Invertir en libros y mentes

Invertir en libros y mentes
Bank of America Merrill Lynch destaca el potencial de crecimiento de la educación

"La educación es la mayor arma para cambiar el mundo”. Esta frase, atribuida a Nelson Mandela, encabeza uno de los primeros capítulos de un extenso informe elaborado por Bank of America Merrill Lynch con el que el banco de inversión trata de convencer a sus clientes de un sector en auge y potencialmente rentable para sus patrimonios: la educación.

El mercado global educativo crecerá, según las estimaciones de estos expertos, hasta los 7,8 billones de dólares (unos 5,7 billones de euros) en 2017, frente a los 5,5 billones de hoy día. “La educación presenta uno de los mayores retos socioeconómicos en este momento en el mundo, con más de 100 millones de niños que nunca han ido al colegio, decenas de millones de casos de fracaso escolar, 800 millones de analfabetos adultos y grandes deficiencias en habilidades y conocimientos en amplias capas de la población tanto en los países emergentes como desarrollados”, argumenta Sarbjit Nahal, coautor del informe. “El programa Educación para todos [plan de alfabetización promovido por la Unesco y que tiene una serie de objetivos que cumplir en 2015] ofrece una oportunidad única en una generación para construir sociedades más sanas, prósperas e igualitarias. Cada dólar que se invierte en educación genera un retorno económico de entre 10 y 15 dólares”, añade Nahal.

Grandes inversiones

El sector educativo, desde un punto de vista del inversor, comprende cuatro puntos de entrada: educación infantil, primaria y secundaria; educación superior; negocio editorial y de contenidos educativos, y tecnología educativa, digital y online. “Creemos que los campos con mayor potencial de crecimiento son el e-learning, los centros formativos privados y los países emergentes como China y Brasil, que están incrementando su gasto en esta área”, señalan desde BofA Merrill Lynch.

El banco de inversión identifica varios catalizadores para el crecimiento del negocio vinculado a la educación. Entre ellos está el incremento en el gasto en contenidos formativos (calculan que un 5% del PIB mundial). También argumentan que los factores demográficos jugarán a favor de este sector —hay millones de personas entre los cinco y los 17 años de edad en los países emergentes—. Además, destacan la creciente incorporación de las mujeres a las escuelas y universidades y la mayor movilidad de las personas en todo el mundo. Asimismo subrayan que las personas cada vez están más concienciadas de que una mayor formación equivale a tener mayores ingresos durante su vida laboral (en el informe aportan el dato de que la diferencia salarial entre un licenciado en los mercados desarrollados y alguien que deja sus estudios en el instituto supera el millón de dólares a lo largo de toda la vida).

“Los mayores costes de la educación están presionando las finanzas públicas y de los hogares. Esto significa una mayor dependencia de la inversión privada, que ahora supone el 32% en la educación superior en la OCDE y el 62% en EE UU, un mayor protagonismo de las organizaciones con ánimo de lucro y una mayor atención a aspectos como los resultados y los costes”. Solo cumplir con los objetivos del programa Educación para todos, con el fin de que todas las personas puedan acceder a conocimientos básicos, requeriría 26.000 millones de euros, según cálculos de Naciones Unidas.

“Por otro lado, la mayor integración de las tecnologías de la información al mundo educativo implican que el e-learning se convierta en un negocio que mueva más de 250.000 millones de dólares en 2017”, explica Nahal.

Teniendo en cuenta el potencial de crecimiento que ofrecerá el mercado educativo a las empresas vinculadas de una u otra forma a este sector, los expertos de BofA Merrill Lynch han seleccionado una cartera con 40 valores que pueden beneficiarse de este contexto, ya que tienen exposición a productos, servicios, tecnologías, soluciones y temáticas relacionados con la educación en todos sus niveles.

En este grupo se incluyen compañías estadounidenses (Apple, Cisco, Google, Intel, Hewlett-Packard, IBM, Amazon, Microsoft, K12, Bright Horizons, Apollo Group, Capella, News Corp, eBay o ITT Education, entre otras), grupos británicos (Informa, Pearson, Reed Elsevier), sociedades brasileñas (Kroton y Estacio), empresas canadienses (Smart, Thomson Reuters), chinas (Lenovao, Tal Education, Xueda Education), coreanas (Samsung), japonesas (Benesse Holdings), australianas (Navitas Limited) y francesas (Lagardère).

El País, 19/01/14