Mercado

Fin de semana indignado

Fin de semana indignado
Una convocatoria mundial el sábado y una manifestación por los servicios públicos el domingo llenan la agenda del 15-M

Este fin de semana el movimiento 15M ha programado varias movilizaciones en defensa de los servicios públicos y por un mayor control de los mercados.

Después de las dos tranquilas semanas que han seguido a las protestas contra la reforma de la Constitución los activistas vuelven a preparar actos multitudinarios en ciudades como Barcelona, Madrid o Bilbao.

Por una regulación de los mercados financieros

Los indignados se han unido a un llamamiento surgido en EEUU de la mano de diversos colectivos sociales y que se ha extendido por varias ciudades del planeta. El sábado, 17 de septiembre, bajo el lema de "Occupy Wall Street" (Ocupa Wall Street), los neoyorkinos se concentrarán frente al edificio de la bolsa de Nueva York con el objetivo de "demandar la regulación de los mercados financieros, la limitación de su influencia sobre la vida política y un reparto equitativo y justo de la riqueza".

La convocatoria, "una fusión de Tahrir con las acampadas de España", según uno de los grupos convocantes, pretende sembrar de tiendas de campaña los alrededores de la bolsa neoyorkina y ya ha sido imitada por ciudades como Seattle, Atenas, Milán o Tel Aviv.

En nuestro país se han adherido varias ciudades, como Valencia, Barcelona, Bilbao o Santander, en una jornada que se ha traducido como "Toma la bolsa", con el objetivo de "internacionalizar así las reivindicaciones y acciones que se plantean desde el movimiento 15M". En Madrid, el Grupo de Trabajo de Economía de la Acampada Sol ha preparado un "foro social" en la Plaza de la Lealtad, junto a la bolsa madrileña, que comenzará a las 12:00 horas y terminará sobre las 22:00.

En el evento participarán catedráticos, profesores y expertos en economía, entre ellos Carlos Taibo, Juan Manuel Naredo o Carlos Ruiz, entre otros, que impartirán charlas sobre la economía especulativa, los paraísos fiscales, el papel de las transnacionales y la crisis energética.

En defensa de los servicios públicos

Al día siguiente, el movimiento 15-M se ha adherido a la manifestación convocada por varios colectivos, como CAS Madrid, Soy Pública, o el grupo de trabajo de Salud de Sol, para reivindicar que los servicios sociales, como la sanidad, la educación o la justicia, sean públicos.

La marcha, prevista para el domingo, 18 de septiembre, saldrá de Cibeles a las 19:00 horas hacia Sol bajo el lema de "Banqueros y políticos: sacad vuestras manos de los servicios públicos".

"Los servicios públicos de los países occidentales están en el punto de mira de los mercados, su objetivo: privatizar las partes rentables y transformar el resto en sistemas de beneficencia. Este proceso de deterioro y privatización no tiene colores políticos, está siendo realizado por y/o con la complacencia de todo tipo de partidos, y con el apoyo de organizaciones y sindicatos subvencionados", denuncian los convocantes en un comunicado.

Público, 15/09/11

Outras novas relacionadas:

Rich Williams: In The Public Interest: Student Loan Defaults Skyrocket, Double in Past 6 Years

Rich Williams: In The Public Interest: Student Loan Defaults Skyrocket, Double in Past 6 Years

On September 12th, the US Department of Education released the official FY 2009 cohort default rates on student loans. The number of students who defaulted within two years of entering repayment increased to 8.8%, up from 4.5% in FY 2003 and 7% in FY 2008.

Skyrocketing student defaults are just the tip of the iceberg. The new numbers represent just a snap shot in time which does not capture the full magnitude of those borrowers defaulting through the lifetime of their student loans.

For-profit colleges, Wall Street run college programs such as University of Phoenix and Kaplan, reported the largest gains in defaults. Just two years out of college 15% of borrowers from for-profit colleges defaulted, which was double the number of those coming from public schools at 7.2%. For-profit colleges rely almost exclusively on federal funds to operate -- while they educate just around 13% of all students they suck in 25% of all federal aid and are responsible for almost half of every student who defaults in the federal loan program.

Through the down economy, states have been slashing higher education funding leading to increases in tuition, which students and families generally shoulder by taking out loans. Just over a decade ago, only a third of college graduates had to borrow money and their average debt was around $12,000. Now, over two-thirds of graduates must borrow money, carrying an average of $24,000 in debt when they graduate.

