Neoliberalismo

LO QUE ESPAÑA NECESITA: Nuevo libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón ya disponible en pdf

LO QUE ESPAÑA NECESITA: Nuevo libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón ya disponible en pdf

Lo que España necesita

En los próximos días se podrá adquirir en librerías nuestro nuevo libro, LO QUE ESPAÑA NECESITA. Una réplica con propuestas alternativas a la política de recortes del PP, que ha sido editado por Ediciones Deusto.

De momento, puede leerse en su versión digital descargándolo de aquí: Lo que España necesita.

Rogamos su lectura y difusión. No es posible salir de la situación en la que estamos sin hacer que la población tome conciencia de lo que verdaderamente sucede y de que hay alternativas a las medidas que se están adoptando solo para satisfacer a los de arriba.

Ganas de escribir, 07/06/12

Steve Klees: The economic crisis and education: key issues

Steve Klees: The economic crisis and education: key issues

Steven J. Klees (sklees@umd.edu) is the R. W. Benjamin Professor of International and Comparative Education at the University of Maryland. He did his Ph.D. at Stanford University and has taught at Cornell University, Stanford University, Florida State University, and the Federal University of Rio Grande do Norte in Brazil.

Prof. Klees' work examines the political economy of education and development with specific research interests in globalization, neoliberalism, and education; the role of aid agencies; education, human rights, and social justice; the education of disadvantaged populations; the role of class, gender, and race in reproducing and challenging educational and social inequality; and alternative approaches to education and development.

The current global economic crisis has its roots in the periodic crises that plague a capitalist, market system. This particular crisis is a product of recent history which promoted an extreme, laissez-faire version of capitalism, generally called neoliberalism or market fundamentalism. The elections of Ronald Reagan, Margaret Thatcher, and Helmut Kohl signaled a political turning point. All of a sudden, starting in the 1980s, the legitimacy of government was called into question, government budgets were cut, business was deregulated, privatization was lauded, and unions were criticized. This so-called Washington Consensus was enforced in many countries through structural adjustment programs. The resulting global increases in poverty and inequality forced neoliberals to back off a little from these draconian austerity policies in the 1990s.

However, the current crisis has offered neoliberalism the opportunity to return once more to draconian austerity policies in the name of a false fiscal responsibility. Neoliberals argue that raising taxes is bad for everyone, and particularly problematic is raising taxes on the rich who supposedly create jobs. Therefore, cutting government to the bone is the only answer to looming deficits from years of supposed out-of-control spending. This is a global discourse, most obvious to me in the U.S. in the platform of the Republican Party.

For the past 30 years, neoliberalism has been having a devastating effect on public education, and the current crisis has exacerbated the situation. Neoliberalism has led to expanding enrollments while severely constraining spending, especially in developing countries, leading to larger classes, less-trained teachers, deteriorating facilities, and less access to textbooks and other learning materials. This, combined with the very difficult out-of-school circumstances children face, leads to high rates of repetition and dropouts and little learning for those who manage to stay in school.

Unwilling to put the resources needed in schools, in their efforts to control government, neoliberals have focused instead on simplistic and ideological approaches to governance and accountability. For governance, the answer is the privatization of education, meaning encourage private schools, vouchers, charters, business models, and user fees. There is no credible evidence that privatization improves education, and there is considerable evidence it increases inequality.

Privatization is based on ideology, not evidence. Some years ago, I attended a meeting at the World Bank soliciting comments on a health-sector-oriented World Development Report. The Bank presenter pointed out how, in many poor countries, poor people chose to be treated at private health clinics for a fee instead of going to free public clinics. This was touted as evidence of the success and value of privatization. To the contrary, I pointed out that this is simply evidence of the success of 30 years of neoliberal ideology in which public clinics had been systematically decimated, ending up without doctors, nurses, or medicine. The same has happened in education. Privatization is supposed to help meet the deteriorating education resulting from years of attack on the public sector, but all it does is replace an attempt to develop good public policy with the vagaries of charity or the single-mindedness of profit-making. It boggles the imagination how we have let neoliberal ideology run so rampant that we accept "low cost private schools for the poor" as good educational policy. What kind of world is it where we consider it legitimate to charge the poorest people in the world for basic education? Not to mention that charging fees runs directly counter to many international agreements on the right to education.

Regarding accountability, neoliberals have given us an extremely narrow version focused solely on achievement test scores of students. This has been an unmitigated disaster for numerous reasons. It distorts education away from the many measureable and unmeasureable purposes of education that have nothing to do with test scores. It ignores the awful state of educational inputs to the point where neoliberals recommend using completely unqualified teachers. It yields illogical and unscientific approaches to teacher evaluation, such as value-added. And, in practice, this approach to accountability, after two decades of implementation, has not yielded any educational improvements.

International agreements like Education for All (EFA) and the Millennium Development Goals (MDGs) are, unfortunately, mostly a joke under neoliberalism. Sure, they are positive as an expression of values and intent and within them is a discourse of educational quality and rights, but, in practice, they serve more to quell unrest than to expand opportunity. The richer world has been targeting universal primary education since the 1960s, but the goal is continually postponed. We are about to postpone EFA goals once again. This is not a serious effort.

What can we do about all this is uncertain and debated. Even looking just at the current crisis, no one is sure what to do. Capitalism is inherently unstable. Critics and advocates admit to recurring boom and bust cycles. But the current crisis is a severe one. Paul Krugman, Noble-prize winning economist, in his new book about what he calls our "Depression," argues the solution is straightforward -- more taxes, more government stimulus.

