Mercado

Invertir en libros y mentes

Invertir en libros y mentes
Bank of America Merrill Lynch destaca el potencial de crecimiento de la educación

"La educación es la mayor arma para cambiar el mundo”. Esta frase, atribuida a Nelson Mandela, encabeza uno de los primeros capítulos de un extenso informe elaborado por Bank of America Merrill Lynch con el que el banco de inversión trata de convencer a sus clientes de un sector en auge y potencialmente rentable para sus patrimonios: la educación.

El mercado global educativo crecerá, según las estimaciones de estos expertos, hasta los 7,8 billones de dólares (unos 5,7 billones de euros) en 2017, frente a los 5,5 billones de hoy día. “La educación presenta uno de los mayores retos socioeconómicos en este momento en el mundo, con más de 100 millones de niños que nunca han ido al colegio, decenas de millones de casos de fracaso escolar, 800 millones de analfabetos adultos y grandes deficiencias en habilidades y conocimientos en amplias capas de la población tanto en los países emergentes como desarrollados”, argumenta Sarbjit Nahal, coautor del informe. “El programa Educación para todos [plan de alfabetización promovido por la Unesco y que tiene una serie de objetivos que cumplir en 2015] ofrece una oportunidad única en una generación para construir sociedades más sanas, prósperas e igualitarias. Cada dólar que se invierte en educación genera un retorno económico de entre 10 y 15 dólares”, añade Nahal.

Council of the European Union: Council conclusions on the global dimension of European higher education

Council of the European Union: Council conclusions on the global dimension of European higher education

In the course of several meetings, the Education Committee has prepared the above conclusions with a view to their adoption at the Education, Youth, Culture and Sport Council on 25-26 November 2013.

Council of the European Union, 06/11/13

Wertgoña

Wertgoña

 

Señor ministro

Que vai ser isto?

Privatíceme as neuronas!

 

Tocounos un ministro de Educación

Neoliberal da escola de Tertuliano

El non se presentou a unha oposición

Pra levar a carteira do tío Mariano

Non é precisa máis formación

Pra rebentar a lei en menos dun ano

 

Segregación, clasismo, competición

Iso non é unha escola, é unha empresa

Menos humanidades, máis relixión

Máis recursos para os que máis ingresan

A educación venlle dando igual

Porque o negocio é o que lle interesa

 

Wert Wert Wert

Que Vergoña

Ti non tes

Quen te queira

Non precisamos a túa lei

Dimite xa, meu rei, e solta a carteira

 

Porque educar non é facer selección

Nin producir escravos do deus mercado

Pezas na engranaxe de produción

Para satisfacción do sector privado

Señor ministro, ben se ve

Cal é o seu concepto do ser humano

  Wertgüenza

 

Señor ministro

¿Qué va a ser esto?

¡Privaticemos as neuronas

 

Nos tocó un ministro de Educación

Neoliberal de la escuela de Tertuliano

Él no se presentó a una oposición

Para llevar la cartera del tío Mariano

No se necesita más formación

Para reventar la ley en menos de un año

 

Segregación, clasismo, competición

Eso no es una escuela, es una empres

Menos humanidades, más religión

Más recursos para los que más ingresan

La educación le da igual

Porque el negocio es lo que le interesa

 

Wert Wert Wert

Que Vergüenza

Tú no tienes

Quien te quiera

No necesitamos tu ley

Dimite ya, mi rey, y suelta la cartera

 

Porque educar no es hacer selección

Ni producir esclavos del dios mercado

Piezas en el engranaje de producción

Para satisfacción del sector privado

Señor ministro, bien se ve

Cual es su concepto del ser humano

Market forces have brought chaos to universities

Market forces have brought chaos to universities
Lifting the cap on fees has marketised higher education, with falling student numbers and reduced entry requirements

Some call what's happening in the university sector a "radical overhaul". This sounds planned and orderly. But as student numbers fall and talk turns to the politically embarrassing possibility of university bankruptcies, this starts to look more like a demonstration of the law of unintended consequences.

The increase in fees was originally proposed to the last Labour government by Lord Browne, in response to the universities' own push for more income. He suggested lifting the cap but clawing back some fees from universities that charged more than £6,000. No incoming Tory government was ever going to pass on this opportunity to reduce long-term expenditure and "marketise" the sector. But, in coalition, they had to accept the generous terms for student loans that Nick Clegg needed in order to mitigate his shameful volte-face on his "no fees" pledge. Meanwhile the universities, pretty much to a body, decided to adopt the highest possible fees. With different elements all pushing their own agendas, it was a lash-up from the start.

University applications fell drastically last year, by 54,000 students – representing the population of three entire universities. Recent figures suggest a continuing downward trend, especially among home students. But any hope that a fall in numbers might lead to a reduction of public expenditure looks compromised by the generous terms for student loans. Students don't have to start paying back until they are earning £21,000, which in the current climate may take some time. Indeed, given how many people now have interrupted careers, many may never pay back at all. University lecturers have been heard describing the loans as "free money" to potential applicants.

Then there's the issue of EU students. Their numbers have fallen less than home students and their payback rates are far worse, partly because reclaiming their loans is difficult and because incomes are lower in some EU countries. According to the Financial Times, the government expects to recover only two-thirds of the cost of the loans.

Nor have attempts to make the sector more competitive delivered clear outcomes. If you marketise a sector it will, unsurprisingly, adopt market techniques to survive. Applications figures could have been even worse had some universities not drastically dropped their entry requirements, or "tariffs". Leeds Metropolitan was reported as having dropped its tariff to the equivalent of two Es on some courses, and there is widespread anecdotal evidence that many universities made similar – if not quite so drastic – moves.

The government claims that increased competition is designed to allow top universities to flourish in terms of reputation, research and recruitment, hence their policy of allowing universities to take unlimited numbers of students who achieve two As and a B, and figures released this week talked of "winners and losers". Bristol and Cardiff had increased recruitment but in other universities, including some of the Russell group, recruitment had decreased. Many were suspicious: was this a true test of the "survival of the fittest"? Or were the so called "losers" those universities that had not played the entry game right or stuck by their standards, refusing to lower their tariffs?

Admitting students with reduced entry requirements puts a strain on other students and staff. And what will happen when these students can't keep up? Now they are paying huge fees, how easy will it be for lecturers to fail them? Students will be more demanding of support and resources, and universities won't want them to leave. Will the blame for failure shift on to the course or lecturer?

Another unintended consequence reshaping the higher education environment is the shift in gender ratios. The decrease in applicants in 2012 was four times greater among men, exacerbating an existing trend towards more women graduates. Mary Curnock Cook, Ucas chief executive, describes the trend as "striking and worrying". Perhaps as serious is the massive decline in part-time applicants, invariably mature students who, although now offered access to loans, are being deterred by the huge fees.

It's not just first-time degrees affected. Universities are steeling themselves for a massive decline in home applicants for master's degrees in 2015, and are frantically chasing overseas students – which brings them into direct conflict with the government's policies on visas.

Perhaps more worrying than the chaos created by unco-ordinated changes seriously affecting who has access to higher education is the lack of public debate. Universities themselves appear divided and lacking in direction. Instead of sharing data and highlighting the significant, unplanned and unvoted for changes currently reshaping higher education, leaders of the sector seem more worried about loss of face and market position. This stance means the sector is prey to all the disadvantages of a market system with none of the advantages.

The Guardian, 24/01/13

Los negociadores siguen adelante con el nuevo acuerdo de liberalización de servicios

Los negociadores siguen adelante con el nuevo acuerdo de liberalización de servicios
Con las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio bloqueadas, un grupo de países claves de la OMC ha iniciado una serie de diálogos independientes con vistas a establecer un Acuerdo Internacional de Servicios (AIS).

Si tiene éxito, el AIS se basaría y ampliaría el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS) de la OMC, arrojaría más sectores de servicios a normas más estrictas sobre el suministro y la inversión transfronterizos, y garantizaría que no se restringiera el comercio.

Sus defensores sostienen que un acuerdo sobre servicios ayudaría a impulsar la debilitada economía mundial, pero otros lo cuestionan y sostienen que el alcance del acuerdo podría perpetuar las presiones de la privatización y debilitar normativas importantes.

"Independientemente de si hablamos de liberalizar servicios financieros o servicios de la educación, están en juego algunos factores fundamentales", dijo David Robinson, asesor especial de la Internacional de la Educación. "Si hemos aprendido algo de la crisis financiera es que necesitamos una mayor supervisión normativa del sector, no al contrario. No deberíamos caminar con los ojos cerrados hacia otro fiasco económico".

Según Robinson, la Unión Europea y Australia han presentado un grupo inicial de 10 sectores y cuestiones como prioritarios para alcanzar "compromisos nuevos y mejorados" bajo el acuerdo AIS propuesto, que incluye servicios financieros, de energía, profesionales y de la información y la comunicación.

Si bien hasta la fecha no se ha identificado la educación y otros servicios públicos como prioritarios, Robinson advierte que los docentes y los trabajadores del sector público deberían seguir de cerca las negociaciones.

"Los países participantes han dicho sistemáticamente que el AIS será muy ambicioso y no se excluirá ningún sector", subrayó. "Además, algunas partes de las negociaciones tratan sobre normas que potencialmente tendrán un impacto en la educación, la sanidad y otros servicios públicos, estén o no incluidos explícitamente".

Por ejemplo, la UE y Australia han planteado como tema de debate la regulación doméstica – todas las normas y medidas que los gobiernos exigen que las compañías cumplan para suministrar un servicio. Estas normas incluyen desde normativas medioambientales, sanitarias y de seguridad hasta los requisitos de certificación y los permisos.

"En el sector educativo, cualquier restricción nueva sobre la regulación doméstica podría afectar potencialmente a los requisitos de certificación docente, estándares de garantía de calidad y permisos de escuelas e instituciones privadas", sostiene Robinson. 

Durante una ronda de negociaciones a principios de octubre, los negociadores del AIS acordaron que el tratado debería seguir las disposiciones principales del AGCS.

Además de la UE y Australia, los otros participantes del AIS son Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Estados Unidos, Hong Kong, Israel, Japón, México, Noruega, Nueva Zelanda, Pakistán, Panamá, Perú, Suiza, Taiwán y Turquía.

Internacional de la Educación, 03/12/12

Quanto custa estudar no Ensino Superior Português?

Quanto custa estudar no Ensino Superior Português?
O estudo de Luísa Cerdeira, “Quanto custa estudar no Ensino Superior Português?”, revela que as Universidades Portuguesas estão mais elitizadas, há mais estudantes excluídos do Ensino Superior, em Portugal os direitos pagam-se. E pagam-se caro

O recente estudo de Luísa Cerdeira, intitulado “Quanto custa estudar no Ensino Superior Português?” revela dados preocupantes sobre o grau da democraticidade do Ensino Superior em Portugal. Os dados confirmam a tendência que se previa: as Universidades Portuguesas estão mais elitizadas, há mais estudantes excluídos do Ensino Superior, em Portugal os direitos pagam-se. E pagam-se caro.

Uma família gastou em média no Ensino Superior, em 2010/2011, 5841 euros. O aumento das propinas, que já ultrapassa na realidade os 1.000 euros no 1º ciclo, e o completo descontrolo das propinas de 2º ciclo, que por não terem um teto igual ao da licenciatura podem chegar a dezenas de milhares de euros, associado ao aumento do custo de vida e às dificuldades das famílias, produz a exclusão objetiva dos estudantes com mais dificuldades. Exclusão dos que já estão no Ensino Superior e se veem obrigados a abandonar e exclusão antes mesmo de entrada, porque há milhares de estudantes que nem ponderam como opção estudar no Ensino Superior. É uma exclusão que fica à porta.

Os cortes nas bolsas de estudo, cujos níveis de atribuição se encontram hoje semelhantes ao início do anos 2000, apesar do número de estudantes ter aumentado, associados às regras de atribuição de bolsa que deliberadamente excluem os estudantes mais pobres, produzem, de facto, mais abandono escolar. Segundo o estudo, as bolsas de estudo só suportam um quarto das despesas totais dos estudantes. E numa altura de grave crise económica para as famílias é demasiado evidente que o sistema de ação social não consegue contrariar a lógica desigualitária de acesso ao Ensino Superior.

O estudo refere que “O contributo privado foi significativamente mais elevado do que o esforço público”. O Orçamento do Estado dedicou 3601 euros por cada aluno. “Este valor é menos 13 por cento da despesa por aluno de 2005, no valor de 4151 euros”, revela o estudo. De facto, os dados são preocupantes: os portugueses gastam em média 63,6 % do seu salário para ter um filho na universidade. Dos 16 países comparados no estudo, Portugal é o 5º país em que maior percentagem do rendimento é destinada a custear as despesas de frequência do Ensino Superior. O Ensino Superior absorve mais de um quinto dos rendimentos das famílias portuguesas com filhos em universidades, um dos valores mais altos entre 16 países analisados. Estes dados significam uma alteração fundamental na democracia portuguesa: o Estado demite-se da sua função de garantir que os estudantes têm acesso ao Ensino Superior independentemente da sua condição económica, passa a responsabilidade para as famílias e fecha os olhos às desigualdades que deliberadamente acentua.

O desinvestimento e a desresponsabilização do Estado tem uma conclusão óbvia: o aumento do número de estudantes a recorrer a empréstimos bancários para estudar. Nuno Crato, mal tomou posse como ministro, não esteve sequer preocupado em pensar a desigualdade no acesso ao Ensino Superior. A sua preocupação foi a de reativar a linha de crédito para estudar. Segundo o estudo, o número de alunos do Ensino Superior que pediu empréstimo bancário aumentou de 1,6 por cento, em 2004/2005, para 4,9% no último ano letivo. Em média, o valor do empréstimo é de 9.851 euros. Segundo a SPGM, 12 mil estudantes já devem 200 milhões de euros à banca em empréstimos bancários para estudar. Em Portugal, os direitos pagam-se. E pagam-se caro.

A conclusão parece evidente e é sublinhada por Luísa Cerdeira em declarações à Agência Lusa: "Apesar do grande crescimento que aconteceu, [os estudantes] ainda são hoje em maior número oriundos de estratos favorecidos (…) Desde a década de 2000 que estudo estes valores e há não só uma constância como um acentuar deste padrão: ter um filho no ensino superior continua a absorver um valor muitíssimo alto dos rendimentos das famílias, estando Portugal mais próximo até de países em que custa muito estudar no ensino superior, como os Estados Unidos e o Japão".

A elitização das Universidade Portuguesas e a desresponsabilização do Estado e do Governo na democracia no acesso ao Ensino Superior é completamente evidenciada neste estudo. Nesta altura, não há fábulas que se possam inventar para mascarar a realidade. Os responsáveis pela situação continuarão a assobiar para o lado?

Esquerda.net, 07/06/12

Ernesto Ekaizer: Indecentes. Crónica de un Atraco Perfecto

IndecentesErnesto Ekaizer: Indecentes. Crónica de un Atraco Perfecto

Fecha de publicación: 22/05/2012
192 páginas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-670-0744-2

Una crónica de la disolución ética y de la desfachatez moral que ha llevado a España y a Europa a una crisis sin precedentes y que señala a sus autores intelectuales, económicos y políticos.

La burbuja del dinero fácil facilitó el frenesí especulativo de una España onírica. Todo parecía estar atado y bien atado para siempre… hasta que el sistema capitalista protagoniza el bandazo histórico actual. En esta curva violenta, tan peligrosa como prolongada, se ha caído toda una realidad. Ya nada volverá a ser no tanto lo que era sino lo que parecía ser.

Hay muchas indecencias. La más obvia: la de la corrupción y el pillaje. Pero la más seria, la más profunda, con su secuela económicay social, es la otra, la crisis del sistema. Una crisis en la que aquellos que han sembrado las condiciones para el estallido de la misma (banqueros, políticos, empresarios, especuladores, bancos centrales), son los que actualmente, en una espectacular jugarreta del destino, dictan la hoja de ruta para salir de ella, una hoja en la que “no hay alternativa” si no es pasar factura a los de siempre. Una estafa sobre la estafa. La estafa de la salida de la crisis sobre la estafa de la crisis misma.

Ernesto Ekaizer va hilando esta crónica con información de primera mano, en gran parte inédita, a la que ha tenido acceso a través de entrevistas y debates en varios países a lo largo de los últimos años. El cuadro que se expone ante el lector apunta a quienes pudiendo haber tomado medidas a tiempo, se zambulleron en la euforia: unos por intereses, otros por servilismo y los demás por ignorancia.

David Harvey: El enigma del capital y las crisis del capitalismo

David Harvey: El enigma del capital y las crisis del capitalismoDavid Harvey: El enigma del capital y las crisis del capitalismo

 

Editorial: Akal
Colección: Cuestiones de antagonismo
Traductor: Juan Mari Madariaga
Materia: Filosofía
ISBN: 978-84-460-3544-2
Dimensiones: 17x24
N.° páginas: 240
Año edición: 2012
Precio sin IVA: 18,75 €
Código: 17877

Durante más de tres siglos el sistema capitalista ha dominado y configurado la sociedad occidental, sufriendo implosiones periódicas en las que pueblos y personas quedaban expuestos a perderlo todo. En este lúcido ensayo el profesor David Harvey recurre a su conocimiento sin rival del capitalismo para preguntarse cómo y por qué puede ser así, y si debe seguir siendo así para siempre. Con una argumentación sólida y documentada, el autor muestra que los episodios esporádicos de crisis en el sistema capitalista no sólo son inevitables, sino también esenciales para su supervivencia; las políticas fiscales y monetarias que no tengan eso en cuenta causarán más daño que beneficio. La esencia del capitalismo es el interés egoísta, y hablar de imponerle regulaciones y moralidad es irracional. El Enigma del Capital presenta una amplia panorámica de la crisis económica actual desde los acontecimientos que llevaron al colapso económico de 2008 hasta hoy y explica la dinámica político-económica del capitalismo. Harvey pronostica el probable desarrollo de la situación actual, describiendo cómo ha evolucionado el capitalismo y cómo se pueden controlar las crisis. Este oportuno y brillante libro abre con soltura y claridad nuevas vías que podrían conducirnos a un orden social sostenible realmente justo, responsable y humano.

Índice

Preámbulo

I. EL TERREMOTO
II. CÓMO SE REÚNE EL CAPITAL
III. EL CAPITAL BUSCA TRABAJO
IV. EL CAPITAL ACUDE AL MERCADO
V. LA EVOLUCIÓN DEL CAPITAL
VI. LA GEOGRAFÍA CAMBIANTE DEL CAPITALISMO
VII. DESTRUCCIÓN CREATIVA DEL TERRITORIO
VIII. ¿QUÉ HACER? ¿Y QUIÉN LO VA HACER?

Epílogo
Apéndices
Fuentes y lecturas recomendadas

Juan José Millás: Chantajes

Juan José Millás: Chantajes

El Estado ha devenido en el brazo armado de los mercados, verdaderos responsables políticos de la acción gubernamental. Vuéleme usted este quirófano, le dicen al Gobierno, vuéleme esta residencia de ancianos, este hospital, esta infraestructura. Póngame usted una bomba en la universidad, en este centro de investigación, en aquel instituto de enseñanza media y en este conjunto de guarderías públicas. Arranquen los tubos de la diálisis a este enfermo del riñón y déjenlo morir, supriman el tratamiento a aquel enfermo de sida y abandónenlo a su suerte, anulen o modifiquen las leyes relacionadas al dorso, que limitan nuestras actividades. No olviden amnistiar periódicamente a nuestros delincuentes económicos y dótennos de cuantos subterfugios legales sean precisos para pagar menos impuestos que nuestros mayordomos. Pueden seguir montando sus festejos electorales a condición de no olvidar quién manda. Fíjense en Zapatero, cuya voluntad doblegamos en una sola noche. Entró en el zulo como un hombre de izquierdas y unas horas después estaba modificando la Constitución y congelando el sueldo de los pensionistas, como le habíamos pedido. En cuanto a Rajoy, pobre, creía que por pertenecer a la derecha liberal iba a recibir un trato privilegiado, y lo primero que hicimos fue hundirle la Bolsa y subirle la prima de riesgo, para que aprendiera. En cuatro meses le hemos obligado a limpiarse públicamente el culo con su programa electoral y acaba de comenzar el proceso de nacionalización de las pérdidas sin abandonar por eso el de la privatización de las ganancias (la socialización del sufrimiento, que decía ETA). El lunes pasado lo mandamos a la radio para que se confesara dispuesto a incumplir cuanto había prometido o pudiera prometer en el futuro. Y todo ello sin necesidad de ponernos en huelga de hambre, como de Juana Chaos.