A large debt burden makes life tough for graduates. Buying a home, starting a family or starting a small business may not be options for some student loan borrowers, even if they have a job. Those who default on their loans have a damaged credit history and could be discriminated against when applying for a job or even renting an apartment. Worse, student loan debt cannot be discharged in bankruptcy if borrowers run into unforeseen circumstances that prevent loan repayment.

Congress has taken action in recent years to combat high debt levels by increasing student aid, such as increasing the Pell Grant maximum and making loan repayment more manageable through the Income Based Repayment and Public Service Loan Forgiveness programs. As Congress continues to evaluate budget saving measures, student aid must be sustained, if not increased, to avoid even higher levels of defaults.

The Huffington Post, 15/09/11

Outras novas relacionadas:

  • Especial fírgoa: http://www.huffingtonpost.com/rich-williams/in-the-public-interest-st_b_962073.html

The American way: so much spent on so few graduates

The American way: so much spent on so few graduates
OECD data offer 'arms race' warning to a UK sector emulating the US model. Simon Baker reports

Pay as you go
Pay as you go: low US university completion rates may be attributable to high tuition fees and a dearth of affordable student loans

British universities have been urged not to engage in the same kind of "arms race" that has caused massive increases in the cost of higher education in the US without improving the country's graduation rate.

The warning follows the publication of statistics by the Organisation for Economic Cooperation and Development, which suggest that higher tuition fees in the US may be pricing out sections of the population.

Despite the US system being by far the most expensive per student, the figures published this week show that it has been overtaken by more than a dozen countries over the past 15 years in terms of the percentage of the population completing degrees.

Although a lack of student support is thought to be one factor in the decline, some have pointed to the increasing sums of money being spent - especially at elite universities - on extras such as sports facilities and merit-based scholarships that bolster institutions' prestige but do not widen participation.

Fernando Ónega: Cómo hundir bien hundido a un país

Fernando Ónega: Cómo hundir bien hundido a un país

Por lo visto, debemos hacernos a una idea: todos los lunes tienen altísimas probabilidades de convertirse en «lunes negro». Si repasamos las fechas en que las Bolsas se han dado los grandes batacazos, han sido en esa fecha. Pero tampoco hay que desesperar: las malas noticias avanzan al buen ritmo que necesitan los desastres, y ya hay otros días de la semana que no quieren dejar la exclusiva del malaje a los lunes, y también los viernes empiezan a prometer desgracias. Y además, con tono y tendencia tan implacable como generalizada. Cualquier declaración es un hacha, y cualquier situación arrastra a todos los sectores. Da igual que la banca de otros países sea la que sufre los riesgos de Grecia: lo acaba pagando quien invirtió en una constructora, en una empresa tecnológica o en un grupo de comunicación. Los demonios de la crisis arrasan todo.

Al mismo tiempo, los famosos y denostados mercados han descubierto la mejor forma de arruinar un país, en medio de la pasividad de sus vecinos y socios: con los tipos de interés que aplican a la deuda soberana. El mecanismo es endiabladamente sencillo: se elige una nación que haya gastado mucho o tenga cuentas dudosas, ni siquiera es preciso que tenga una deuda tan abultada como Italia; se lanza una información que diga que ese país tiene dificultades para pagar; se insta a una agencia de rating tipo Standard & Poors o cualquier otra a que rebaje la calificación del país, cosa que suelen hacer motu propio, y ya está: la prima de riesgo se pone por las nubes, y los intereses a pagar por la deuda pueden superar el 10 % anual.

Grecia lo ha superado hace tiempo, Portugal se aproxima peligrosamente, Italia puede alcanzarlo, y España ya está cerca del 6 %. Lo que sigue a continuación lo imaginan muy bien quienes han firmado una hipoteca. Como tengan que pagar el dinero prestado con intereses como los de Grecia, o encuentran una mina de oro, o les suben descaradamente el sueldo, o los desahucian. Lo más probable suele ser el desahucio.

¿Y qué hacen los vecinos y socios poderosos que asisten al desastre? Primero, procurar que no les pase a ellos. Y segundo, pedir a ese país que baje sus gastos, que suelen ser los sociales. Solo le echan una mano si quita pensiones a los jubilados, machaca a los funcionarios, rebaja la sanidad o desampara a viudas. El escenario que queda después es el siguiente: los necesitados de ese país, más necesitados todavía, y los potentados que compraron deuda, forrados, porque no hay actividad económica que proporcione más beneficios. Y así, de esta forma tan sencilla, se esquilma una nación. Es el robo mejor organizado que conozco. Y se practica con la más exquisita impunidad.

La Voz de Galicia, 13/09/11

Education at a Glance 2011: OECD Indicators

Education at a Glance 2011: OECD IndicatorsEducation at a Glance 2011: OECD Indicators

Download PDF

Across OECD countries, governments are having to work with shrinking public budgets while designing policies to make education more effective and responsive to growing demand.

The 2011 edition of Education at a Glance: OECD Indicators enables countries to see themselves in the light of other countries’ performance. It provides a broad array of comparable indicators on education systems and represents the consensus of professional thinking on how to measure the current state of education internationally.

The indicators show who participates in education, how much is spent on it, and how education systems operate. They also illustrate a wide range of educational outcomes, comparing, for example, student performance in key subjects and the impact of education on earnings and on adults’ chances of employment.

The Excel™ spreadsheets used to create the tables and charts in this book are available via the StatLinks printed in this book.

Carolina Scotto: Acerca de los "rankings" de universidades o del falso dilema entre calidad y equidad

Carolina Scotto: Acerca de los "rankings" de universidades o del falso dilema entre calidad y equidad
Evaluar el desempeño de la UNC no se parece en nada a intentar participar de una competencia en la que sólo juegan los miembros de un club cerrado que fija las reglas y al que no se pertenece
Carolina Scotto (Rectora de la Universidad Nacional de Córdoba -UNC)

El miércoles 7 de septiembre, algunos diarios argentinos difundieron los resultados de un ranking de universidades obtenido por un indicador denominado QS World University Rankings. La Universidad Nacional de Córdoba (UNC), como la gran mayoría de las latinoamericanas, no aparece en ese listado. Un artículo de La Voz del Interior afirmó que no nos fue bien en esa evaluación; peor aún, que estaríamos “fuera de juego”.

Es importante aclarar, en primer lugar, que por distintas razones la UNC no envió los datos que esas empresas requieren para hacer el ranking mencionado, pero en especial por no coincidir con este tipo de clasificación de las instituciones de educación superior.

Para el cálculo del índice, es necesario proporcionar datos de la institución –por ejemplo, correos electrónicos de docentes y de empleadores de graduados– con los que, suponemos, se conforma luego la población de encuestados. La UNC no facilitó esa información, por lo que desconocemos si fue o no evaluada y, si la evaluación se produjo, obviamente fue incompleta.

Por otra parte, vale la pena observar que los resultados que arrojan distintos rankings varían de manera considerable, porque cada uno de ellos mide o recolecta diversos datos o lo hace de diferente manera. Pero, más allá de la variabilidad de los resultados basados en criterios de clasificación heterogéneos, los indicadores que se toman en cuenta sólo tienen adecuada aplicación en otras realidades sociales y culturales y para otros perfiles institucionales, lo que es lógico porque están generados para medir, sobre todo, a las instituciones que participan de su diseño.

Manuel Castells: Ciudadanos y mercados

Manuel Castells: Ciudadanos y mercados
Esta vergonzosa reforma de la Constitución dinamita cualquier credibilidad de los políticos que la votaron

Zapatero quedará en la historia como el peor presidente de la democracia española hasta la fecha (Aznar al menos tenia coherencia ideológica). La pantomima de reforma constitucional perpetrada con nocturnidad y alevosía veraniega por los dos grandes partidos compinchados afecta a la raíz de la democracia y la autonomía del Estado. Ha sido una decisión impuesta por Merkel y Sarkozy, retomando una propuesta del PP. Se razona que era necesaria para calmar la desconfianza de los mercados sobre la deuda española que podría precipitar una crisis de las deudas europeas, en particular italiana, hundiendo así al euro. Reflotar a Grecia, Portugal e Irlanda es difícil. Salvar a España de la quiebra es inviable para las finanzas alemanas y francesas. De ahí la presión sobre el Gobierno español que hace tiempo abandonó cualquier veleidad de soberanía económica. Todo en nombre de vaticinios sobre el comportamiento de los mercados, poder supremo y misterioso al que hay que aplacar con sacrificios humanos: los recortes de gasto social afectan a salud, educación y pensiones, o sea, a la vida.

Pero ¿quiénes son los mercados? ¿Usted conoce personalmente a algún mercado? En realidad se les pueden poner nombres y apellidos: son los inversores (tal vez usted mismo) gestionados por intermediarios financieros. ¿Pero qué quieren los tales inversores y sus intermediarios? ¿El equilibrio fiscal? ¿La capacidad de pago de la deuda a largo plazo? Todo eso son cálculos estratégicos para llegar a otro fin, a lo que verdaderamente mueve la inversión: la ganancia contante y sonante a corto plazo. Así funcionan las finanzas, de eso dependen los dividendos para los accionistas y, sobre todo, las comisiones y primas para los operativos financieros. Y esa ganancia a corto plazo se obtiene por múltiples medios, entre ellos la apuesta por cambios de valoración de efectos financieros, incluidos los bonos del Tesoro y las divisas. De modo que según para quién la devaluación de la deuda soberana española y el aumento de la prima de riesgo pueden resultar en un pingüe negocio. Las grandes ganancias se producen precisamente en situación de turbulencia financiera. En cambio lo que los inversores (llamados mercados) tienen en cuenta son las perspectivas de actividad de cada economía. Porque la recesión y el aumento del paro son mal negocio para todos. Precisamente por eso, cuando en la primavera del 2010 España decretó medidas de austeridad la evaluadora Fitch rebajó la cotización de nuestra deuda pública. ¿Qué no harán ahora esos inversores al saber que, aunque a largo plazo la deuda española pudiera pagarse, a corto plazo el país se queda seco de estímulo fiscal posible en una situación en que la inversión privada no puede salir por si sola de la crisis de empleo y demanda? La atonía económica es la más negra perspectiva para los mercados.

Y por eso el mismo día en que los siseñores de las Cortes del Reino votaban atar de pies y manos al Estado discapacitándolo para obtener recursos cuando hiciera falta, subía la prima de riesgo española y caían las bolsas de todo el mundo como reacción al decrecimiento del empleo en EE.UU. En contraste, hubo una reacción alcista de las bolsas cuando se alcanzó el acuerdo para que EE.UU. pudiera endeudarse más. Y se han vuelto a hundir tras el anuncio por el FMI de la posibilidad de recesión a pesar (o a causa) de los recortes. Por esas razones pueden quebrar España y el euro, no por endeudarnos.

No se trata de salvar la economía española sino de aprovechar la crisis para maniatar a los representantes de los ciudadanos por si tienen la tentación de seguir a sus votantes en lugar de a los mercados interpretados por Merkel, Sarkozy y todos aquellos que salvan su pellejo político en sus países a costa de los otros europeos: una demostración de la des(U)nión Europea.

Pues este es el meollo de la cuestión: en nombre de los mercados (cuyo criterio está por ver) se impone una reforma constitucional a los ciudadanos, sin consultarlos y aprovechando una mayoría parlamentaria que puede disolverse en tres meses. Y de paso, se deslegitima una Constitución de quita y pon, que es intocable para según qué cosas y se manipula en unos días para lo que conviene a aquellos políticos coyunturalmente en el poder. Así jamás se hubiera aprobado la Constitución de 1978 que, por imperfecta que sea, permitió organizar una coexistencia política a partir de un consenso evolutivo que ahora se ha roto sin necesidad perentoria y sin informar a los ciudadanos del por qué de esa urgencia aparte de las oscuras referencias a la percepción de los mercados. Y es que los ciudadanos tienen derecho a equivocarse porque eso también es soberanía popular. Lo que no aceptan es invocar la democracia como fuente de legitimidad para después actuar sobre temas tan importantes aplicando el rodillo parlamentario como si el país fuera de los políticos. El ejemplo islandés vuelve a la memoria: tras meses de movimiento social un referéndum sobre las políticas de crisis llevó a la regulación financiera, al despido y encausamiento de políticos culpables de la crisis y al impago de las deudas bancarias. Y se arregló la cosa para la gente.

