Lexislación

El Gobierno aprueba el proyecto de ley de Ciencia

El Gobierno aprueba el proyecto de ley de Ciencia
La nueva norma contempla la creación de la Agencia Estatal de Financiación
Habrá un contrato indefinido de acceso al sistema de ciencia y tecnología

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el proyecto de ley de Ciencia, que ha estado más de dos años parado y ha tenido una elaboración acelerada en los últimos tres meses. Ahora pasará al Congreso de los Diputados para su trámitación parlamentaria. La futura Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que es su nombre completo, debe sustituir a la vigente, de 1986, que ha sido clave en el desarrollo del sistema español de ciencia y tecnología en los últimos 25 años.

Una de las reivindicaciones de la comunidad científica queda recogida en el texto, que habilita al Gobierno para crear la Agencia Estatal de Financiación, diseñada como agente de financiación y gestión de los programas. Sin embargo, el Ejecutivo no ha presentado por el momento ningún reglamento para su creación. Ya en 2006, la Ley de Agencias Estatales autorizó la puesta en marcha de la Agencia Estatal de Evaluación, Financiación y Prospectiva de la Investigación Científica y Técnica, que nunca se hizo realidad.

Otra importante reivindicación, la configuración de una carrera científica no funcionarial, se queda a medias en el proyecto de ley. Se regula la contratación de los becarios para realizar la tesis doctoral, así como un nuevo "contrato de acceso al sistema", que tras la segunda evaluación, al cabo de cinco años, se convierte en contrato indefinido, pero a partir de ahí, esa vía laboral desemboca en la vía funcionarial.

La Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) ha valorado negativamente el texto por considerarlo inadecuado para el sistema científico español. También ha sido contestado por las universidades y rechazado igualmente por los sindicatos, por la negativa del Ejecutivo a incluir carreras profesionales para tecnólogos y gestores del sistema de ciencia.

Asimismo, la ley incorpora la innovación, pese a que es una competencia transferida a las Comunidades Autónomas.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha declarado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que esta norma permitirá a España "consolidarse entre los países con más producción científica del mundo".

El País, 07/05/10

Outras novas relacionadas:

El Gobierno aprobará mañana el Proyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación

El Gobierno aprobará mañana el Proyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación

El Consejo de Ministros aprobará mañana el Proyecto de Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, para su remisión al Congreso de los Diputados e inicio trámite parlamentario, según han confirmado este jueves a Europa Press fuentes del Ministerio de Ciencia e Innovación.

La futura norma sustituirá a la ley vigente desde 1986 y comenzó a elaborarse en julio de 2008, cuando la titular de Ciencia, Cristina Garmendia, encargó a un grupo de expertos una primera redacción que ha sido consultada con la comunidad científica y los partidos políticos en diversas rondas de negociación.

El texto se articula en torno a cinco cuestiones: los cambios en la carrera científica; el desarrollo de un modelo de gobernanza que incluye instrumentos de coordinación con las comunidades autónomas; el fomento de un espacio europeo de investigación; el impulso de las conexiones entre el sistema público y el privado; y el incremento de los recursos públicos para racionalizar y transformar el modelo de gestión mediante mecanismos como la Agencia Española de Investigación.

EcoDiario, 06/05/10

Outras novas relacionadas:

Nueva versión proyecto R.D. sobre estudios oficiales de Doctorado

Nueva versión proyecto R.D. sobre estudios oficiales de Doctorado

Como continuación a nuestra información del pasado día 6 de este mes, os hacemos llegar el Anteproyecto de Real Decreto que regula las enseñanzas oficiales de Doctorado (versión 21.04.2010), al que hemos tenido acceso. Pinchar aquí

En FETE-UGT observamos, en una primera mirada a esta versión, que parece haber habido supresiones del articulado anterior, que son positivas pues se ha reducido al mínimo la estructura normativa de los estudios de Doctorado. En particular han suprimido la parte de la creación de contratos y de becas-salarios para cursar doctorado que eran confusas.

Pero lo que no ha cambiado es que uno de los objetivos principales de este RD, es la creación de las Escuelas de Doctorado!!!. No necesariamente deben tener un espacio físico, sino que se trataran de estructuras de gestión y gobierno. En principio se puede estar de acuerdo, si estamos convencidos de que esta nueva estructura representa un avance hacia la excelencia en los temas de I+D+i de las Universidades. Pero no tenemos nada claro que creando una estructura de este tipo, los resultados finales sean mucho más eficaces de lo que en este momento tenemos; es más ya hay ejemplos de Escuelas de Doctorado y/o de Postgrado que no han servido para una mayor calidad del Doctorado, sí para un gasto más en estructura de cargo-s académico-s y administrativa.

Lo que si parece claro, es que vamos hacia un modelo de Universidad, en donde el PDI de excelencia en investigación, se aísla de la elevada carga docente mayoritaria de la universidad (entiéndanse las enseñanzas de Grado) y pasan a formar parte de una elite dedicada al Doctorado, los Másteres en investigación y la investigación en institutos mixtos administración- universidad, produciendo sin duda alguna una disminución de la calidad docente en las enseñanzas de grado y a la vez una disminución en la calidad de investigación de los Departamentos.

Es muy posible que lo que se busque es que una gran mayoría de Tesis Doctorales, se hagan en estos institutos mixtos, en donde ya, en estos momentos están haciendo investigación muchos PDI de excelencia investigadora (la Ley de la Ciencia también va por este camino) y que son sustituidos en la docencia y la investigación de los Departamentos por profesorado en régimen de dedicación parcial o personal recién incorporado a la universidad. ¿Es esto lo que pretende el Ministerio?. En FETE-UGT consideramos que no es lo deseable para la universidad pública, a la que defendemos.

FETE-UGT, 05/05/10

Aprobado el nuevo estatuto del estudiante universitario

Aprobado el nuevo estatuto del estudiante universitario

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, anunció hoy la aprobación del nuevo estatuto del estudiante universitario, tras sendos encuentros con el Consejo de Universidades y la Conferencia General de Política Universitaria en Madrid.

En declaraciones a los medios de comunicación, Gabilondo explicó que el nuevo estatuto prevé la creación del Consejo de Estudiantes Universitarios del Estado, "para garantizar su representación y participación en el proceso educativo".

"Su objetivo es situar al estudiante en el centro del sistema" y asegurar no solo el derecho de consulta y voto, sino también de participación, declaró Gabilondo.

Sin embargo añadió que este documento deberá recibir el informe favorable del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros, donde será aprobado de forma definitiva.

A su juicio, "además de receptores de la educación, los estudiantes deben ser agentes activos" de este proceso, y gracias al nuevo estatuto y a su consejo "juntos decidiremos" sobre aspectos como la modernización de la universidad, la implantación de Bolonia y la financiación del sistema.

Estará presidido por el ministro de Educación y reunirá a un miembro de cada universidad pública o privada existente en España; representantes de las asociaciones estudiantiles con presencia en el Consejo Escolar del Estado, y hasta tres estudiantes procedentes de asociaciones que, aunque no cuenten con dicha presencia estén involucradas en al menos seis universidades y tres comunidades autónomas.

Para Gabilondo, el nuevo estatuto coloca "a los estudiantes en el centro del modelo formativo de las universidades" y les otorga una participación más activa en la vida académica, su política estratégica, su gestión y la gobernanza de los centros.

FETE-UGT: Decepcionante reunión de la Mesa Sectorial de Universidad

FETE-UGT: Decepcionante reunión de la Mesa Sectorial de Universidad

SOMOS UNIVERSITARIOS Y REPRESENTANTES DEL PERSONAL DE LAS UNIVERSIDADES. Lo aclaramos previamente ante la indignación que nos produce la línea argumental que pudimos escuchar en la reunión, del pasado día 12, de la Mesa Sectorial de Universidad.

