Neoliberalismo

Paco Puche et al.: Multinacionales y movimientos sociales: resistir al "lobby oculto"

Paco Puche et al.: Multinacionales y movimientos sociales: resistir al "lobby oculto"
Paco Puche, Federico Aguilera Klink, Óscar Carpintero, José Manuel Naredo y Jorge Riechmann

En este creciente auge del simulacro sobre lo real, fundamental para las nuevas formas de ejercer y legitimar el poder, juega un papel clave la industria de la comunicación, ‘Public Relations’… Una actividad que se especializa en la "ingeniería del consenso" como forma de ampliar mercados y crear un clima político-social propicio a la expansión de las grandes empresas, al tiempo que se ayuda también a desactivar y vencer las resistencias. Una actividad de promover el ‘Business as Usual’ muy amplia que va desde el fomento del patrocinio, la filantropía corporativa, la promoción de grandes eventos y la proyección de marcas hasta la llamada responsabilidad social y ambiental corporativa.

Ramón Fernández Durán

El capital trata de apropiarse de los movimientos ecologistas razonables, para reconvertirlos en domesticados capitalismos verdes o formas de negocio con el agotamiento del planeta.

Pedro A. Prieto

Las citas precedentes proporcionan algunas claves para situar el contexto en el que opera el poder de las grandes empresas en la actualidad. Un poder que se muestra con el propósito de hacer más negocios y, simultáneamente, eliminar las resistencias. Están intentando la cuadratura del círculo: ser, a la vez, saqueadoras y benefactoras de sus damnificados.

Si las multinacionales (J.P. Morgan, Nestlé, Wal-Mart, Monsanto, etc.) tratan de gobernar el mundo es por su necesidad intrínseca de obtener ganancias a interés compuesto, o en progresión geométrica. Desde hace unas décadas han agotado la capacidad autorregenerativa del planeta, se encuentran con un "mundo lleno", por lo que ahora más que nunca han de ir a la búsqueda de todo lo explotable. En estas circunstancias, actúan por desposesión de los últimos vestigios de autonomía de los pueblos: los bienes y usos comunes, los inmateriales, la vida y la dignidad de las gentes.

Buen ejemplo de todo esto que decimos, no es solo la profunda crisis mencionada, sino las nuevas formas con las que este capitalismo senil se reviste para poder caer, subrepticiamente, como un enjambre de langostas en la última frontera del beneficio.

El caso de las semillas de los cultivos es una buena muestra de la necesaria rapacidad del sistema. Lo resume muy bien Silvia Pérez-Vitoria cuando dice que: "entre el 60% y el 80% de la población agrícola del mundo vive en unidades de producción de pequeño tamaño (…). Es a estos campesinos que las multinacionales quieren robarles las plantas susceptibles de ser patentadas". (1)

El sistema necesita con urgencia, además de su plan A (seguir con los negocios como lo hace habitualmente: business as usual), un plan B (la conquista del alma de las gentes y de las resistencias sociales (2)). Pues tampoco es tan poderoso como aparece a primera vista, porque si lo fuera no tendría necesidad de invertir tantos millones de dólares en Responsabilidad Social Corporativa (RSC), lavado verde, lobbying, publicidad y clientelismo a través de ONGs leales a sus intereses (3).

Matt Taibbi: Cleptopía: Fabricantes de burbujas y vampiros financieros en la Era de la Estafa

CleptopíaMatt Taibbi: Cleptopía: Fabricantes de burbujas y vampiros financieros en la Era de la Estafa

Editorial Lengua de Trapo, 2011
Prólogo: Pablo Bustinduy
Traducción: Pablo Bustinduy
400 págs.
ISBN 978-84-8381-114-6
20.80 €.

Considerado por buena parte de la crítica norteamericana (Time, The Washington Post, The New York Times...) uno de los mejores libros sobre las razones de la crisis financiera actual, Cleptopía es un preciso relato, lleno de humor negro y no poca mala leche, de los acontecimientos, y también de los nombres y apellidos, que llevaron a la caída y posterior salvamento público de la economía norteamericana. Desde la historia de ese «capullo» de Alan Greenspan hasta la estafa de Obama con la ley sanitaria, pasando por las subprime, la salvaje especulación en los mercados de alimentos y, claro, el mafioso comportamiento de la banca –empezando por Goldman Sachs–... nadie ni nada queda al abrigo de la poderosa escritura de Matt Taibbi y del descarnado retrato que hace de la sala de máquinas del capitalismo financiero y de su domino sobre la política contemporánea. Si alguien quiere saber qué pasó –y quién hizo que pasara– en la última y todavía presente crisis económica, este es el libro... que se lee, además, como una buena novela.

La crítica dice...

«Uno de los mejores libros que ha aparecido sobre la crisis financiera y sus razones ocultas (...) observación política afilada, especialización financiera traducida al lenguaje común, prosa cómica y una cantidad apabullante de indignación ante la estafa» (Público)

«El libro a leer si uno quiere entender qué leches ha pasado con la crisis, y cómo unos cuantos estafadores en entidades privadas se han quedado con nuestro quesito. El libro a esgrimir en las narices del próximo que suelte la frasecita de `no hay dinero´ (sí lo hay, pero se lo han llevado unos banqueros timadores). El mejor ensayo que he leído en los últimos cinco años: informativo, fiero, tronchante» (Kiko Amat)

«La ágil prosa de Taibbi está articulada con la irreverencia justa y con un ingenio que le permiten llegar a lectores no especializados, pero da detalles suficientes como para satisfacer al lector especializado en economía. Recomendado para cualquiera que esté interesado en entender la economía y en cómo se ha convertido en lo que es hoy» (Donna L. Davey, NYU)

«Cleptopía es la más lúdica y comprensiblemente cabreada descripción de lo que ha sucedido y sucede en la economía de nuestro país» (Seattle Post)

«Taibbi hace una crónica de la corrupción del proceso político con indignación y humor negro. ¿En resumen? Enfádate, pero culpa a los verdaderos culpables» (Time)

«Taibbi escribe en un estilo descarado y desdeñoso que le da a su trabajo la calidad de uno de los grandes» (GQ)

«Un asombroso recuerdo del poder de la buena escritura» (Ezra Klein, Washington Post)

«Una exploración despiadada e inquietante, con gran poder de penetración, de las causas del trauma que acabó con la seguridad económica de millones de hogares estadounidenses. . . una acusación a gran escala de Wall Street y Washington» (The New York Times Book Review)

"...una aportación a la perspectiva más negra que presenta el actual estado de cosas, basada en una descripción detallada y convincentes argumentos del colapso y corrupción de la política de su país, orientada a una estafa colosal en toda regla. Es decir, convertida en un servomecanismo del verdadero gobierno que no es otro que el de las empresas financieras, aliados en la misión de asestar el golpe final a las ideologías, a la democracia e incluso al capitalismo de libre competencia (...)A estas alturas, la fotografía del mundo que muestra el autor la hemos visto en bastantes ocasiones, puede que en demasiadas, aunque quizá no tan pormenorizada ni tan respaldada por hechos y datos, siempre presentados de forma asequible" (Alejandro Gándara, elmundo.es)

Dave Hill: Fighting neo-liberalism with education and activism

Dave Hill: Fighting neo-liberalism with education and activism

This is a revolutionary period in world history. The collapse of finance capitalism, the bankers’ bailouts across the globe, the continuing bankers’ bonuses, and the intrinsic problems of finance capitalism have, under current `bourgeois’ parliamentarist rule, resulted in ordinary families, workers and communities,`paying for the crisis’. All this, while the national and international capitalist classes and organisations impose austerity capitalism on a reeling public and public educational, social, health and welfare systems. This `austerity capitalism’ has led to an eruption of discontent-against political, economic and financial dictatorship, through the Arab Spring, the indignados in Spain, the Occupy movements throughout the world, and the million strong protests against the 13 Feb 2012 austerity programme enforced by the international capitalist `troika’ (European Central bank, International Monetary Fund, and the European Commission) on the Greek people.