Perhaps the most important problem facing humanity is how to employ the entire planet in safe, rewarding, and ecologically sane employment. While capitalism has increased production, it is the most illogical, inefficient, wasteful system for employment. The market system leaves 2-3 billion people without any or without adequate employment. Poverty and inequality is the direct result. Although education is for so much more than jobs, education will never be adequate until everyone on the planet has meaningful employment. Jobs for All is necessary for Education for All. Government must be involved in the massive direct and indirect creation of jobs if we are to thrive. Taxes and redistribution are an essential part of this equation. Stimulus can come in many forms. Whose spending do we want to direct the economy?

Neoliberal policies have led to an education crisis. Teachers have been greatly affected: salaries have been cut, teaching conditions have worsened, and the job has been demeaned and denigrated. Neoliberal ideology is so strong that a recent World Bank book on education reform put a picture of a teacher sleeping in the classroom on its cover. Neoliberals generally are very critical of workers and seem to hate unions, especially in education.

In the short run, we need to challenge the attack on government, on government workers, on teachers in particular. Government needs to recover its role of watchdog on the market, of curbing the natural and inevitable excesses of capitalism. In the long run, we need a new economic system, a new approach to both public and private sectors. Neoliberalism is based on the unrestrained greed of the unconstrained market. Even if we are able to constrain the market more, a system based on self-interest naturally leads to greed. We need systems based on a more participatory democracy in government as well as in the private sector. We need an educational system that supports such a transformation.

Internacional de la Educación, 04/06/12

Ernesto Ekaizer: Indecentes. Crónica de un Atraco Perfecto

IndecentesErnesto Ekaizer: Indecentes. Crónica de un Atraco Perfecto

Fecha de publicación: 22/05/2012
192 páginas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-670-0744-2

Una crónica de la disolución ética y de la desfachatez moral que ha llevado a España y a Europa a una crisis sin precedentes y que señala a sus autores intelectuales, económicos y políticos.

La burbuja del dinero fácil facilitó el frenesí especulativo de una España onírica. Todo parecía estar atado y bien atado para siempre… hasta que el sistema capitalista protagoniza el bandazo histórico actual. En esta curva violenta, tan peligrosa como prolongada, se ha caído toda una realidad. Ya nada volverá a ser no tanto lo que era sino lo que parecía ser.

Hay muchas indecencias. La más obvia: la de la corrupción y el pillaje. Pero la más seria, la más profunda, con su secuela económicay social, es la otra, la crisis del sistema. Una crisis en la que aquellos que han sembrado las condiciones para el estallido de la misma (banqueros, políticos, empresarios, especuladores, bancos centrales), son los que actualmente, en una espectacular jugarreta del destino, dictan la hoja de ruta para salir de ella, una hoja en la que “no hay alternativa” si no es pasar factura a los de siempre. Una estafa sobre la estafa. La estafa de la salida de la crisis sobre la estafa de la crisis misma.

Ernesto Ekaizer va hilando esta crónica con información de primera mano, en gran parte inédita, a la que ha tenido acceso a través de entrevistas y debates en varios países a lo largo de los últimos años. El cuadro que se expone ante el lector apunta a quienes pudiendo haber tomado medidas a tiempo, se zambulleron en la euforia: unos por intereses, otros por servilismo y los demás por ignorancia.

D.W. Livingstone and D. Guile (Eds.): The Knowledge Economy and Lifelong Learning. A Critical Reader

Knowledge EconomyD.W. Livingstone and D. Guile (Eds.): The Knowledge Economy and Lifelong Learning. A Critical Reader

Sense Publishers, 2012
The Knowledge Economy and Education volume 4
ISBN 978-94-6091-914-5 hardback USD99/EUR90
ISBN 978-94-6091-913-8 paperback USD49/EUR45
382 pages
Excerpt

This book presents some of the most trenchant critical analyses of the widespread claims for the recent emergence of a knowledge economy and the attendant need for greater lifelong learning.

The book contains two sections: first, general critiques of the limits of current notions of a knowledge economy and required adult learning, in terms of historical comparisons, socio-political construction and current empirical evidence; secondly, specific challenges to presumed relations between work requirements and learning through case studies in diverse current workplaces that document richer learning processes than knowledge economy advocates intimate. Many of the leading authors in the field are represented.

There are no other books to date that both critically assess the limits of the notion of the knowledge economy and examine closely the relation of workplace restructuring to lifelong learning beyond the confines of formal higher education and related educational policies. This reader provides a distinctive overview for future studies of relations between work and learning in contemporary societies beyond caricatures of the knowledge economy. 

The book should be of interest to students following undergraduate or postgraduate courses in most social sciences and education, business and labour studies departments, as well as to policy makers and the general public concerned about economic change and lifelong learning issues.

D. W. Livingstone is Canada Research Chair in Lifelong Learning and Work and Professor Emeritus  at the Ontario Institute for Studies in Education, University of Toronto.

David Guile is Professor of Education and Work at the Institute of Education, University of London.

TABLE OF CONTENTS

Acknowledgements
About the Authors
Preface
General Introduction

SECTION ONE: GENERAL CRITIQUES

Introduction

1 Beyond the Hype: Intellectual Property and the Knowledge Society/Knowledge Economy
Kenneth Carlaw, Les Oxley, Paul Walker, David Thorns, & Michael Nuth

2 Mapping Knowledge in Work: Proxies or Practices?
Chris Warhurst & Paul Thompson

3 A Cultural Political Economy of Competitiveness – and Its Implications for Higher Education
Bob Jessop

4 Debunking the ‘Knowledge Economy’: The Limits of Human Capital Theory
D.W. Livingstone

5 Globalization, Knowledge, and the Myth of the Magnet Economy
Phillip Brown & Hugh Lauder

6 ‘The Art of Knowing’: Social and Tacit Dimensions of Knowledge and the Limits of the Community of Practice
Paul Duguid

7 The Knowledge Economy: Education, Work, and the Struggle to (Re-)Regulate the Distinction between ‘Necessary’ and ‘Free’ Labour Time
Peter Kennedy

SECTION TWO: SPECIFIC CHALLENGES

Introduction

8 Creating and Using Knowledge: An Analysis of the Differentiated Nature of Workplace Learning Environments
Alison Fuller, Lorna Unwin, Alan Felstead, Nick Jewson, & Konstantinos Kakavelakis

9 Professions as Knowledge Cultures
Monika Nerland

10 Object Lessons: Workplace Artifacts as Representations of Occupational Jurisdiction
Beth A. Bechky

11 Improving Work Processes by Making the Invisible Visible
Arthur Bakker, Celia Hoyles, Phillip Kent, & Richard Noss

12 Divergent Working and Learning Trajectories in Social Services: Insights from a Use-Value Perspective
Peter H. Sawchuk

13 Working and Learning in the ‘Knowledge-Based’ Creative and Cultural Sector: Vocational Practice, Social Capital, and Entrepreneurability
David Guile

14 The Learning Worker, Organizations and Democracy
Catherine Casey

15 Education, Globalization and the ‘Voice of Knowledge’
Michael Young

Conclusion

Steven J. Klees, Joel Samoff and Nelly P. Stromquist (Eds.): The World Bank and Education: Critiques and Alternatives

The World Bank and EducationSteven J. Klees, Joel Samoff and Nelly P. Stromquist (Eds.): The World Bank and Education: Critiques and Alternatives
Steven J. Klees, University of Maryland, USA; Joel Samoff, Stanford University, USA; and Nelly P. Stromquist (Eds.) University of Maryland, USA

Sense Publishers, April 2012
ISBN 978-94-6091-902-2 hardback USD99/EUR90
ISBN 978-94-6091-901-5 paperback USD19/EUR17.50
268 pages
Excerpt (PDF)

For more than three decades, the World Bank has been proposing global policies for education.  Presented as research-based, validated by experience, and broadly applicable, these policies are ideologically driven,  insensitive to local contexts, and treat education as independent of international dynamics and national and local economies and cultures.  Target countries, needing resources and unable to generate comparable research, find it difficult to challenge World Bank recommendations.

The World Bank and Education:  Critiques and Alternatives represents a powerful challenge to World Bank proposals. Probing core issues—equity, quality, finance, privatization, teaching and learning, gender, and human rights—highlights the disabilities of neoliberal globalization. The authors demonstrate the ideological nature of the evidence marshaled by the World Bank and the accompanying policy advice.

Addressing key education issues in developing countries, the authors’ analyses provide tools for resisting and rejecting generic policy prescriptions as well as alternative directions to consider. Robert Arnove, in his preface, says, “whether the Bank is responsive to the critiques and alternatives brilliantly offered by the present authors, the book is certain to influence development and education scholars, policymakers, and practitioners around the globe.”

CONTENTS

Foreword
Robert F. Arnove

Abbreviations

Contributors

Introduction

PART I: Framing the Issues

1. For All by All? The World Bank’s Global Framework for Education
Gita Steiner-Khamsi

2. World Bank Poetry: How the Education Strategy 2020 Imagines the World
Bjorn H. Nordtveit

3. The Poverty of Theory. The World Bank’s System Approach to Education Policy
Sangeeta Kamat

4. World Bank and Education: Ideological Premises and Ideological Conclusions
Steven J. Klees

PART II: Learning, Assessment, and the Role of Teachers

5. The 2020 World Bank Education Strategy: Nothing New, or the Same Old Gospel
Angela C. de Siqueira

6. Teachers as Learners: A Missing Focus in “Learning for All”
Mark Ginsburg

7. “Quality’s” Horizons. The Politics of Monitoring Educational Quality
Crain Soudien

8. More of the Same Will Not Do. Learning Without Learning in the World Bank’s 2020 Education Strategy
Joel Samoff

PART III: Research and Policy

9. “All Things Being Equal?” Policy Options, Shortfalls, and Absences in the World Bank Education Strategy 2020
Antoni Verger and Xavier Bonal

10. “Research Shows that …”: Creating the Knowledge Environment for Learning for All
Joel Samoff

11.The Gender Dimension in the World Bank’s Education Strategy: Assertions in Need of a Theory
Nelly P. Stromquist

12. Human Rights in the World Bank 2020 Education Strategy
Salim Vally and Carol Anne Spreen

13. The Strange Non-Death of Neoliberal Privatization in the World Bank’s Educational Strategy 2020
Susan L. Robertson

PART IV: Reshaping the Future

14. Alternatives to the World Bank’s Strategies for Education and Development
Anne Hickling-Hudson and Steven J. Klees

Conclusions

Index

David Harvey: El enigma del capital y las crisis del capitalismo

David Harvey: El enigma del capital y las crisis del capitalismoDavid Harvey: El enigma del capital y las crisis del capitalismo

 

Editorial: Akal
Colección: Cuestiones de antagonismo
Traductor: Juan Mari Madariaga
Materia: Filosofía
ISBN: 978-84-460-3544-2
Dimensiones: 17x24
N.° páginas: 240
Año edición: 2012
Precio sin IVA: 18,75 €
Código: 17877

Durante más de tres siglos el sistema capitalista ha dominado y configurado la sociedad occidental, sufriendo implosiones periódicas en las que pueblos y personas quedaban expuestos a perderlo todo. En este lúcido ensayo el profesor David Harvey recurre a su conocimiento sin rival del capitalismo para preguntarse cómo y por qué puede ser así, y si debe seguir siendo así para siempre. Con una argumentación sólida y documentada, el autor muestra que los episodios esporádicos de crisis en el sistema capitalista no sólo son inevitables, sino también esenciales para su supervivencia; las políticas fiscales y monetarias que no tengan eso en cuenta causarán más daño que beneficio. La esencia del capitalismo es el interés egoísta, y hablar de imponerle regulaciones y moralidad es irracional. El Enigma del Capital presenta una amplia panorámica de la crisis económica actual desde los acontecimientos que llevaron al colapso económico de 2008 hasta hoy y explica la dinámica político-económica del capitalismo. Harvey pronostica el probable desarrollo de la situación actual, describiendo cómo ha evolucionado el capitalismo y cómo se pueden controlar las crisis. Este oportuno y brillante libro abre con soltura y claridad nuevas vías que podrían conducirnos a un orden social sostenible realmente justo, responsable y humano.

Índice

Preámbulo

I. EL TERREMOTO
II. CÓMO SE REÚNE EL CAPITAL
III. EL CAPITAL BUSCA TRABAJO
IV. EL CAPITAL ACUDE AL MERCADO
V. LA EVOLUCIÓN DEL CAPITAL
VI. LA GEOGRAFÍA CAMBIANTE DEL CAPITALISMO
VII. DESTRUCCIÓN CREATIVA DEL TERRITORIO
VIII. ¿QUÉ HACER? ¿Y QUIÉN LO VA HACER?

Epílogo
Apéndices
Fuentes y lecturas recomendadas

Juan José Millás: Chantajes

Juan José Millás: Chantajes

El Estado ha devenido en el brazo armado de los mercados, verdaderos responsables políticos de la acción gubernamental. Vuéleme usted este quirófano, le dicen al Gobierno, vuéleme esta residencia de ancianos, este hospital, esta infraestructura. Póngame usted una bomba en la universidad, en este centro de investigación, en aquel instituto de enseñanza media y en este conjunto de guarderías públicas. Arranquen los tubos de la diálisis a este enfermo del riñón y déjenlo morir, supriman el tratamiento a aquel enfermo de sida y abandónenlo a su suerte, anulen o modifiquen las leyes relacionadas al dorso, que limitan nuestras actividades. No olviden amnistiar periódicamente a nuestros delincuentes económicos y dótennos de cuantos subterfugios legales sean precisos para pagar menos impuestos que nuestros mayordomos. Pueden seguir montando sus festejos electorales a condición de no olvidar quién manda. Fíjense en Zapatero, cuya voluntad doblegamos en una sola noche. Entró en el zulo como un hombre de izquierdas y unas horas después estaba modificando la Constitución y congelando el sueldo de los pensionistas, como le habíamos pedido. En cuanto a Rajoy, pobre, creía que por pertenecer a la derecha liberal iba a recibir un trato privilegiado, y lo primero que hicimos fue hundirle la Bolsa y subirle la prima de riesgo, para que aprendiera. En cuatro meses le hemos obligado a limpiarse públicamente el culo con su programa electoral y acaba de comenzar el proceso de nacionalización de las pérdidas sin abandonar por eso el de la privatización de las ganancias (la socialización del sufrimiento, que decía ETA). El lunes pasado lo mandamos a la radio para que se confesara dispuesto a incumplir cuanto había prometido o pudiera prometer en el futuro. Y todo ello sin necesidad de ponernos en huelga de hambre, como de Juana Chaos.

Mercados mafiosos

El País, 11/05/12

José Carlos Bermejo Barrera: Los tres capitalismos: del mercado al casino

CapitalismoJosé Carlos Bermejo Barrera: Los tres capitalismos: del mercado al casino

Se llama capitalismo a un sistema económico en el que todos los bienes y servicios pueden ser medidos, comprados y vendidos con dinero, y en el que la propiedad privada de los bienes de consumo y los medios de producción está garantizada por la ley. La propiedad privada, el dinero y el mercado libre son pues sus tres bases. Hubo diferentes clases de capitalismo: el mercantil, en el que el comercio fue la base de la riqueza, y el industrial, que comenzó a fines del siglo XVIII, en el que el dinero convertido en capital se transformó en un elemento clave de la producción. Ese capitalismo, que generó la mayor explosión de creación de riqueza conocida en la historia, todavía perdura, pero según los economistas está siendo amenazado por dos nuevas clases de capitalismo: el capitalismo totalitario chino y el capitalismo financiero global, llamado capitalismo de casino.

En el capitalismo productivo o industrial habría tres factores en la creación de la riqueza: el trabajo, el capital y la renta. Una fábrica no funciona sin trabajadores, a ellos corresponde parte de la riqueza producida con el cobro de sus salarios; otra corresponde a los propietarios de la misma, que cederán una parte a quienes le prestan el capital necesario para producir. Se distingue por ello el capital productivo del financiero, que sería el de los bancos. El capital productivo crea, compra y vende mercancías; el capital financiero sólo compra y vende dinero. En el primero de ellos los beneficios suelen ser menores y requieren su tiempo, mientras que en los mercados financieros los beneficios pueden ser astronómicos y casi instantáneos.

Desde el siglo XIX se vio que las rentas del capital y el trabajo eran antagónicas: si ganaban más los obreros ganaba menos el patrón y viceversa. Marx creyó que, por una ley económica, los obreros irían ganando cada vez menos y por eso moriría el capitalismo. En eso se equivocó. En el siglo XX el capitalismo pudo crecer gracias al aumento de los salarios de los trabajadores, que son a su vez los consumidores. Henry Ford decidió pagar a sus obreros el astronómico salario de 5 dólares diarios cuando se convenció de que esa sería la única manera de que ellos mismos compraran su modelo T. El capitalismo renació creando la sociedad de consumo: se producirá más porque se podrá consumir más con buenos salarios.

Pero la situación ha cambiado. Hoy en día se dice que la economía sólo puede funcionar con salarios bajos, aunque se frene el consumo. Si lo que se produce se destina a un mercado exterior eso no importaría. Eso es lo que ocurre en el capitalismo totalitario chino, con sus salarios medios de unos 100 euros, sin libertad sindical, política ni de expresión, con una industria depredadora del medio ambiente, gracias a lo cual se crece a un ritmo disparatado y se acumulan ingentes beneficios que se invierten fuera del país. Este es un nuevo modelo de capitalismo que algunos empresarios desean y que funciona mientras otros países tengan salarios que permitan consumir la riqueza creada en China, colapsándose cuando todos los trabajadores del mundo sean igual de pobres.

Unido a él está el capitalismo de casino que sólo compra y vende dinero a nivel global y a velocidad de vértigo gracias a internet y el mercado continuo. En él el capital no tiene patria ni principios, sólo busca beneficios instantáneos. Da igual comprar bonos basados en hipotecas basura que deuda pública, moneda de distintos países o futuros del petróleo o los alimentos. Sus inversores son cosmopolitas que se mueven en un mercado tan complejo que necesitan ser asesorados por las agencias de calificación que sólo dicen dónde es mejor invertir en cada momento. Eso es a lo que nuestros políticos llaman “los mercados”, a los juegos de especuladores internacionales que han convertido la economía en una ruleta rusa, que están consiguiendo poner de rodillas a los gobiernos del mundo y que acabarán por darle la razón a Marx y a Lenin, ya que con su avaricia conseguirán acabar con el capitalismo, gracias a esa macrocrisis financiera global que Lenin gustaba imaginarse cuando estaba ilusionado.

Manuel Castells: #12M15M

Manuel Castells: #12M15M
Los meses pasan, la situación empeora y los gobiernos siguen indiferentes a la protesta aplicando las recetas de la austeridad

¿Pero no estaba muerto y enterrado el 15-M? ¿No había degenerado en violencia callejera de la que ya se encarga la policía? ¿No se habían convertido los más sensatos en asociación legal Democracia Real Ya! debidamente registrada en el Ministerio del Interior? ¿Qué queda de ese movimiento espontáneo, multitudinario y creativo que contó durante meses con el apoyo moral de tres cuartas partes de los ciudadanos?.

Pronto lo sabremos. En las redes sociales circula ya el llamamiento para una manifestación local y global el 12 de mayo, junto con miles de personas alrededor del mundo, con el lema "Unidos por un cambio global", reactivando la protesta que movilizó a millones en 951 ciudades y 82 países el 15 de octubre. Y es que este es un movimiento rizomático, con múltiples nodos cambiantes y autónomos, que vive en las redes sociales en internet y entre la gente, que mantiene el fuego de la indignación mientras las cosas sigan como siguen y que aparece, desaparece y reaparece en el espacio público para palpar su existencia y elaborar un proyecto de cambio social. Al ser un movimiento sin jefes, basado en la horizontalidad y la participación, sin normas ni programa, supera cualquier circunstancia. Ni se crea ni se destruye, se transforma. Incluso sobrevive al peligro de los movimientos sociales: su autodestrucción por peleas internas.

Pero lo que es la práctica usual del izquierdismo no afecta al 15-M. Por eso cuando hace unos días Fabio Gandara, un veterano del movimiento, y otras personas se impacientaron y crearon una asociación DRY para actuar en nombre del movimiento, saltó la alarma en las redes sociales. Tal decisión, tomada de forma poco clara y minoritaria según el parecer de la mayoría de los nodos locales de DRY, contravenía los principios de democracia asamblearia sobre los que se funda el 15-M. Pero, tras un momento de irritación inicial, se adoptó la actitud de que cada uno hace lo que quiere y no pasa nada. La declaración de DRY de Valencia el 25 de abril oponiéndose a la idea de asociación firmaba "Democracia Real Ya! (el objetivo, no la marca)" porque no hay marca, no se puede apropiar lo que no tiene propietario. El 15-M es de la gente que sale a la calle y debate en la red, en cada momento, cada una con sus razones, reivindicaciones, ideales y manías. Por eso no es ni será un partido ni nada parecido. Y tampoco hay problema, a menos que haya trols por medio, porque gente de buena fe decida ir por otro camino hacia objetivos ampliamente compartidos. Es una red abierta, no una burocracia cerrada.

Mucho más grave es el otro peligro con el que se enfrenta el 15-M. Su deslegitimación en la mente de los ciudadanos por la los intentos de criminalizarlo mediante su asimilación a "los violentos". ¿Quiénes son esos violentos? No se sabe bien, excepto que son muy pocos y que son rechazados por la inmensa mayoría de los participantes en el movimiento. Porque el 15-M es, desde su origen, explícitamente no violento. Y lo ha demostrado en la práctica reiteradamente sufriendo las golpizas de la policía sin enzarzarse en enfrentamientos masivos que hubieran podido degenerar. Es esencial que dicha actitud continúe, pues la estrategia más eficaz para desconectar el movimiento de su referencia al 99% es precisamente provocar hasta que la televisión pueda ofrecer imágenes de caos, violencia, destrozos y sangre que aparten a los ciudadanos de aquellos que se atreven a manifestarse diciendo lo que muchos piensan. No será fácil evitarlo. Porque la policía parece ineficaz para hacer algo tan sencillo como intervenir de inmediato selectivamente en cuanto se quema el primer contenedor o se apedrea el primer banco. En lugar de pescar con red y llevarse a cualquiera que pasara por allí.

Pero sobre todo no será fácil contener la rabia de la gente porque los meses pasan, la situación empeora por momentos y los gobiernos siguen indiferentes a la protesta aplicando arrogantemente las recetas de la austeridad y haciendo pagar a las personas la crisis que, en la visión de los indignados, fue cosa de financieros y políticos, cubriéndose luego los unos a los otros. La vía institucional de debate ciudadano está cerrada. El rodillo parlamentario se aplica automáticamente. El PSOE, tras haber iniciado el desaguisado, sigue en encefalograma plano. Los sindicatos ladran pero no muerden, o quizá ya no tienen dientes. Los medios están mediatizados y buscando comprador. Y ministerios y autonomías se dedican con fruición al recorte creativo a ver qué más sacrificios humanos pueden ofrecer al dios de los mercados que sigue sin confiar en la deuda española, tanto pública como privada. Como no queda otra alternativa, miles saldrán a la calle el 12 de mayo. Y como siguen buscando nuevas formas de democracia se proponen deliberar, de nuevo, en las plazas públicas tres días. Ahí es donde las autoridades de turno los esperan. Prohibido ocupar cualquier espacio público. La alternativa entonces está entre irse a casa tras el desahogo y todo sigue igual o afirmar el derecho de reunión y debate y que se produzcan enfrentamientos violentos que permitan criminalizar al movimiento.

Si hubiera talante democrático en la clase política podrían dejar que los ciudadanos se encuentren en sus ágoras tres días, deliberen y propongan. Y tratar de reconectar la sociedad con las instituciones. Pero partidos y gobiernos son visceralmente opuestos a un movimiento que les niega su legitimidad. O bien entran en los cauces preestablecidos, precisamente aquellos denunciados por el movimiento como reglas tramposas, o se condena la protesta a la marginalidad seguida de represión. Tendrán que ser creativos los indignados para salir de ese dilema. Tendrán que imaginar formas de desobediencia civil protegidas por la ley. Tendrán que mostrar flexibilidad en sus tiempos y espacios de deliberación asamblearia. Tendrán que construir sus canales de comunicación directa con la ciudadanía. Recordando que cada día que nos vamos hundiendo en la crisis se van cargando de razón.

La Vanguardia, 05/05/12

Outras novas relacionadas:

Diane Ravitch: The People Behind the Lawmakers Out to Destroy Public Education: A Primer

Diane Ravitch: The People Behind the Lawmakers Out to Destroy Public Education: A Primer
What You Need To Know About ALEC

Since the 2010 elections, when Republicans took control of many states, there has been an explosion of legislation advancing privatization of public schools and stripping teachers of job protections and collective bargaining rights. Even some Democratic governors, seeing the strong rightward drift of our politics, have jumped on the right-wing bandwagon, seeking to remove any protection for academic freedom from public school teachers.

This outburst of anti-public school, anti-teacher legislation is no accident. It is the work of a shadowy group called the American Legislative Exchange Council, or ALEC. Founded in 1973, ALEC is an organization of nearly 2,000 conservative state legislators. Its hallmark is promotion of privatization and corporate interests in every sphere, not only education, but healthcare, the environment, the economy, voting laws, public safety, etc. It drafts model legislation that conservative legislators take back to their states and introduce as their own "reform" ideas. ALEC is the guiding force behind state-level efforts to privatize public education and to turn teachers into at-will employees who may be fired for any reason. The ALEC agenda is today the "reform" agenda for education.

ALEC operated largely in the dark for years, but gained notoriety because of the Trayvon Martin case in Florida. It turns out that ALEC crafted the "Stand Your Ground" legislation that empowered George Zimmerman to kill an unarmed teenager with the defense that he (the shooter) felt threatened. When the bright light of publicity was shone on ALEC, a number of corporate sponsors dropped out, including McDonald's, Kraft, Coca-Cola, Mars, Wendy's, Intuit, Kaplan, and PepsiCo. The Bill & Melinda Gates Foundation said that it would not halt its current grant to ALEC, but pledged not to provide new funding. ALEC has some 300 corporate sponsors, including Walmart, the Koch Brothers, and AT&T, so there's still quite a lot of corporate support for its free-market policies. ALEC claimed that it is the victim of a campaign of intimidation.

Actualización del programa de Estabilidad 2012-2015

Actualización del programa de Estabilidad 2012-2015

Medidas de contención del gasto en el ámbito educativo, contenidas en el RD-Ley 14/2012, de 20 de abril, con un ahorro de unos 4.000 millones de euros anuales, que afectarían tanto a las partidas de personal, consumos intermedios como otros ingresos corrientes. Entre las medidas en cuestión se incluyen el aumento de las horas lectivas del personal docente; la reducción de las ratios alumnos profesor en las enseñanzas primaria, secundaria y bachillerato; la revisión del régimen de dedicación del profesorado universitario; la congelación del desarrollo reglamentario del aumento de la edad de jubilación del personal docente e investigador universitario hasta los 75 años; aproximar los precios públicos de los servicios académicos a su coste, lo que implicaría introducir recargos en tasas y matrículas; incorporar el principio de estabilidad presupuestaria a las Universidades; limitación de la incorporación de personal de nuevo ingreso a las Universidades; eliminación de la posibilidad de crear nuevos complementos retributivos o retribuciones variables; racionalizar el número de titulaciones de grado que pueden reconfigurarse mediante la cooperación universitaria y toma en consideración en la organización de la docencia de factores como el número mínimo de alumnos; modificar los criterios de nombramiento de sustitutos y cobertura de las bajas inferiores a 10 días con los recursos propios del centro; eliminar/suspender la obligatoriedad de ofrecer al menos dos módulos de Bachillerato en los términos previstos en la LOE y aplazar la implantación de los módulos de 2.000 horas previstos en la LOE para los ciclos formativos de Grado Medio y Grado Superior. Se considera que alrededor de un tercio de los efectos de este plan serán ya visibles en 2012, mientras que en 2013 entrará en pleno funcionamiento. (ps. 44-45)