La reunión comenzó con el informe ministerial sobre la Ley de la Ciencia. Ahora ya tenemos muy claro que todo lo denunciado por FETE-UGT y otros sindicatos contaba con la participación y las bendiciones del Ministerio de Educación, cuestión por otra parte lógica, no sólo por formar parte del mismo equipo de gobierno, sino por ser los que conllevan de forma natural los trasvases de responsables, ante las uniones y divorcios, a los que ya nos tienen acostumbrados.

Ya tenemos muy claro también que el Ministerio de Educación piensa que el mundo universitario es diferente y tan diferente que de PROMOCIÓN INTERNA NADA. Argumento y citamos literalmente: “Normas que impidan la incorporación de externos es un error. Todo el que se prepara se puede incorporar”. Y nosotros pensamos, desde nuestro corto entender, que si es un error, será el mismo en los OPIS o en el resto de las administraciones públicas. Además, decimos y repetimos que en FETE-UGT pensamos que en la Universidad debe entrar todo aquel que pase por los filtros que para desarrollar las tareas de docencia e investigación se han establecido y, por cierto, defendemos que esos filtros sean muy claros y transparentes, porque todo lo demás se denomina en lenguaje coloquial “a dedo”, y eso no nos gusta en la universidad pública, aunque sea lo natural en la empresa privada, y probablemente esté ahí la clave del problema, como más tarde comentaremos hablando de financiación.

Dejando aparte el tema de la promoción interna, por parte del Ministerio se nos adelantó que estaba a punto de llegarnos una nueva versión del borrador de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, donde ya se han incorporado aquellas cuestiones que el Ministerio de Educación ha considerado oportuno asumir, de entre las aportadas por la representación sindical en la mesa de negociación.

Punto y tema cerrado por su parte. Pero también aquí tenemos un par de cosas para comentar. Primero, que para nosotros el tema no se cierra de un carpetazo. Segundo, que ya tenemos el nuevo borrador y que, aunque lo estamos estudiando con todo detalle, nos parece una falta de respeto hacia todo el personal al que representamos, introducir por la puerta trasera cambios a lo que se pretendían regular en el Estatuto del PDI, como el tema de la Dedicación del Personal Docente e Investigador (nuevo artículo 30 de la Ley de la Ciencia, aparecido como arte de magia).

Las implicaciones de la Ley de la Ciencia en las Universidades van a ser de tal calibre, que nos han llevado a diseñar una campaña informativa con objeto de abrir el debate interno en las universidades, porque todos los universitarios tienen derecho a conocer la letra pequeña que hay detrás de la EXCELENCIA, la GOBERNANZA… la PRIVATIZACIÓN

María del Mar Llinares García: UNA LLAMADA DESESPERADA DE ATENCIÓN

María del Mar Llinares García: UNA LLAMADA DESESPERADA DE ATENCIÓN: el decreto sobre enseñanzas de Doctorado y el desmantelamiento de la universidad.

En estos últimos años estamos asistiendo a un constante proceso de creación de normas en el ámbito de las universidades españolas que puede suponer una seria amenaza para su futuro. Muchas veces estas normas parecen ser fruto de auténticas improvisaciones, se prestan a contemplar toda clase de excepciones y pueden incluso llegar a ser manipuladas para defender los intereses académicos particulares de grupos y personas concretas en el ámbito de las universidades públicas.

Estas normas se crean y se destruyen, se contradicen entre sí, se cambian y parecen ignorar los principios de jerarquía normativa y de armonización que han de presidir cualquier labor legislativa. Quizás no sea ajeno a ello el hecho de que el presidente Zapatero haya tenido nada menos que cuatro ministros de educación en su mandato y medio y que en el plazo récord de un año cambiase a las universidades dos veces de ministerio, sin explicar por qué.

Muchas personas creemos que esta logorrea normativa no es inocente, casual ni mero fruto de la improvisación, sino que forma parte de un plan que pueda permitir debilitar e incluso anular la estructura institucional de las universidades, llevándose consigo incluso la seguridad jurídica de alumnos, profesores y PAS.

Treinta mil investigadores rechazan la ley de ciencia por ampliar ´un modelo ineficaz´

Treinta mil investigadores rechazan la ley de ciencia por ampliar ´un modelo ineficaz´
La Confederación de Sociedades Científicas de España reclama un sistema estable de financiación que proporcione más calidad

La Cosce (Confederación de Sociedades Científicas de España) presentará hoy las conclusiones de sendos informes elaborados por su Comisión para el Análisis de los Presupuestos Generales del Estado y por la Comisión para el Análisis del Anteproyecto de Ley de la Ciencia. ¿La valoración?: un "panorama descorazonador para la ciencia, que en este momento se enfrenta a una drástica reducción de sus recursos y a una propuesta de ley que no aporta soluciones a sus verdaderos problemas. Los científicos creen que la ley "no va a servir para darle a la ciencia española la competitividad global que requiere". El presidente de la entidad, Joan Guinovart, defenderá que su aprobación "con el contenido actual no es conveniente".

Tras su estudio, las sociedades científicas detectan la falta de una apuesta prioritaria por la calidad, la internacionalidad y la competitividad. "Podemos decir que el sistema que se propone homogeniza a la baja siguiendo y ampliando un modelo ineficaz e ignora experimentos de éxito que tenemos en España". Además, la COSCE demanda una financiación estable de la ciencia que proporcione más calidad al sistema. Guinovart recuerda, que "mientras en los países europeos se destina una media del 1,8% del PIB a inversión en ciencia, en España estamos en el 1,13% según los cálculos más recientes".

El duro varapalo de los científicos al proyecto de ley de la Ciencia pone en duda su futuro

El duro varapalo de los científicos al proyecto de ley de la Ciencia pone en duda su futuro
La COSCE dice que el texto «no aporta soluciones a los verdaderos problemas»
Los expertos señalan que la aprobación de su contenido «no es conveniente»

El texto del anteproyecto de la ley de la Ciencia presenta «un panorama descorazonador para la ciencia, que en este momento se enfrenta a una drástica reducción de sus recursos y a una propuesta de ley que no aporta soluciones a sus verdaderos problemas». Lo dicen dos informes de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) -entidad que agrupa a más de treinta mil investigadores en el país y que preside Joan Guinovart- a los que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA y que serán presentados hoy en Madrid.

Los científicos españoles van a dar hoy un fuerte tirón de orejas a la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y a la ley de la Ciencia que promueve. Lo harán en una comparecencia pública y a 24 horas vistas de que el anteproyecto sea previsiblemente aprobado por el Consejo de Ministros. Falta por saber si el muy sonoro suspenso que los científicos dan al texto legal puede suponer un aplazamiento en su aprobación, toda vez que la ministra Garmendia insistió a lo largo de los últimos meses en la necesidad de que la ley de la Ciencia fuera una ley de amplio consenso.

La COSCE había nombrado meses atrás un comité de expertos compuesto por catorce investigadores de prestigio (tan sólo una mujer, la catedrática de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la UNED, Felisa Verdejo). En ese comité de expertos tiene voz propia el matemático asturiano Juan Luis Vázquez, que ya se había mostrado muy crítico con el primer borrador presentado por Garmendia. Se mejoraron cosas, pero parece que no lo suficiente. Para la COSCE, la ley «no va a servir para darle a la ciencia española la competitividad global que requiere; por eso creemos que su aprobación, con el contenido actual, no es conveniente».

La Ley de la Ciencia se presenta en Consejo de Ministros

La Ley de la Ciencia se presenta en Consejo de Ministros

El Consejo de Ministros de este próximo viernes incluirá la presentación de la futura Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Asi lo anunció el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, durante el pleno monográfico sobre Economía, celebrado en la Cámara Baja a mediados de febrero.

Este texto, que sustituirá a la ley vigente de 1986, comenzó a elaborarse en julio de 2008 por un grupo de expertos en la materia. Entre otras medidas, contempla la creación de la Agencia Estatal de Investigación como agente de financiación del sistema, pero sin suponer un aumento del gasto público.

El texto, con fecha 22 de febrero y 76 páginas, recoge además que esta agencia será uno de los dos agentes financiadores del sistema, de igual forma que ya lo es el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), orientado a gestionar programas liderados por empresas de forma prioritaria.

Es más, la futura ley establece que para las convocatorias de ayudas al personal investigador en formación que se encuentren en ejecución a la entrada en vigor de la norma, se continuará utilizando la situación jurídica de beca durante los dos primeros años desde la concesión de la ayuda, y para la situación jurídica de contrato la modalidad de contrato de trabajo en prácticas, según lo establecido en la normativa actual.

Según confirmaron a Europa Press fuentes cercanas al proceso, este anteproyecto de ley de Ciencia se prevé enviar al Consejo de Estado a finales de marzo, y con ello, se espera que no entre en trámite parlamentario, al menos, hasta el mes de mayo.

Desde el comienzo de todo el proceso, el Ministerio de Ciencia e Innovación ha experimentado varias modificaciones, entre las que figuran el traspaso de competencias en materia de Universidades al Ministerio de Educación, o el cese del ex secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez Alonso, a finales de 2009, sustituido por el hasta entonces director general de Universidades Felipe Pétriz, que ha sido el encargado de conducir la negociación de la futura Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación.

Europa Press, 08/03/10

Outras novas relacionadas:

FETE-UGT: El Ministerio de Ciencia e Innovación pretende modificar de un plumazo el marco legislativo de las universidades

FETE-UGT: El Ministerio de Ciencia e Innovación pretende modificar de un plumazo el marco legislativo de las universidades

El pasado día 23, en la reunión de la Mesa Sectorial de Universidad, el Director General de Política Universitaria, en su intervención relativa al tema de la “gobernanza” de las universidades, aseguró a los reunidos de forma tajante, que no comparten el contenido del documento titulado “Estrategia 2015. La gobernanza de la universidad y sus entidades de investigación”, presentado por la fundación CYD y la CRUE. Añadió además, que ni el Ministerio de Educación ni el Gobierno tienen intención alguna de modificar la LOU, aseverando que será el PSOE quién en su próximo programa electoral incluya o no su propuesta de modificación.

Todo esto venía a tenor del Fete Informa que sobre la “gobernanza” se publicó el 15 de febrero de 2010, en el que expresábamos nuestro temor por la universidad pública y las intenciones mercantilistas y autoritarias que se desgranan en el citado estudio de la Fundación CYD, patrocinado por la CRUE (Consejo de Rectores de Universidades Españolas, asociación privada sin ánimo de lucro).

Bien, pues mientras se hacían estas declaraciones apaciguadoras, otra parte del Gobierno, esta vez el Ministerio de Ciencia e Innovación, presentaba el Borrador 1 de la “Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación” en el que vamos descubriendo, sorprendidos, que de lo dicho nada, ya que el documento entra, como se dice coloquialmente, como “un elefante en una cacharrería” y se dedica a modificar de un plumazo el marco legislativo de las universidades, es decir la LOU, e incluso llega más lejos. Así, a modo de ejemplo, y tras una primera valoración, creemos conveniente destacar los siguientes aspectos:

  • Por supuesto, contiene un TITULO sobre la gobernanza, en este caso de la investigación, pero no en forma de gobierno participativo, sino de “ordeno y mando”. Evidentemente, sigue la misma filosofía de pensamiento que ya denunciamos anteriormente.

  • Incorpora modificaciones sustanciales en leyes que afectan al personal de las universidades y a sus carreras profesionales, fundamentalmente:

    • Se para a legislar sobre el personal de administración y servicios de las universidades, pero no añade nada nuevo sobre el PAS Funcionario ¿para qué lo quiere regular? (quizás para disimular lo que a continuación hace con el PAS Laboral).

    • Cambia de un plumazo el estatus del PAS Laboral, ya que le quita su condición de “empleado público” al eliminarlos del EBEP. ¿qué se pretende con esto, modificar el EBEP sin decirlo expresamente? ¿dividir al PAS de las universidades? ¿ser un antecedente de un cambio mayor en el EBEP?

    • De forma bastante incongruente, omite quién hará el desarrollo de la Ley 7/2007, EBEP. Pero sí deja claro que la carrera profesional aplicable al personal de administración y servicios será regulada por cada ley de la función pública. Es decir, más diferencias, más discriminación, menos posibilidad de movilidad, etc. ¿Es el MICINN el encargado del personal de las universidades?, ¿es quién que tiene mejor conocimiento de su realidad?.

    • Discrimina al PDI de las universidades (funcionario y laboral) en el acceso y promoción en su carrera profesional. Mientras que al personal docente e investigador de las universidades se le obliga a superar una acreditación nacional tras una severa evaluación, se establecen vías de acceso paralelas y en ocasiones mucho más rápidas, para que el personal investigador pueda acceder a los cuerpos docentes universitarios:

      • A través de acreditación automática a titular de universidad y catedrático de universidad del personal investigador funcionario, sin exigencia de haber impartido docencia.

      • Mediante la posibilidad de que a través de un procedimiento que posteriormente establecerá el gobierno “profesionales ajenos a la universidad” puedan obtener la acreditación como catedrático de universidad.

      • Con acreditación automática si se ha superado una evaluación de la investigación (sin especificar ni por quién ni cómo) trashaber sido contratado dentro del Sistema Español de Ciencia y Tecnología.

    • Posibilita que “expertos profesionales” sin vinculación con la universidad formen parte de las comisiones de acreditación. Es decir, profesionales que nunca han realizado actividad docente pueden ser evaluadores de la misma. Constituye una muestra más de la escasa valoración concedida a la docencia.

Sólo con lo anterior, podemos afirmar que, sin temor a ser exagerados, la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, ha lanzado un torpedo a la línea de flotación de la Ley Orgánica de Universidades.

Ante todo esto demandamos respuesta a estas preguntas que nos planteamos: ¿Es consciente el Ministerio de Educación de esta ingerencia en su campo de acción?. ¿Ha sido consultado?. ¿Está de acuerdo?. ¿Tenemos que pensar que el Ministro Gabilondo quiere esto para la universidad pública?. ¿Qué opina la CRUE de esta Ley?. La respuesta a esta última pregunta también nos interesa, más teniendo en cuenta que dicha asociación constantemente intenta atribuirse una representación, que por ley y a través de un sistema democrático de elección, nos corresponde a otros, la del personal universitario.

Creemos que el personal de las universidades se ha ganado, con su actuación profesional, explicaciones, respeto y estímulos, no este tipo de tratamiento.

FETE-UGT, 03/03/10

Felipe Pétriz, Secretario de Estado de Investigación: "Con la nueva Ley de la Ciencia, el poder político va a influir menos"

¡... y más los empresarios!Felipe Pétriz, Secretario de Estado de Investigación: "Con la nueva Ley de la Ciencia, el poder político va a influir menos"
Felipe Pétriz. Secretario de Estado de Investigación. Es el encargado de coordinar el nuevo texto que regulará el sistema español de I+D, reemplazando la norma de 1986

En 2011, la investigación pública se comenzará a hacer por contrato laboral y su financiación correrá a cargo de agencias independientes del poder político. Así lo explica Felipe Pétriz (Aragüés del Puerto, Huesca, 1951), cuya mayor ansia es que el anteproyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que renovará el sistema español de I+D, llegue al Consejo de Ministros el 12 de marzo. Antes debe consensuarla, en menos de dos semanas, con sindicatos e investigadores, a los que recibió ayer antes de contestar en su despacho a las preguntas de Público.

- ¿Cuáles son las aportaciones claves de la Ley de la Ciencia?

- La Agencia Estatal de Investigación y la nueva carrera científica. Con la agencia, el poder político va a influir menos, lo que tendrá un efecto estabilizador en la investigación. Esta ley sin agencia no puede ser. En cuanto a la carrera, pasar a entender que un joven que empieza a realizar su tesis doctoral ya es un contratado tiene una relevancia tremenda, porque es reconocer la profesionalidad de ese trabajo.

- ¿Cuándo comenzarán a aplicarse los nuevos contratos?

- No parece arriesgado pensar que la ley estará aprobada y publicada antes de final de año. Respecto a la Agencia Estatal de Investigación, el día que se eleve este documento al Consejo de Ministros, habrá ya un borrador de su estatuto. También en la memoria económica se reflejará la planificación para la sustitución de los contratos en lugar de las becas. Como acabamos de convocar nuevas becas que se resuelven en junio, los que las consigan entrarán en el sistema de I+D con ese procedimiento.

MICINN: Borrador de Anteproyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Borrador 1 V. 22_02_2010

MICINN: Borrador de Anteproyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Borrador 1 V. 22_02_2010

La generación de conocimiento en todos los ámbitos, su difusión y su aplicación para la obtención de un beneficio social o económico, son actividades esenciales para el progreso de la sociedad española y su desarrollo ha sido clave para la convergencia económica y social de España en el entorno internacional.

Este desarrollo —propiciado en gran medida por la Ley 13/1986, de 14 de abril, de Fomento y Coordinación General de la Investigación Científica y Técnica— ha permitido a la comunidad investigadora española, en sólo tres décadas, ascender veinte posiciones en la clasificación global hasta convertir a España en la novena potencia en materia de producción científica. La ciencia española aborda actualmente el reto de su consolidación e internacionalización definitiva, partiendo de una posición que difícilmente podía preverse en el año 1986 y que, siendo consecuencia de las políticas públicas desarrolladas desde la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas, es sobre todo un éxito de la propia comunidad investigadora que ha mostrado durante estos años un elevado grado de compromiso y capacidad de trabajo.

Por otra parte, el sector productivo español que, a principios de los años ochenta, aún reflejaba un importante déficit en materia de desarrollo tecnológico está desarrollando muy recientemente una cultura de innovación que es esencial para su competitividad. Con esta dinámica, el sector productivo español vence una inercia histórica que se consolidó tras décadas de proteccionismo comercial, y, más tarde, por la persistencia de un patrón de crecimiento económico desequilibrado, basado en un tejido productivo poco diversificado y poco intensivo en tecnología. En la actualidad, la economía española avanza hacia un modelo productivo más sostenible y más basado en el conocimiento, en el que la innovación está llamada a incorporarse definitivamente como una actividad sistemática de todas las empresas, con independencia de su sector y tamaño, y en el que los sectores de media y alta tecnología están llamados a tener un mayor protagonismo.

En definitiva, la ciencia española —que ha multiplicado su producción por nueve en el mismo periodo en el que la ciencia mundial sólo se ha duplicado— ocupa hoy una posición acorde con el peso de la economía española en la escena global. Por su parte el tejido productivo en su conjunto es plenamente consciente de la necesidad de innovar y ha alcanzado, en algunos sectores, un nivel de desarrollo tecnológico equiparable al de los países más avanzados. Ambas condiciones, así como la emergencia de una cultura de cooperación entre el sistema público de ciencia y tecnología y el tejido productivo, de la que España carecía hace unos años, permiten a nuestro país estar en las mejores condiciones para dar un salto cualitativo hacia una sociedad y una economía del conocimiento.

Outras novas relacionadas:

El borrador de la Ley de Ciencia crea la Agencia de Investigación

El borrador de la Ley de Ciencia crea la Agencia de Investigación
Habrá un contrato indefinido de acceso al sistema de ciencia y tecnología
Se equiparan los investigadores con profesores y catedráticos universitarios

Una de las reivindicaciones de la comunidad científica se recoge en el borrador de la futura Ley de la Ciencia, que habilita al Gobierno para crear la Agencia Estatal de Investigación, diseñada como agente de financiación y gestión de los programas. Sin embargo, otra importante reivindicación, la configuración de una carrera científica no funcionarial, se queda a medias en el borrador elaborado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Se regula la contratación de los becarios para realizar la tesis doctoral, así como un nuevo "contrato de acceso al sistema", que tras la segunda evaluación, al cabo de cinco años, se convierte en contrato indefinido, pero a partir de ahí, esa vía laboral desemboca en la vía funcionarial. El borrador también contempla la equiparación de los científicos de los organismos públicos de investigación (OPI) y los profesores y catedráticos universitarios.