These developments raise questions about the nature of bourgeois capitalist parliamentarist democracy as much as they do about the nature and morality and cruel impacts of capitalist economy -- of life under/within capitalism. They also raise questions about social and economic inequality, meritocracy, equality and egalitarianism, and the role of education and of political activism. 

A question that must be asked is how does the socio-economic and political system of a country work in complicity with the corporate media and how does this impact the school system? There is no automatic mechanistic and deterministic relationship between an economic structure, such as the capitalist economic structure and resulting social relationships on the one hand, and society’s social and political structures on the other. But there is a relationship, even if not mechanistic and unproblematic. There is resistance, at various levels, by individuals, by groups, in what is a permanent `culture war’ between the ideas of the ruling capitalist class and their mouthpieces, and resistant, counter-hegemonic individuals and groups, such as students, critical intellectuals, and organizations such as workers’ organizations (though many have been `incorporated’ into the system).

‘Universidades y Normativas de Permanencia. Reflexiones para el futuro’

‘Universidades y Normativas de Permanencia. Reflexiones para el futuro’

La ANECA y la Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Españolas han presentado hoy el informe ‘Universidades y Normativas de Permanencia. Reflexiones para el futuro’, un análisis sobre la situación en la que se encuentran actualmente estos reglamentos en las diferentes universidades públicas españolas. 

La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y la Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Españolas (CCS) han presentado hoy en Madrid el informe ‘Universidades y Normativas de Permanencia. Reflexiones para el futuro’ , un análisis sobre la situación en la que se encuentran actualmente estos reglamentos en las diferentes universidades públicas españolas. Su finalidad es ofrecer recomendaciones y herramientas que sirvan de ayuda a los Consejos Sociales y a las Universidades para analizar y adaptar las actuales normas de permanencia y progreso al nuevo escenario que se ha abierto en el ámbito universitario con la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior.

El estudio elaborado por ANECA refleja la conveniencia de establecer sistemas más precisos y detallados que, aplicados con mayor flexibilidad para atender a situaciones particulares, faciliten un mejor aprendizaje y un mayor aprovechamiento de los recursos públicos que la sociedad pone a disposición de las Universidades Públicas, una necesidad que se acentúa en la coyuntura actual.

El acto ha sido presidido por Amparo Camarero, secretaria general de Universidades del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; Joaquín Moya-Angeler, presidente de la CCS; y Zulima Fernández, directora de ANECA.

Tras analizar las distintas normativas vigentes, el informe predice que a mayor requerimiento en el número de créditos y matrículas, mayor es el rendimiento académico y la eficiencia de los recursos.  Por ello, ANECA recoge los puntos clave de las normativas como elemento de reflexión que permitan diseñar unas reglas mejor adaptadas a la realidad universitaria actual con el objetivo de mejorar el sistema de enseñanza superior español.

Créditos mínimos y máximos

El estudio recomienda analizar el establecimiento de una mayor concreción de aspectos como el agotamiento de convocatorias, créditos mínimos a superar en el primer curso y posteriores, o fijar unos máximos de matriculación. Todo ello, acompañado de una detallada relación de elementos de flexibilidad para situaciones especiales, y de un procedimiento claro y de fácil acceso para los estudiantes. Según el informe, el 42% de las normas no establecen agotamiento de convocatoria si no se presenta a una evaluación -lo que suele provocar un alargamiento del tiempo de finalización de los estudios, la mayor parte sólo establecen un número de créditos a superar en el primer curso y ninguna limitación en la matriculación, lo que puede producir en una sobrematriculación y la no presentación a evaluaciones.

Los datos recogidos en el análisis reflejan que el 84% de las normativas de progreso y permanencia están adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior pero son muy heterogéneas y la mitad no diferencia la nueva estructura educativa que establece este sistema: grados, máster y doctorados. En el caso de los másteres además, las reglas son muy homogéneas sin hacer distinción entre tipos ni complejidad.

Otros aspectos básicos a tener en cuenta en el debate sobre las normativas de permanencia, según el informe, son: regular  la situación de los estudiantes que han comenzado con la anterior ordenación universitaria, disponer de reglas claras ante la movilidad de los alumnos y ante estudios a tiempo parcial o con necesidades especiales.
 
El documento ha sido elaborado mediante la realización de encuestas a 44 universidades públicas, la revisión de las normativas de permanencia vigentes en cada una de ellas, y el análisis de las memorias de verificación, además de contar con la opinión de expertos en la materia.

Con esta iniciativa la CCS y ANECA quieren promover y fomentar este debate con el fin de mejorar la calidad de la educación superior y aprovechar de la forma más adecuada los recursos públicos que se ponen a disposición de ésta.

Acuerdo para mejorar la calidad de la universidad

El estudio se enmarca dentro de un acuerdo de colaboración global entre la CCS y ANECA para el desarrollo de actividades conjuntas en materia de mejora y evaluación de la calidad universitaria. El convenio fue firmado a finales de 2010 por Joaquín Moya-Angeler, presidente de la CCS, y Zulima Fernández, directora de ANECA.

ANECA, 01/03/12

Economistas aterrados: Europa al borde del abismo

Europa al borde del abismoEconomistas aterrados: Europa al borde del abismo
Henri Sterdyniak, Dominique Plihon, Benjamin Coriat
Ed. Barataria, Pasos Perdidos, 2011

Los economistas aterrados con su Manifiesto pusieron en evidencia que en Europa es necesaria y posible otra política económica. En su nuevo libro profundizan en el análisis de las causas que han llevado a la Unión Europea al borde del abismo.

En primer lugar, una política injusta y ciega. Los economistas aterrados explican de manera accesible y clara que, en lugar de resolver el problema, lo están agravando: los Estados que se han endeudado excesivamente para salvar a los bancos se encuentran ahora controlados por esos mercados financieros, que les imponen condiciones que ahogan el crecimiento económico.

Este círculo vicioso, que empezó en Grecia, Irlanda y Portugal, para extenderse a España e Italia, se está conviritiendo en una nueva recesión a escala mundial. Los economistas aterrados proponen para salir de la crisis, en lugar de continuar disminuyendo el gasto público de manera tan drástica, la emisión de bonos europeos para hacer frente a la especulación, reformar el Banco Central Europeo, reestructurar las deudas públicas y armonizar la política fiscal incrementando los impuestos a las grandes fortunas.

Estamos ante una situación extrema que puede significar el fin del proyecto europeo y tenemos que elegir entre dominación de los mercados, estallido del euro o solidaridad europea. Porque Europa será social, ecológica y solidaria o no será.

Vicenç Navarro: La importancia de movilizarse en contra de las medidas neoliberales

Vicenç Navarro: La importancia de movilizarse en contra de las medidas neoliberales
Artículo publicado por Vicenç Navarro en la revista digital SISTEMA, 17 de febrero de 2012

Este artículo señala que las reducciones de los salarios y de la protección social que están realizando los gobiernos conservadores en España bajo el mandato del Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional, están respondiendo a los intereses del capital financiero y de la gran patronal que está utilizando la crisis para poder conseguir lo que han siempre deseado: el debilitamiento del mundo del trabajo. Tales medidas empeorarán la situación económica de una manera muy notable, no descartando la posibilidad de generar una Gran Depresión. Se exigen unas movilizaciones, no solo a nivel de España, sino también a nivel europeo, tanto a nivel sindical como político, para responder a esta guerra de clases unilateral.

Hay distintas versiones del dogma neoliberal (el pensamiento económico de la troika –la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- que domina las instituciones de la Unión Europea y de la Eurozona, así como de gobiernos de los países de los Estados miembros) de cómo salir de la crisis actual, pero todas ellas coinciden en dos tipos de intervenciones: una es la necesidad de reducir el déficit y la deuda pública, a fin de “recuperar la confianza de los mercados financieros” (la frase más utilizada en las páginas económicas de los medios de mayor difusión que apoyan tales medidas) y con ello poder conseguir dinero prestado de la banca y otras instituciones financieras que los Estados necesitan para realizar sus funciones. De ahí su énfasis en recortar el gasto público, y muy en especial el gasto público social, disminuyendo las transferencias y servicios públicos del Estado del Bienestar. La famosa frase de que “hay que apretarse el cinturón” o la otra frase de que “no podemos gastarnos más de lo que tenemos” refleja esta necesidad de seguir políticas de austeridad a fin de dejar atrás la Gran Recesión (camino de la Gran Depresión) que estamos sufriendo.

El otro tipo de intervención en que coinciden todos los neoliberales, es que hay que disminuir los salarios a fin de hacer la economía más competitiva. Puesto que los países de la Eurozona, al compartir la moneda, no pueden unilateralmente devaluarla, la única alternativa posible para aumentar la competitividad –según este dogma- es bajar los precios de los bienes y servicios que el país exporta, de manera que la economía sea más competitiva. Y la manera más rápida y eficiente de reducir los precios es –de nuevo, según este dogma- disminuir los salarios de los trabajadores que producen tales bienes y servicios.

Las medidas que la troika ha estado imponiendo, y en España el Gobierno Rajoy ha estado dócilmente aplicando al pie de la letra, tiene este objetivo: disminuir los salarios. A fin de conserguir este objetivo, tienen que debilitar a los trabajadores y a sus instrumentos, los sindicatos, lo cual intentan conseguir alterando los convenios colectivos, descentralizándolos lo máximo posible, haciendo más fácil la posibilidad de despido, manteniendo atemorizado al trabajador, lo cual también consiguen haciéndole perder seguridad en su empleo y en su protección social. En realidad, los recortes del gasto público social, y consiguiente debilitamiento, cuando no desmantelamiento del Estado del Bienestar, tiene como objetivo principal el debilitamiento del mundo del trabajo, implicando una pérdida de derechos sociales y laborales que los trabajadores habían conseguido en periodos anteriores.

Esta es, pues, la agenda de los conservadores, tanto de España como de sus comunidades autonómicas como Catalunya. Estamos, pues, viendo el ataque más frontal frente a la clase trabajadora que hayamos visto desde el establecimiento de la dictadura fascista que imperó en España desde 1939 a 1978, cuyo objetivo fue también debilitar al mundo del trabajo a costa del mundo del capital. Ello explica que cuando al Dictadura terminó –en parte debido a la presión del movimiento obrero- España tenía el Estado del Bienestar menos desarrollado y los salarios más bajos de Europa (ver mi libro “El Subdesarrollo Social de España Causas y Consecuencias”). La diferencia entre aquel periodo y éste es que, mientras en aquel periodo el elemento más notorio y visible era la represión policial, con tortura incluida, ahora se hace mediante cartas y llamadas del Banco Central Europeo al presidente del Gobierno, condicionando la compra de deuda pública del Estado a que se debilite el mundo del trabajo, exigiendo bajada de salarios, desmantelamiento de la protección social y otras medidas hostiles a la población trabajadora.

Estas medidas, que el Gobierno de Rajoy está imponiendo, son el resultado de la alianza de la banca con la gran patronal, utilizando la crisis como excusa para conseguir lo que siempre han deseado: el desmantelamiento del Estado del Bienestar y el debilitamiento de la clase trabajadora. Es lo que Noam Chomsky llama “La guerra de clases unilateral”, del capital frente al trabajo, que el primero está ganando en bases diarias, y que entre sus victorias está el desmantelamiento de las instituciones democráticas. Ninguna de las medidas, que los partidos conservadores gobernantes -el PP y CiU- están imponiendo, estaba en su programa electoral, habiendo ocultado cada una de sus medidas impopulares durante la campaña electoral. A nivel estatal, el Gobierno de Rajoy es el más dócil de todos los Gobiernos de la Eurozona a Bruselas, habiendo abandonado cualquier intento de dignidad y soberanía nacional. Esta lucha de clases que vivimos enfrenta a la burguesía financiera y empresarial, contra las clases populares (clase trabajadora y clase media) y tiene lugar dentro de un contexto europeo en el que hay una alianza de clases, como demuestra el notable apoyo que la troika está proveyendo a la burguesía española para conseguir sus fines.

Frente a esta avalancha, las fuerzas progresistas deben responder con toda contundencia. Está claro que en el Gobierno del PP refleja un “autoritarismo machista” que consiste en mostrar su virilidad cargándose a la clase trabajadora, a fin de mostrar a la troika que tienen los bemoles para hacer lo que Bruselas desea. Incluso alardean de que tendrán una huelga general (que naturalmente piensan derrotar) a fin de impresionar a los que consideran sus superiores. Es importante que las fuerzas progresistas respondan mediante la movilización, presentando a la vez alternativas que muestren la falsedad de que no existan alternativas (ver el libro que Juan Torres, Alberto Garzón y yo hemos escrito, “Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España”). Y entre estas alternativas está, desde salirse del euro (opción que no hay que desechar), hasta desarrollar una huelga general a nivel de toda la Eurozona (el mismo día), con peticiones comunes que van desde el establecimiento de un salario mínimo común (que, naturalmente, sería proporcional y no absoluto, representando aproximadamente el 60% del salario promedio anual) para todos los países de la Eurozona, hasta el establecimiento (todavía inexistente hoy en la Eurozona) de un marco legal para establecer convenios colectivos a nivel continental, incluyendo otras medidas como que el BCE ponga como condición para comprar deuda pública la eliminación del fraude fiscal y la aplicación de reformas fiscales, que recuperen la progresividad anterior a las bajadas de los impuestos que estuvieron ocurriendo en los últimos años, en lugar de las políticas anti clase trabajadora que están promoviendo. Hoy hace falta una movilización, no sólo nacional (que continúa siendo muy importante), sino europea, tanto a nivel sindical como político.

vnavarro.org, 17/02/12

Cidadãos lançam manifesto contra "isolamento e discriminação da Grécia"

Já nos estamos a ver gregosCidadãos lançam manifesto contra "isolamento e discriminação da Grécia"

Cansados de ouvir repetir por políticos e comunicação social que "não somos a Grécia", um grupo de cidadãos diz que essa preocupação é não apenas "chocante" como "desajustada, quando se sabe que a crise não é só grega mas europeia". Leia aqui o manifesto subscrito por Mário Soares, Boaventura Sousa Santos, Carvalho da Silva, Diana Andringa e José Manuel Pureza, entre outros.

Esta quarta-feira foi dado mais um sinal de solidariedade com o povo grego por parte da sociedade portuguesa. Depois da convocatória por parte de estudantes gregos em Lisboa de uma manifestação no Largo de São Domingos, às 18h da próxima segunda-feira, um grupo de trinta e duas personalidades da política e da cultura portuguesa lançou um manifesto para combater "a preocupação doméstica em sublinhar que 'não somos a Grécia'".

Os subscritores  alertam para "a crescente fractura entre os cidadãos e o poder político" na Grécia e para o avolumar "do isolamento e a discriminação da Grécia, fortemente acentuados pelo discurso dominante dos principais dirigentes europeus e da comunicação social". Por fim, apelam "à solidariedade com o povo grego e à criação de condições que permitam respostas democráticas e consistentes de uma Europa solidária aos problemas sociais e aos direitos das pessoas."

Manifesto
SOMOS SOLIDÁRIOS COM O POVO DA GRÉCIA
 
Todos os dias nos chegam imagens e notícias da Grécia e do povo grego em luta contra o cortejo de sacrifícios que lhe tem sido imposto. É clara, naquele país, a crescente fractura entre os cidadãos e o poder político, em torno da invocada necessidade de cada vez maiores sacrifícios para que a dívida seja paga e o défice orçamental reduzido. Acentuam-se a tensão e a violência, tornando ainda mais difícil o diálogo indispensável à procura de soluções mais justas e partilhadas para a situação existente.

Avolumam-se o isolamento e a discriminação da Grécia, fortemente acentuados pelo discurso dominante dos principais dirigentes europeus e da comunicação social.

A preocupação doméstica em sublinhar que “não somos a Grécia” é, no mínimo, chocante no seio da União Europeia, onde mais se esperaria compreensão e solidariedade e, sobretudo, desajustada quando se sabe que a crise não é só grega mas europeia.

Face à agudização das tensões políticas e sociais na Grécia, os signatários apelam à solidariedade com o povo grego e à criação de condições que permitam respostas democráticas e consistentes de uma Europa solidária aos problemas sociais e aos direitos das pessoas.
 
(assinaturas:)
Mário Soares
Mário Ruivo
Alfredo Caldeira
Ana Gomes
Ana Lúcia Amaral
Anselmo Borges
António de Almeida Santos
António Reis
Boaventura Sousa Santos
Diana Andringa
Eduardo Lourenço
Isabel Allegro
Isabel Moreira
D. Januário Torgal Ferreira
José Barata Moura
José Castro Caldas
José Manuel Pureza
José Manuel Tengarrinha
José Mattoso
José Medeiros Ferreira
José Reis
José Soeiro
Manuel Carvalho da Silva
Maria de Jesus Barroso Soares
Maria Eduarda Gonçalves
Paula Gil
Pedro Delgado Alves
Rui Tavares
Sandra Monteiro
Simonetta Luz Afonso
Vasco Lourenço
Vítor Ramalho

Esquerda.net, 16/02/12

La folie évaluation. Les nouvelles fabriques de la servitude

La folie évaluationLa folie évaluation. Les nouvelles fabriques de la servitude
Ouvrage collectif dirigé par Alain Abelhauser, Roland Gori et Marie-Jean Sauret avec la collaboration de Marie-José Del Volgo et Jean-Claude Maleval

Éditions les mille et une nuits
Date de Parution : 02/11/2011
Collection : Essais
Prix public TTC : 17,00 €
Code ISBN / EAN : 9782755506310 / hachette : 4206728
Format (135 x 215)
Nombre de pages : 208

« En ce début de XXIe siècle, en Occident, la folie sociale a pris un nouveau nom, celui d’ÉVALUATION. » Le mot essaime partout. Il est à la fois le dispositif et le symptôme d’un mode de contrôle social particulièrement dangereux.

La société occidentale demande maintenant à ceux qu’elle missionne, dans tous les domaines d’activité, de lui rendre des comptes – ce qui paraît très légitime –, mais en faisant de cette exigence un instrument de normalisation généralisée. On sait quel malaise cela génère. Il ne s’agit en fait pas tant de « rendre compte » que de s’en trouver, par ce biais, asservi.

Les auteurs examinent le processus en cours. La « machine évaluative », alors même qu’elle donne de nombreux signes d’essoufflement, continue pourtant à se développer, et les tentatives effectuées tant pour la dénoncer que pour tenter d’en limiter les effets délétères n’amènent pour l’instant qu’à la renforcer. Les agences d’évaluation, diverses et variées, constituent aujourd’hui la nouvelle manière de donner des ordres et de faire de la politique sans en avoir l’air.

Le contrat social de la démocratie est bel et bien entamé, si ce n’est rompu par cette forme de dictature que sont les chiffres : chiffres que l’on présente comme évidents et indiscutables, alors même qu’ils se déduisent de rapports de force sociaux et symboliques. Il faut réinterroger la notion de « valeur » pour combattre efficacement l’évaluation et refonder le contrat social. Alain Abelhauser, Roland Gori et Marie-Jean Sauret, sont tous trois psychanalystes, professeurs de psychopathologie à l’université, et membres du collectif l’Appel des appels. Ils ont notamment participé à la publication de l’ouvrage L’Appel des appels. Pour une insurrection des consciences

Pablo Gentili: Pedagogía de la igualdad. Ensayos contra la educación excluyente

Pablo Gentili: Pedagogía de la igualdad. Ensayos contra la educación excluyentePablo Gentili: Pedagogía de la igualdad. Ensayos contra la educación excluyente
CLACSO Coediciones.
ISBN 978-987-629-172-9
CLACSO. Siglo XXI Editores.
Buenos Aires.
Junio de 2011

Cuando se habla de la educación en América Latina, predomina una actitud escandalizada ante la situación de los docentes y de la infraestructura escolar o ante los pobres resultados en las pruebas anuales de rendimiento. Queriéndolo o no, esta actitud le atribuye a la educación una misión redentora: supone que la raíz de los males sociales reside en la crisis educativa, y que revertir esa crisis permitiría arribar a una sociedad equitativa.

En los ensayos que componen este libro, Pablo Gentili acumula razones para cuestionar esa esperanza simplista, con la convicción de que la educación no puede cambiar el mundo si en el mundo no cambian otras cosas: entre ellas, el modelo de producción y acumulación de la riqueza, las condiciones de acceso al mercado laboral, las formas de exclusión ligadas al género, la etnia o el origen social. A partir de estudios recientes, Gentili analiza hasta qué punto el derecho universal a la educación se verifica en América Latina. Su propósito no es, sin embargo, hacer un diagnóstico de las carencias, sino proponer una caja de herramientas para el pensamiento y la acción. En este marco, explica la incidencia de las reformas neoliberales, el panorama de la enseñanza media y superior, la actualidad de los postulados reformistas de 1918 y la necesidad de profundizar los avances insoslayables que tuvieron lugar en los últimos años, a fin de garantizar no sólo el ingreso al sistema sino, sobre todo, una educación de calidad.

Genuinamente comprometido con la realidad de la región, el autor se aboca a una rigurosa crítica de las perspectivas economicistas y tecnocráticas con que suelen abordarse los procesos de reforma educativa, y procura establecer qué valores y sentidos deben fundar hoy una educación liberadora. Pedagogía de la igualdad es, así, un aporte indispensable para repensar el papel de la educación en la construcción de sociedades más justas y democráticas.

Ignacio Ramonet: El año de todos los peligros

Ignacio Ramonet: El año de todos los peligros

¿Será 2012 el año del fin del mundo? Es lo que vaticina una leyenda maya que incluso le pone fecha exacta al apocalipsis: el 12 de diciembre próximo (12-12-12). En todo caso, en un contexto europeo de recesión económica y de grave crisis financiera y social, los riesgos no escasearán este año, que verá además elecciones decisivas en Estados Unidos, Rusia, Francia, México y Venezuela.

Pero el principal peligro geopolítico seguirá situándose en el Golfo Pérsico.¿Lanzarán Israel y Estados Unidos el anunciado ataque militar contra las instalaciones nucleares iraníes? El gobierno de Teherán reivindica su derecho a disponer de energía nuclear civil. Y el presidente Mahmud Ahmadineyad ha repetido que el objetivo de su programa no es en absoluto militar; que su finalidad es simplemente producir energía eléctrica de origen nuclear. También recuerda que Irán firmó y ratificó el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), mientras que Israel nunca lo hizo.

Por su parte, las autoridades israelíes piensan que no se debe esperar más. Según ellas, se acerca peligrosamente el momento en que el régimen de los ayatolás dispondrá del arma atómica, y a partir de ese instante ya no se podrá hacer nada. El equilibrio de fuerzas en Oriente Próximo se habrá roto, e Israel ya no gozará de una incontestable supremacía militar en la región. El gobierno de Benjamín Netanyahu estima que, en esas circunstancias, la existencia misma del Estado judío estaría amenazada.

Según los estrategas israelíes, el momento actual es tanto más propicio para golpear cuanto que Irán se encuentra debilitado. Tanto en el ámbito económico, a causa de las sanciones impuestas desde 2007 por el Consejo de Seguridad de la ONU, basadas en informes alarmantes del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), como en el contexto geopolítico regional, porque su principal aliado, Siria, a causa de la violenta insurrección interna, se halla imposibilitado de prestarle una eventual ayuda. Y esta incapacidad de Damasco repercute en otro socio local iraní, el Hezbolá libanés, cuyas líneas de aprovisionamiento militar desde Teherán, han dejado de ser fiables.

Por estas razones, Israel desea que el ataque se lleve a cabo cuanto antes. En aras de preparar el bombardeo, ya hay infiltrados en Irán, efectivos de las fuerzas especiales. Y es muy probable que agentes israelíes hayan concebido los atentados que, estos dos últimos años, causaron la muerte de cinco importantes científicos nucleares iraníes.

Aunque Washington acusa igualmente a Teherán de estar llevando a cabo un programa nuclear clandestino para dotarse del arma atómica, su análisis a propósito de la oportunidad del ataque es diferente. Estados Unidos está saliendo de dos decenios de guerras en esa región, y el balance no es halagador. Irak ha sido un desastre y ha quedado finalmente en manos de la mayoría chií, la cual simpatiza con Teherán... En cuanto al lodazal afgano, las fuerzas estadounidenses se han mostrado incapaces de vencer a los talibanes, con los cuales la diplomacia norteamericana ha tenido que resignarse a negociar antes de abandonar pronto el país a su destino. 

Estos costosos conflictos han debilitado a Estados Unidos y revelado a los ojos del mundo los límites de su potencia y su incipiente declive histórico. No es hora de nuevas aventuras.  Menos en un año electoral en el que el presidente saliente, Barack Obama, no tiene la certeza de ser reelegido. Y cuando todos los recursos están siendo movilizados para combatir la crisis y reducir el desempleo.

Por otra parte, Washington está tratando de cambiar su imagen en el mundo árabe-musulmán, sobre todo después de las insurrecciones de la “primavera árabe” del año pasado. De cómplice de dictadores –en particular del tunecino Ben Alí y del egipcio Mubarak– desea ahora aparecer como mecenas de las nuevas democracias árabes. Una agresión militar contra Irán, en colaboración además con Israel, arruinaría esos esfuerzos y despertaría el antinorteamericanismo latente en muchos países. Sobre todo en aquellos cuyos nuevos gobiernos, precisamente surgidos de las revueltas populares, están dirigidos por islamistas moderados.

Una importante consideración complementaria: el ataque contra Irán tendría consecuencias no sólo militares (no se puede descartar que algunos misiles balísticos iraníes alcancen el territorio israelí o consigan golpear las bases norteamericanas de Kuwait, Bahréin u Omán) sino, sobre todo, económicas. La réplica mínima de Irán a un bombardeo de sus sitios nucleares consistiría, como sus responsables militares no cesan de prevenir, en el bloqueo del estrecho de Ormuz. Cerrojo del Golfo Pérsico, por él pasa un tercio del petróleo del mundo y unos 17 millones de barriles de crudo cada día. Sin ese aprovisionamiento, los precios de los hidrocarburos alcanzarían niveles insoportables, lo cual impediría la reactivación de la economía mundial y la salida de la recesión.

El Estado Mayor iraní afirma que “nada es más fácil de cerrar que ese Estrecho” y multiplica las maniobras navales en la zona para demostrar que está en condiciones de llevar a cabo sus amenazas. Washington ha respondido que el bloqueo de la vía estratégica de Ormuz sería considerado como un “caso de guerra”, y ha reforzado su V Flota que navega por el Golfo.

Es muy improbable que Irán tome la iniciativa de ocluir el paso de Ormuz (aunque siempre podría intentarlo en represalias a una agresión). En primer lugar porque se daría un tiro en un pie, ya que exporta su propio petróleo por esa vía, y que los recursos de esas exportaciones le son vitales.

En segundo lugar porque dañaría a algunos de sus principales socios, quienes le apoyan en su conflicto con Estados Unidos. Principalmente China, cuyas importaciones de petróleo, que alcanzan un 15%, proceden de Irán; y su eventual interrupción paralizaría parte de su aparato productivo.

Las tensiones están pues al rojo vivo. Las cancillerías del mundo observan minuto a minuto una peligrosa escalada que puede desembocar en un gran conflicto regional. Se verían implicados en él no sólo Israel, Estados Unidos e Irán, sino también otras tres potencias de Oriente Medio: Turquía, cuyas ambiciones en la región vuelven a ser considerables; Arabia Saudí, que sueña desde hace decenios con ver destruido a su gran rival islámico chií; e  Irak, que podría romperse en dos partes, una chií pro-iraní, y otra suní pro-occidental.