Si ya había una crisis de legitimidad profunda en la democracia española, fuente de la indignación que comparte una gran mayoría de la población, esta vergonzosa reforma de la Constitución dinamita cualquier credibilidad de los políticos que la votaron. Y de paso se lo pone muy difícil a Rubalcaba, que intentaba salvar los muebles de su partido y de la política tendiendo puentes al sentir de la sociedad. Si la fuente de la Constitución son los mercados, que manden los banqueros por la vía directa. Pero si los ciudadanos piensan que son ellos los constituyentes, tal vez podrían refundar la democracia pacíficamente y limpiar las instituciones de unos partidos mayoritarios que acampan en las Cortes como si fuera su finca y nosotros sus peones. Acampada contra acampada. Cinismo político contra esperanza de ciudadanía. A desalambrar.

La Vanguardia, 10/09/11

Josep Borrell: Ideología y déficit público

Josep Borrell: Ideología y déficit público
Josep Borrell, Presidente del Instituto Universitario Europeo de Florencia (Italia)

Con los acuerdos del Consejo Europeo del 21 de julio sobre un segundo préstamo a Grecia la calma volvió a los mercados financieros. Pero duró poco. Degradación del rating de la Deuda americana, agitación social en el Reino Unido, oleada especulativa contra los Bancos europeos, Bolsas en caída libre y primas de riesgo españolas e italiana por encima de los 400 puntos. Prohibición, aunque parcial, temporal y no en todos los países, de las operaciones especulativas “a corto”. Salimos del bache cuando el BCE se decidió a intervenir comprando Deuda española e italiana. Y traca final con la reforma constitucional express para limitar los déficits públicos, contentar a Merkel y calmar a los mercados.

Y el susto no se ha terminado todavía. Finlandia negocia un acuerdo bilateral con Grecia para obtener garantías adicionales al dinero que le va a prestar, otros pequeños países dicen que ellos también, Alemania rechaza esos pactos y todo vuelve a pender de un hilo. Eso sin contar la sentencia del Tribunal Constitucional alemán que el próximo día 6 debe pronunciarse sobre la constitucionalidad de los préstamos a Grecia.

Pero lo más relevante desde una perspectiva española es la enmienda constitucional pactado por el PP y el PSOE para limitar los déficits públicos, complementada con el compromiso de tramitar una Ley Orgánica que fije cuantías a esa limitación.

Está claro que las enmiendas constitucionales para obligar a todos los gobiernos a mantener equilibrados sus Presupuestos están de moda tanto en Europa como en EEUU. En Europa bajo la intensa presión de Alemania y en EEUU impulsadas por el Tea Party.

Federico Mayor Zaragoza: Ni un día más

Federico Mayor Zaragoza: Ni un día más
Federico Mayor Zaragoza es Presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex Director General de la UNESCO

La deriva de Occidente acosado por los mercados debe terminar sin dilación. En la primera página de “El País” del 3.09.11 se anuncia que “el fantasma de la recaída de US y UE desmorona de nuevo la confianza de los mercados” en los Estados que, para resguardarla, les obliga como en el caso español, a introducir cambios urgentes en la propia Constitución, indispensables para el concierto intraeuropeo, a qué precio de autoridad y prestigio de los políticos sometidos a los mandatos del “gran dominio” mundial.

El día 4, el Banco Central Europeo advierte a Berlusconi de que tiene que avanzar en los ajustes… y el ex Presidente José María Aznar manifiesta, siempre tan positivo y oportuno (¡), que “Italia y España deben asumir que fueron salvados”. Da vértigo pensar en que el ex Presidente y actual asesor de Murdoch vuelva a influir en la política nacional.

El día 5, el título es “El temor a la recaída hunde los mercados”. Y el día 7, para acabar de propiciar los ataques especulativos, la presidenta del FMI, de tan buenos augurios ella, alerta de una “recesión global inminente”. “Es de necio confundir valor y precio”, sentenció D. Antonio Machado.

Han sido muy necios muchos gobernantes que aceptaron sustituir los valores democráticos y de justicia social por las leyes del mercado. A estas referencias, con la triste imagen pública de los gobernantes acosados por las interesadas fluctuaciones bursátiles, que urgen la adopción de medidas para restablecer los principios éticos que exige la buena gobernación, se unen las preocupantes fotografías de los líderes europeos y asociados repartiéndose –antes de tenerlo cazado, en porcentajes previsiblemente pactados en algún caso, y con el siniestro horizonte de la sharía en lugar de la tan pregonada democracia- la piel del oso libio. “La italiana ENI ya prepara su retorno a Libia”… “Las multinacionales pugnan por el nuevo pastel energético libio” (ABC, 29.08.11). “China teme quedarse fuera del reparto del botín libio” (“Público”, 31.08.11). “La lucha por el petróleo ensucia la Cumbre de Libia en París” (“Público”, 02-09-11)… … Y “La ONU acuerda desbloquear los fondos libios congelados”.