El Ministerio de Ciencia e Innovación reúne hoy en torno al nuevo documento a la veintena de expertos que, hace más de un año, participaron en la elaboración del primer borrador. La nueva ley fue un compromiso y objetivo prioritario del ministerio de Cristina Garmendia cuando se creó hace casi dos años, y ha sufrido una accidentada preparación con borradores, retrasos y sucesivos plazos no cumplidos.

La futura Ley de la Ciencia la Tecnología y la Innovación, que es su nombre completo, debe sustituir a la vigente, de 1986, que ha sido clave en el desarrollo del sistema español de ciencia y tecnología en los últimos 25 años.

El Gobierno paraliza la Ley de Ciencia por falta de fondos

El Gobierno paraliza la Ley de Ciencia por falta de fondos

El Congreso de los Diputados espera el anunciado borrador de la Ley de Ciencia desde hace meses, pero el texto no  llega. Pese al impulso que el nuevo secretario de Estado de Investigación, Felipe Pétriz, le ha dado a la reforma desde que llegó al cargo en diciembre, la futura norma no acaba de plasmarse en papel. El problema no está en la redacción del documento –cuyas líneas generales están consensuadas con los agentes sociales–, sino que son cuestiones internas del Gobierno las que empantanan el proyecto, ya que la norma no consigue el visto bueno de otros ministerios implicados, según ha podido saber este periódico de fuentes parlamentarias.

Problemas con los ministerios de Economía y Hacienda y Política Territorial por los gastos de personal y de reorganización que ocasionará la ley, unidos a discusiones con Industria y Sanidad por choque de competencias, han estancado una reforma para la que hay un gran consenso entre todos los grupos parlamentarios, porque consideran la ley como el instrumento para transformar España en una sociedad basada en el conocimiento. Básicamente el problema es monetario, «porque sacar adelante una ley cuesta dinero y ahora no lo hay», subrayan las mencionadas fuentes.

El borrador de la Ley de Ciencia  ha superado todas las fechas límite que se le han ido poniendo. La última fue el pasado 3 de febrero. Rodríguez Zapatero anunció en el último Consejo de Ministros de 2009 que para ese día el proyecto estaría en la Cámara Baja. También Pétriz, cuando se reunió con algunos agentes implicados, dio la fecha del 25 de enero o «máximo diez días después» como el momento tope para la difusión del borrador.

El Gobierno debate hoy la Ley de la Ciencia

El Gobierno debate hoy la Ley de la Ciencia
Garmendia presenta el informe al Consejo de Ministros

El Consejo de Ministros debatirá hoy el informe de la Ley de la Ciencia, el proyecto estrella del Ministerio que dirige Cristina Garmendia y que incluye la transformación de la carrera científica y la mejora de los mecanismos de financiación de la investigación. La discusión de este informe es un paso previo a la presentación y aprobación de la ley ante el Consejo de Ministros y su posterior debate en el Parlamento, previsiblemente, a partir de febrero. El informe explica al presidente del Gobierno y al resto de ministros cuál es la situación en la que se encuentra la ley, detallando sus objetivos y las fases de debate con los agentes sociales en las que se encuentra cada uno de sus puntos.

La Ley de la Ciencia es el proyecto más importante al que se enfrenta el Ministerio de Ciencia e Innovación. La anterior legislación fue aprobada en 1986, y tanto el Gobierno como la oposición, y los investigadores y los sindicatos de los centros públicos, creen que la regulación se ha quedado anticuada.

El Gobierno presentó en febrero de este año el primer borrador de la ley, elaborado por un grupo de 25 expertos. Desde entonces, el Ministerio ha discutido el texto con los agentes sociales, y el borrador actual, según explican fuentes del departamento, mantiene las dos principales novedades de la ley: la redefinición de la carrera científica y el intento de eliminar las burocracias en la investigación.

Distribuir contido