Asimismo un bombardeo de los sitios nucleares iraníes causará una nube radiactiva nefasta para la salud de todas las poblaciones de la zona (incluidos los miles de militares estadounidenses y los habitantes de Israel). Todo ello conduce a pensar que si los belicistas están alzando con fuerza la voz, el tiempo de la diplomacia aún no ha terminado.

Le Monde Diplomatique, 01/02/12

David R. Cole (ed.): Surviving Economic Crises through Education

Surviving Economic Crises through EducationDavid R. Cole (ed.): Surviving Economic Crises through Education
New York, Bern, Berlin, Bruxelles, Frankfurt am Main, Oxford, Wien, 2012. 288 pp.
Global Studies in Education. Vol. 11
General Editors: Michael Peters, Cameron McCarthy, Athlone C. (Tina) Besley and Fazal Rizvi
Print: ISBN 978-1-4331-1478-6 pb.
SFR 35.00 / €* 26.20 / €** 27.00 / € 24.50 / £ 22.00 / US$ 36.95
Order online: http://www.peterlang.com

This book comes at a time of increasing anxiety about the repercussions of financial instability and the probability of widespread market volatility. The educators and researchers whose work is collected here have considered these factors deeply when constructing their responses to prevailing financial conditions. These views guide the reader through economic crises as a mode of survival and as a means to deploying education at its most meaningful and intense. The approach aligns practice with theory and takes the empirical evidence from these studies as a means to determining the economic influence on education. This book will be a valuable asset for teachers and professors, as well as an excellent textbook for undergraduate and graduate classrooms.

Contents:

Stephen J. Ball: Foreword. Crisis and Attentiveness
David R. Cole: Introduction to Surviving Economic Crises through Education
Michael A. Peters: ‘Knowledge Economy’, Economic Crisis and Cognitive Capitalism: Public Education and the Promise of Open Science
Jim Crowther/Mae Shaw: Education for Resilience and Resistance in the ‘Big Society’
Mike Cole: Capitalist Crisis and Fascism: Issues for Educational Practice
Gustavo E. Fischman/Victor H. Diaz: Teach for WhatAmerica? Beginning Teachers’ Reflections about Their Professional Choices and the Economic Crisis
Patrick Carmichael/Kate Litherland: Transversality and Innovation: Prospects for Technology-Enhanced Learning in Times of Crisis
Silvina Gvirtz/Ana Laura Barudi: When the Sun Does not Shine after the Rain: The Effects of the 2001 Crisis on the Education System of Argentina
Ana Inés Heras: Struggle for Agency in Contemporary Argentinean Schools
Silvia Grinberg/Eduardo Langer: Education and Governmentality in Degraded Urban Territories: From the Sedimented to the Experience of the Actual
David R. Cole: Doing Work as a Reflection of the Other: Notes on the Educational Materialism of Deleuze and Guattari
Robert Haworth/Abraham P. DeLeon: The Crisis of Mutative Capitalism: Holey Spaces, Creative Struggle and Educative Innovations
Torill Strand: The Current Dynamics of Professional Expertise: The Movable Ethos, Pathos, and Logos of Four Norwegian Professions
R. Scott Webster: Educating the Person for Democratic Participation
Jason J. Wallin: Remachining Educational Desire: Bankrupting Freire’s Banking Model of Education in an Age of Schizo-Capitalism
Marcus Bussey: Afterword. When No Crisis Is the Real Crisis! The Endless Vertigo of Capitalist Education.

The Author:

David R. Cole received his PhD in education from the University ofWarwick. He is an Associate Professor in English and pedagogy at the University of Western Sydney. David has edited three books (two with Darren Pullen) and has published a novel. His latest monograph is Educational Life-Forms: Deleuzian Teaching and Learning Practice.

Reviews:

“At last, we have a book that not only attempts to chart the crucial relationship between education and the crisis of economics, but one that explores critically and insightfully what that crisis may tell us about how to proceed in both opening up new understandings of pedagogy, education, politics, and charting a notion of hope that is as militant as it is realistic. We live at a crucial time, when the ethos of surviving has replaced the possibility of imagining a decent life and the promises of a real democracy. The discourse of surviving for the authors in this book does not suggest a retreat into cynicism or a life stripped of possibility. On the contrary, it suggests a new beginning, a new sense of struggle, and a new sense of hope. ‘Surviving Economic Crises through Education’ puts education back into politics, and in doing so puts politics back on a footing that makes individual and collective struggle possible again.” (Henry Giroux, Global Television Network Chair, English and Cultural Studies,McMasterUniversity)

“The recent huge hiccup of capitalism (‘global financial crisis’) and its continuing gurgles of pain have profound implications for education, teacher training, and the role of knowledge for human betterment (given that claims to knowledge and expertise were no protection from the cataclysm itself). This collection shows us why this is so, framing an imperative for rethinking education as a process of self-knowing and empowerment in a period of enormous economic and ontological insecurity. David R. Cole has brought together a significant set of theorists whose empirical evidence flows through to insights and indications of what is to be done. One hopes, as some of the authors propose, it is the very depth of the crisis that may force the shedding of the most deeply entrenched (mis)beliefs about education, enabling thereby a new if wobbly space for innovation and growth.” (Andrew Jakubowicz, Professor of Sociology, Director of the Institute of Cultural Diversity, University of Technology,Sydney)

“In times of economic crisis politicians often present their policies by claiming that ‘there is no alternative.’ This book unmasks such claims by providing critical readings of the politics of contemporary crisis talk and by presenting a range of generative educational responses that provide real alternatives for educational thought and action. This is a timely and inspiring collection that affirms the crucial role of education in the struggle for democracy in uncertain times.” (Gert Biesta, Professor of Education and Director of Research, School of Education & Laboratory for Educational Theory,Universityof Stirling)

“This book represents a kaleidoscope of views on the roles of education in a world rapidly changing since the 2008 financial crisis and the collapse of the Western world economies. Ideas mushroom from each chapter challenging the role of education in a capitalist society. A mustread for those from various disciplines who care about education.” (Arnaud Chevalier, Senior Lecturer in Economics, Royal Holloway,UniversityofLondon)

All that is Solid for Glenn Rikowski, 13/01/12

Renan Vega Cantor: La calidad educativa una noción neoliberal propia del darwinismo pedagógico

Renan Vega Cantor: La calidad educativa una noción neoliberal propia del darwinismo pedagógico

“El discurso de la calidad en educación funciona como una ‘práctica discursiva’, al tiempo que contribuye a dar credibilidad y legitimación a las nuevas acciones que declaren retóricamente pretender incrementarla. ‘Calidad’ se convierte… en un término ‘fetiche’ que permite dar un ‘barniz’ de excelencia a las prácticas cobijadas. ‘Calidad’… tiene el don de la ubicuidad: la podemos colocar ante los más diversos objetos, acciones, o productos; al tiempo que entenderla de múltiples formas (resultados, innovación, valores intrínsecos, satisfacción del cliente, etc.)”.

Antonio Bolívar, La educación no es un mercado. Crítica de la “gestión de calidad total”, en Aula de la Innovación Educativa, Nos 83-84, julio-agosto de 1999, p.80.