Las Naciones Unidas trataban de salvar la vida de los libios sublevados. A través de la OTAN, la “protección” se ha convertido en una clara y decisiva participación en la contienda. “El mundo –anuncia “El País” del 2 de septiembre- da la bendición a la nueva Libia…”. El “mundo” representado por los países convocados por el Presidente Sarkosy… entre ellos el SG de la ONU.

 En contra de lo deseable, no es Sarkosy en la ONU sino la ONU en Sarkosy! Más democracia y menos “mercadocracia”, en ingeniosa y justa referencia al impacto creciente de “los mercados”. Está claro que no mejorará la tasa de desempleo de EEUU, en Europa y en España –de modo muy especial por la enorme “burbuja” inmobiliaria, fruto de la “codicia e irresponsabilidad”, en palabras del Presidente Obama, de unos pocos- porque todos los recortes son contrarios a la creación de empleo (sin tener en cuenta la desmesurada deslocalización productiva). ¿Cómo se va a “incentivar el consumo” si todo se aminora, se privatiza, se disminuyen las inversiones públicas? ¿Cómo van a tener, por fin, “confianza”, si lo único que dejan hacer los mercados es reducir más y más los márgenes y posibilidades de iniciativas ciudadanas? ¿Cómo reclama el FMI mayor estabilidad cuando sus predicciones desestabilizan de inmediato?

Eso sí: los más ricos aprovechan los vaivenes y compran muy barato… para vender luego cuando, lógicamente, se recuperan mejores niveles… Es imprescindible -¡ni un día más!- dar un auténtico “volantazo”: 1) En la UE: i) autonomía en materia de seguridad y reducción urgente de gastos militares; aliados de los EEUU, sí, pero súbditos a través de la OTAN, no. ii) federación económica y fiscal, dotación de una propia agencia de calificación, emisión de eurobonos y eliminación sin contemplaciones de los paraísos fiscales; iii) concertación de grandes planes de energías renovables y regulación del consumo y precio del petróleo; iv) proyecto conjunto de cooperación internacional para contribuir al acceso de todos los seres humanos a la alimentación, al agua y a los servicios higiénicos y sanitarios; v) moderación de la delocalización productiva, con seguimiento muy estricto de las condiciones laborales y respeto de los Derechos Humanos en los países “fabricantes”; vi) coordinación de recursos personales y técnicos para hacer frente, a escala regional, a catástrofes naturales y provocadas; vii) proclamación de los principios democráticos que deben orientar la acción política, promoviendo la participación y “escucha” de los pueblos a través, especialmente, de los medios de comunicación virtual (ciberespacio), asegurando no sólo la libertad irrestricta de expresión sino el acceso de todo ciudadano a una información veraz, regulando los excesos uniformizadores del gran poder mediático…

2) En los EEUU i) En el amargo declive de las pretensiones hegemónicas, promover alianzas, con las asociaciones regionales en particular, y compartir experiencias y conocimientos para garantizar, a través de unas Naciones Unidas reforzadas de forma apremiante, la gobernación mundial. ii) Liderar el desarme nuclear con carácter de urgencia, para hacer posible un horizonte libre de la amenaza atómica, y la disminución acelerada de la venta de armas, en especial las que corresponden a confrontaciones del pasado, desarrollando la nueva tecnología de seguridad que corresponde a las necesidades actuales. iii) Plenamente integrados en el nuevo Sistema de las Naciones Unidas, dotar de la autoridad necesaria al FMI, al BM y a la OMC, para que terminen los ataques especulativos de la “dólar-zona” a la “euro-zona” y “yuan-zona”, favoreciendo una economía mundial basada en el desarrollo sostenible, de tal forma que quienes todavía se aferren a mantener el “gran dominio” se convenzan de la inexorable necesidad de contribuir, ahora, al inicio de una nueva era…

3) A escala mundial i) Como ya he tenido ocasión de insistir a menudo, es impostergable una reunión de emergencia para la refundación, con el concurso de todos los países, de unas Naciones Unidas capaces, por la autoridad que le confiere el respaldo de la gran mayoría de los países, de actuar eficazmente frente a los grandes desafíos del momento: Libia, Siria, Yemen.. conflicto Israel/Palestina… terrorismo tráficos supranacionales de armas, drogas, personas… ii) Con las Naciones Unidas al timón, se iniciaría “un nuevo comienzo”, caracterizado por la concertación y complementariedad. China, la India, América Latina, África… deben jugar un papel que esclarezca los horizontes de las generaciones venideras. Es el gran compromiso. Ni un día más.

