Del manual de la OCDE para el buen recortador

Del manual de la OCDE para el buen recortador
http://www.oecd.org/fr/dev/1919068.pdf

La clarividencia política es indispensable para actuar rápida y eficazmente. Si un gobierno llega al poder en el momento en que se desarrollan los desequilibrios macroeconómicos, se beneficia de un corto período de apertura (cuatro a seis meses), durante el cual la opinión pública le apoya y y puede echar sobre sus predecesores la impopularidad del ajuste. Gracias a ese apoyo, los corporativismos resultan temporalmente debilitados y puede lanzar a la opinion pública contra sus adversarios. Después de ese período de gracia, se acabó: el nuevo gobierno debe asumir en su totalidad los costes políticos del ajuste, porque es considerado como el único responsable de la situación. Es pues de interés aplicar un programa de estabilización achacando la responsabilidad de las dificultades a sus adversarios. Eso constituye una buena estrategia de comunicación, siendo esa estrategia un arma importante en el combate político. Desde la llegada al poder es necesario insistir, incluso exagerando, sobre la gravedad de los desequilibrios, destacar las responsabilidades de los predecesores y el rol de los factores exógenos desfavorables en vez de mantener un discurso optimista y posponer el momento de la verdad. En revancha, una vez que el programa de estabilización haya sido aplicado, el gobierno puede sostener un discurso más optimista para restablecer la confianza (un factor positivo para la recuperación), atribuyéndose el mérito de los primeros beneficios del ajuste.

Christian Morrisson, « La faisabilité politique de l'ajustement », Cahier de politique économique n° 13, Centre de développement de l'OCDE, 1996, p. 24-25.