Novas universidade

Novas xerais sobre as Universidades

La educación que las empresas quieren: la educación al servicio de las empresas

La educación que las empresas quieren: la educación al servicio de las empresas

Así comienza la presentación del informe del IESE Armonizar educación con empleo en España:

El 54% de desempleo juvenil en España según los últimos datos del Eurostat demuestra que algo falla en el mercado laboral. A los directivos les cuesta reclutar talento, falta espíritu emprendedor y parece evidente que existe un desajuste entre oferta y demanda.

Si las empresas no encuentran los perfiles necesarios para llevar a cabo su misión, habrá consecuencias graves tanto para el negocio en sí como para el conjunto de la sociedad, lo que redundará en una pérdida de competitividad de la economía.

Parte del problema radica en los desajustes entre el sistema educativo y el mercado laboral. Por tanto, centros docentes y empresas deben trabajar codo con codo para conseguir un cambio de modelo.

El objetivo es que, a medio plazo, las personas que salgan de la escuela, los centros de formación profesional o la universidad estén preparados para afrontar con garantías las profesiones del futuro y las nuevas exigencias del mercado de trabajo.

Esta es la tesis que defiende el informe "Armonizar educación con empleo en España", elaborado por el Centro Internacional de Investigación de Organizaciones (IRCO) del IESE en colaboración con el Grupo Persona.

The Higher Education Commission: Too Good To Fail: The Financial Sustainability of Higher Education in England

Too Good To FailThe Higher Education Commission: Too Good To Fail: The Financial Sustainability of Higher Education in England

The Higher Education Commission's newest report is published today, Tuesday 18th November 2014. Entitled 'Too Good To Fail: The Financial Sustainability of Higher Education in England', the report warns reforms to the higher education funding model have put the sector on a long-term footing that is ‘far from clear’.

The Higher Education Commission is an independent body made up of leaders from the education sector, the business community and the three major political parties. The Commission examines higher education policy, holds evidence-based inquiries, and produces written reports with recommendations for policymakers.

Descargar PDF

Outras novas relacionadas:

Iván González Cruz: Los sexenios de investigación o la corrupción de la inteligencia: Preguntas del Lazarillo de Tormes ante la indiferencia por la investigación en España

Iván González Cruz: Los sexenios de investigación o la corrupción de la inteligencia: Preguntas del Lazarillo de Tormes ante la indiferencia por la investigación en España

  • ¿A qué se debe su crítica a la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI)?

Los criterios que aparecen en las Bases de su Convocatoria bastan para que cualquier persona decente intelectualmente se percate de su tendencionismo y carencia de rigor científico. Cito textualmente “No se tomarán en consideración: los libros de texto; las obras de divulgación; las enciclopedias; los artículos de opinión, antologías o diccionarios comunes”. A ello se suma, entre otros deméritos según la CNEAI para tener el reconocimiento investigador, el que un profesor publique una investigación en su Universidad. Para que se tenga una idea gráfica de esta salvajada que nada tiene que ver con el conocimiento y la sabiduría, voy a mencionar algunas personalidades que por los criterios citados de la CNEAI no podrían ser admitidos como investigadores. Ni Bertrand Russell, connotado matemático y Premio Nobel que desarrolló gran parte de su labor investigadora en obras de divulgación; ni María Moliner, que hizo el Diccionario de uso del español, el mejor que yo conozca; ni el enciclopedista Denis Diderot, símbolo de la Ilustración… podrían llamarse investigadores según la CNEAI por sus criterios citados anteriormente. ¿Cómo respetar aquello que no se puede respetar a sí mismo?

  • La obra, la gran ausente

Tener una obra de investigación es ya causa suficiente para no ser evaluado positivamente. Téngase en cuenta que la CNEAI ni siquiera se lee las aportaciones de los candidatos, sean artículos, capítulos o libros. Juzgan sin saber. Esto no solo es un fraude, sino una auténtica corrupción en el sistema universitario español. Imaginemos un profesor que evalúe a un estudiante sin leerse su examen. Es inadmisible. Pues bien, este es el mensaje implícito que se da a la comunidad universitaria, a través de la CNEAI, justamente a sus profesores-investigadores responsables de formar a las nuevas generaciones: “miente, como hace el sistema que te evalúa a ti, profesor”. Frente a esta infamia, es preferible vivir en la soledad de la verdad, antes de estar rodeado de la compañía de la mentira.

Enrique López González: ¿Quo vadis universidad?

Enrique López González: ¿Quo vadis universidad?
Enrique López González, Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de León

¿QUO VADIS UNIVERSIDAD? (I)
Reseteen sus cerebros

Sócrates era albañil. Si resucitase, no necesitaría más de una mañana para ponerse al día y levantar casas en el sector del ladrillo. En la sociedad del conocimiento no es tan fácil, las cosas mudan de forma abrupta y con rangos de aceleración nunca vistos. Einstein sentenció que, «en caso de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento». Y deduzcan ustedes que se refería al conocimiento que utiliza la imaginación como cabeza tractora.

Aquí y ahora, los conocimientos se acreditan con métodos administrativos, con un documento, un salvoconducto o título. ¿Se debieran acreditar, sin embargo, a capón, sin tanta intermediación, poniendo conocimiento encima de la mesa de trabajo? Parece una pregunta ociosa o inocua. Los partidarios y seguidores de la segunda opción, sin embargo, crecen exponencialmente. ¿Cómo la respondemos los españoles? Hay que lograr, decimos, que los salvoconductos expedidos por la Administración, por nuestras instituciones, coincidan con conocimiento y experiencia real. Es una respuesta conciliadora y templada. Y parece, desde luego, el pivote ideal sobre el que puede girar la reforma universitaria de España. En un mismo lance, salvamos la institución universitaria, su prestigio, muy desmejorado, y proclamamos nuestra adhesión al conocimiento. Sencillo. ¿Es lo que necesitamos? ¡Quía! Las palabras no rectifican la realidad ni reemplazan a los hechos ciertos. ¿Qué son el MIT, Stanford, Harvard, Oxford u otras universidades de la ‘Liga de la Hiedra’ (Ivy Leage), instituciones o marcas? ¿Son ‘Campus Universitarios’? Claro que lo son, aunque la idea de ‘Campus’ adjetiva más que sustantiva su actividad, y es algo que puede importarle a un español, a ciertos europeos y a nadie más y que, a todas luces, resulta obvio, es pregunta, retórica y contemplativa.

Entre los activos que son apreciables, que nutren y engrandecen el buen nombre de los integrantes de la Liga de la Hiedra, son escasos, créanme, los que tienen que ver con sus ‘Campus’, cada vez más irrelevantes frente a la aportación de sus Hubs de talento proactivo. Los activos de mayor peso son sus empresas, laboratorios/empresa, institutos/empresa, talleres/empresa, patentes, derechos, opciones, etc. Estas instituciones son expertas en líneas transversales y oblicuas, expertas en la menor distancia, en el recorrido más corto, entre el talento y sus start-ups y spin-offs. ¿La recluta de talento para sus laboratorios, institutos, talleres o hackerspaces procede de sus propios ‘Campus’? Quizá sí hace una o dos décadas. Ahora, procede de las líneas transversales, de las innumerables pasarelas, que no descansan en crear (hacer cosas), entre el talento y el objetivo, saltándose el ‘Campus’.

José Carlos Bermejo Barrera: ¿Adiós a la geografía?

José Carlos Bermejo Barrera: ¿Adiós a la geografía?

Decía un gran historiador alemán que “los geógrafos estudian la superficie de la tierra superficialmente”, expresando la idea ampliamente compartida de que la Geografía no es más que una acumulación de datos que parece haber perdido el sentido. Hace medio siglo los niños aun cantaban los partidos judiciales en versos como: “Coruña, Noya, Padrón/ Ferrol, Betanzos, Cedeira/ Santiago, Muros, Negreira/ Puentedeume y Corcubión”, unos versos que pocas vocaciones poéticas debieron suscitar, como pocas vocaciones geográficas nacieron de niños que tuvieron que aprenderse, cabos, golfos, ríos y afluentes de memoria.

Los estudios universitarios de Geografía están en crisis. El grado de la misma no cubre los mínimos exigidos y podría ser suprimido si se aplicasen los criterios burocráticos obsesivo-compulsivos que gobiernan las universidades, y los alumnos que acuden a él lo hacen en muchos casos como última opción y porque sus notas medias apenas les permiten matricularse en otras carreras. ¿Debemos tirar la Geografía a la basura? Creo que no, pero también es verdad que su estudio podría mejorar al margen de la propia existencia de un grado, de un título cerrado o campo de concentración geográfico, que se quiere definir como ciencia de ordenación del territorio.

Antoni Verger and Mario Novelli: “Education is not for sale”: Teachers’ unions multi-scalar struggles against liberalizing the education sector

Antoni Verger and Mario Novelli: “Education is not for sale”: Teachers’ unions multi-scalar struggles against liberalizing the education sector

The General Agreement on Trade in Services (GATS) of the World Trade Organization (WTO) pushes for the continuous liberalization of education all over the world. This agreement is directly affecting the education regulatory framework of the WTO member states as well as the geographies of decision-making in education affairs. However, the GATS is being widely contested by the education community. Teachers unions and other education stakeholders have opposed and campaigned against the GATS in different countries and at a range of geographical scales, from the local to the global.

This paper explores how non-state actors, their ideas and strategic action, are key elements to understanding the outcomes of the global liberalization process entailed by the GATS. Specifically, it shows how the scalar interaction between civil society networks and the organization of the struggle at different scales is a key impact factor for non-state actors in global politics. At the same time, civil society organizations’ reflexivity on the re-scaling of politics and on the new challenges rescaling means in terms of strategy and political opportunities are also relevant factors of political success.

The arguments of the article are based on an in-depth case study over Education International, the biggest international federation of teacher unions, and its campaign against the GATS.

Santiago Gómez Obando: El sistema de acceso a la formación profesional como espejo del país o hacia una crítica de la igualdad formal en el acceso a la educación universitaria

Santiago Gómez Obando: El sistema de acceso a la formación profesional como espejo del país o hacia una crítica de la igualdad formal en el acceso a la educación universitaria

En las últimas semanas comenzó un nuevo capítulo de la confrontación entre el gobierno nacional y un sector de la sociedad colombiana -estudiantes, académicos e intelectuales pertenecientes a diversas tendencias políticas-, por definir los derroteros de sentido y actuación que deberán caracterizar al Sistema Educativo Superior Colombiano en los próximos años. El documento presentado por el Consejo Nacional de Educación Superior (en adelante CESU) el pasado mes de agosto, y la respuesta crítica elaborada por los profesores de la Universidad Nacional de Colombia, Andrés Felipe Mora y Leopoldo Múnera, se erigen en las dos propuestas más representativas que, hasta el momento, se han puesto sobre la mesa en relación con este tema en lo corrido de la segunda administración del Presidente Juan Manuel Santos.

Andrés Felipe Mora y Leopoldo Múnera Ruiz: Complejo de Superioridad (La política pública para la educación terciaria)

Andrés Felipe Mora y  Leopoldo Múnera Ruiz: Complejo de Superioridad (La política pública para la educación terciaria)Munera 1
Palabras al Margen, 15 Septiembre 2014.

Desde el título del documento del CESU, términos rimbombantes como “acuerdo por lo superior” intentan dar la impresión de que estamos frente a una propuesta extraordinaria y llena de virtudes, la cual, sin embargo, oculta los sentimientos de inferioridad de los encargados de dirigir las instituciones públicas de educación superior.

Leopoldo Múnera Ruiz
Andrés Felipe Mora

A comienzos del mes de agosto, el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU) presentó ante la opinión pública un documento denominado, Acuerdo por lo Superior 2034. Propuesta de política pública para la excelencia de la educación superior en Colombia en el escenario de la paz. Según sus autores, el texto es el resultado de un gran diálogo nacional y de la construcción colectiva “para alcanzar un objetivo común: una educación superior de calidad para todos los colombianos”1.

Como había sucedido con la presentación de la reforma a la Ley 30 de 1992 por parte de la entonces Ministra de Educación, María Fernanda Ocampo, el texto juega con cifras absolutas para impresionar a los lectores. Dice que en un trabajo cuya duración superó los mil días, participaron 33.000 personas, en 155 espacios de debate, “impactaron” 6 regiones, recorrieron 32 departamentos, realizaron 2 eventos internacionales y parece, pues no lo afirma con precisión, que se apoyaron en 29 proyectos de investigación financiados por el Ministerio de Educación Nacional (MEN)2. Además, le solicitaron la introducción al conocido filósofo y sociólogo francés, Edgar Morin, principal representante de la llamada epistemología de la complejidad. Quizás por estas y otras pompas, Moisés Wasserman, exrector de la Universidad Nacional de Colombia, lo calificó como un parto de los montes, evocando la fábula de Esopo, la cual “relata que después de grandes ruidos y tremores en los montes que iban a dar a luz, nació un pequeño ratón”3. Como intentaremos ilustrar en este artículo, más que un roedor, el CESU fecunda un enjambre de termitas para la educación superior, especialmente para la universidad pública.

De todas formas, los autores nos advierte que el documento es el producto “de la ponderación, análisis crítico, valoración y toma de posición del CESU, una vez discutidas y analizadas las propuestas de la mayoría de los actores del sistema”4. En otras palabras, muchas personas participaron en el proceso de discusión colectiva, pero fue el Consejo Nacional de Educación Superior quien tomó la decisión sobre el texto final. Los miembros de este que tienen voto, 4 representantes del gobierno, acompañados por tres invitados permanentes, 4 rectores de instituciones públicas de educación superior, 3 de las privadas, aunque la jurídicamente solo debían ser 2, 1 de las pertenecientes a la economía solidaria, 2 del sector productivo, y sendos voceros de las comunidades académicas, los estudiantes y los profesores5. Como sucede en el conjunto de las instituciones de educación superior, los representantes directos de las comunidades universitarias constituyen una pequeña minoría, pues los rectores de las universidades e institutos técnicos y tecnológicos son nombrados, en la gran mayoría de los casos, en virtud de las afinidades que tienen con los gobiernos regionales o con el nacional.

UpiC: Reforma universitària: última hora

UpiC: Reforma universitària: última hora

En línia amb l’article sobre reforma universitària aparegut en el Butlletí n.102 us informem que ahir 17 de setembre ha aparegut al BOE la llei /15/2014, de racionalización del Sector Público y otras medidas de reforma administrativa/ <https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-9467> / /que inclou canvis tan importants com la pèrdua de funcions de la CNEAI que seran assumides per l’ANECA: "en el ámbito educativo, se concentran en un único organismo todas las funciones de evaluación y acreditación del profesorado universitario, que hasta ahora venían desarrollando la fundación Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI)." (extracte de la llei 15/2014)

Així mateix els projectes de decrets als que feia referència l’article ja es poden consultar al web del Ministeri:

Associació UpiC

José Carlos Bermejo Barrera: El trébol del borriquito

BorriquitoJosé Carlos Bermejo Barrera: El trébol del borriquito

“Borriquito como tú, que no sabes ni la u, borriquito como tú, yo sé más que tú”, cantaba Peret, recientemente fallecido, y rezaba la canción infantil. Podríamos decir que en la universidad actual los profesores somos unos borriquitos a los que se nos dice constantemente “yo sé más que tú”. “Yo sé cómo se enseña y tú no, yo sé cómo se gestiona y tú no, y yo sé cómo se investiga y tú no”. Da la impresión de que los profesores, que somos los que sabemos algo de una pequeña parte de un saber, en realidad no sabemos nada y tenemos que admitir la tutela de los que, no sabiendo nada de algo, afirman saberlo todo de todo. El secreto de su éxito está en lo que podíamos llamar el trébol del borriquito, con sus tres hojas: docencia, gestión e investigación, que tienen la misma forma para cualquier clase de trébol y que pueden crecer bajo cualquier clima.

Las universidades actuales, y no solo las españolas, viven bajo la tiranía del discurso de la gestión. Se llama gestión, gestión de todo, a una técnica aparentemente neutral y racional que permite controlar cualquier proceso y a cualquier grupo social. Un gestor eficiente sabría lo mismo organizar un ejército – y así es como el ejército de los EE.UU. va de desastre en desastre en sus últimas campañas militares – que mejorar el funcionamiento de un hospital, reorganizar la plantilla de una empresa o decir cómo se enseña mejor cualquier cosa, cómo se investiga igual de bien cualquier tema, y cómo se publica cualquier cosa con el mismo formato y en las mismas revistas. Abby Day ha escrito un libro, How to get research published in journals, que ya conoce numerosas ediciones, en el que recomienda a los científicos “gestionar” sus publicaciones para mejorar su currículum partiendo de la idea de que hay que publicar lo que las revistas quieren en la forma en que lo piden, y no pretender investigar ni lo que es más importante ni lo que es más interesante. El investigador dejaría así de ser un experto guiado por la lógica de su ciencia para convertirse en un vendedor de sus mercancías a aquellos compradores que le den un mayor beneficio. Equipos de los grandes grupos editoriales científicos, que no son investigadores, dan cursos y conferencias a los investigadores enseñándoles a publicar. Los investigadores aceptan que son unos borriquitos que no saben ni la u y están dispuestos a que se la enseñe quien bien la pronuncia.

Los rectores lloran a su gran mecenas: Padre nuestro que estás en los cielos

Los rectores lloran a su gran mecenas

Botín y la virgen del Pilar
Padre nuestro que estás en los cielos

El repentino fallecimiento del Emilio Botín, presidente del Banco Santander, levantó un enorme lamento entre la comunidad universitaria de Castilla y León. Los rectores destacaron su implicación en el impulso a la internacionalización de las instituciones de enseñanza superior y su gran figura como mecenas.

Daniel Miguel, rector de la Universidad de Valladolid, habla del banquero cántabro como una «figura relevante» por su vinculación y «compromiso personal» con el mundo universitario. Mencionó a Universia, la red de universidades más importante de Iberoamérica. Miguel aseguró que el Banco Santander ha sido «un pilar fundamental» en la internacionalización, clave para establecer vínculos entre los centros españoles, americanos y asiáticos.

En parecidos términos se expresó Alfonso Murillo, rector de la Universidad de Burgos, quien calificó a Botín como el «mayor mecenas de la universidad española» y confió en que la entidad financiera continúe el impulso iniciado por quien «supo crear un espacio de unión iberoamericano de universidades». «Lo importante es que quienes continúen con la labor de Botín pongan las mismas ganas que ponía él», concluye Murillo, según informa Ical.

José Ángel Hermida, rector de la Universidad de León, lamentó s pérdida y resaltó las ideas «absolutamente claras» que tenía del mundo universitario, así como una «claridad expositiva tremenda». Hermida incidió en el vacío que dejará dentro del área académica universitaria y le agradeció toda su labor.

Finalmente, Daniel Hernández Ruipérez, rector de la Universidad de Salamanca, expresó su pesar por la muerte de quien fuera «el principal mecenas» de la USAL en los últimos años.

El rector salmantino recordó que Botín ha impulsado, a través de sus acciones con el Banco Santander y Universia, la creación de importantes programas de becas que han contribuido a que la institución salmantina estrechase sus lazos con Iberoamérica.

El repentino fallecimiento tiñe de luto el mundo universitario, que durante estos años se ha sentido muy arropado por el apoyo financiero del Grupo Santander.

Diario Palentino, 11/09/14

José Carlos Bermejo Barrera: Las ruinas de Bolonia: fragmentos

José Carlos Bermejo Barrera: Las ruinas de Bolonia: fragmentos

Me4rcado de la educación superior

1. Fábula: cuando los árboles buscaron un rey (Jueces, 9: 8/15)

Hubo una vez en que los árboles
se reunieron para elegir un rey.
Le dijeron al olivo: “Reina sobre nosotros.”
Pero el olivo les respondió:
“¿Por qué tendría yo que renunciar a mi aceite
que tanto alaban los dioses y los hombres
para gobernaros a los árboles?”.

José Carlos Bermejo Barrera: La nueva servidumbre: microeconomía de las publicaciones científicas

José Carlos Bermejo Barrera: La nueva servidumbre: microeconomía de las publicaciones científicas

Intentaremos llevar a cabo a continuación un análisis microeconómico del proceso real de publicación de los artículos científicos. De acuerdo con los principios de la microeconomía analizaremos el comportamiento de los agentes económicos en el mercado de las publicaciones de tipo científico, en el cual, como en todos los mercados, debemos distinguir dos tipos de actores: las empresas y las personas físicas. Este análisis no presupone de ninguna manera que el contenido de las publicaciones científicas carezca de valor, ya que no se trata de analizarlas desde los diferentes puntos de vista propios de cada una de las ciencias, labor propia del trabajo científico, sino que solo intentará comprender los patrones de conducta económica de los distintos tipos de agentes que interactúan en este tipo de mercados, basados como todos los demás mercados en dos elementos clave: la producción y el consumo, y tendentes a la búsqueda del equilibrio entre lo que se produce: la oferta, y lo que se consume: la demanda.

Hay que comenzar por señalar que es necesario aplicar el concepto de mercado al campo de las publicaciones científicas, pues todas ellas, o su inmensa mayoría, se venden y se compran, ya sea de modo individual o mediante el sistema de suscripciones. El mercado de las publicaciones científicas delimita el campo de lo que puede y lo que no puede ser llamado ciencia, en tanto que se considera de un modo prácticamente unánime que toda aquella publicación que no esté contenida en una revista científica o avalada por una editorial con prestigio científico no debe a priori alcanzar el estatuto de publicación científica.

En la producción de publicaciones científicas los agentes básicos del mercado son las revistas y editoriales, que se comportan del mismo modo que cualquier otro tipo de empresas y que utilizan lo que el derecho mercantil se llama marca. Entendemos por marca un concepto jurídico que avala y protege la comercialización en exclusiva de un determinado tipo de producto dentro del espacio delimitado de un mercado. Las editoriales científicas y las revistas científicas especializadas en un tema concreto actúan como marcas en un mercado porque su nombre avala y garantiza a priori la calidad de los productos que ofrecen a la venta, a la vez que excluye de esa categoría a aquellos otros productos no avalados por su marca exclusiva. El valor de la marca se incrementa en tanto en cuanto una revista se aproxime al logro del monopolio de un sector del mercado editorial y ese valor se suele concretar en el precio de su suscripción, más elevado cuanto más exclusiva sea la revista. Comprender la importancia del concepto de marca en el mercado de las publicaciones científicas permite entender porqué el valor de los artículos depende a priori del nombre de la revista en la que están publicados y del número de citas que cada artículo posee en el campo de esa revista o de otras similares, que interactúan con la revista en la que el artículo está publicado en el sector editorial correspondiente a uno o unos determinados temas. La contabilidad de las citas mide el grado de integración de un producto, el artículo, en el mercado de las publicaciones científicas y funciona del mismo modo como marca comercial, ya que en este mercado como en todos los demás, las empresas y las marcas forman redes en las que interactúan constantemente, ya sea mediante la competencia entre diferentes marcas o la interacción entre ellas, una interacción que permite incrementar el valor comercial de una marca gracias a su interrelación con el valor comercial de otras.

José Carlos Bermejo Barrera: Universidad pública, propiedad privada y especulación financiera

José Carlos Bermejo Barrera: Universidad pública, propiedad privada y especulación financiera

1. ¿Quién defiende a la universidad pública?

Muchas personas que creen en ella, pero desde luego sus rectores no, ni tampoco los principales partidos políticos españoles o gallegos; y raras veces los sindicatos, sobre todo cuando se trata de los sindicatos de profesores. Para defender la universidad pública, es necesario tener muy claro cuáles son sus funciones: la enseñanza y la investigación, y su carácter de servicio público orientado al bien común y no a la defensa numantina de los intereses corporativos. La universidad pública, como todo el sistema de la educación pública, es un instrumento esencial para la articulación de la sociedad civil, y el derecho al estudio universitario tiene que ser además un medio de igualación social en el cual los méritos de los individuos sirvan como criterio esencial de su promoción profesional.

No se puede defender la universidad pública, tal y como hacen los rectores y los partidos políticos, ejerciendo una doble moral y practicando un doble discurso según las circunstancias políticas. No se puede defender la universidad pública faltando a la verdad, ocultando todos sus problemas, negándose a reformarla, ni siquiera parcialmente, y desentendiéndose del futuro de miles y miles de titulados a los que se les están ofreciendo centenares de másteres de calidad ínfima y todo un sistema de docencia, amparado en la declaración de Bolonia, que ha supuesto la burocratización enfermiza de la vida universitaria, la degradación del nivel docente y la generalización de las peores técnicas pedagógicas, basadas en el conductismo más romo y en la adoración de los valores del mercado. No se puede defender la universidad pública subordinando el valor de la docencia al de la investigación, predicando la competitividad salvaje entre profesores y grupos de investigación, favoreciendo el acaparamiento de los recursos colectivos en manos de unos pocos, y formando a unos investigadores a los que desde su juventud se les inculca la idea de que lo fundamental es su promoción personal, sea al coste que sea, y que pronto tienen que asumir el principio básico de sálvese quien pueda.

Distribuir contido