Entre los cambios que han afectado a la educación en las últimas décadas sobresale la imposición de una nueva lógica, propia de la empresa privada, que ha venido acompañada de la implantación de un nuevo lenguaje, importado en gran medida del ámbito gerencial. Entre algunos de los términos que han hecho carrera en el mundo educativo se encuentran privatización, competencias, medición de resultados, rendimiento de cuentas, competitividad, eficiencia, eficacia, estándares, acreditación y calidad, ligados a otros más generales como los de “sociedad del conocimiento” o “era de la información”.

Entre estos vocablos sobresale el de calidad educativa, una de las muletillas más socorridas del discurso neoliberal en todo el mundo y, por supuesto, no lo podía dejar de ser en Colombia, donde esa retórica ha penetrado en todas los niveles del sistema educativo, incluyendo a la universidad pública.

Lo preocupante estriba en que al mismo tiempo que gran parte de los críticos del neoliberalismo pedagógico rechazan con firmeza la privatización y mercantilización de la educación y la nueva lengua franca que se impuesto, ellos mismos aceptan sin ninguna distancia crítica la noción de calidad de la educación, como si este término se pudiera aislar del resto del proyecto neoliberal, y fuera posible y deseable incorporado a una propuesta de defensa de la educación pública.

En este artículo se pretende demostrar que un proyecto de educación crítico e integral, no puede asumir el término de calidad educativa ni, por supuesto, su contenido, porque éste forma parte del darwinismo pedagógico que se ha impuesto en las últimas décadas y que ha arrasado con los sistemas públicos de educación en todo el planeta.

Esta crítica a la noción neoliberal de calidad educativa se hace a partir de la premisa que “ha llegado el momento de comenzar a pensar en utilizar otros conceptos para referirnos a propuestas de política educacional que tengan como objetivo promover una educación que considera al ser humano como una totalidad que debe interactuar con la sociedad de forma consciente y no como quien está llamado a concretar un legado natural” [i] .

Thomas De Koninck et Luc Langlois: L'université gouvernée à la manière d'une entreprise?

Thomas De Koninck et Luc Langlois: L'université gouvernée à la manière d'une entreprise?
Thomas De Koninck et Luc Langlois, Faculté de philosophie, Université Laval

L'Université Laval s'apprête à transformer sa gouvernance en y réduisant drastiquement la représentation des corps professoral et étudiant, pour y augmenter le nombre d'administrateurs externes peu familiers avec la communauté universitaire, et leur donner ainsi un pouvoir décisionnel accru. On voit mal les constructeurs d'un pont ou d'un barrage en confier la responsabilité à des personnes n'ayant pas la compétence requise. C'est pourtant l'équivalent qui est proposé, comme le fait remarquer, en citant d'autres exemples, le Mémoire du Syndicat des professeurs et professeures sur la gouvernance de l'Université Laval. Le projet de loi 38 sur la gouvernance des universités étant mort au feuilleton et n'étant même plus «dans les cartons» du ministère de l'Éducation, du Loisir et du Sport, on est aussi en droit de se demander d'où viendrait l'urgence de modifier cette gouvernance à la veille d'une nouvelle course au rectorat, le 20 février prochain, et de s'étonner, comme le fait le Syndicat, de l'absence de données pertinentes et d'arguments à l'appui de ce projet.

Il faut savoir que le bilan de réformes similaires est désastreux, comme le rapportent huit ouvrages parus en 2011. Il suffit de lire le texte Our Universities : Why Are they Failing? qu'y consacre Anthony Grafton dans le New York Review of Books du 24 novembre 2011, p. 38-42. Ce sont le virus de la performance à courte vue et le mirage du financement privé qui motivent de telles orientations (cf. Vincent de Gaulejac, La société malade de la gestion. Idéologie gestionnaire, pouvoir managérial et harcèlement social, Paris, Seuil, 2009). Même de prestigieuses universités américaines comme Harvard, Princeton, Yale, Chicago en ont été victimes. La conséquence est un déséquilibre croissant, au détriment de la mission de l'université, défavorisant notamment les humanités et les sciences pures au profit de domaines plus «payants» (cf. David J. Frank et Jay Gabler, Reconstructing the University : Worldwide Shifts in Academia in the 20th Century, Stanford University, CA, 2006; voir en outre Patricia J. Gumport, Academic restructuring : Organizational change and institutional imperative, in Higher Education 39: 57-91, 2000).

Il en résulte la marginalisation progressive d'immenses champs de l'expérience et de tous les discours en lesquels ceux-ci tentent de se dire, de s'expliciter et de se comprendre. Les humanités, par exemple, demeurent des domaines de controverses, leur référent ultime étant la condition humaine elle-même, leur raison d'être l'épanouissement de la pensée, de l'imagination et de l'affectivité dont dépend la liberté. La littérature, l'histoire, la philosophie, la théologie, les sciences politiques - pour ne citer qu'elles - engagent en profondeur les forces de l'imagination et du raisonnement; les étudiants y sont appelés à argumenter, de sorte qu'on y voit à quel degré la marque des autres est vitale dans l'éducation.

On ne saurait non plus ignorer la place considérable revenant aux sciences pures. Elles suivent des voies de plus en plus spécialisées, si bien que la science devient davantage encore aujourd'hui une oeuvre collective, l'affaire d'une communauté. Il faut la dimension d'une université ou de son équivalent, et le type de relations humaines qui la définit en principe, pour que, sous les apparences d'une diversité insurmontable, puisse émerger la vie universelle du sens se construisant dans une approximation permanente.

Le mépris de ces exigences menace la démocratie, comme l'a mis en lumière Martha Nussbaum dans Not for Profit : Why Democracy Needs the Humanities (Princeton University Press, 2010). Un étudiant diplômé grâce à des habiletés techniques uniquement, sans avoir formé son jugement, n'a pas été éduqué et risque d'être un piètre citoyen. L'idéologie marchande fait accroire que le système démocratique est un produit secondaire du système de libre-échange, ce que démentent assez les lourdes crises économiques et politiques actuelles.

L'évolution des sociétés est déterminée par la culture avant tout, ainsi qu'en témoigne la restructuration de la vie sociale qu'opèrent les nouveaux pouvoirs de communication au niveau de l'action politique et des domaines scientifiques et commerciaux. Toute société dépend du bon jugement de ses membres que seule une culture responsable peut assurer. L'université est une communauté de partage entre penseurs, artistes, savants, réunissant jeunes et aînés dans la considération imaginative du savoir. Dans l'organisme social complexe du monde moderne, l'aventure de la vie et l'aventure intellectuelle vont de pair. C'est ce que la gouvernance de l'université doit refléter et respecter.

L'université est la «centrale d'énergie de la liberté» (Northrop Frye, By Liberal Things, Toronto, 1989, p. 18-19). Partout où l'on accepte la vision de l'artiste, le désintéressement, la distance du savant, la patience de l'enseignant, le questionnement des jeunes, l'université est à l'oeuvre dans le monde.

