Galicia: UVigo: Los cargos de libre elección en la Universidad cuestan 4,6 millones

Galicia: UVigo: Los cargos de libre elección en la Universidad cuestan 4,6 millones
Tiene 26 designados con categoría de decano y otros 5 con la de vicerrector

En las pasadas elecciones al rectorado de la Universidad de Vigo, el candidato de Alternativa Universitaria, Salustiano Mato de la Iglesia, había anunciado que en su equipo de gobierno habría menos vicerrectores que en el contrario. A mayores acaba de suprimir uno en Ourense, al aceptar la jubilación anticipada María Victoria Jato, ahora exvicerrectora de Investigación y Transferencia del campus.

Lo que hizo el rector fue rodearse de asesores de libre designación. En total son 26 sumando el del CITI, recién nombrado. Estos tienen categoría de decano. Hay otros cinco con categoría de vicerrector. Ni uno solo de estos cargos estaban en lista electoral alguna. Los eligió el rector y se dan casos en los que sus competencias montan sobre las de algunos jefes de servicio, que pertenecen a la sección de Personal de Administración y Servicios, que tienen la condición de funcionarios de carrera.

¿Y qué supone todo esto en números? Las desgravación docente de un decano, es decir, las clases que deja de impartir, equivalen a 12 créditos. La rebaja de clases de menos que se aplica a un vicerrector es de 18 créditos. Un crédito docente cuesta en profesorado 1.000 euros. Al multiplicar los 26 cargos con categoría decanal por los 12 créditos de rebaja de clases y sumarle los 18 créditos que pierde un vicerrector por los 5 cargos de libre designación semejante categoría salen 390 créditos de rebaja de clases. Si esto se traduce en horas de clase son 3.900. Multiplicando esta última cantidad por los citados 1.000 euros y a su vez por cuatro años que dura un mandato rectoral, salen 3.900.000 euros.

Cálculos

Si se multiplican los 502 euros de sobresueldo de un decano por 26 más el sobresueldo de un vicerrector por cinco existentes con esta categoría salen 780.000 euros en cuatro años. Sumado esto a la cantidad global anterior da 4.686.000 euros en cuatro años.

Pero a esto hay que añadir aún alguna otra cifra, la del responsable del gabinete del rector, que podría ayudar a incrementar la cantidad global haciéndola alcanzar en números redondos, los cinco millones de euros que cuestan en cuatro años todos esos cargos de libre designación por parte de la primera autoridad académica de la Universidad de Vigo.

Cabeza: «Hay comisionados que son favores»

El líder de la oposición, Jaime Cabeza, de Nova Universidade, asegura: «Yo vengo denunciando que la administración paralela no adelgazó en comparación con la época del rector Alberto Gago. Hay comisionados que son favores políticos y que su elección no obedece a criterios objetivos». Recuerda este catedrático que había margen para adelgazar la carga en la jefatura de la Universidad. «Se incrementaron los descuentos docentes con el Campus do Mar y esto encarece la nómina del profesorado de la Universidad de Vigo. Desde luego hay que reconocer que se ha activado una espiral de ahorro, sí, pero mal distribuida». Jaime Cabeza expuso, además, que este gasto choca con los recortes que luego se ven en el campus de Ourense: «No se debe olvidar que cuando la planificación y las obras dependen directamente de Vigo, salen perdiendo empresas de Ourense», aseguró.

El rector pospone la explicación de los gastos

El rector, Salustiano Mato de la Iglesia, pospone hacer una valoración sobre las razones que le llevó a alcanzar estas cifras de su equipo de personas de libre elección en momentos de crisis como los que afectan a la sociedad y de los que no se libra la institución universitaria. Ni cuando se reclamó la opinión a través de su gabinete ni cuando le fue solicitada en su presencia en Ourense con motivo del vigésimo aniversario de Informática, quiso decir nada. La primera autoridad de la Universidad de Vigo dijo que prefería esperar a la semana que viene para tener los datos numéricos encima de la mesa y poder dar una explicación exacta. En la gran mayoría de casos que se citan de esas personas de la confianza del rector, las cifras económicas gravitan no encima de sus nóminas íntegras mensuales sino del sobresueldo que cobran esos profesionales por la responsabilidad que en todos los casos asumen. En menor medida se da el caso de quienes siendo personal de confianza no tienen un sobresueldo sino toda una nómina por ocupar el cargo.

Juan C. Mejuto: Austeridad y gobernanza

En este momento, toda Europa se está apretando el cinturón. Nuestra sociedad podría escoger en un esfuerzo de la iniciativa pública mediante inversiones en infraestructuras y grandes obras públicas, a semejanza del New Deal de Franklin D. Roosevelt como fórmula para salir de la gran depresión, o contraer el gasto publico mediante recortes en el sector. A esta marea no es ajena nuestra Universidad, la desaparición de un vicerrectorado o la supresión de la unidad técnica del Campus se circunscriben, según la superioridad, en un ahorro en el coste de la gobernanza de la Uvigo, austeridad que Mato y su delegada en el Campus, ya cacarearon durante la campaña alegando que su equipo tenía un vicerrectorado menos que el propuesto por su oponente, Jaime Cabeza. Lo hilarante de todo esto es que Mato y su delegada utilizaron el viejo truco de juntar dos medias verdades para formar una gran mentira (que de lejos y para los legos parece verdad). En realidad, después de un rápido repaso sobre los organigramas que amablemente se muestran en la web de la Universidad la conclusión es que el rector mantiene al menos una treintena de asesores en cargos de libre designación, que representan un coste para las arcas universitarias importante. Esta es su receta de austeridad: durante sus cuatro años de mandato el rector magnífico dilapidará cerca de cinco millones de euros en cargos de libre designación, mientras los presupuestos gestionados directamente por el vicerrectorado de Ourense se contraen en un 40%. Cualquiera que se considerase representante del Campus debería plantearse una dimisión fulminante. Pero a una delegada solo se le puede demandar la defensa y justificación de esta política.

La Voz de Galicia, 02/10/11

Outras novas relacionadas: