el primer mes en que se produjeron y ha esperado a llegar a esta situación se supone que «extrema».

Es más, le reprocha que en estos meses no haya habido más austeridad en la Universidad, «hemos preferido seguir haciendo investiduras honoris causa, conciertos, homenajes, contratando empresas externas de formación y un largo etcétera de gastos superfluos e innecesario, mientras no estábamos recibiendo los ingresos pertinentes».

Y es que, en opinión del CSIF, en estos últimos años la Universidad ha cometido «excesos», entre los que destacó la Finca Galiana, la participación en la Fundación Virtus o el ingreso, a través de la Fundación UCLM, de grandes cantidades económicas en el Aeropuerto de Ciudad Real. Además, el CSIF tilda de «irresponsable» que el Gobierno de José María Barreda impulsase nuevas titulaciones «millonarias» tanto en su gestación como en su mantenimiento y reprocha a los gestores universitarios que, a estas alturas, no hayan presentado un plan de austeridad.

En CC OO, por su parte, reclamaron que se garantice la prestación de servicios al alumnado sin merma de su calidad y el pago de las nóminas a todos los trabajadores, así como el mantenimiento de todos los puestos de trabajo que existen tanto en la Universidad, como en las empresas externas.

Escasa información

La Federación de Enseñanza de CC OO recordó que en fechas recientes el Consejo de Gobierno de la Universidad informó a los sindicatos de que el Gobierno regional había hecho un reconocimiento de deuda a la Universidad «por una cantidad de dinero muy importante y que los presupuestos de 2011 habían sufrido una reducción».

Pero en esa reunión se aseguró que la Universidad «podía seguir funcionando con normalidad garantizando la prestación de los servicios, las retribuciones de sus trabajadores y los puestos de trabajo existentes». De ahí que ahora les sorprenda que el rector alerte de que el futuro de la Universidad corre peligro.

Hace un par de semanas, este diario informó de los recortes que se estaban empezando a aplicar en el campus de Albacete, donde la intranquilidad reinaba desde hacía tiempo debido a los retrasos en los pagos a becarios y recortes del 25% en los gastos de centros y departamentos.

Entonces, 'La Verdad' se puso en contacto con la Universidad, que culpó a la Junta del recorte de becas e insistió en que no habría recortes en investigación. Asimismo, emplazó a este diario a una entrevista con el rector a mediados de julio, ya que nadie del campus de Albacete podía informar de la situación económica. Ayer, 'La Verdad' intentó de nuevo conseguir una explicación oficial sobre los recortes y la situación del campus de Albacete, obteniendo la misma respuesta.

La Verdad, 07/07/11

Outras novas relacionadas: