Novas universidade

Novas xerais sobre as Universidades

José Carlos Bermejo Barrera: Apadrine a un rector

José Carlos Bermejo Barrera: Apadrine a un rector

Entienden los rectores españoles que la autonomía universitaria consiste en pedir el dinero que se estime necesario para gastarlo según su buen criterio y recto proceder, justificando los gastos con unas razones que solo ellos pueden dar, pues por un lado son científicos y por otro han sido elegidos por sus subordinados, lo que les dota de una infabilidad solo comparable a la del Romano Pontífice en materias de fe, que no de dinero. Defienden los rectores lo que consideran oportuno, pero lo hacen de un modo diferente según la ocasión y el lugar en el que se reúnen, aunque eso sí, intentando siempre sacar algún partido. Da la impresión de que si los rectores decidiesen hacer un plenario en el Infierno, creerían también poder sacar algún beneficio, pues se aliarían con Satanás para derrotar a Belcebú e intentar así volver del infierno sin los bolsillos vacíos. Son capaces los rectores, que afirman defender la universidad pública, de dar un plante al ministro Wert, al estilo de los de las viejas tunas universitarias, a la vez que alaban el poder de la banca, cuyos intereses por cierto conoce y defiende mejor el ministro Wert y su gobierno que los propios rectores, que al fin y al cabo no son más que unos funcionarios públicos con su nómina.

Poseen los rectores peculiares ideas económicas, cuando hablan del PIB, de la industria y la sociedad, y no se cansan de repetir que sus universidades son básicamente centros de investigación, y casi nada de enseñanza, razón por la cual, a la hora de entonar su elegía sobre la decadencia de la universidad, acaban siempre por insistir en que lo esencial es el dinero para los proyectos de investigación y para incrementar sin cesar sus plantillas; eso sí, cada uno en su propia universidad, que se siente tan responsable de garantizar el futuro de todos sus investigadores como impávida se queda ante el futuro de sus estudiantes en un país con un millón de licenciados apuntados en las listas del paro. El último descubrimiento colectivo del brain storming colegiado de nuestros gobernantes ha sido la campaña “Apadrina a un estudiante”, equiparando estudiantes españoles con los desgraciados niños de muchos países o con algunas especies animales en peligro de extinción. Una campaña oportunista, aprovechando el debate sobre las becas que está teniendo lugar, y carente de sentido.

Habría que decirles a los rectores que ellos sí pueden apadrinar estudiantes. Las universidades pueden conceder exenciones de matrícula, como las que tenían, y en algunos casos aun tienen, los hijos de los funcionarios, en compensación a los sueldos no muy elevados de sus padres. Si las universidades tuviesen sistemas de residencias y comedores equiparables a los de aquellas que los rectores admiran, uniendo la exención de matricula con la residencia, una ayuda para comprar libros - si es que los profesores creen que aun se pueden usar los libros- y algún ingreso para realizar algún tipo de actividad remunerada en el propio ámbito universitario, entonces cada rector podría complementar las necesidades no cubiertas por las becas estatales.

Lo que ocurre es que no les interesa ni a ellos, ni al PSOE, al PP ni a ningún partido mayoritario. El grupo parlamentario socialista en el Congreso presentó en el 2010 un libro titulado Propuestas para la reforma de la universidad española, en el que colaboraron rectores y exrectores que proponía: la liberalización de las tasas hasta llegar a los 5.000 euros, la supresión de las becas y su cambio por créditos bancarios, la desfuncionarización de los profesores, la jerarquización de las universidades, concentrando la investigación en menos de una docena de ellas, y el nombramiento de los rectores y no su elección. Esta concepción socialista de la universidad amparada por el PSOE sería la misma del ministro Wert si la pudiese aplicar. Los rectores apoyan entusiasmados la llamada gobernanza que hará que ellos mismos no puedan ser elegidos, la desfuncionarización de su profesores y de sí mismos, facilitando así su propio despido, así como el harakiri científico de las universidades de los demás.

Los rectores no defienden la universidad pública porque consideran sus instituciones no como centros de enseñanza, sino ante todo de investigación; consienten el desmantelamiento de los servicios comunes: residencias, edificios docentes, bibliotecas; favorecen la desintegración institucional al dejar a sus facultades casi carentes de atribuciones, al igual que a los departamentos, haciendo que todo tienda a girar en torno a grupos de investigación desiguales, que intentan acaparar el dinero público aplicando así lo que en las universidades de EE.UU. se llama el efecto San Mateo: “en verdad en verdad os digo que a los que tienen se les dará y a los que no tienen incluso eso se les quitará.” Unos grupos minoritarios para los que se hacen edificios, se piden créditos, y que pueden acaban en la ruina cuando disminuya el dinero público que básicamente los financia. Razón por la cual los rectores están presos del pánico, al ver como se hunden su economía y universidad imaginarias, orientadas a un futuro indefinido en el que serían viables empresas de peluquería para ranas. Un futuro en el que las ranas peludas marcharían a la par que todos los titulados universitarios con pleno empleo gracias a la industria del I+D+i.

José Carlos Bermejo Barrera: Cuatro rectores y una universidad: Santiago de Compostela

José Carlos Bermejo Barrera: Cuatro rectores y una universidad: Santiago de Compostela

Los grandes nos parecen grandes

solo porque estamos de rodillas.

¡Pongámonos de pie!”

Cit. K. Marx y F. Engels,

La Sagrada Familia, Madrid, Akal, 1977, p. 108.

Solían algunas viejas universidades situar en sus claustros los llámados Víctores o retratos de aquellos que habían sido sus rectores o sus más eminentes profesores. Esta tradición continúa en la Universidad de Santiago, que suele estar a la vez orgullosa de su pasado escasamante glorioso, a la vez que sienta las bases para destruir las posibilidades de reconstruir ese mismo pasado de un modo crítico. En esto sólo es fiel seguidora del paso marcado por los gobernantes centrales, autonómicos y la sociedad gallega en general y en esto también ha aportado su contribución a la construcción de un gran muro de silencio, tras el que se amparan la mayor parte de sus miembros, incapaces de sacar a la luz o impotentes para ello, un discurso que les permita ser conscientes de su propia situación institucional y del lugar que las universidades ocupan realmente en el mundo de la producción económica, la realidad social o la vida política.

Yacen cuatro retratos de los últimos rectores en el silencio del claustro del Pazo de san Xerome, una sede del rectorado de la universidad de Santiago, que a la vez de poseer el calificativo de Palacio está también bajo la advocación del santo que tradujo la Biblia al latín creando la versión única y obligatoria del texto más sagrado del Occidente cristiano para decenas de siglos, lo que podría interpretarse alegóricamente más que como una coincidencia.

Como modesto cronista trazaré a continuación una imagen histórica de esas cuatro personas que gobernaron mi universidad desde hace treinta años con la tranquilidad de saber, fuese cual sea el resultado, que su imagen siempre quedará mejor parada que la que reflejan sus retratos, de los que lo único que se puede decir con seguridad es que no pasarán a ser parte de la Historia del Arte. Con ello intentaré contribuir a que se puedan dejar de oir en el futuro en Santiago los sonidos del silencio que hace ya más de cuarenta años habían descrito Simon y Garfunkel.

Los sonidos de silencio

¡Hola oscuridad, mi vieja amiga¡,

otra vez vuelvo a hablar contigo,

porque una visión que reptaba suavemente

me dejó sus semillas mientras dormía,

y esa visión que se me grabó en la cabeza

aun perdura

en el sonido del silencio.

Caminaba solo en mis pesadillas

Por callejuelas de adoquines

Y bajo el halo de una farola,

Entre el frío y la humedad me subí el cuello

Cuando mis ojos se cegaron por un resplandor de neón

Que atravesaba la noche,

Y sonó el sonido del silencio.

Bajo la luz desnuda ví

A diez mil personas, quizás más.

La gente hablaba sin decir nada

Y oía sin escuchar,

Y escribían canciones que nadie compartía

Y que a nadie le importaban

Interrumpiendo el sonido del silencio.

“¡Estúpidos!, les dije, ¿es que no veis

que el silencio está creciendo como un cáncer?

¡Escuchad lo que os quiero decir,

coged los brazos que os extiendo!”

Pero mis palabras cayeron como silenciosas gotas del lluvia

Resonando en los pozos del silencio.

La gente se inclinaba y rezaba

Al dios de neón que ellos mismos se habían hecho.

Y el luminoso iba formando un anuncio,

Que con sus luces decía:

“Las palabras de los profetas

están escritas en las paredes del metro

y en las vallas de los solares”

Y así susurraba en los sonidos del silencio.

(trad.J.C.Bermejo Barrera).

Xosé Luís Barreiro Barreiro: O Proceso de Boloña: “Crónica dunha morte anunciada”

Xosé Luis Barreiro BarreiroXosé Luís Barreiro Barreiro: O Proceso de Boloña: “Crónica dunha morte anunciada”
Xosé Luís Barreiro Barreiro é Catedrático de Filosofía da Universidade de Santiago de Compostela

"Dicía Hegel que non hai resultado sen proceso. O proceso foi como foi, e o resultado é/será para a Universidade pública -tal como foi anunciado ao inicio desta intervención -tomando prestado o título da novela de García Márquez-, a Crónica dunha morte anunciada. Ora ben, quixera trabucarme. Adoitase dicir que ‘mentres hai vida, hai esperanza’. O proceso ‘definitivamente’ aínda non rematou. Ata aquí, pois, ata o día de hoxe, a ‘miña crónica’ -que non é outra cousa que crónica-, con certo sabor de canción triste, con evidente perda da inocencia, e con escasa esperanza".

Así remata o profesor Barreiro - universitario, mestre e amigo bo e xeneroso - a súa lúcida e sentida crónica do Proceso de Boloña que conducíu á Universidade ao seu actual estado agónico.

José Carlos Bermejo Barrera: Dinero, ilusiones y rectores

José Carlos Bermejo Barrera: Dinero, ilusiones y rectores

Decía Kant que decir la verdad consiste no en decirlo todo, pero sí en que todo lo que ofrezcamos como verdadero lo sea. Si todos debemos ser veraces, mucho más lo han de ser quienes son custodios de los bienes públicos y han de perseguir el bien común. Éste es el caso de los funcionarios y de quienes gobiernan las instituciones estatales. Defender una institución no es ocultar sus defectos, ni mucho menos construir una falsa imagen de ella ante la opinión pública, que a su vez sirva como halago para quienes son sus responsables, sino alertar de los peligros que corre y sobre todo anteponer el interés común al de las personas que forman parte de ella. Todo lo contrario de esto es lo que llevan años haciendo los rectores de las universidades públicas, incansables ensalzadores de sus instituciones y hábiles tejedores de un muro de noche y niebla en torno a ellas que hace invisibles sus defectos a la opinión pública. Todo para no cejar en sus peticiones de más dinero público y más plantillas en tiempos de crisis global.

Dicen los rectores que sus universidades son pobres, escasas en medios humanos, que en ellas nada sobra y casi todo falta, que no piensan más que en el bien común y que sin ellos no hay futuro. Y que todo lo que se les dé lo devolverán con creces, pues sus gastos son una inversión, lo que buscan es el conocimiento y la innovación, muriendo la ciencia y el saber a la par de su imaginaria agonía en el momento en que les toque recortar sus gastos en personal e investigación o en procedimientos superfluos de gestión, ya que la pérdida de medios docentes comunes, de residencias o infraestructuras para estudiantes, y sobre todo el futuro de sus estudiantes, no es objeto de su preocupación, pues les auguran un feliz destino en su imaginario mundo, pero solo si pudiesen emplearlos en su propia universidad.

La Universidad de Santiago vuelve a la época de antes de Internet

La Universidad de Santiago vuelve a la época de antes de Internet
Los recortes dejan a las facultades sin suscripciones a revistas científicas electrónicas. Solo se gasta un tercio de los 20 millones para I+D

Los empleados del servicio de fotocopias de la Universidad de Santiago (USC) se encerraron hace unos días Intentaban llamar la atención sobre el drástico recorte de personal por la reducción de los puntos de atención de reprografía: pasan de 19 a 7. “Pero si no hay ni para papel”, asegura un profesor, quien afirma que uno de sus colegas de Medicina se lleva los folios de casa para los exámenes. No hay para papel; el servicio de fotocopiadoras se desmantela; se abarata, con menos personal, el de limpieza; el profesorado roza mínimos (se acaban los interinos porque no se les renueva y no se amortizan las jubilaciones); las bibliotecas abandonan suscripciones a revistas y publicaciones periódicas y la partida para investigación inicia su caída libre. El presupuesto investigador de la USC pasó de 74,4 millones en 2009 (se repartía entre 2.598 actividades) a 53,4 millones en 2012, con 1.834 actividades, según datos del último informe de gestión, de diciembre pasado. En el documento queda de manifiesto que la USC ha prescindido de 650 personas de las que casi 500 estaban fuera de plantilla; esto es, personal dedicado a proyectos de investigación.

 El plan de financiación del Sistema Universitario de Galicia (SUG) quedó “destrozado con la ley de presupuestos de 2013”. Lo afirma, con los datos en la mano, el portavoz del Personal de Administración y Servicios (PAS) en el Claustro y representante del colectivo A Trabe, Antonio Pérez. Los 290 millones de euros consignados para las tres universidades gallegas (Santiago, A Coruña y Vigo) se quedaron en 250 y la subvención fija de la Xunta para la USC pasó de 123,7 millones de 2012 a 106 millones en 2013. La aportación para investigación (I+D+I) en las tres universidades se mantiene de momento. Claro que únicamente sobre el papel, con 45,2 millones de euros de los que 20 le corresponden a la USC; en la práctica se ejecuta un tercio, reconocen los distintos colectivos universitarios consultados.

European universities need to think global, says Commission

European universities need to think global, says Commission

The international higher education landscape is changing dramatically in shape and size, with greater competition from countries such as China and India. This calls for an overhaul in the way Europe's 4 000 universities operate - not only internationally, but also in how they deliver education to European students in their home countries.

Today, the European Commission launches a new strategy, 'European higher education in the world [384 KB] ' aiming to ensure European graduates gain the international skills they need to work anywhere in the world and that Europe remains the most attractive destination for international students. Erasmus+, the new EU programme for education, training, youth and sport, will allocate more than €400 million a year to support international student exchanges and increased cooperation between European universities and their partners worldwide.

Androulla Vassiliou, Commissioner for Education, Culture, Multilingualism and Youth, said: "European universities need to think global. They must act strategically to capitalise on Europe's reputation for top quality higher education. They need to promote international mobility of students and staff, provide world-class innovative curricula, as well as excellence in teaching and research. While many European universities have good links inside the EU, many lack a clear strategy for strengthening ties with non-European partners. This urgently needs to change. The Commission will support Member States so that they can develop their international higher education networks. There is no one-size-fits-all model for this: countries need to play to their strengths."

There are more than 19 million students in European Union universities and other higher education institutions. The Commission underlines that universities must also promote an international outlook among the 85% of students who are not mobile, so that they too acquire the international skills required in a globalised world. This means universities need to develop international curricula, promote language skills and expand digital learning.

Overall, the number of higher education students in the world is expected to quadruple, from around 100 million in 2000 to 400 million in 2030, with particularly strong growth in Asia and Latin America. Europe currently attracts around 45% of all international students, but its competitors are rapidly increasing their investment in higher education. The largest providers of internationally mobile students are China, India and South Korea.

The new Erasmus+ programme, to be launched in January 2014, will for the first time mainstream opportunities for students from beyond Europe's borders to spend part of their degree studies at a European university, or vice versa. 135 000 student and staff exchanges between the EU and the rest of the world will be funded - 100 000 more than under the existing Erasmus Mundus programme, in addition to 3 million student and staff exchanges within the EU.

European Commission, 11/07/2013

José Carlos Bermejo Barrera: El I+D+I y la armada sumergible

José Carlos Bermejo Barrera: El I+D+I y la armada sumergible

Fue conocido Felipe II como el “rey papelero”, porque creyó que podía controlar todo su complejo imperio desde un despacho leyendo informes y emitiendo mandatos de todo tipo destinados tanto al centro de Europa como a Sudamérica. Dispuso para ello, además de su autoridad y de su ciega fe en estar en la posesión de la verdad sagrada y profana, de las ingentes remesas de plata y oro de las Indias que le permitieron mantener sus ejércitos y su administración casi sin límite de gasto, gracias a la constante acuñación de moneda que acabó por provocar un terrible proceso inflacionario y arruinar la industria y el comercio de la mayor parte de sus reinos. Eso sí, dedicándose simultáneamente a la construcción de obras públicas que sirviesen como imperecederos recuerdos de su gloria y buen gobierno. Una de las ideas que tuvo el “rey papelero” fue construir una flota, gigantesca para su época, que tenía como fin invadir Inglaterra incorporándola a sus reinos, a lo que le darían derecho sus lazos dinásticos, a la vez que recuperarla para la fe católica. Esta “Gran armada”, llamada por los ingleses “Spanish armada”, supuso para algunas regiones de España la definitiva deforestación de sus bosques, trayendo la ruina para ellas, pero lo peor es que fue derrotada, hundida, acabando sus restos dispersos por el Oceáno Atlántico. Y es que se trataba de una flota de galeras, movidas básicamente a remos, de bordas muy bajas, buena parte de cuya tripulación eran criminales condenados al servicio de los remos, que viajaban en unas condiciones infames: comiendo, durmiendo y haciendo sus necesidades en el mismo banco al que estaban encadenados. Por su estructura esos barcos no podían ser útiles en aguas oceánicas, y por ello fueron vencidos por los barcos ingleses cuyos tripulantes se jugaban además de una victoria o una derrota también su libertad.

Análisis y crítica del documento "Propuestas para la Reforma y mejora de la calidad y eficiencia del sistema universitario español" elaborado por la Comisión de Expertos para la Reforma del Sistema Universitario Español

Análisis y crítica del documento "Propuestas para la Reforma y mejora de la calidad y eficiencia del sistema universitario español" elaborado por la Comisión de Expertos para la Reforma del Sistema Universitario Español1

Grupo de trabajo designado por la Asamblea General de la Universidad de Granada:

Jorge Casillas Barranquero, María José Cáceres Granados, Mercedes del Amo Hernández, Antonio Luzón Trujillo, Francisco Maeso Rubio, Cristóbal Pasadas Ureña, Victoria Robles Sanjuán y Jesús Andrés Sánchez Cazorla

Junio de 2013

José Carlos Bermejo Barrera: Fonseca y los hitos de la jurisprudencia

José Carlos Bermejo Barrera: Fonseca y los hitos de la jurisprudencia

Cuenta el General Schwarzkopf, comandante en jefe del ejército aliado que liberó Kuwait en la I Guerra del Golfo, que en los meses de preparación de la ofensiva los soldados acuartelados en Arabia Saudí comenzaron a comprar camisetas con el perfil del mapa de ese país y el nombre de sus ciudades. El gobierno saudí exigió su prohibición alegando que la localización de las ciudades en el mapa era un secreto militar. No cabe duda de que es difícil bombardear una ciudad si no se sabe dónde está, por lo que se puede afirmar que los saudíes tenían toda la razón, aunque también lo es que la capital de este reino estaría mucho más segura si pudiese moverse sobre ruedas por el desierto. Esta sutileza estratégica es muy similar a las de tipo teológico en las que son especialistas los ulemas musulmanes, los rabinos judíos y los teólogos cristianos de la Edad Media, pero desgraciadamente no desentonan nada con algunas de las consideraciones jurídicas que se están elaborando en nuestras universidades.

No cabe duda de que el derecho es una técnica compleja que a veces puede ser manipulada a interés de parte, razón por la cual señalaba el gran jurista alemán E. Kaufmann en el año 1927 que “la ciencia jurídica meramente técnica es una prostituta a disposición de todos y para todos”. Las leyes son textos que han de ser interpretados y aplicados a cada caso, pero esos textos no deben ser tomados fanáticamente al pie de la letra, su aplicación ha de estar orientada por los precedentes, el contexto y el sentido común. El derecho sólo intenta regular los hechos y deja de tener sentido cuando su aplicación deja de ser creíble, pues entonces pierde toda legitimidad, como ha señalado en su magnífico libro Making our democracy work. A judge view (New York, 2010) S. Breyer, juez del tribunal Supremo de los EE.UU.

Comunidad Valenciana: La Generalitat suprimirá el 55% de las carreras universitarias para ahorrar

Comunidad Valenciana: La Generalitat suprimirá el 55% de las carreras universitarias para ahorrar
Las universidades públicas suprimirán 219 titulaciones antes del año 2015 con el objetivo de evitar duplicidades; los grados con menos de cincuenta alumnos desaparecen

El nuevo mapa de titulaciones de la Comunidad Valenciana contempla una drástica reducción del 55 por ciento en las carreras ofertadas por las universidades públicas. La Generalitat persigue con esta iniciativa ahondar en la política de reducción de costes y evitar duplicidades. En algunos casos desaparecerán carreras en las que había menos de cincuenta almunos matriculados.

El plan presentado por el presidente del Ejecutivo autonómico, Alberto Fabra, prevé que de pasen de los 407 estudios universitarios que se ofrecen en la actualidad entre diplomaturas, licenciaturas, segundo ciclo y grados a 188, lo que supone un descenso cercano al 55 por ciento. El proyecto debe estar completado en el curso 2015-2016 y supondrá adaptar de forma el sistema universitario valenciano al Plan Bolonia.

Cuando se complete el plan se pasará de los 67.500 créditos que se ofertaban en la actualidad a 45.120 créditos.

El próximo curso ya se suprimirán 89 titulaciones por la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior. El programa presentado este miércoles por Fabra también afecta a los másters que ofertan las universidades públicas valencianas. En este caso, la oferta se reducirá desde los 345 actuales a 282.

Entre los aspectos destacados de este acuerdo, para la implantación de grados, deberán contar con un mínimo de 50 alumnos; no podrán tener duplicidad en la misma provincia salvo que esté justificado por la solicitud de alumnos y se elaborará una relación de grados que favorezca la demanda de tejido productivo y la empleabilidad de los alumnos.

El documento ha sido rubricado este miércoles en el Palau de la Generalitat en un acto presidido por el jefe del Consell, con presencia de los rectores de las universidades, los presidentes de los consejos sociales de estas instituciones y la consellera de Educación, María José Català. Fabra ha destacado el consenso entre administración y universidades para acordar este mapa de titulaciones con el que, según ha dicho, se ha dado "un paso más en este camino para ser eficientes".

ABC, 19/06/13

Outras novas relacionadas:

Del manual de la OCDE para el buen recortador

Del manual de la OCDE para el buen recortador
http://www.oecd.org/fr/dev/1919068.pdf

La clarividencia política es indispensable para actuar rápida y eficazmente. Si un gobierno llega al poder en el momento en que se desarrollan los desequilibrios macroeconómicos, se beneficia de un corto período de apertura (cuatro a seis meses), durante el cual la opinión pública le apoya y y puede echar sobre sus predecesores la impopularidad del ajuste. Gracias a ese apoyo, los corporativismos resultan temporalmente debilitados y puede lanzar a la opinion pública contra sus adversarios. Después de ese período de gracia, se acabó: el nuevo gobierno debe asumir en su totalidad los costes políticos del ajuste, porque es considerado como el único responsable de la situación. Es pues de interés aplicar un programa de estabilización achacando la responsabilidad de las dificultades a sus adversarios. Eso constituye una buena estrategia de comunicación, siendo esa estrategia un arma importante en el combate político. Desde la llegada al poder es necesario insistir, incluso exagerando, sobre la gravedad de los desequilibrios, destacar las responsabilidades de los predecesores y el rol de los factores exógenos desfavorables en vez de mantener un discurso optimista y posponer el momento de la verdad. En revancha, una vez que el programa de estabilización haya sido aplicado, el gobierno puede sostener un discurso más optimista para restablecer la confianza (un factor positivo para la recuperación), atribuyéndose el mérito de los primeros beneficios del ajuste.

Christian Morrisson, « La faisabilité politique de l'ajustement », Cahier de politique économique n° 13, Centre de développement de l'OCDE, 1996, p. 24-25.

José Carlos Bermejo Barrera: ¡Ánimo Plutón!

José Carlos Bermejo Barrera: ¡Ánimo Plutón!

Un congreso de astrónomos votó que Plutón ya no tenía la categoría de planeta, degradándolo de modo infamante. No sabemos si Plutón se sintió deprimido o pensó: “votad lo que querais, que yo seguiré en mi órbita”, pero por si acaso un grupo gallego compuso el tema “¡Ánimo Plutón!” para ayudarle a mantener la moral. Votar la verdad en un congreso es algo que se hacía en la antigua URSS, que así dictaminó que la física nuclear no era más que una muestra del irracionalismo burgués, al igual que la supuesta existencia de los genes. Todo ello tiene una larga historia, pues en realidad deriva de los concilios de la Iglesia, que también establecían a golpe de voto cardenalicio los dogmas de la fe, y también se entronca en esta tradición histórica medieval el gusto por las fórmulas rígidas y las palabras vacías. Antes y ahora se ha intentado regularlo todo en el campo de la ciencia. Hoy en día cada paper debe responder a un formato predeterminado, como puede verse entrando en la página del grupo de revistas Nature, o en las normas de admisión de originales de cualquier revista. Lo mismo ocurría en la Edad Media, en la cual se exigía en las universidades que una disertación, el equivalente de una conferencia o una publicación, debía tener necesariamente 22 partes. A modo de curiosidad, veamos las primeras de ellas: proemio, materia a tratar, inicio, principio, prefacio, preludio, introito, exordio y preparatoria.., etc. Pero no solo cada paper o disertación ha de tener un formato, sino la vida académica completa de una persona. En la Edad Media esto tenía su lógica, porque las universidades eran, básicamente, de dos órdenes religiosas, dominicos y franciscanos, y ya se sabe que la vida de un fraile se controla desde que se levanta hasta que se acuesta. Hoy parecería no tener sentido intentar este control, sin embargo se consigue gracias a un instrumento fácilmente manipulable y que puede determinar el futuro laboral y personal de los científicos: su curriculum vitae, en el que el uso de un término latino permite dar solemnidad a lo obvio.

Comunicado conxunto das universidades públicas galegas sobre a aplicación da rebaixa salarial imposta pola Xunta de Galicia no SUG

Comunicado conxunto das universidades públicas galegas sobre a aplicación da rebaixa salarial imposta pola Xunta de Galicia no SUG

As universidades do sistema universitario galego desexan expresar o seu enérxico rexeitamento á rebaixa salarial imposta pola Xunta de Galicia e recollida na Lei 2/2013 de Orzamentos da Comunidade Autónoma de Galicia para 2013, aprobada polo Parlamento de Galicia e publicada no DOG o día 28 de febreiro de 2013.

A rebaixa salarial imposta polo goberno de Galicia supón un novo ataque ás traballadoras e traballadores públicos de Galicia que se suma aos xa realizados polos gobernos do estado e autonómico nos últimos anos. Detrás destes ataques, que se fundamentan desde os gobernos sobre a necesidade de axustes orzamentarios, atópase unha base ideolóxica que persegue a minoración do público en beneficio doutras iniciativas. A diminución dos salarios, a paralización das convocatorias de emprego ou a consideración das traballadoras e traballadores públicos como un sector privilexiado son só un chanzo máis no desprestixio do público.

Este ataque concéntrase dun xeito especial no ensino público, que se desprestixia a través da descualificación do persoal, da minoración dos seus salarios, do incremento da súa carga de traballo, do deterioro das súas condicións laborais e da posta en cuestión da súa calidade ou excelencia. No caso das universidades estes feitos engádense aos recortes en investigación e á aplicación indiscriminada de normas e leis orzamentarias que mesmo dificultan a captación de recursos externos. Ademais o estudantado, e particularmente aquelas e aqueles con menos recursos económicos, a parte máis feble da comunidade universitaria, sofre a diminución das bolsas de estudo.

Nesta situación, é preciso facer visible a unidade de actuación das tres universidades do sistema universitario de Galicia. Primeiro, no rexeitamento común destas medidas. En segundo lugar na aplicación homoxénea do axuste retributivo.

A lei é de obrigado cumprimento para as institucións públicas e para as universidades en particular, aínda que, como no caso desta rebaixa salarial o desacordo sexa profundo, de fondo e de forma. Todas as leis deben cumprirse, tamén aquelas que garanten a igualdade de oportunidades e as que encomendan aos poderes públicos a defensa do acceso á cultura e a promoción da ciencia en beneficio da sociedade. As medidas emanadas de conxunturas orzamentarias non deberían ir en contra destas normas fundamentais sobre as que existe un consenso social.

USC, 13/06/13

Lawrence Wittner: America’s Public University System: Corporate Welfare or Education?

Lawrence Wittner: America’s Public University System: Corporate Welfare or Education?

Who needs the Cayman Islands?” That’s how a May 22 New York Times article began as it described “Tax-Free NY,” a plan zealously promoted by New York State’s Democratic Governor, Andrew Cuomo.