Medidas de control en el ámbito educativo, algunas de las cuales irían anticipando las medidas más amplias que se contemplan desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte antes descritas. En concreto, se procederá a la eliminación de los complementos de ampliación de jornada y atención continuada, eliminación de actividades extraescolares, reducción de las sustituciones, al incremento de la jornada laboral de los interinos, al aumento del número de alumnos por clase, la optimización del ahorro lectivo, desdobles de unidades en centros educativos docentes, reducciones de las plantillas, supresión de la paga extraordinaria de antigüedad y supresión de programas y aulas de convivencia. (ps. 45-46)

Juan José Millás: Un sindiós

Juan José Millás: Un sindiós
Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir

Desde que los ministros de Rajoy, en especial Montoro y Ana Mato, decidieron explicar didácticamente los porqués de la demolición del Estado, entendemos las cosas mucho mejor. He aquí un resumen, claro como el agua, de sus argumentos: Se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. Se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. En cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. No es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. Dentro de esta lógica implacable, huimos de los periodistas para dar la cara y convocamos ruedas de prensa sin turno de preguntas para responder a todo. Nadie que tenga un poco de buena voluntad pondrá en duda por tanto que hemos autorizado la subida del gas y de la luz a fin de que resulten más baratos y que obedecemos sin rechistar a Merkel para no perder soberanía. A no tardar mucho, quizá dispongamos que los aviones salgan con más retraso para que lleguen puntuales. Convencidos de que el derecho a la información es sagrado en toda democracia que se precie, vamos a tomar RTVE al asalto para mantener la pluralidad informativa. A nadie extrañe que para garantizar la libertad, tengamos que suprimir las libertades.

El País, 27/04/12

Manfred B. Steger y Ravi K. Roy: Neoliberalismo: Una breve introducción

NeoliberalismoManfred B. Steger y Ravi K. Roy: Neoliberalismo: Una breve introducción

Alianza Editorial
Rústica Fresado
12 x 18 cm.
240 Páginas
I.S.B.N.: 978-84-206-5283-2
Código: 3406208
10,00 € IVA incluido
Mayo 2011

Aunque acuñado por primera vez en Alemania tras la Primera Guerra Mundial, sólo en los últimos veinticinco años –encarnado por rostros visibles que van desde Ronald Reagan y Margaret Thatcher a Bill Clinton y George W. Bush, o desde Tony Blair a, en España, José María Aznar– el término "neoliberalismo" ha adquirido un uso más corriente, designando por lo general las políticas relacionadas con la desregulación de las economías nacionales, la liberalización del comercio o la creación de un mercado global único. Manfred B. Steger y Ravi K. Roy ofrecen en esta breve introducción una panorámica de los orígenes, la evolución y las principales ideas de esta corriente ideológica y económica capaz de adaptarse a los más diversos ámbitos y contextos, pero cuyas presuntas bondades, alimentadas en los años de euforia y voracidad financieras, se han visto cuestionadas por la reciente crisis económica que ha revelado las carencias del modelo económico global y que ha colocado al mundo ante una encrucijada decisiva.

Manfred B. Steger es Profesor de Global Studies y Director del Globalism Research Centre en la Royal Melbourne Institute of Technology, así como Senior Research Fellow en la Globalization Research Center de la University de Hawai’i-Manoa.

Ravi K. Roy es lector en la Global Studies de la Royal Melbourne Institute of Technology.

Índice

Prólogo
1. ¿Qué hay de "nuevo" en el liberalismo?
2. La primera oleada neoliberal: la década de 1980. Política económica de Reagan y thatcherismo.
3. La segunda oleada neoliberal: la década de 1990. Clinton y la globalización del mercado; la "Tercera Vía" de Tony Blair.
4. Neoliberalismo y desarrollo asiático.
5. El neoliberalismo  en América Latina y África.
6. Crisis neoliberales: la primera década del siglo XXI y el futuro próximo.
Bibliografía utilizada
Tablas y mapas
Lista de ilustraciones
Índice analítico

Joan Subirats: Lo que acaba y lo que empieza

Joan Subirats: Lo que acaba y lo que empieza
El capitalismo ha demostrado su adaptación a lo largo de siglos, pero ahora tiene que asumir que la colaboración es mejor que la competencia, y eso duele