Mercados mafiosos

El País, 11/05/12

Joan Subirats: Lo que acaba y lo que empieza

Joan Subirats: Lo que acaba y lo que empieza
El capitalismo ha demostrado su adaptación a lo largo de siglos, pero ahora tiene que asumir que la colaboración es mejor que la competencia, y eso duele

Las noticias se suceden sin cesar. Casi todas malas. Reflejan la imposibilidad de seguir como estamos si no cambiamos. El problema es que, los que deciden ahora, tras acusar a los de antes (que también eran ellos) de incrementalismo desenfrenado, practican un decrementalismo ciego y sin horizonte, del tipo “hacer lo mismo con menos”, sin entender que todo se mueve. Es cierto que llegamos tarde y mal al “Estado de bienestar”. Tarde, porque murió Franco en 1975, justo cuando se acababa el periodo de los 30 años gloriosos de las políticas de bienestar social. Mal, porque venimos de una larguísima tradición en la que lo público se confunde con lo que no es de nadie, y si es de alguien, ese alguien tiende a aprovecharse del ratito en el que está al mando. Tantos años de autoritarismo y mano dura terminaron convenciendo a la gente que cuanto menos te ocupes de lo colectivo mejor, y si te acercas a los que mandan será para ver qué sacas. Los más de 30 años de democracia, marcados por una transición mal resuelta y olvidadiza, no han alterado mucho el panorama. Acostumbraron a la gente a hacer de clientes de los servicios públicos, sin entender que su calidad y permanencia depende también de su implicación y protagonismo en los mismos. A los que han ido mandando les ha ido bien confundir cada demanda social con una necesidad pública que incluir en un presupuesto siempre incremental. Y, mientras, en Europa, desde la década de 1980 se establecieron cautelas económicas, amortiguadores y válvulas de implicación social en los servicios públicos, y se ha seguido invirtiendo en educación a lo largo de la vida. Aquí manteníamos el tipo, crecíamos con el ladrillo y seguíamos desatendiendo la formación de adultos, confundiendo educación con enseñanza.

Ahora, la confusión es general. Los que mandan nos acusan de irresponsables, de vagos y de manirrotos. Los mandados decimos que ellos más. Nadie parece tener la culpa de nada. Pero las cuentas no salen. Los más ricos se han organizado para no pagar, y con los que estamos más controlados, se está llegando al límite. Y, como acostumbra a pasar, los más nuevos (jóvenes e inmigrantes), los que menos capacidad tienen de quejarse y de hacerse oír (parados, ancianos, mujeres) son los que más acumulan problemas y palos. Lo cierto es que han de cambiar muchas cosas en la parte del gasto, pero lo más grave y más estructural está en la caída de ingresos. Y eso, tal como están las cosas y como funciona el mundo mundial, no tiene pinta de arreglarse ni de ser coyuntural. Y lo peor es que cada día que pasa comprobamos que los que dicen mandar no mandan, y que, además, nadie sabe hacia dónde nos dirigimos.

Mientras, las cosas van muy deprisa. Está en marcha la tercera revolución industrial (The Economist), tras las que supusieron la transformación de la industria a finales del XVIII y la que instauró el trabajo en cadena propiciando la producción masiva a inicios del XX. El cambio digital va a permitir, está permitiendo ya, la producción distribuida y colaborativa, acabando con la necesidad de espacios de intermediación y concentración fabril, de la misma manera que la producción y distribución de conocimiento, la creación compartida a escala global, está acabando con enciclopedias, editoriales, periódicos y universidades en sus versiones tradicionales. Las impresoras 3D, el crowdfunding, Wikipedia, Arduino o el Do it yourself son expresión de una nueva realidad que tercamente reclama su lugar en un escenario que resiste sin alternativas. El capitalismo ha demostrado su adaptación a lo largo de siglos, pero ahora tiene que asumir que la colaboración es mejor que la competencia, y eso duele. El poder político y sus instituciones siguen utilizando principios como la jerarquía y la distribución de competencias para hacer funcionar sus entramados clientelares y burocráticos. El estatus y el organigrama son sus mejores argumentos. Y mientras, todo se horizontaliza, se constatan las ventajas sociales y colectivas de los códigos abiertos y van surgiendo iniciativas de apoyo mutuo y de nueva institucionalidad aquí y allá. Y al poder instituido le va quedando solo la autoridad y la fuerza. No va a ser fácil, ni tampoco indoloro, pero lo que empieza irá abriéndose camino.

El País, 21/04/12

Alfredo Zaiat: Marca España

RajoyAlfredo Zaiat: Marca España

Una economía a la deriva, un gobierno conservador abrumado, un deterioro sociolaboral impactante, un sistema bancario al borde del colapso, una elite empresaria inmune y una política de “austeridad”, como denominan a lo que se conoce como ajuste neoliberal. Esta es hoy la “Marca España”. Un sentido diferente a la presuntuosa propaganda que Mariano Rajoy tiene previsto presentar en el Congreso como sello de calidad que asocie al país con la expansión de sus empresas, a iniciativas culturales y de cooperación en el exterior. La situación de España se encuentra en el mismo punto de desesperación de la de Grecia en 2010. Nuevo gobierno, agresivos recortes presupuestarios, respaldo financiero del Banco Central Europeo, la Comisión Europea (Alemania) y el Fondo Monetario Internacional, protestas sociales, versiones de megapaquetes de rescate para salvar bancos, ataques especulativos sobre su deuda y un default ordenado que se acerca. El recorrido griego ya se conoce, y sólo la Europa dominada por la prepotencia alemana persiste en esa política que hoy tiene a España en la cornisa.

La principal diferencia con el desastre griego es que la clase dirigente política y empresaria en España está padeciendo el síndrome de nuevo rico en quiebra. Ya no son lo que se imaginaban que eran al desmoronarse la economía basada en la especulación inmobiliaria, en servicios financieros y de turismo y en las crecientes ganancias provenientes de la Segunda Conquista de América en los noventa. Esto último es lo único que les queda del modelo tan elogiado por analistas y economistas de la ortodoxia. Las utilidades de las filiales latinoamericanas de las corporaciones españoles son el flotador en medio del naufragio. El Banco Santander, que en 2011 tuvo un beneficio neto 35 por ciento menor al año anterior, contabilizó en Latinoamérica más de la mitad de sus ganancias totales. La española Telefónica, que registró una caída de 69 por ciento en sus utilidades globales por el fuerte ajuste en su país, aumentó en ese mismo período 18 por ciento sus ventas en la región, donde reúne casi 195 millones de clientes y casi la mitad de sus ganancias.

Edu-Factory y Universidad Nómada (comps.): La Universidad en conflicto. Capturas y fugas en el mercado global del saber

La universidad en conflictoEdu-Factory y Universidad Nómada (comps.): La Universidad en conflicto. Capturas y fugas en el mercado global del saber

Traficantes de Sueños
Número de páginas: 165
P.V.P: 10 €
Descargar PDF

Durante las últimas dos décadas, la Universidad se ha convertido en el centro de una polémica que trasciende ampliamente el recinto de los campus. Objetivo de reformas que tienden a moldearla según la máquina performativa neoliberal, la institución universitaria ha sido adecuada a las lógicas empresariales, cuarteada y reconstruida según parámetros de coste-beneficio y preparada como fábrica de patentes y conocimientos con valor en el nuevo mercado global del saber. Como no podía ser de otra manera, estas mutaciones han afectado a sus principales habitantes: los estudiantes, convertidos en clientes e inversores en formación; y los profesores, precarizados y fragmentados en una multitud de situaciones contractuales y laborales. En este contexto, este libro quiere ofrecer una aportación significativa a la compresión y el impulso de las luchas y conflictos que atraviesan las transformaciones del sistema universitario, al mismo tiempo que apuntan alternativas frente a la nueva universidad-empresa. Edu-Factory es un proyecto de discusión internacional sobre los procesos de transformación de la educación superior. Concebido inicialmente por la Red de Autoformación de Roma del taller ocupado ESC y Uniriot, su éxito se cifra en la participación activa de más de quinientos activistas, investigadores y profesores de todo el planeta. Universidad Nómada es un dispositivo híbrido de intervención política, entre investigación, formación y militancia, dentro de las coordenadas definidas por el capitalismo cognitivo y la composición de clase constituida por los sujetos proletarios del capitalismo global. Su actividad está centrada en la promoción de los debates y laboratorios prácticos que pueden animar las formas de acción política de los próximos años.

Domingo Caballero: Universidad: del grado humilde al máster excelente
La transformación de la institución académica ante las nuevas exigencias de la empresa

Adivina adivinanza: ¿cuál es esa grande Universidad, con un presupuesto de 11.000 millones de dólares, que fuerza a la baja, como cualquier empresario avispado y emprendedor, los salarios de las chicas que trabajan en los comedores? ¿Cuál será esa Universidad excelente que jubila a la mayoría de su personal con 7.500 dólares y monta un plan de pensiones de 42.000 a sus directivos? Universidad que, por cierto, crece y engorda en una Gran Urbe, con una tasa de mortalidad infantil superior a la de Costa Rica (la Urbe, no la Universidad). Una Universidad en la que el 60 por ciento de horas lectivas es impartido por profesores con contrato temporal, con salarios por debajo del nivel de pobreza y sin cobertura social (consultar La Universidad en conflicto).

Mucho despistado aterriza en el páramo español cantando a grito pelado las excelencias de esas universidades de ensueño, cimentadas sobre el «mérito», seas negro, o pobre, o Bush.

Pero los autores de este libro-panfleto conciben la Educación Superior como un bien social, extensible paulatinamente a todos los ciudadanos. Un bien social que, como tal, debe ser distribuido no «entre quien se lo merece», porque eso sería tan absurdo como extirpar el apéndice sólo a quien se lo merezca. En cualquier caso la Educación Superior, según este libro, se configura ya hoy como un bien individual que se merece, se paga y se exhibe en función de la cantidad de contratos laborales y la consiguiente calidad salarial que le genera al estudiante, convertido ya en cliente de la dichosa Universidad.

La Universidad que conocimos, y que vamos desconociendo, es disfuncional a la Empresa, última creadora de los actuales criterios de calidad. Por adocenada que estuviera, siempre la Vieja Universidad se basaba en una cierta belicosidad interna, en cuyo recinto un positivista sin escrúpulos convivía con un posmoderno con menos escrúpulos, aunque no fueran lumbreras. Eran estructuras viciadas que generaban un estudiante, y después un trabajador, respondón, incapaz de entregarse a la empresa con la debida mansedumbre competitiva.

La sustitución de becas por préstamos (que en el solar hispano empieza a ser el tercer gasto familiar de la clase media) es índice del paso del estudiante a cliente, quien deberá restituir (banco mediante) la hipoteca que le hará manso durante su carrera y después un frenético buscador de empleo, que le libere del lejano préstamo antes o después, según su mérito.

Otra solución («Bolonia» y alrededores) consiste en rebajar contenidos y procesos a la inmensa mayoría (Grado) para que alcancen la categoría de pringados silenciosos, y encarecer lo que se ha dado en llamar anglosajonamente máster. El Grado no necesita excelencia sino polivalencia (legión de alevines neoproletarios polivalentes). En cuanto al máster, la excelencia y el pugilato que genera se sustenta en la meritocracia; ideología de calderilla que ha calado ya hasta en el pringado en activo; por plazas y plazuelas se escucha el argumento, digno de un vicepresidente neoliberal: «¡Qué materia fecal es eso de la paridad discriminante positiva!».

No piensan así los autores que comentamos, para quienes la excelencia y el mérito son contextuales, ya que, extrañamente, los marginales o los hijos de las capas humildes ni siquiera se proponen una enseñanza superior. La excelencia en Somalia o la meritocracia entre los niños moribundos de los campos de refugiados no se sabe bien qué puede significar; quizá su indolencia les impida llegar a ser registradores de la propiedad o abogados del Estado.

Los autores analizan el que llaman «capitalismo cognitivo», cuya aplicación casi única al automóvil, la biotecnología y la electrónica nos sitúan en una «Universidad-Empresa» sin remilgos, como la Motorola University o la Universidad Mc. Donald Hamburguer.

Estamos -según estos autores- ante un nuevo sujeto, a quien podremos llamar «neoproletario polivalente», porque es proletario sumiso, aunque nuevo, y porque deberá ser polivalente, pero no por la polivalencia de sus conocimientos, ni falta que hace, sino por la capacidad para cambiar de rutinas.

Este sujeto deberá ser competitivo a muerte, espoleado por los salarios bajos y una asistencia social mínima. Bien es verdad que «competir» arrastra un significado violento; antes «competir» casi se alineaba con los pecados más capitales, tales como la ira o la avaricia (da miedo ese Ministerio misterioso de la Competitividad).

En fin, el librito que suscita estos comentarios podrá ser de obligada lectura para críticos indignados, y totalmente prescindible para la derecha del «sentido común», salvo por curiosidad malsana.

P. D.-Adivina adivinanza: ¿a qué se llamará «devaluación competitiva de los salarios»?

La Nueva España, 19/03/12

La Generalitat catalana pide a Wert que liberalice los precios de las matriculas universitarias para aumentar su precio

La Generalitat catalana pide a Wert que liberalice los precios de las matriculas universitarias para aumentar su precio

La Generalitat de Cataluña ha reclamado al ministro de Educación, José Ignacio Wert, que liberalice los precios de las matriculas universitarias para aumentar su precio, tal y como ha reconocido el director general de Investigación de la Generalitat, Josep Maria Martorell (CiU), después de que el diario 'Ara' adelantase este viernes la información.

A diferencia de los datos que barajaba el diario catalán y que cifraba la subida en "el doble" de su precio actual, Martorell ha declarado no saber si este aumento será "multiplicado por 2, por 1,6 o por 1,8". "Lo cierto es que lo hemos pedido y que estamos convencidos de que es el momento para hacerlo", ha apostillado durante su intervención en la 'II Jornada de la Ciencia Española ante los Recortes Presupuestarios', celebrada en Madrid.

Según el portavoz de CiU, el objetivo de esta medida consiste en "conseguir incrementar de manera relevante la financiación de las universidades, implementar un sistema de becas potente para los estudiantes y ayudar a un sistema de investigación, en el que falta dinero".

Asimismo, Martorell ha señalado que "van pasando gobiernos del PP y PSOE que no cumplen con la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) de que se deben traspasar la gestión de las becas a Cataluña". "No podemos esperar más", ha sentenciado.

Por último, ha asegurado que esta medida está debatida desde la Generalitat con los rectores catalanes y con los sindicatos mayoritarios en la mesa de diálogo. "El Gobierno ha sido quien ha decidido y los sindicatos no van a aceptarlo en público, aunque en privado lo puedan entender", ha concluido.

Europa Press, 16/03/12

Paco Puche et al.: Multinacionales y movimientos sociales: resistir al "lobby oculto"

Paco Puche et al.: Multinacionales y movimientos sociales: resistir al "lobby oculto"
Paco Puche, Federico Aguilera Klink, Óscar Carpintero, José Manuel Naredo y Jorge Riechmann

En este creciente auge del simulacro sobre lo real, fundamental para las nuevas formas de ejercer y legitimar el poder, juega un papel clave la industria de la comunicación, ‘Public Relations’… Una actividad que se especializa en la "ingeniería del consenso" como forma de ampliar mercados y crear un clima político-social propicio a la expansión de las grandes empresas, al tiempo que se ayuda también a desactivar y vencer las resistencias. Una actividad de promover el ‘Business as Usual’ muy amplia que va desde el fomento del patrocinio, la filantropía corporativa, la promoción de grandes eventos y la proyección de marcas hasta la llamada responsabilidad social y ambiental corporativa.

Ramón Fernández Durán

El capital trata de apropiarse de los movimientos ecologistas razonables, para reconvertirlos en domesticados capitalismos verdes o formas de negocio con el agotamiento del planeta.

Pedro A. Prieto

Las citas precedentes proporcionan algunas claves para situar el contexto en el que opera el poder de las grandes empresas en la actualidad. Un poder que se muestra con el propósito de hacer más negocios y, simultáneamente, eliminar las resistencias. Están intentando la cuadratura del círculo: ser, a la vez, saqueadoras y benefactoras de sus damnificados.

Si las multinacionales (J.P. Morgan, Nestlé, Wal-Mart, Monsanto, etc.) tratan de gobernar el mundo es por su necesidad intrínseca de obtener ganancias a interés compuesto, o en progresión geométrica. Desde hace unas décadas han agotado la capacidad autorregenerativa del planeta, se encuentran con un "mundo lleno", por lo que ahora más que nunca han de ir a la búsqueda de todo lo explotable. En estas circunstancias, actúan por desposesión de los últimos vestigios de autonomía de los pueblos: los bienes y usos comunes, los inmateriales, la vida y la dignidad de las gentes.

Buen ejemplo de todo esto que decimos, no es solo la profunda crisis mencionada, sino las nuevas formas con las que este capitalismo senil se reviste para poder caer, subrepticiamente, como un enjambre de langostas en la última frontera del beneficio.

El caso de las semillas de los cultivos es una buena muestra de la necesaria rapacidad del sistema. Lo resume muy bien Silvia Pérez-Vitoria cuando dice que: "entre el 60% y el 80% de la población agrícola del mundo vive en unidades de producción de pequeño tamaño (…). Es a estos campesinos que las multinacionales quieren robarles las plantas susceptibles de ser patentadas". (1)

El sistema necesita con urgencia, además de su plan A (seguir con los negocios como lo hace habitualmente: business as usual), un plan B (la conquista del alma de las gentes y de las resistencias sociales (2)). Pues tampoco es tan poderoso como aparece a primera vista, porque si lo fuera no tendría necesidad de invertir tantos millones de dólares en Responsabilidad Social Corporativa (RSC), lavado verde, lobbying, publicidad y clientelismo a través de ONGs leales a sus intereses (3).

Matt Taibbi: Cleptopía: Fabricantes de burbujas y vampiros financieros en la Era de la Estafa

CleptopíaMatt Taibbi: Cleptopía: Fabricantes de burbujas y vampiros financieros en la Era de la Estafa

Editorial Lengua de Trapo, 2011
Prólogo: Pablo Bustinduy
Traducción: Pablo Bustinduy
400 págs.
ISBN 978-84-8381-114-6
20.80 €.

Considerado por buena parte de la crítica norteamericana (Time, The Washington Post, The New York Times...) uno de los mejores libros sobre las razones de la crisis financiera actual, Cleptopía es un preciso relato, lleno de humor negro y no poca mala leche, de los acontecimientos, y también de los nombres y apellidos, que llevaron a la caída y posterior salvamento público de la economía norteamericana. Desde la historia de ese «capullo» de Alan Greenspan hasta la estafa de Obama con la ley sanitaria, pasando por las subprime, la salvaje especulación en los mercados de alimentos y, claro, el mafioso comportamiento de la banca –empezando por Goldman Sachs–... nadie ni nada queda al abrigo de la poderosa escritura de Matt Taibbi y del descarnado retrato que hace de la sala de máquinas del capitalismo financiero y de su domino sobre la política contemporánea. Si alguien quiere saber qué pasó –y quién hizo que pasara– en la última y todavía presente crisis económica, este es el libro... que se lee, además, como una buena novela.

La crítica dice...

«Uno de los mejores libros que ha aparecido sobre la crisis financiera y sus razones ocultas (...) observación política afilada, especialización financiera traducida al lenguaje común, prosa cómica y una cantidad apabullante de indignación ante la estafa» (Público)

«El libro a leer si uno quiere entender qué leches ha pasado con la crisis, y cómo unos cuantos estafadores en entidades privadas se han quedado con nuestro quesito. El libro a esgrimir en las narices del próximo que suelte la frasecita de `no hay dinero´ (sí lo hay, pero se lo han llevado unos banqueros timadores). El mejor ensayo que he leído en los últimos cinco años: informativo, fiero, tronchante» (Kiko Amat)

«La ágil prosa de Taibbi está articulada con la irreverencia justa y con un ingenio que le permiten llegar a lectores no especializados, pero da detalles suficientes como para satisfacer al lector especializado en economía. Recomendado para cualquiera que esté interesado en entender la economía y en cómo se ha convertido en lo que es hoy» (Donna L. Davey, NYU)

«Cleptopía es la más lúdica y comprensiblemente cabreada descripción de lo que ha sucedido y sucede en la economía de nuestro país» (Seattle Post)

«Taibbi hace una crónica de la corrupción del proceso político con indignación y humor negro. ¿En resumen? Enfádate, pero culpa a los verdaderos culpables» (Time)

«Taibbi escribe en un estilo descarado y desdeñoso que le da a su trabajo la calidad de uno de los grandes» (GQ)

«Un asombroso recuerdo del poder de la buena escritura» (Ezra Klein, Washington Post)

«Una exploración despiadada e inquietante, con gran poder de penetración, de las causas del trauma que acabó con la seguridad económica de millones de hogares estadounidenses. . . una acusación a gran escala de Wall Street y Washington» (The New York Times Book Review)

"...una aportación a la perspectiva más negra que presenta el actual estado de cosas, basada en una descripción detallada y convincentes argumentos del colapso y corrupción de la política de su país, orientada a una estafa colosal en toda regla. Es decir, convertida en un servomecanismo del verdadero gobierno que no es otro que el de las empresas financieras, aliados en la misión de asestar el golpe final a las ideologías, a la democracia e incluso al capitalismo de libre competencia (...)A estas alturas, la fotografía del mundo que muestra el autor la hemos visto en bastantes ocasiones, puede que en demasiadas, aunque quizá no tan pormenorizada ni tan respaldada por hechos y datos, siempre presentados de forma asequible" (Alejandro Gándara, elmundo.es)

Distribuir contido