Under the provisions of his Tax-Free NY scheme, most of the 64 campuses of the State University of New York (SUNY), some private colleges, and zones adjacent to SUNY campuses would be thrown open to private businesses -- businesses that would be exempted from state taxes on sales, property, the income of their owners, and the income of their employees for a period of ten years. According to the governor, this creation of tax havens for private, profit-making companies is designed to create economic development and jobs, especially in upstate New York.

Accompanied by businessmen, politicians, and top SUNY administrators on a tour of the state, Cuomo has embarked on a full court press for his plan. “There are winners and there are losers,” he declared. “And the point of this is to be a winner.” Tax-Free NY, he announced, was “a game-changing initiative that will transform SUNY campuses and university communities across the state.” Conceding that these tax-free zones wouldn’t work without a dramatic “culture shift” in the SUNY system, Cuomo argued that faculty would have to “get interested and participate in entrepreneurial activities.” As he declared in mid-May, the situation was “delicate, because academics are academics. ... But you can be a great academic and you can be entrepreneurial, and I would argue you’d be a better academic if you were actually entrepreneurial.”

Despite the obvious problems this commercial approach raises for intellectual and academic integrity, SUNY Chancellor Nancy Zimpher is a strong supporter of the governor’s plan. Only a few years ago, New York State law prohibited businesses from operating on SUNY campuses, but Zimpher arranged for that barrier to be swept away. Also, even if she didn’t approve of a commercial invasion of the university, she -- like individual campus administrators -- would be unlikely to keep her job if she opposed the governor.

O Valedor do Pobo de Galicia denuncia "los desajustes del modelo de educación superior que se ha implantado"

O Valedor do Pobo de Galicia denuncia "los desajustes del modelo de educación superior que se ha implantado"
Extracto da Resolución de 4 de junio de 2013, expediente D.3.Q/429/13

Cosa completamente distinta es el fundamento de estas medidas. Aunque el informe apunta a que "o control do cumprimento das obrigas docentes é necesario xa que ten efectos sobre o sistema retributivo (os denominados quinquenios) e é necesario para proceder a avaliar ao profesorado da facultade conforme ás normas establecidas pola propia USC, en particular, o Manual de Avaliación Docente" y parece querer garantizar el derecho del alumnado a la docencia y a la tutoría, se enmarca en una serie de prácticas que, siendo absolutamente ajenas a la función esencial de la Universidad, responden a un planteamiento estrictamente funcionarial de la actividad de los centros de educación superior que inspira en gran medida la reciente normativa sobre universidades. El propio informe revela este fundamento cuando se refiere, penosamente, a "'os sistemas de control das obrigas funcionariais". Nada más alejado de la razón de ser de la alma máter. Por desgracia, en la actividad universitaria se desvanecen las exigencias de calidad en la docencia y la investigación y se consumen ingentes recursos - en tiempo y dinero- en controles, evaluaciones y autoevaluaciones. El control de la asistencia de los profesores tiene muy poco que ver con la calidad de la docencia, con la transferencia a los alumnos de los resultados de la actividad investigadora y, en definitiva, con las funciones esenciales de la universidad. Se inserta en una creciente burocratización de la vida académica que no ha tenido ningún efecto positivo en los niveles de calidad de la educación superior y que puede acabar produciendo el efecto contrario al perseguido, generando elevados niveles de ineficiencia, incompetencia y desincentivación.

El propio desenfoque de la actual regulación universitaria, con una sospechosa sobrecarga de conceptos pedagógicos ajenos al verdadero conocimiento científico -competencias, habilidades, destrezas-, y una inquietante infantilización de su alumnado, sería uno de los elementos sobre los que habría que impulsar, desde la propia comunidad universitaria, un profundo debate.

En todo caso, no se aprecia ninguna irregularidad administrativa ni un abuso de autoridad sino la aplicación de una normativa académica que, lamentablemente, interfiere en las tareas propias del quehacer de los profesores garantizando su asistencia a clase pero sin preocuparse de la calidad de su docencia. El desacierto de esta medida es consecuencia de los desajustes del modelo de educación superior que se ha implantado y trasciende la responsabilidad de los decanos o directores de centros o departamentos. Exige una intensa reflexión y reforma del modelo mismo.

Valedor do Pobo

Distribuir contido