Or le projet soumis par l'actuelle administration de l'Université Laval va tout à fait à l'encontre de ces principes. Il contribuera à affaiblir le débat universitaire, tel qu'il a lieu dans les échanges entre les chercheurs, les professeurs, les administrateurs et les étudiants, dont le premier forum est le Conseil universitaire. Le modèle de gouvernance de l'Université Laval, on ne le sait peut-être pas, est l'un des plus démocratiques de toutes les universités en Amérique du Nord. Il repose sur les principes du bicaméralisme (un Conseil universitaire, de composition plurielle, à qui revient l'examen des principales questions académiques, et un Conseil d'administration, première instance de la reddition de comptes), de l'élection, par un large collège électoral, du recteur (alors que dans plusieurs autres universités québécoises et canadiennes, le recteur est nommé par le Conseil d'administration). C'est ce modèle de la communauté des chercheurs, des professeurs, des étudiants, des chargés de cours et des administrateurs, définissant ensemble le bien commun hors de tout a priori corporatiste et idéologique, qu'il faut préserver pour que l'université demeure, au-delà de toutes les fausses façades de l'efficacité managériale, un authentique espace de liberté.

En un mot, une gouvernance réduisant l'université au statut d'une entreprise ne saurait être à la hauteur de ses responsabilités. L'université une fois minée de l'intérieur, qui pourra encore assumer cette mission?

Le Soleil, 12/01/12

Marcos Roitman Rosenmann: Goldman Sachs gobierna España

Marcos Roitman Rosenmann: Goldman Sachs gobierna España

A poco de andar el siglo XXI, las pistas son esclarecedoras. Ya nadie se llama a engaño. La crisis ha sido una buena excusa para desarticular el pobre Estado de bienestar que acompañó el llamado milagro español, que –todo hay que decirlo–, era más paternalista que afincado en políticas keynesianas de redistribución de la renta y pleno empleo. Su origen lo encontramos en los gobiernos tecnócratas, conocidos popularmente como gobiernos del Opus Dei. Fue el momento de la modernización del franquismo. No será la vieja guardia franquista quien se siente en los consejos de ministros a partir de fines de los cincuenta del siglo XX. La nueva camada del franquismo muta hasta hacer imperceptible la ideología fascista que la precedía. Muchos de sus cachorros no compartían sus aspectos más repulsivos, la tortura y represión. Con un discurso ambiguo, a la muerte del dictador, 1975, son quienes dan vida a reforma política. Ya nada se les resistía. Franquistas de corazón, crearon una realidad ficticia para impedir la ruptura democrática. Su estrategia fue señalar la existencia de un búnker político donde se agazapaba el franquismo y cuyo poder radicaba en el control sobre las fuerzas armadas creadas por la dictadura fascista. Identificado el enemigo, el resto eran aliados y compañeros de viaje en la transición. Lo inteligente, para evitar un golpe de Estado, era aislar a la oligarquía política y apoyar a la burguesía reformista. Cualquier otra opción estaba fuera de lugar. El capital financiero e industrial brindó su apoyo y financió la aventura política, en esa época agrupados en la Trilateral. Así surge el periódico El País, dirigido por Juan Luis Cebrián, franquista pragmático de última generación. Los gobiernos de Adolfo Suárez contaron con sus parabienes. Cuando ganó el PSOE, en octubre de 1982 –recuérdese, tras el golpe de Estado apoyado desde la Casa Real, conocido como la operación De Gaulle–, se ratificaron los acuerdos con el Vaticano, se renunció a la reforma agraria, tanto como a una restructuración del sistema universitario y educacional, cuestión que sigue pendiente en pleno siglo XXI y, lo más destacado, se dio el visto bueno a la OTAN y la CEE.

El mito de la derecha golpista y el búnker había cumplido su objetivo y podía ser desechado. Tras la caída de Adolfo Suárez se disolvió la Unión de Centro Democrático y se formó el Partido Popular, cuyo primer presidente, considerado hasta ese momento el más franquista de los franquistas vivos, Manuel Fraga Iribarne, se transformó en un político de centro derecha, padre de la Constitución y demócrata convencido. El nuevo partido, apellidado "popular", será la suma de socialcristianos, democristianos, liberales, conservadores, falangistas y franquistas. Su aparición busca atraer a las nuevas generaciones de la derecha española. Es el llamado peregrinaje al centro. Tras años en la oposición, el mal hacer de los últimos gobiernos de Felipe González y el PSOE, con los escándalos financieros, los GAL y la corrupción, facilitó su llegada al gobierno de la nación; corría el año 1996.

José María Aznar, político gris, se transformaría en el primer presidente de gobierno de la derecha posfranquista. Su llegada no alteró el itinerario diseñado por los grupos económicos y empresariales. Todo marchaba según lo previsto. Los cambios introducidos estaban a tono con los tiempos. Privatizaciones, desregulación y reforma del mercado laboral. La profundización de la receta neoliberal, impulsada en tiempos del PSOE, supuso un aumento de la conflictividad social y varias huelgas generales. Pero nada debutó la máquina. Haciendo oídos sordos, los políticos continuaron el itinerario marcado por el capital financiero, cuyo costo fue el recorte de derechos sociales, políticos y económicos de las clases trabajadoras.

Bajo la última etapa expansiva del capitalismo central, las reformas neoliberales se justificaron como necesarias para no perder el tren del progreso. Aznar se vanagloriaba de ser el alumno más listo de la clase, cumplía a rajatabla los designios del G-7, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Los empresarios, contentos, y la clase política obtenía matrículas de honor. Nadie se planteó quién era el profesor y cuál el plan de estudio. Aznar, alumno modelo, no formaba parte del claustro de profesores. Ni sus deseos de figurar y sentirse protagonista durante la segunda guerra del Golfo cambiaron su estatus; siguió siendo un alumno sumiso. Al final de su etapa, la burbuja financiera e inmobiliaria que sostenía la endeble economía española campaba a sus anchas. Crecía sin oposición alguna. La banca Sachs se frotaba las manos. Con la entrada de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2004, las grandes empresas trasnacionales, clientes de Goldman Sachs, terminan por actuar bajo sus principios. En Estados Unidos Goldman Sachs ya gobernaba. La crisis la hizo más grande. En medio de la algarabía de las hipotecas basura y las primas de riesgo, pasaron a la ofensiva. Era el momento de invertir la relación entre poder económico y el político. Ahora serían ellos quienes asumieran directamente el poder formal. Sus asesores y empleados pasarían a ser secretarios de gobierno, ministros, diputados, etcétera. Los parlamentos se transforman en comparsas y bailan a ritmo de Telefónica, Repsol, Iberdrola, BBVA, Santander y su valedor Goldman Sachs. Nada más comenzar la recesión en España comenzaron a dar órdenes un gobierno débil y sin personalidad. Las reformas laboral y de pensiones, junto al despido libre y el trabajo basura se imponen sin rechistar. El triunfo del Partido Popular encumbra a un partido dependiente del Banco Central Europeo y la dupla Merkel, Sarkozy a Mariano Rajoy, otro alumno modélico, como inquilino de La Moncloa. Y para que no queden dudas de quién gobierna en España, nombrará a un asesor de Goldman Sachs como ministro de Economía. Y como señala el manual del banco, el ascenso de sus empleados "depende sólo de su capacidad del rendimiento y de la contribución al éxito de la empresa... No hay sitio entre nosotros para los que anteponen sus propios intereses a los de la firma... El lucro es importante para nuestro porvenir". Ya sabemos quién manda en España: Goldman Sachs, conocido bajo el apodo genérico de "los mercados". Corren malos tiempos para la ética política.

La Jornada, 10/01/12

Distribuir contido