Mercado

Economistas aterrados: Europa al borde del abismo

Europa al borde del abismoEconomistas aterrados: Europa al borde del abismo
Henri Sterdyniak, Dominique Plihon, Benjamin Coriat
Ed. Barataria, Pasos Perdidos, 2011

Los economistas aterrados con su Manifiesto pusieron en evidencia que en Europa es necesaria y posible otra política económica. En su nuevo libro profundizan en el análisis de las causas que han llevado a la Unión Europea al borde del abismo.

En primer lugar, una política injusta y ciega. Los economistas aterrados explican de manera accesible y clara que, en lugar de resolver el problema, lo están agravando: los Estados que se han endeudado excesivamente para salvar a los bancos se encuentran ahora controlados por esos mercados financieros, que les imponen condiciones que ahogan el crecimiento económico.

Este círculo vicioso, que empezó en Grecia, Irlanda y Portugal, para extenderse a España e Italia, se está conviritiendo en una nueva recesión a escala mundial. Los economistas aterrados proponen para salir de la crisis, en lugar de continuar disminuyendo el gasto público de manera tan drástica, la emisión de bonos europeos para hacer frente a la especulación, reformar el Banco Central Europeo, reestructurar las deudas públicas y armonizar la política fiscal incrementando los impuestos a las grandes fortunas.

Estamos ante una situación extrema que puede significar el fin del proyecto europeo y tenemos que elegir entre dominación de los mercados, estallido del euro o solidaridad europea. Porque Europa será social, ecológica y solidaria o no será.

David R. Cole (ed.): Surviving Economic Crises through Education

Surviving Economic Crises through EducationDavid R. Cole (ed.): Surviving Economic Crises through Education
New York, Bern, Berlin, Bruxelles, Frankfurt am Main, Oxford, Wien, 2012. 288 pp.
Global Studies in Education. Vol. 11
General Editors: Michael Peters, Cameron McCarthy, Athlone C. (Tina) Besley and Fazal Rizvi
Print: ISBN 978-1-4331-1478-6 pb.
SFR 35.00 / €* 26.20 / €** 27.00 / € 24.50 / £ 22.00 / US$ 36.95
Order online: http://www.peterlang.com

This book comes at a time of increasing anxiety about the repercussions of financial instability and the probability of widespread market volatility. The educators and researchers whose work is collected here have considered these factors deeply when constructing their responses to prevailing financial conditions. These views guide the reader through economic crises as a mode of survival and as a means to deploying education at its most meaningful and intense. The approach aligns practice with theory and takes the empirical evidence from these studies as a means to determining the economic influence on education. This book will be a valuable asset for teachers and professors, as well as an excellent textbook for undergraduate and graduate classrooms.

Contents:

Stephen J. Ball: Foreword. Crisis and Attentiveness
David R. Cole: Introduction to Surviving Economic Crises through Education
Michael A. Peters: ‘Knowledge Economy’, Economic Crisis and Cognitive Capitalism: Public Education and the Promise of Open Science
Jim Crowther/Mae Shaw: Education for Resilience and Resistance in the ‘Big Society’
Mike Cole: Capitalist Crisis and Fascism: Issues for Educational Practice
Gustavo E. Fischman/Victor H. Diaz: Teach for WhatAmerica? Beginning Teachers’ Reflections about Their Professional Choices and the Economic Crisis
Patrick Carmichael/Kate Litherland: Transversality and Innovation: Prospects for Technology-Enhanced Learning in Times of Crisis
Silvina Gvirtz/Ana Laura Barudi: When the Sun Does not Shine after the Rain: The Effects of the 2001 Crisis on the Education System of Argentina
Ana Inés Heras: Struggle for Agency in Contemporary Argentinean Schools
Silvia Grinberg/Eduardo Langer: Education and Governmentality in Degraded Urban Territories: From the Sedimented to the Experience of the Actual
David R. Cole: Doing Work as a Reflection of the Other: Notes on the Educational Materialism of Deleuze and Guattari
Robert Haworth/Abraham P. DeLeon: The Crisis of Mutative Capitalism: Holey Spaces, Creative Struggle and Educative Innovations
Torill Strand: The Current Dynamics of Professional Expertise: The Movable Ethos, Pathos, and Logos of Four Norwegian Professions
R. Scott Webster: Educating the Person for Democratic Participation
Jason J. Wallin: Remachining Educational Desire: Bankrupting Freire’s Banking Model of Education in an Age of Schizo-Capitalism
Marcus Bussey: Afterword. When No Crisis Is the Real Crisis! The Endless Vertigo of Capitalist Education.

The Author:

David R. Cole received his PhD in education from the University ofWarwick. He is an Associate Professor in English and pedagogy at the University of Western Sydney. David has edited three books (two with Darren Pullen) and has published a novel. His latest monograph is Educational Life-Forms: Deleuzian Teaching and Learning Practice.

Reviews:

“At last, we have a book that not only attempts to chart the crucial relationship between education and the crisis of economics, but one that explores critically and insightfully what that crisis may tell us about how to proceed in both opening up new understandings of pedagogy, education, politics, and charting a notion of hope that is as militant as it is realistic. We live at a crucial time, when the ethos of surviving has replaced the possibility of imagining a decent life and the promises of a real democracy. The discourse of surviving for the authors in this book does not suggest a retreat into cynicism or a life stripped of possibility. On the contrary, it suggests a new beginning, a new sense of struggle, and a new sense of hope. ‘Surviving Economic Crises through Education’ puts education back into politics, and in doing so puts politics back on a footing that makes individual and collective struggle possible again.” (Henry Giroux, Global Television Network Chair, English and Cultural Studies,McMasterUniversity)

“The recent huge hiccup of capitalism (‘global financial crisis’) and its continuing gurgles of pain have profound implications for education, teacher training, and the role of knowledge for human betterment (given that claims to knowledge and expertise were no protection from the cataclysm itself). This collection shows us why this is so, framing an imperative for rethinking education as a process of self-knowing and empowerment in a period of enormous economic and ontological insecurity. David R. Cole has brought together a significant set of theorists whose empirical evidence flows through to insights and indications of what is to be done. One hopes, as some of the authors propose, it is the very depth of the crisis that may force the shedding of the most deeply entrenched (mis)beliefs about education, enabling thereby a new if wobbly space for innovation and growth.” (Andrew Jakubowicz, Professor of Sociology, Director of the Institute of Cultural Diversity, University of Technology,Sydney)

“In times of economic crisis politicians often present their policies by claiming that ‘there is no alternative.’ This book unmasks such claims by providing critical readings of the politics of contemporary crisis talk and by presenting a range of generative educational responses that provide real alternatives for educational thought and action. This is a timely and inspiring collection that affirms the crucial role of education in the struggle for democracy in uncertain times.” (Gert Biesta, Professor of Education and Director of Research, School of Education & Laboratory for Educational Theory,Universityof Stirling)

“This book represents a kaleidoscope of views on the roles of education in a world rapidly changing since the 2008 financial crisis and the collapse of the Western world economies. Ideas mushroom from each chapter challenging the role of education in a capitalist society. A mustread for those from various disciplines who care about education.” (Arnaud Chevalier, Senior Lecturer in Economics, Royal Holloway,UniversityofLondon)

All that is Solid for Glenn Rikowski, 13/01/12

Los universitarios estadounidenses se ahogan en préstamos

Los universitarios estadounidenses se ahogan en préstamos
Uno de cada cinco estudiantes será perseguido por impago
La deuda supera los 780.000 millones de euros
Ocupa Wall Street llama a la insumisión

En Estados Unidos existen pocas cosas tan sagradas como el contrato. Y repudiarlo es algo similar a una herejía. "Es un tipo de obligación que llevamos impresa en nuestro ADN". Pero Andrew Ross, profesor de sociología en la New York University, lleva incitando a ese sacrilegio desde que en octubre decidió dar una charla en el contexto del movimiento Ocupa Wall Street titulada ¿La deuda universitaria es un contrato? En el atrio del Deutsche Bank en Wall Street, Ross detalló la gravedad de la deuda universitaria estadounidense, que supera el billón de dólares (786.163.522 euros), los cálculos que vaticinan que uno de cada cinco estudiantes será perseguido por impago -en 2005 se les prohibió declararse en quiebra-, dejó claro que el sistema de préstamos a estudiantes es un negocio suculento para las instituciones financieras que se convierte en una trampa mortal para los jóvenes en tiempos de crisis e incitó a los estudiantes a hacer algo.

Un mes después, su nombre se convirtió en uno de los muchos implicados en la campaña Ocupa la Deuda Estudiantil, creada por el grupo Education & Empowerment de los indignados estadounidenses y con el que se aspira a reunir un millón de firmas de universitarios dispuestos a no pagar su deuda hasta que se cumplan una serie de demandas concretas: desde devolverle la gratuidad a las universidades públicas a que se desvele la contabilidad de las privadas y la eliminación de los intereses en los créditos a estudiantes. "Negarte a pagar una deuda por voluntad propia y no solo por falta de fondos es controvertido, porque tiene una fuerte implicación moral y consecuencias prácticas, así que sabemos que será una carrera de fondo", afirma Ross, quien considera injusto que su sueldo esté vinculado al endeudamiento de los estudiantes.

Desde que se lanzó la campaña hace un mes, apenas 3.000 personas han firmado la petición. Sin embargo, en el seno del movimiento Ocupa Wall Street, se muestran satisfechos y calientan motores para relanzarla en febrero. "De momento, hemos conseguido que el problema de la deuda estudiantil entre en el debate político, salte a la prensa y obligue a los estadounidenses a hacerse preguntas: hoy, un estudiante puede ser perseguido por impago el resto de su vida mientras que en el universo de las finanzas empresas y empresarios pueden escapar a sus deudas sin problemas", explica Suzanne Collado, una de las firmantes y coordinadoras de la campaña, quien calcula que se licenciará con unos 35.000 dólares (27.515 euros) de deuda.

Sin duda es una propuesta radical para un país en el que los ciudadanos asumen como algo natural que para tener estudios superiores hay que endeudarse. Obtener una licenciatura universitaria costaba en 2010 una media de 25.000 dólares (19.654 euros) y aunque se opte por una universidad pública, nadie se libra de pagar. Aunque hasta los años setenta las matrículas en centros públicos de Nueva York y California eran gratuitas, poco a poco se implantaron tasas -como ha ocurrido en España- y hoy quienes estudian ahí pueden llegar a acumular deudas de hasta 35.377 euros, según The Institute for College Access & Success.

El coste de las matrículas se ha incrementado en un 900% en los últimos 30 años y desde 1999 las cifras de la deuda estudiantil también se han disparado en un 511%, hasta alcanzar en 2010 el billón de dólares, una cifra superior a lo que los ciudadanos estadounidenses le deben a las tarjetas de crédito, 550.000 millones de euros. Y con el mayor índice de paro de jóvenes licenciados de la historia de EE UU (9,1%) la devolución de esa deuda se ha convertido en un quebradero de cabeza no solo para ellos sino para el Gobierno, que ve cómo la capacidad de consumo (dos tercios de la economía se apoya en el consumo privado) de los jóvenes, se reduce exponencialmente.

Curiosamente, desde que se lanzó la campaña se han multiplicado las voces de alarma. La propia secretaria de Educación, Arne Duncan, urgía hace unas semanas a los rectores para que "sean creativos" y piensen urgentemente "en fórmulas para reducir los costes y las deudas de los estudiantes", y el presidente Obama incluso se reunía con algunos de ellos con el mismo objetivo.

Quienes no tienen la suerte de ser el número uno en deportes o en matemáticas de su instituto -el sistema premia con becas a los números uno y a las minorías étnicas, pero deja fuera a todos los demás, la clase media- solo pueden estudiar si piden un crédito y, por tanto, se licencian con deudas que crecen y se multiplican a medida que pasan los años y les llueven los intereses o las penalizaciones por no pagar a tiempo. "Es aún peor si aspiras a seguir estudiando tras la licenciatura", explica Barbara Adams, quien tras 10 años pagando su deuda decidió pedir otro préstamo para financiarse un doctorado en Sociología en The New School que cuesta 30.000 dólares (23.584 euros) al año. "Con el préstamo pagas la matrícula pero para vivir tienes que trabajar (ella es profesora en diversas universidades). Eso no te deja tiempo para estudiar así que el doctorado se alarga eternamente (ella lleva siete años) y las deudas también. Es una trampa, pero solo atrapa a los que no somos ricos. Si puedes pagar, tardas la mitad en escribir tu tesis. Sé que es mi problema haber decidido hacer un doctorado en una universidad cara pero si solo la gente con dinero tiene el privilegio de acceder a lo más alto de la educación es que el sistema está equivocado. ¿No nos habían vendido que el sueño americano consistía en que todos podíamos aspirar a nuestros sueños? La realidad es que el sistema educativo es brutalmente clasista".

El País, 10/01/12

Marcos Roitman Rosenmann: Goldman Sachs gobierna España

Marcos Roitman Rosenmann: Goldman Sachs gobierna España

A poco de andar el siglo XXI, las pistas son esclarecedoras. Ya nadie se llama a engaño. La crisis ha sido una buena excusa para desarticular el pobre Estado de bienestar que acompañó el llamado milagro español, que –todo hay que decirlo–, era más paternalista que afincado en políticas keynesianas de redistribución de la renta y pleno empleo. Su origen lo encontramos en los gobiernos tecnócratas, conocidos popularmente como gobiernos del Opus Dei. Fue el momento de la modernización del franquismo. No será la vieja guardia franquista quien se siente en los consejos de ministros a partir de fines de los cincuenta del siglo XX. La nueva camada del franquismo muta hasta hacer imperceptible la ideología fascista que la precedía. Muchos de sus cachorros no compartían sus aspectos más repulsivos, la tortura y represión. Con un discurso ambiguo, a la muerte del dictador, 1975, son quienes dan vida a reforma política. Ya nada se les resistía. Franquistas de corazón, crearon una realidad ficticia para impedir la ruptura democrática. Su estrategia fue señalar la existencia de un búnker político donde se agazapaba el franquismo y cuyo poder radicaba en el control sobre las fuerzas armadas creadas por la dictadura fascista. Identificado el enemigo, el resto eran aliados y compañeros de viaje en la transición. Lo inteligente, para evitar un golpe de Estado, era aislar a la oligarquía política y apoyar a la burguesía reformista. Cualquier otra opción estaba fuera de lugar. El capital financiero e industrial brindó su apoyo y financió la aventura política, en esa época agrupados en la Trilateral. Así surge el periódico El País, dirigido por Juan Luis Cebrián, franquista pragmático de última generación. Los gobiernos de Adolfo Suárez contaron con sus parabienes. Cuando ganó el PSOE, en octubre de 1982 –recuérdese, tras el golpe de Estado apoyado desde la Casa Real, conocido como la operación De Gaulle–, se ratificaron los acuerdos con el Vaticano, se renunció a la reforma agraria, tanto como a una restructuración del sistema universitario y educacional, cuestión que sigue pendiente en pleno siglo XXI y, lo más destacado, se dio el visto bueno a la OTAN y la CEE.

El mito de la derecha golpista y el búnker había cumplido su objetivo y podía ser desechado. Tras la caída de Adolfo Suárez se disolvió la Unión de Centro Democrático y se formó el Partido Popular, cuyo primer presidente, considerado hasta ese momento el más franquista de los franquistas vivos, Manuel Fraga Iribarne, se transformó en un político de centro derecha, padre de la Constitución y demócrata convencido. El nuevo partido, apellidado "popular", será la suma de socialcristianos, democristianos, liberales, conservadores, falangistas y franquistas. Su aparición busca atraer a las nuevas generaciones de la derecha española. Es el llamado peregrinaje al centro. Tras años en la oposición, el mal hacer de los últimos gobiernos de Felipe González y el PSOE, con los escándalos financieros, los GAL y la corrupción, facilitó su llegada al gobierno de la nación; corría el año 1996.

José María Aznar, político gris, se transformaría en el primer presidente de gobierno de la derecha posfranquista. Su llegada no alteró el itinerario diseñado por los grupos económicos y empresariales. Todo marchaba según lo previsto. Los cambios introducidos estaban a tono con los tiempos. Privatizaciones, desregulación y reforma del mercado laboral. La profundización de la receta neoliberal, impulsada en tiempos del PSOE, supuso un aumento de la conflictividad social y varias huelgas generales. Pero nada debutó la máquina. Haciendo oídos sordos, los políticos continuaron el itinerario marcado por el capital financiero, cuyo costo fue el recorte de derechos sociales, políticos y económicos de las clases trabajadoras.

Bajo la última etapa expansiva del capitalismo central, las reformas neoliberales se justificaron como necesarias para no perder el tren del progreso. Aznar se vanagloriaba de ser el alumno más listo de la clase, cumplía a rajatabla los designios del G-7, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Los empresarios, contentos, y la clase política obtenía matrículas de honor. Nadie se planteó quién era el profesor y cuál el plan de estudio. Aznar, alumno modelo, no formaba parte del claustro de profesores. Ni sus deseos de figurar y sentirse protagonista durante la segunda guerra del Golfo cambiaron su estatus; siguió siendo un alumno sumiso. Al final de su etapa, la burbuja financiera e inmobiliaria que sostenía la endeble economía española campaba a sus anchas. Crecía sin oposición alguna. La banca Sachs se frotaba las manos. Con la entrada de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2004, las grandes empresas trasnacionales, clientes de Goldman Sachs, terminan por actuar bajo sus principios. En Estados Unidos Goldman Sachs ya gobernaba. La crisis la hizo más grande. En medio de la algarabía de las hipotecas basura y las primas de riesgo, pasaron a la ofensiva. Era el momento de invertir la relación entre poder económico y el político. Ahora serían ellos quienes asumieran directamente el poder formal. Sus asesores y empleados pasarían a ser secretarios de gobierno, ministros, diputados, etcétera. Los parlamentos se transforman en comparsas y bailan a ritmo de Telefónica, Repsol, Iberdrola, BBVA, Santander y su valedor Goldman Sachs. Nada más comenzar la recesión en España comenzaron a dar órdenes un gobierno débil y sin personalidad. Las reformas laboral y de pensiones, junto al despido libre y el trabajo basura se imponen sin rechistar. El triunfo del Partido Popular encumbra a un partido dependiente del Banco Central Europeo y la dupla Merkel, Sarkozy a Mariano Rajoy, otro alumno modélico, como inquilino de La Moncloa. Y para que no queden dudas de quién gobierna en España, nombrará a un asesor de Goldman Sachs como ministro de Economía. Y como señala el manual del banco, el ascenso de sus empleados "depende sólo de su capacidad del rendimiento y de la contribución al éxito de la empresa... No hay sitio entre nosotros para los que anteponen sus propios intereses a los de la firma... El lucro es importante para nuestro porvenir". Ya sabemos quién manda en España: Goldman Sachs, conocido bajo el apodo genérico de "los mercados". Corren malos tiempos para la ética política.

La Jornada, 10/01/12

Ignacio Ramonet: La gran regresión

Ignacio Ramonet: La gran regresión

Está claro que no existe, en el seno de la Unión Europea (UE), ninguna voluntad política de plantarle cara a los mercados y resolver la crisis. Hasta ahora se había atribuido la lamentable actuación de los dirigentes europeos a su desmesurada incompetencia. Pero esta explicación (justa) no basta, sobre todo después de los recientes “golpes de Estado financieros” que han puesto fin, en Grecia y en Italia, a cierta concepción de la democracia. Es obvio que no se trata sólo de mediocridad y de incompetencia, sino de complicidad activa con los mercados.

¿A qué llamamos “mercados”? A ese conjunto de bancos de inversión, compañías de seguros, fondos de pensión y fondos especulativos (hedge funds) que compran y venden esencialmente cuatro tipos de activos: divisas, acciones, bonos de los Estados y productos derivados.

Para tener una idea de su colosal fuerza basta comparar dos cifras: cada año, la economía real (empresas de bienes y de servicios) crea, en todo el mundo, una riqueza (PIB) estimada en unos 45 billones (1) de euros. Mientras que, en el mismo tiempo, a escala planetaria, en la esfera financiera, los “mercados” mueven capitales por un valor de 3.450 billones de euros. O sea, setenta y cinco veces lo que produce la economía real...

Consecuencia: ninguna economía nacional, por poderosa que sea (Italia es la octava economía mundial), puede resistir los asaltos de los mercados cuando éstos deciden atacarla de forma coordinada, como lo están haciendo desde hace más de un año contra los países europeos despectivamente calificados de PIIGS (cerdos, en inglés): Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España.

Lo peor es que, contrariamente a lo que podría pensarse, esos “mercados” no son únicamente fuerzas exóticas venidas de algún horizonte lejano a agredir nuestras gentiles economías locales. No. En su mayoría, los “atacantes” son nuestros propios bancos europeos (esos mismos que, con nuestro dinero, los Estados de la UE salvaron en 2008). Para decirlo de otra manera, no son sólo fondos estadounidenses, chinos, japoneses o árabes los que están atacando masivamente a algunos países de la zona euro.

Se trata, esencialmente, de una agresión desde dentro, venida del interior. Dirigida por los propios bancos europeos, las compañías europeas de seguros, los fondos especulativos europeos, los fondos europeos de pensiones, los establecimientos financieros europeos que administran los ahorros de los europeos. Ellos son quienes poseen la parte principal de la deuda soberana europea (2). Y quienes, para defender –en teoría– los intereses de sus clientes, especulan y hacen aumentar los tipos de interés que pagan los Estados por endeudarse, hasta llevar a varios de éstos (Irlanda, Portugal, Grecia) al borde de la quiebra. Con el consiguiente castigo para los ciudadanos que deben soportar las medidas de austeridad y los brutales ajustes decididos por los gobiernos europeos para calmar a los “mercados” buitres, o sea a sus propios bancos...

Estos establecimientos, por lo demás, consiguen fácilmente dinero del Banco Central Europeo al 1,25% de interés, y se lo prestan a países como, por ejemplo, España o Italia, al 6,5%... De ahí la importancia desmesurada y escandalosa de las tres grandes agencias de calificación (Fitch Ratings, Moody’s y Standard & Poor’s) pues de la nota de confianza que atribuyen a un país (3) depende el tipo de interés que pagará éste por obtener un crédito de los mercados. Cuanto más baja la nota, más alto el tipo de interés.

Estas agencias no sólo suelen equivocarse, en particular en su opinión sobre las subprimes que dieron origen a la crisis actual, sino que, en un contexto como el de hoy, representan un papel execrable y perverso. Como es obvio que todo plan de austeridad, de recortes y ajustes en el seno de la zona euro se traducirá en una caída del índice de crecimiento, las agencias de calificación se basan en ello para degradar la nota del país. Consecuencia: éste deberá dedicar más dinero al pago de su deuda. Dinero que tendrá que obtener recortando aún más sus presupuestos. Con lo cual la actividad económica se reducirá inevitablemente así como las perspectivas de crecimiento. Y entonces, de nuevo, las agencias degradarán su nota...

Este infernal ciclo de “economía de guerra” explica por qué la situación de Grecia se ha ido degradando tan drásticamente a medida que su gobierno multiplicaba los recortes e imponía una férrea austeridad. De nada ha servido el sacrificio de los ciudadanos. La deuda de Grecia ha bajado al nivel de los bonos basura.

De ese modo los mercados han obtenido lo que querían: que sus propios representantes accedan directamente al poder sin tener que someterse a elecciones. Tanto Lucas Papademos, primer ministro de Grecia, como Mario Monti, Presidente del Consejo de Italia, son banqueros. Los dos, de una manera u otra, han trabajado para el banco estadounidense Goldman Sachs, especializado en colocar hombres suyos en los puestos de poder (4). Ambos son asimismo miembros de la Comisión Trilateral.

Estos tecnócratas deberán imponer, cueste lo que cueste socialmente, en el marco de una “democracia limitada”, las medidas (más privatizaciones, más recortes, más sacrificios) que los mercados exigen. Y que algunos dirigentes políticos no se han atrevido a tomar por temor a la impopularidad que ello supone.

La Unión Europea es el último territorio en el mundo en el que la brutalidad del capitalismo es ponderada por políticas de protección social. Eso que llamamos Estado de bienestar. Los mercados ya no lo toleran y lo quieren demoler. Esa es la misión estratégica de los tecnócratas que acceden a las riendas del gobierno merced a una nueva forma de toma de poder: el golpe de Estado financiero. Presentado además como compatible con la democracia...

Es poco probable que los tecnócratas de esta “era post-política” consigan resolver  la crisis (si su solución fuese técnica, ya se habría resuelto). ¿Qué pasará cuando los ciudadanos europeos constaten que sus sacrificios son vanos y que la recesión se prolonga? ¿Qué niveles de violencia alcanzará la protesta? ¿Cómo se mantendrá el orden en la economía, en las mentes y en las calles? ¿Se establecerá una triple alianza entre el poder económico, el poder mediático y el poder militar? ¿Se convertirán las democracias europeas en “democracias autoritarias”?

(1) Un billón = un millón de millones.

(2) En España, por ejemplo, el 45% de la deuda soberana lo poseen los propios bancos españoles, y los dos tercios del 55% restante, los detentan establecimientos financieros  del resto de la Unión Europea. Lo cual significa que el 77% de la deuda española ha sido adquirida por europeos, y que sólo el 23% restante se halla en manos de establecimientos extranjeros a la UE.

(3) La nota más elevada es AAA, que, a finales de noviembre pasado, sólo poseían en el mundo algunos países: Alemania, Australia, Austria, Canadá, Dinamarca, Francia, Finlandia, Países Bajos, Reino Unido, Suecia y Suiza. La nota de Estados Unidos ha sido degradada, en agosto pasado, a AA+. La de España es actualmente AA-, idéntica a la de Japón y China.

(4) En Estados Unidos, Goldman Sachs ya consiguió colocar, por ejemplo, a Robert Rubin como Secretario del Tesoro del Presidente Clinton, y a Henry Paulson en esa misma función en el gabinete de George W. Bush. El nuevo presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, fue también vicepresidente de Goldman Sachs para Europa de 2002 a 2005.

Le Monde Diplomatique, 03/12/11

Goldman Sachs

Goldman Sachs

SPECIAL REPORT: Private higher education

SPECIAL REPORT: Private higher education

The growth of private higher education around the world has been phenomenal. In some countries and regions private institutions now enrol high proportions – or even majorities – of tertiary students. The private sector has been helping to meet mushrooming demand for higher education among school-leaving and non-traditional students, but there are serious concerns about quality, high fees and diversity of provision as well as the privatisation of higher education.

This special report covers topics ranging from the rapid growth of private higher education in India, Central America, Africa, Brazil, the Arab world and Central and Eastern Europe, and controversial for-profit institutions in the United States, to the struggles of foreign private institutions trying to make it in Australia and booming bogus degree mills based mostly in North America and Europe but also increasingly in cyberspace. In some cases there is a blurring of boundaries between public and private, and in some nations such as Kenya and Malaysia, governments are clamping down on private institutions in efforts to ensure students receive quality learning and recognised qualifications.

INDIA: Regulation lags private sector growth
Alya Mishra

Rising demand for post-secondary education, lack of government investment in the sector and the deteriorating quality of many public universities has led to an increase in private players in Indian higher education. But the regulation of private institutions has failed to keep up with their rapid growth, leading to concerns about quality and social equity.

US: For-profits controversial but driving growth
Alison Moodie

For-profit colleges and universities represent the fastest-growing but also most controversial sector of private higher education in the United States. Universities like Phoenix, DeVry and Kaplan have helped turn the for-profit sector into a massive revenue generator and the engine for higher education growth. From 1998 to 2008, for-profit enrolment grew by 225%.

CENTRAL AMERICA: Private higher education booming

Chrissie Long

Recent years have witnessed a boom in private education opportunities across the Central American isthmus. To some, it seems that private entities cannot open classrooms fast enough. Whereas 30 years ago there were virtually no private universities, today there are more than 151 and every year more emerge.

EUROPE: Tired pioneers in Eastern and Central Europe
Bianka Siwinska

The common characteristic of private universities in Central and Eastern Europe is that none of them existed 20 years ago. The 'private revolution' in this part of the world started after the dissolution of the Soviet block and the fall of communism in 1989. The ossified structures of centrally managed higher education systems were unable to react to the new educational needs of emerging market economies.

AFRICA: Rapid growth in private religious universities
Grace Karram

Critics of private post-secondary education often argue that foreign universities in developing nations are commercial and profit-hungry. But these debates ring hollow in Sub-Saharan Africa, where the majority of private providers are religiously-oriented with non-profit business models. Religious institutions are the fastest growing type of post-secondary institution in almost every nation north of South Africa and south of the Sahara.

BRAZIL: Private education far better than none at all
Karen MacGregor

A burning question for developing countries is whether low quality private higher education is better than none at all, in circumstances where public systems cannot meet soaring student demand. Brazil decided it was and set about rapidly expanding its higher education system, including by opening it to private institutions. Today the country has one of the largest private sectors in the world and it enrols a staggering 75% of all post-secondary students.

ARAB STATES: Quality low despite privatisation boom
Wagdy Sawahel

Despite dramatic growth since the 1990s in the number of private institutions, which make up about 45% of all Arab universities and have a market size of US$1.2 billion in Saudi Arabia and the United Arab Emirates alone, these institutions continue to have little impact on the development of higher education systems in the Arab world.

AUSTRALIA: Foreigners providers find the going hard
Geoff Maslen

Despite the efforts of some of the world's largest foreign private universities to set up shop in Australia, none have yet succeeded in making a profit from selling higher education - or even attracting significant numbers of students.

GLOBAL: Degree mills tarnish private higher education
Sarah King Head

According to the most recent report of Accredibase, the UK-based background screening company Verifile Limited, there was a staggering 48% increase in the number of known degree or diploma mills operating worldwide last year. It identified more than 2,500 bogus institutions across all regions, but primarily in North America and Europe.

MALAYSIA: Many private colleges have quality issues
Honey Singh Virdee

An audit of private colleges in Malaysia has unearthed serious quality issues, with only one in three colleges evaluated doing well in a quality assurance process that could be used by the government to approve or deny them licenses to recruit international students.

KENYA: New audit of private universities announced
Gilbert Nganga

Surging demand for higher education ought to have given Kenya a good reason to clean up its universities. But as the number of private and public universities has grown over the past seven years, from 17 to 24 private and five to seven public institutions, so have concerns over the quality of learning.

SOUTH AFRICA: Monash switches to public purpose
Geoff Maslen

A decade after Monash University in Melbourne became the first foreign university to gain registration as a private higher education institution in South Africa, its ambitious goal of establishing a profitable campus in Johannesburg has still to be achieved. Meanwhile the university has changed its approach, switching focus from being 'for-profit' to 'public purpose'.

COMMENTARY: Private higher education

INDIA: State seeks greater role for private sector
Jandhyala BG Tilak*

The approach paper of India's eleventh Five Year Plan was titled "Towards Inclusive Growth". It appears that growth did take place in the last four years, but many note that it has not been inclusive, as inequalities between the rich and the poor have widened, rather than narrowed. In the case of higher education, not only have inequalities increased, but the absolute levels of higher education attainment of the bottom income groups seem to have fallen between 1995-96 and 2007-08, according to National Sample Survey data.

UK: Concerted assault on public higher education
Andrew McGettigan*

This year will be a watershed in the transformation of UK universities from communities of scholars to cheap degree shops competing for 'customers' - unless concerted and localised resistance can prevent this.

GLOBAL: Private sector capitalises on complacency
William Patrick Leonard*

Most of the post-secondary academic community-industry appears to ignore fundamental economic realities. Except for the elite institutions at the top of the league tables, the vast majority must compete in the market for students. Each institution's student enrolment, directly or in varying indirect degrees, provides the requisite revenue to cover current and projected costs.

University World News, 12/11/11

Wal-Mart Plans Ambitious Expansion Into Medical Care

Wal-Mart Plans Ambitious Expansion Into Medical Care

Walmart
A trip to the local Wal-Mart, like this one in Oakland, Calif., could soon mean one less stop at the doctor's office.

Wal-Mart wants to be your doctor.

The nation's largest retailer is planning to offer medical services ranging from the management of diabetes to HIV infections, NPR and Kaiser Health News have learned.

In the same week in late October that Wal-Mart said it would stop offering health insurance benefits to new part-time employees, the retailer sent out a request for partners to help it "dramatically ... lower the cost of healthcare ... by becoming the largest provider of primary healthcare services in the nation."

On Tuesday, Wal-Mart spokeswoman Tara Raddohl confirmed the proposal. She declined to elaborate on specifics, calling it simply an effort to determine "strategic next steps."

The 14-page request, which you can read here, asks firms to spell out their expertise in a wide variety of areas, including managing and monitoring patients with chronic, costly health conditions. Partners are to be selected in January.

Analysts said Wal-Mart is likely positioning itself to boost store traffic, possibly by expanding the number of its in-store medical clinics and the services they offer.

The move would also capitalize on growing demand for primary care in 2014, when the federal health law fully kicks in and millions more Americans are expected to have government or private health insurance.

"We have a massive primary care problem that will be made worse by health reform," says Ian Morrison, a Menlo Park, Calif.-based health-care consultant. "Anyone who has a plausible idea on how to solve this should be allowed to play."

In-store medical clinics, such as those offered by Wal-Mart and other retailers, could also be players in another effort in the health law: collaborations between doctors and hospitals to streamline care and lower costs.

Such collaborations, known as accountable care organizations, might contract with in-store medical clinics, says Paul Howard, a senior fellow with the Manhattan Institute for Policy Research. He has studied retail clinics, some of which have recently expanded to offer services beyond simple tests and vaccinations, such as helping monitor patients with diabetes or high blood pressure.

Wal-Mart's request goes even further, asking possible partners to provide information on how they would oversee patients with complicated chronic conditions, including asthma, HIV, arthritis, depression and sleep apnea.

In health care, Wal-Mart has already flexed its super-size muscles when it comes to prescription drugs, says Ed Kaplan, a senior vice president at The Segal Company, an HR benefits firm. The company was the first to offer generic drugs at $4 for a month's supply,and its low-cost pharmacy is popular with employers and seniors. Kaplan says Wal-Mart could bring its massive purchasing power to medical supplies, diabetes test strips, just about anything.

Wal-Mart's efforts to partner with others on health care could help lower costs for some patients and increase access to primary care services. But the approach has detractors.

Family physicians have long been vocal critics of in-store clinics, arguing that patients need a regular source of care from someone who knows their medical history. Glen Stream, president of the American Academy of Family Physicians, says Wal-Mart's proposal takes health care in the wrong direction by further fragmenting care.

Others aren't sure the company's approach can really work. "Maybe Wal-Mart can deliver a lot of this stuff more cheaply because it is an expert at doing this with other types of widgets, but health care is not a widget and managing individual human beings is not nearly as simple as selling commercial products to consumers," says Ann O'Malley, a physician and senior health researcher at the Center for Studying Health System Change, a nonpartisan Washington think tank.

And will it save money? Because primary care services are not the main driver of health care costs in this country, "I would be surprised if this were a model that could truly attack cost problems," says O'Malley.

Whatever it does for health costs, it may also be a way to boost foot traffic and sales in Wal-Mart stores, says Colin McGranahan, a retail analyst for Sanford C. Bernstein & Co. "Their traffic has been declining for over two years and they've been losing market share," McGranahan says. "If you get someone in the door, you can also sell them milk and a shotgun."

Other retailers are ramping up their own medical offerings. CVS Caremark, Walgreens, Kroger, Target and others have recently reinvigorated efforts to open in-store medical clinics.

Until recently, Wal-Mart was the nation's leader in opening such clinics, but has dropped to third place with about 140 of them, well behind CVS Caremark's nearly 550 Minute Clinics and Walgreens' 355 Take Care clinics, according to data tracked by Tom Charland, CEO of Merchant Medicine, a Minnesota-based research and consulting firm. About 1,300 store-based clinics are open nationwide, he says.

They have different business models. Wal-Mart, which has more than 3,500 stores in the U.S., leases space to independent clinic vendors, for example, while CVS owns and staffs its Minute Clinics. While a few centers operated by retailers have doctors on site, most hire nurse practitioners or physician assistants to provide the care. In 2007, Wal-Mart CEO Lee Scott announced the firm would open 400 clinics by 2010.

But early efforts backed by venture capital money faltered and the firm failed to reach that number, says Charland. Wal-Mart then switched strategies and began leasing space to hospital systems, and the clinics began to grow again. Still, last month, the firm appeared to be struggling: Wal-Mart opened three in-store clinics, but closed 10, says Charland.

"This is an industry where people haven't figured out how to make money," he says. Hiring nurses isn't cheap — and business can be seasonal: more people come in during the cold winter months and business can slow to a crawl in the summer. "My guess is the whole purpose of (Wal-Mart's) request for information is to find someone to help them because they've not been able to pull it off."

NPR, 09/11/11

Outras novas relacionadas:

Transnational Institute: La crisis de la UE: guía de bolsillo

TNI: Guía de bolsilloTransnational Institute: La crisis de la UE: guía de bolsillo

Una útil guía de bolsillo que explica cómo la crisis de Wall Street se vio agravada por las políticas de la UE y cómo ha enriquecido al 1% de la población en detrimento del 99%, y apunta a posibles soluciones que priorizan a las personas y el medio ambiente por encima de los beneficios empresariales.

La crisis de la UE: guía de bolsillo (428 KB)

Índice

  • Cómo una crisis de la deuda privada se convirtió en una crisis de la deuda pública y en una excusa para la austeridad
  • La forma en que los ricos y los banqueros se beneficiaron, mientras que la gran mayoría perdió
  • Las devastadoras consecuencias sociales de la austeridad
  • La respuesta de la UE a la crisis: más austeridad, más privatizaciones, menos democracia
  • Diez alternativas presentadas por grupos de la sociedad civil para que la gente y el medio ambiente sean más importantes que la codicia empresarial
  • Recursos para mayor información

Fuentes para la elaboración de la guía

Gracias a Susan George, Myriam van der Stichele y a Andy Storey por sus comentarios, y a Ricardo Santos por el diseño.

Pages: 12pages

Transnational Institute

Francisco Balaguer: Democracia en quiebra

Francisco Balaguer: Democracia en quiebra
Francisco Balaguer, Catedrático de Derecho Constitucional

Primero fue Portugal. El presidente del Eurogrupo lo dejó bien claro: gobierne quien gobierne Portugal, las políticas que aplique tendrán que ser las mismas. Llegará un momento en que, con esos planteamientos, algunos dirigentes europeos terminarán por ver los procesos electorales como un gasto inútil e innecesario.

Después fue España, nada menos que una reforma constitucional motivada por el deseo de calmar a los mercados. Pero los mercados no se han calmado: de hecho ni siquiera sabían que España tuviera algo tan extravagante como una Constitución democrática (debemos recordar que muchos especuladores financieros proceden de regímenes autoritarios, lo que explica muchas cosas). Buena prueba de ello la hemos tenido menos de un mes después de entrar en vigor la reforma, cuando una agencia de calificación bajó la nota de “la República de España”.

Ahora viene Grecia (Italia no cuenta: sigue bajo el reinado de Berlusconi y, por tanto, fuera del tiempo y de la historia). La convocatoria de referéndum ha despertado los instintos más bajos de los mercados. Pero también los de los líderes “democráticos” europeos. Por ejemplo, los de Sarkozy, que ha declarado: “Aunque es legítimo dar la palabra al pueblo, el plan de rescate financiero de la eurozona para Grecia es la única vía posible para resolver el problema de la deuda griega”. La misma paradoja de siempre: podéis elegir gobiernos o votar en procesos refrendatarios, pero ya sabéis que sólo hay un camino, que además está decidido de antemano.

En sentido similar, de rechazo al referéndum, se ha manifestado nuestro Gobierno a través de su portavoz, que ha indicado que “es una mala noticia para España y para Europa”. Quizás en términos económicos lo sea. Desde una perspectiva constitucional, sin embargo, es un soplo de aire fresco para una democracia que se ahoga. Por eso, al presidente del Eurogrupo, que ha declarado que un rechazo al segundo rescate en el referéndum podría suponer la “quiebra” de Grecia, habría que responderle que el referéndum griego quizás no contribuya a evitar la quiebra económica de ese país pero, al menos, contribuirá a evitar la quiebra de la democracia.

Público, 03/11/11

José Antonio Estévez Aráujo: Globalización neoliberal y democracia

José Antonio Estévez Aráujo: Globalización neoliberal y democracia
José Antonio Estévez Aráujo, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Barcelona, redactor de Mientras Tanto y colaborador de Alba Sud

Tres libros publicados recientemente en España abordan el tema de los efectos de la globalización neoliberal sobre la democracia. Uno es el de Sidney Tarrow titulado El nuevo activismo transnacional (Barcelona, Hacer, 2010). El segundo es la monumental obra de Saskia Sassen titulada Territorio, autoridad y derechos. De los ensamblajes medievales a los ensamblajes globales (Buenos Aires, Katz, 2010) y el más reciente de todos ellos, el texto de Gerardo Pisarello titulado Un largo Termidor. La ofensiva de un constitucionalismo antidemocrático (Madrid, Trotta, 2011).

En relación con los efectos del neoliberalismo sobre la democracia, Naomi Klein decía en su libro La doctrina del shock algo extraordinariamente acertado: una de las estrategias centrales del neoliberalismo ha consistido en colocar sus principios fundamentales fuera del alcance de los mecanismos representativos. Poner esos principios en la constitución o en los tratados europeos era una manera de "blindarlos” y sustraerlos al juego político ordinario. El ejemplo de la independencia de los bancos centrales es el más claro desde el punto de vista de la autora canadiense. Así, el Consejo Nacional Sudafricano fue obligado a consagrarlo en la constitución como una de las condiciones para la transición en el país del apartheid. En Europa, el euro trajo consigo el Banco Central más independiente del mundo. Su única misión es mantener la estabilidad de los precios. La Reserva Federal norteamericana, al menos, tiene que velar también por el mantenimiento del empleo.

La estrategia de situar los principios del neoliberalismo fuera del alcance de la democracia se pone también claramente de manifiesto en los principios de política económica incluidos en la "constitución europea” desde el Tratado de Maastricht. La reciente reforma de la Constitución Española ha tenido como objetivo "internalizar" el Pacto de Estabilidad y Crecimiento incluido en los Tratados. Lo que se ha hecho al constitucionalizarlo es reforzar su exigibilidad. Ahora no estará protegido únicamente por los mecanismos de defensa propios del derecho europeo sino también por los instrumentos jurídicos de defensa de la constitución. Resulta igualmente inalcanzable que antes y, además, su protección jurídica se ha reforzado. La idea de poner los principios del neoliberalismo fuera del alcance de la democracia es un leitmotiv adecuado para rastrear lo que ha sucedido con las posibilidades de participación de las personas en el gobierno (o la "gobernanza”) del mundo globalizado. Nos puede servir también como hilo conductor para rastrear y comparar las tesis defendidas por los tres libros reseñados.

El más antiguo de los tres es el de Tarrow, publicado en su lengua original en 2005. Sidney Tarrow es uno de los más respetados e interesantes estudiosos de los movimientos sociales. En "El nuevo activismo transnacional” analiza los procesos de "globalización desde abajo” en terminología de Boaventura de Sousa Santos. Es decir, Tarrow analiza las formas de actuación, las alianzas, la difusión de las reivindicaciones, etc. conducentes a dotar a los movimientos de protesta y a sus reivindicaciones de una dimensión transnacional. En el libro aparecen desde la lucha de los agricultores franceses contra las imposiciones de Bruselas, hasta el movimiento zapatista; desde la yihad islamista internacional, hasta el Foro Social Mundial. Juntos, pero no revueltos. La inclusión del islamismo combatiente no parece responder a una toma de postura sobre su legitimidad, sino al interés por el estudio de los procesos que han llevado a la transnacionalización del mismo.

El libro de Tarrow llega, desde el punto de vista histórico, hasta la época de apogeo del Foro Social Mundial. De todas formas, su exposición no está organizada cronológicamente. Los capítulos analizan tipos de procesos de transnacionalización del activismo. Y resultan enormemente ricos en datos y estudios de mecanismos de difusión de ideas y configuración de organizaciones de muy diverso tipo.

Una de las bases del análisis de Tarrow es la distinción entre "globalización” e "internacionalización". La "globalización” se refiere a los fenómenos de desregulación y liberalización generadores de mercados tendencialmente mundiales. La internacionalización se refiere a lo ocurrido en el "campo político internacional” (por utilizar la terminología de Bourdieu). Ese espacio estuvo durante muchos siglos fuertemente acotado, permitiendo sólo a los estados y a las organizaciones interestatales el acceso al mismo. Con la globalización, la situación se ha vuelto mucho más compleja. Nuevos actores "privados” han entrado en el campo, como las grandes corporaciones multinacionales y sus asociaciones. También están presentes dentro del campo político internacional diversas ONG’S transnacionales con legitimación para participar en las conferencias de instituciones internacionales como la ONU. Asimismo, han aparecido nuevas instituciones internacionales no ya interestatales, sino con carácter supraestatal: desde la OMC en el ámbito global hasta la UE en el espacio europeo.

Por otro lado, los actores del campo político internacional no pueden ser contemplados ya como instituciones unitarias configuradas de forma burocrática y centralizada. Muchos de ellos se han desestructurado y forman redes con fragmentos de otras instituciones y con sujetos privados. Saskia Sassenpresta una especial atención al "descoyuntamiento” del estado fruto del proceso de globalización. Determinados fragmentos institucionales del estado, como los bancos centrales o los funcionarios encargados de la defensa de la competencia forman redes transnacionales con sus homónimos en otros estados o en instituciones supraestatales. Estas redes pueden ser formales o informales, estar o no sujetas a la supervisión de los respectivos estados y permitir o no la participación de sujetos privados (especialmente empresas y asociaciones empresariales). En cualquier caso tienen un extraordinario poder en el campo político internacional y su actuación es absolutamente opaca quedando fuera del alcance de cualquier mecanismo de control o participación por parte de las personas "de a pie”.

Todo eso ofrece un panorama enormemente complejo, distante y falto de transparencia. A la complejidad de la dinámica del campo jurídico internacional se añade la fluidez del cambio de escala nacional-internacional. En efecto, la distinción interno-externo es una de las que más claramente ha entrado en crisis con la globalización. Hoy día nos encontramos, por ejemplo, ante una gran confusión entre las acciones de policía y las acciones de guerra. En otros tiempos, sin embargo, quedaba claro el carácter interno de la actuación policial e internacional de la guerra (salvo el caso de las guerras civiles). Esa fluidez del cambio de escala se manifiesta en el hecho de que una decisión o protesta nacional pueda adquirir trascendencia mundial (como la "ocupación” de Wall Street), que una decisión adoptada en otro continente pueda tener consecuencias locales tremendamente graves (por ejemplo, la decisión de la sede central de una transnacional de cerrar sus plantas en un determinado país), que las decisiones adoptadas por las instituciones políticas de un estado tengan efectos enormemente perjudiciales para la población de otro cuyos integrantes no han podido influir en el proceso (como ocurre con las consecuencias de la política económica alemana para los países del sur de Europa) o que los movimientos que protestan en un país puedan conseguir apoyo de otros movimientos de países diferentes para lograr sus objetivos.

El incremento de complejidad del campo político tanto nacional como internacional (en caso de tener todavía algún sentido esa distinción) da lugar según Tarrow a nuevas amenazas para los movimientos sociales, pero también a nuevas "oportunidades”. Ese es el aspecto más discutible del planteamiento de este autor. Pues su texto transmite siempre la impresión de que el balance entre las nuevas amenazas y las nuevas oportunidades es equilibrado: que lo que se pierde por un lado, se gana por otro. Los movimientos sociales tienen que transnacionalizar sus luchas para conseguir objetivos antes susceptibles de ser alcanzados a escala nacional (el libro editado por Boaventura de Sousa Santosy César A. Rodríguez Garavito El derecho y la globalización desde abajo está lleno de casos que lo demuestran). Pero no creo que las nuevas "oportunidades” que crea la transnacionalización del campo político compensen la mayor dificultad derivada de la necesidad de buscar alianzas internacionales para conseguir objetivos que antes se podían alcanzar movilizándose sólo a escala local o nacional. El planteamiento de Tarrow suena un poco a "hacer de la necesidad virtud”. Sin embargo, el hecho de que se multipliquen los casos de globalización desde abajo no significa que la capacidad real de incidencia de los movimientos sociales se haya mantenido, ni mucho menos aumentado con la globalización. En realidad, la globalización ha aumentado mucho el poder de los "de arriba” y ha disminuido enormemente el poder de los "de abajo” y Tarrow, sin embargo transmite la sensación de que todos han salido ganando.

Gerardo Pisarello sostiene en su libro "Un largo Termidor" la tesis de que con la globalización las constituciones han adquirido un fuerte componente oligárquico en detrimento de su componente democrático. Pisarello habla en ese sentido de que en la actualidad las constituciones tienen un carácter claramente "mixto".

El proceso de "oligarquización" es especialmente evidente en el caso de la Unión Europea. Los lobbies que representan a las empresas y a las asociaciones patronales tienen una influencia determinante en las decisiones de las instituciones europeas. Desde 1986, tras la aprobación del Acta Única, se optó porque la comunicación de la Comisión Europea con la "sociedad civil" se hiciera por medio del sistema de lobbies. Y aunque las asociaciones ecologistas o de consumidores son consultadas por la Comisión, su capital cultural económico y social no se puede comparar con el de los 15.000 lobbistas de las empresas presentes en Bruselas.

Las organizaciones empresariales y patronales europeas no sólo influyen en el proceso legislativo ordinario, sino que también han tenido un gran peso en el proceso constituyente. Son consultadas respecto a las modificaciones de los Tratados ejerciendo una influencia determinante en la redacción de los mismos. Así, por ejemplo, la proliferación de agencias independientes en el seno de la Unión Europea ha sido fruto fundamentalmente de la presión empresarial. Las grandes corporaciones prefieren que sean agencias "independientes" las que lleven a cabo las tareas de regulación porque les resulta relativamente fácil "colonizarlas". El caso de la Agencia Europea del Medicamento lo pone claramente de manifiesto.

Aparte de la posición privilegiada de los lobbies empresariales, la Comisión Europea ha expresado en repetidas ocasiones su desprecio hacia la voluntad popular. En un documento del año 2001 que sigue siendo representativo de la mentalidad de la "Eurocracia", el Libro Blanco sobre la Gobernanza Europea, la Comisión hace una agria crítica de los resultados del referéndum irlandés de ese mismo año que dijo no al Tratado de Niza. Los irlandeses son el único pueblo de Europa que tiene derecho a decidir por referéndum si aprueba o no las modificaciones de los tratados europeos. Eso es así por una disposición constitucional que considera dichos tratados como reformas de la constitución que deben ser sometidas a plebiscito. La Comisión Europea critica el no irlandés debido a la "escasa calidad del debate que lo precedió". Después adopta una posición que cabría calificar de "despotismo ilustrado" pues considera que el problema es que los ciudadanos europeos no se dan cuenta de los muchos beneficios que reciben gracias a la acción de la Unión Europea. Decir que el problema es de "visibilidad" y no de democracia conlleva afirmar que el pueblo, en este caso el irlandés, se equivocó. Obviamente también se equivocaron más tarde el pueblo francés y el holandés cuando votaron que no al proyecto de Constitución Europea. Por eso el contenido del proyecto de constitución ha sido trasladado al Tratado de Lisboa, aprobado sin intervención de los pueblos afectados (salvo el irlandés que tiene el derecho de pronunciarse en virtud de su constitución). Está claro que si existe una contradicción entre la voluntad de las instancias europeas y la voluntad del pueblo a quien hay que disolver, naturalmente, es al pueblo.

La manera como se utiliza el "derecho fuerte” (hard law) y el "derecho débil” (soft law) a nivel supraestatal también es una forma de poner el neoliberalismo fuera del alcance de la democracia. El AMI (Acuerdo Multilateral de Inversiones) fue un intento de crear un derecho internacional fuerte que protegiese las inversiones de las transnacionales en países extranjeros. Como muy bien recuerda Pisarello el AMI fracasó. Pero si analizamos los tratados bilaterales de inversiones firmados desde entonces (por ejemplo el firmado entre España y Bolivia) veremos que el objetivo del AMI se ha alcanzado por medio de las disposiciones contenidas en los mismos. En estos tratados se protege a los inversores extranjeros frente a las expropiaciones, frente a la normativa social o ambiental que les pudiera perjudicar y, sobre todo, se establece un régimen de solución de conflictos ajeno al estado destinatario de las inversiones y favorable a los intereses de las transnacionales: el centro internacional de arbitraje del Banco Mundial (CIADI). Mientras tanto, las empresas transnacionales regulan la "responsabilidad social" que tienen en los países destinatarios de sus inversiones o a los que deslocalizan la producción mediante subcontratación por medio de "códigos de conducta" que ellas mismas elaboran y que no pueden ser alegados ante instancia judicial alguna.

La combinación de derecho duro neoliberal y derecho blando social es especialmente patente en la UE. Si comparamos, por ejemplo, los artículos de la Versión Consolidada del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea en materia de defensa de la competencia (101-106) con los referidos al empleo y la política social (145-161) nos daremos cuenta inmediatamente de la diferencia de lenguaje. Para defender la competencia, la UE dicta normas obligatorias, prohíbe taxativamente determinadas actuaciones tanto a las empresas como a los estados y la Comisión tiene facultades para sancionar a quien las viole (uno de los últimos sancionados ha sido la empresa Microsoft por incluir programas suyos en el paquete del sistema operativo Windows). El lenguaje relativo al empleo y la política social es completamente diferente. En los artículos correspondientes se habla de "coordinación" de las políticas de los estados, de respetar la "diversidad" de las prácticas nacionales, de la realización de "informes", de que el Consejo, a propuesta de la Comisión elaborará "orientaciones" y "recomendaciones" dirigidas a los estados, del "aprendizaje mutuo", de las famosas "mejores prácticas", de competencias legislativas que deben ejercerse por unanimidad y de la prohibición de armonizar determinadas políticas a nivel europeo.

Esa estrategia de reservar el hard law y las competencias fuertes para el derecho neoliberal y dejar el soft law, la falta de competencias y la exigencia de que las decisiones se adopten por unanimidad para las políticas sociales es funesta. Es un mecanismo que debilita sistemáticamente los resortes del estado asistencial y los derechos laborales sin que las personas de a pie puedan hacer nada para cambiarlo por medio de los mecanismos de representación política; pues, como hemos visto, les ha sido sustraído el poder constituyente por lo que a los tratados europeos se refiere (con excepción del referido caso del pueblo irlandés).

Pero la obra maestra del neoliberalismo para situarse fuera del alcance de la democracia (especialmente en Europa) ha sido otra distinta de las anteriores. Ha consistido en convencer a los socialdemócratas de que la política neoliberal es la única política económica posible. Como señala Pisarello, el episodio decisivo fue el fracaso del último proyecto reformista serio en un país europeo: el de la coalición social-comunista francesa a principios de los 80. Sus intentos de introducir cambios estructurales y la nacionalización de algunas entidades bancarias obtuvieron como respuesta huidas de capitales y presiones de los mercados financieros internacionales. El fracaso sirvió de "aviso para navegantes", aceleró el proceso de integración del mercado europeo, y convirtió masivamente a los socialdemócratas al neoliberalismo. Al no existir diferencias de fondo entre los planteamientos de política económica en los socialdemócratas y de los partidos expresamente neoliberales, los ciudadanos no tienen en realidad más opción que elegir el neoliberalismo o no votar. Una anécdota que cuenta Pisarello resulta enormemente significativa a ese respecto: interrogada Margaret Thacher sobre cuál fue el mayor éxito de su carrera política, ella respondió: "mi mayor triunfo político ha sido... Tony Blair".

Adital, 31/10/11

Soledad Gallego-Díaz: Ellos no tienen miedo

Soledad Gallego-Díaz: Ellos no tienen miedo

Todos estamos muertos de miedo, los ciudadanos y los políticos, los gobiernos en pleno, aterrorizados, ante el temor que nos agobia cada día de que el sistema financiero pueda naufragar. Hay que aceptar sacrificios, recortes y despidos, los políticos deben someterse a una brutal pérdida de credibilidad ante los ciudadanos, todo ello porque nos amenaza la peor de las catástrofes.

Curiosamente, los únicos que no parecen tener miedo son, precisamente, los responsables y gestores de ese sistema, los banqueros, los ejecutivos de las grandes compañías financieras que dan la impresión de estar mucho más tranquilos que nosotros. Quizás lo menos importante sea lo más visible: hagan lo que hagan, no van a la cárcel. El caso más ejemplar es el de Angelo Mozilo, responsable de la empresa Countrywide Financial, especialista en hipotecas basura y "paquetes tóxicos", al que la reguladora de la Bolsa norteamericana anunció, orgullosamente que imponía una multa de 67,5 millones de dólares. Pagó sin rechistar: se calcula que Mozilo ganó unos 600 millones de dólares en su estupendo cargo.

Lo importante, la razón por la que no están asustados ni nerviosos es porque, poco a poco, han vuelto a imponer sus criterios. Ojo, nos dicen, casi todo lo que proponen los críticos, los indignados y sus asociados, todo eso de subir impuestos a los ricos, acentuar la regulación de los mercados, vigilancia estricta y transparencia, puede tener resultados contraproducentes. Mucho cuidado, nos dicen, porque así no se podrá reactivar los mercados de trabajo, ni el crédito, ni podremos salir de la crisis. La culpa de la crisis no la tenemos nosotros, sino los gobiernos que han gastado irresponsablemente. Y tengan en cuenta que son irresponsables no solo cuando gastan sin motivo, como podrían pensar, sino también cuando dedican demasiado dinero a la educación, a la sanidad, a los transportes, a las pensiones o a los minusválidos. Eso es lo que nos ha llevado a la ruina. ¿Por qué van a estar ellos asustados, si la culpa es nuestra?