Las noticias se suceden sin cesar. Casi todas malas. Reflejan la imposibilidad de seguir como estamos si no cambiamos. El problema es que, los que deciden ahora, tras acusar a los de antes (que también eran ellos) de incrementalismo desenfrenado, practican un decrementalismo ciego y sin horizonte, del tipo “hacer lo mismo con menos”, sin entender que todo se mueve. Es cierto que llegamos tarde y mal al “Estado de bienestar”. Tarde, porque murió Franco en 1975, justo cuando se acababa el periodo de los 30 años gloriosos de las políticas de bienestar social. Mal, porque venimos de una larguísima tradición en la que lo público se confunde con lo que no es de nadie, y si es de alguien, ese alguien tiende a aprovecharse del ratito en el que está al mando. Tantos años de autoritarismo y mano dura terminaron convenciendo a la gente que cuanto menos te ocupes de lo colectivo mejor, y si te acercas a los que mandan será para ver qué sacas. Los más de 30 años de democracia, marcados por una transición mal resuelta y olvidadiza, no han alterado mucho el panorama. Acostumbraron a la gente a hacer de clientes de los servicios públicos, sin entender que su calidad y permanencia depende también de su implicación y protagonismo en los mismos. A los que han ido mandando les ha ido bien confundir cada demanda social con una necesidad pública que incluir en un presupuesto siempre incremental. Y, mientras, en Europa, desde la década de 1980 se establecieron cautelas económicas, amortiguadores y válvulas de implicación social en los servicios públicos, y se ha seguido invirtiendo en educación a lo largo de la vida. Aquí manteníamos el tipo, crecíamos con el ladrillo y seguíamos desatendiendo la formación de adultos, confundiendo educación con enseñanza.

Ahora, la confusión es general. Los que mandan nos acusan de irresponsables, de vagos y de manirrotos. Los mandados decimos que ellos más. Nadie parece tener la culpa de nada. Pero las cuentas no salen. Los más ricos se han organizado para no pagar, y con los que estamos más controlados, se está llegando al límite. Y, como acostumbra a pasar, los más nuevos (jóvenes e inmigrantes), los que menos capacidad tienen de quejarse y de hacerse oír (parados, ancianos, mujeres) son los que más acumulan problemas y palos. Lo cierto es que han de cambiar muchas cosas en la parte del gasto, pero lo más grave y más estructural está en la caída de ingresos. Y eso, tal como están las cosas y como funciona el mundo mundial, no tiene pinta de arreglarse ni de ser coyuntural. Y lo peor es que cada día que pasa comprobamos que los que dicen mandar no mandan, y que, además, nadie sabe hacia dónde nos dirigimos.

Mientras, las cosas van muy deprisa. Está en marcha la tercera revolución industrial (The Economist), tras las que supusieron la transformación de la industria a finales del XVIII y la que instauró el trabajo en cadena propiciando la producción masiva a inicios del XX. El cambio digital va a permitir, está permitiendo ya, la producción distribuida y colaborativa, acabando con la necesidad de espacios de intermediación y concentración fabril, de la misma manera que la producción y distribución de conocimiento, la creación compartida a escala global, está acabando con enciclopedias, editoriales, periódicos y universidades en sus versiones tradicionales. Las impresoras 3D, el crowdfunding, Wikipedia, Arduino o el Do it yourself son expresión de una nueva realidad que tercamente reclama su lugar en un escenario que resiste sin alternativas. El capitalismo ha demostrado su adaptación a lo largo de siglos, pero ahora tiene que asumir que la colaboración es mejor que la competencia, y eso duele. El poder político y sus instituciones siguen utilizando principios como la jerarquía y la distribución de competencias para hacer funcionar sus entramados clientelares y burocráticos. El estatus y el organigrama son sus mejores argumentos. Y mientras, todo se horizontaliza, se constatan las ventajas sociales y colectivas de los códigos abiertos y van surgiendo iniciativas de apoyo mutuo y de nueva institucionalidad aquí y allá. Y al poder instituido le va quedando solo la autoridad y la fuerza. No va a ser fácil, ni tampoco indoloro, pero lo que empieza irá abriéndose camino.

El País, 21/04/12

Alfredo Zaiat: Marca España

RajoyAlfredo Zaiat: Marca España

Una economía a la deriva, un gobierno conservador abrumado, un deterioro sociolaboral impactante, un sistema bancario al borde del colapso, una elite empresaria inmune y una política de “austeridad”, como denominan a lo que se conoce como ajuste neoliberal. Esta es hoy la “Marca España”. Un sentido diferente a la presuntuosa propaganda que Mariano Rajoy tiene previsto presentar en el Congreso como sello de calidad que asocie al país con la expansión de sus empresas, a iniciativas culturales y de cooperación en el exterior. La situación de España se encuentra en el mismo punto de desesperación de la de Grecia en 2010. Nuevo gobierno, agresivos recortes presupuestarios, respaldo financiero del Banco Central Europeo, la Comisión Europea (Alemania) y el Fondo Monetario Internacional, protestas sociales, versiones de megapaquetes de rescate para salvar bancos, ataques especulativos sobre su deuda y un default ordenado que se acerca. El recorrido griego ya se conoce, y sólo la Europa dominada por la prepotencia alemana persiste en esa política que hoy tiene a España en la cornisa.

La principal diferencia con el desastre griego es que la clase dirigente política y empresaria en España está padeciendo el síndrome de nuevo rico en quiebra. Ya no son lo que se imaginaban que eran al desmoronarse la economía basada en la especulación inmobiliaria, en servicios financieros y de turismo y en las crecientes ganancias provenientes de la Segunda Conquista de América en los noventa. Esto último es lo único que les queda del modelo tan elogiado por analistas y economistas de la ortodoxia. Las utilidades de las filiales latinoamericanas de las corporaciones españoles son el flotador en medio del naufragio. El Banco Santander, que en 2011 tuvo un beneficio neto 35 por ciento menor al año anterior, contabilizó en Latinoamérica más de la mitad de sus ganancias totales. La española Telefónica, que registró una caída de 69 por ciento en sus utilidades globales por el fuerte ajuste en su país, aumentó en ese mismo período 18 por ciento sus ventas en la región, donde reúne casi 195 millones de clientes y casi la mitad de sus ganancias.

Distribuir contido