Edgardo Lander: La utopía del mercado total y el poder imperial (PDF)

Edgardo Lander: La utopía del mercado total y el poder imperial (PDF)
Rev. Venez. de Econ. y Ciencias Sociales, 2002, vol. 8, nº 2 (mayo-agosto), pp. 51-79

"Otro ámbito que hasta hace relativamente pocos lustros se suponía debía regirse por criterios diferentes a la lógica de la rentabilidad mercantil es el de la vida universitaria y en general los procesos de producción de conocimiento científico. La proliferación de institutos de educación y universidades privadas en todo el continente latinoamericano con fines estrictamente mercantiles, y las tendencias crecientes al cobro de matrícula en las universidades públicas, no constituyen sino la parte más visible de cambios que están alterando radicalmente las condiciones de la producción del conocimiento en escala global. La imposición de criterios de evaluación del rendimiento académico basados en exigencias de competitividad y productividad individualizada está produciendo transformaciones ampliamente reconocidas en la cultura académica (Pacheco y Díaz Barriga, 2000).

La idea misma de autonomía universitaria, como ámbito de la sociedad en la cual se pueda pensar libremente, en función de nociones normativas del bien común, libre de las exigencias políticas inmediatas y de demandas de rentabilidad, es crecientemente cuestionada como un anacronismo en un mundo regido por la competencia global. En Estados Unidos, país de vanguardia en estos procesos, la tendencia apunta en la dirección de lo que ha sido llamado el “modelo de universidad de mercado” (Engell y Dangerfield, 1998). En la medida en que se recortan los fondos estatales, aun las universidades públicas más prestigiosas se hacen cada vez más dependientes del financiamiento privado. Los recursos públicos que una vez constituían casi la totalidad del financiamiento de la Universidad de Berkeley representaron sólo 34% del total en 1999 (Warde, 2001). Para los departamentos de las universidades estadounidenses la competencia por fondos privados es una actividad cada vez más vital. “Las cabezas de las universidades van asumiendo el papel de vendedores viajantes, y su desempeño es juzgado principalmente por su capacidad para obtención de recursos” (Engell y Dangerfield, 1998). Estos recursos están cada vez más condicionados por los intereses de las empresas que los aportan".

(Descargar completo en PDF)