Pues no. La crisis no la han provocado las locas exigencias de los ciudadanos, sino los ininteligibles paquetes financieros, las hipotecas tóxicas y las operaciones de alta ingeniería. Ellos. Como explicaba en este periódico Xavier Vidal-Folch, el capital de la banca (al que la UE va a destinar tanto dinero) no se ha erosionado fundamentalmente por culpa de la bajada de valor de la deuda soberana, sino por el tumor que han supuesto esos activos tóxicos, de los que ahora, de repente, nos hemos olvidado todos.

Ha habido dinero a espuertas para acallar las dudas. ¿Cuánto habrán gastado en estos últimos años los grupos de presión que trabajan en el congreso norteamericano para defender sus intereses? Abunda el dinero para esas cosas. Claro que no es justo reprocharles falta de honestidad a los lobbies, sino a los congresistas que se animan a hacerles caso y a los políticos que no son capaces de hacerles frente.

Nos engañan como a bobos. La revista polaca Res Publica Nowa explicaba el otro día, a propósito de sus propias elecciones, algo que se puede aplicar a todos nosotros: "Buscamos alguien que tome la responsabilidad, que lleve adelante decisiones en nuestro nombre, que ofrezca una visión, restablezca la confianza en el Estado, nos haga sentirnos libres de las obligaciones de la ciudadanía en los próximos años". Exactamente, eso es a lo único a lo que deberíamos tener miedo. No al fracaso del sistema financiero, a su permanente amenaza, que tan poco les inquieta ellos, sino a que terminemos pidiendo a alguien que nos libere de nuestras obligaciones como ciudadanos. Hay que sacudirse el miedo, y estar seguros de que, pese al clima de incertidumbre con que nos despiertan cada día, es posible recuperar la fe en el futuro.

El País, 30/10/11

TNI: The EU Crisis Pocket Guide

The EU Crisis Pocket GuideTNI: The EU Crisis Pocket Guide

A useful pocket guide on how a crisis made in Wall Street was made worse by EU policies, how it has enriched the 1% to the detriment of the 99%, and outlining some possible solutions that prioritise people and the environment above corporate profits.

Pocket guide: 12 page (PDF, 403KB)
Pocket guide: 7 page (PDF, 373KB)
Pocket guide: 8 page (PDF, 399KB)

Contents

  • How a private debt crisis was turned into a public debt crisis and an excuse for austerity
  • The way the rich and bankers benefited while the vast majority lost out
  • The devastating social consequences of austerity
  • The European Union's response to the crisis: more austerity, more privatisation, less democracy
  • Ten alternatives put forward by civil society groups to put people and the environment before corporate greed
  • Resources for further information

Sources for the guide

Thanks to Susan George, Myriam van der Stichele, Andy Storey for comments and Ricardo Santos for the design.

Transnational Institute, 28/10/11

Proyecto de Real Decreto sobre reconocimiento de estudios en el ámbito de la educación superior

Proyecto de Real Decreto sobre reconocimiento de estudios en el ámbito de la educación superior

Uno de los objetivos perseguidos con la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) fue aumentar la compatibilidad y comparabilidad entre los sistemas europeos de Educación superior, respetando su diversidad, con la intención de promover la movilidad de estudiantes, titulados, profesores y personal de administración.

FETE-UGT, 28/10/11

Geoffrey Crossick (président de l’University of London): «Le gouvernement veut créer un marché de l’enseignement supérieur dans lequel l’étudiant serait un consommateur»

Geoffrey Crossick (président de l’University of London) : « Le gouvernement veut créer un marché de l’enseignement supérieur dans lequel l’étudiant serait un consommateur »

À la rentrée 2012, les universités anglaises seront libres d’augmenter leurs frais de scolarité (jusqu’à 6.880 €, voire 10.320 € par an) en cycle undergraduate. Geoffrey Crossick, président de l’University of London, ne voit pas d’alternative… ce qui ne veut pas dire qu’il adhère à la réforme. Le professeur d’histoire contemporaine, qui a enseigné un an à Lyon 2, revient dans une interview accordée à EducPros sur le financement de l’enseignement supérieur en Angleterre et les classements internationaux.

- Que pensez-vous de la réforme des universités en Angleterre ?

- Le gouvernement anglais, qui a décidé de réaliser des coupes substantielles dans les dépenses publiques pour réduire le déficit du pays, n’avait pas d’autre alternative que d’augmenter les frais de scolarité pour assurer des fonds suffisants aux universités. En outre, la réforme est nécessaire si on veut se doter d’un enseignement supérieur fort. Selon moi, il n’existe pas de système d’enseignement supérieur de masse de haute qualité financé seulement avec des subventions de l’État. Il faut à la fois des subventions et des frais de scolarité. Donc aurais-je choisi le même système que le gouvernement ? Non. Je crois que l’enseignement supérieur contribue au développement de la société et de l’individu, et que tous doivent contribuer. Je préférerais moins d’inégalité entre ces deux contributions.

- Y a-t-il un désengagement de l’État ?

- Non, ce n’est pas un désengagement de l’État. C’est un changement de caractère de l’engagement de l’État. Tout d’abord, celui-ci contribuera substantiellement au coût de l’éducation des étudiants à travers les prêts contractés pour payer les frais d’inscription et de pension, à travers les bourses accordées aux jeunes de milieux défavorisés, etc. Deuxièmement, le gouvernement veut créer un marché de l’enseignement supérieur dans lequel l’étudiant serait un consommateur. Personnellement, cela ne me rend pas enthousiaste. Mais si, derrière cela, on entend « qualité du service », je deviens plus partagé. En Angleterre, on est peut-être plus réaliste qu’en France. L’augmentation des frais de scolarité va permettre d’améliorer la qualité des bibliothèques, des laboratoires informatiques, de sciences, d’arts… Troisièmement, l’État continuera de financer largement la recherche – et la recherche en Angleterre a majoritairement lieu dans les universités. Enfin, il est engagé dans la qualité du second degré et les aspirations des élèves, ce qui est essentiel pour les facultés.

- Attendez-vous de meilleures places dans les classements internationaux ?

- Les universités anglaises ont déjà un excellent niveau dans ces classements ! Mais la mondialisation de l’enseignement supérieur induit une concurrence aiguë entre les établissements, et les universités anglaises auront réussi si elles ne perdent pas leur position actuelle.

- Que pensez-vous d’un classement des universités européen ?

- Je ne suis pas un grand amateur des classements internationaux des universités. Ils existent, mais je ne voudrais pas en inventer un de plus !

- Comment l’University of London est-elle financée ?

- L’University of London est un établissement particulier. Il s’agit d’une fédération constituée de 19 collèges indépendants. Cela varie donc de l’un à l’autre. De manière plus générale, les universités anglaises reçoivent de 20 à 70% de leurs ressources de l’État. Pour le reste, le financement vient en grande partie des étudiants non européens, de master et de doctorat, et de la recherche financée par des fonds publics et privés. Certaines universités britanniques reçoivent beaucoup d’argent des entreprises. C’est le cas, par exemple, de Cranfield University et de l’Imperial College, des établissements spécialisés dans la recherche pour l’industrie, les technologies, le médical. Cela dit, ce n’est pas un problème, contrairement à ce que pensent souvent les Français : cela crée un engagement mutuel bénéfique et augmente les budgets pour la recherche. L’essentiel est que les chercheurs restent indépendants des contrôles des entreprises privées, mais aussi des contrôles de l’État.

L'University of London en bref

L'University of London a été créée en 1836. Son principe fondamental : fournir un enseignement à tous, sans distinction d’origine, de croyance et d’opinions politiques.

19 collèges composent cette université, dont le King’s College London, la London School of Economics and Political Science et l’UCL.

Le réseau mondial « University of London International Programmes » réunit 52.000 étudiants dans plus de 190 pays et propose une centaine de formations. Il se prévaut de faire de l’enseignement à distance depuis 1858.
Parmi les anciens étudiants de l’université, on recense 7 prix Nobel, parmi lesquels Nelson Mandela.

EducPros, 26/10/11

Distribuir contido