Alainet, 08/09/11

Los socialistas europeos se oponen a la inclusión del límite al déficit en la Constitución

Zapatero y MerkelLos socialistas europeos se oponen a la inclusión del límite al déficit en la Constitución
El Grupo Socialista en la Eurocámara, al que pertenece el PSOE, acusan a Merkel y Sarkozy de "minar el funcionamiento democrático de las instituciones"

Los socialistas europeos rechazan que limitar el déficit en la Constitución sea la solución a la crisis aunque evitan las críticas a España por entender que el Gobierno tenía poco margen frente a las presiones de Merkel.

El Grupo Socialista en el Europarlamento ha decidido denunciar la próxima semana en Estrasburgo la propuesta de Merkel y Sarkozy a los que acusan de "minar el funcionamiento democrático de las instituciones europeas" con sus acuerdos y citas bilaterales.

Los socialistas defienden que son necesarias muchas "normas de oro" contra la crisis, "para inversiones, para justicia, para equidad social". Según el vicepresidente del Grupo Socialista Europeo, Hannes Swoboda, "la insistencia de Merkel y Sarkozy, la insistencia de los conservadores por decir que la Regla de Oro -ley del control del déficit en la Constitución- es la solución de todos los problemas, es un absoluto error".

Sin embargo, los socialistas europeos intentarán, como grupo, evitar las críticas directas al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero porque "el Gobierno español estaba en una situación muy difícil, tenía la presión de Merkel y Sarkozy y tenía que agradecer los esfuerzos que han hecho para apoyar a España, sobre todo Merkel", explica Slowobodan a la Cadena SER tras una reunión con periodistas en la que ha estado acompañado de la también vicepresidenta Maria Badía.

En opinión de Badía, "la contención del presupuesto no es el único objetivo de los socialistas españoles". Swoboda ha precisado, sin embargo, que "la Regla de Oro podría ser un instrumento complementario a los futuros eurobonos" y ha lamentado que "ni Alemania ni Francia hayan ofrecido esta u otra contrapartida".

Los socialistas europeos consideran crucial el debate que el Pleno del Parlamento Europeo mantendrá la próxima semana con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, sobre este tema y lamentan que Sarkozy y Merkel se reúnan para hablar de la crisis sin convocar a los representantes de las Instituciones Europeas.

Cadena Ser, 08/09/11

Outras novas relacionadas:

Josep Maria Ruiz Simon: El excedente universitario

Josep Maria Ruiz Simon: El excedente universitario
En el siglo XVII ya había quien denunciaba que había demasiadas universidades y estaban demasiado llenas.

Josep González, presidente de la patronal de la pequeña y la mediana empresa catalana, opina que sobran titulados universitarios. Hace ahora justo un año, el ministro de Educación decía exactamente lo mismo. No se trataba, tampoco entonces, de una afirmación que sorprendiera por su novedad. De hecho, la preocupación por los excedentes reales o imaginarios en la producción de titulados viene de lejos. A inicios del siglo XVII, ya abundaban los textos que denunciaban que había demasiadas universidades y que estaban demasiado llenas. El cardenal Richelieu ya hablaba de ello en su Testamento, y décadas después, lo volvía a hacer Colbert, el famoso ministro de finanzas de Luis XIV, en su Memoria de las razones y medios de la reforma de las universidades. A ambos les inquietaba que el exceso de recién llegados a la enseñanza superior, además de perjudicar la agricultura y el comercio, alimentase expectativas meritocráticas de movilidad social y rompiese con el modelo de estricta reproducción de las posiciones familiares. En este contexto, Colbert, que tenía bien claro que era preciso establecer medidas para frenar la superproducción de letrados, fue de los primeros en hablar de la necesaria reestructuración del mapa universitario. A pesar de su escaso éxito, su propuesta de cerrar las universidades instaladas en ciudades pequeñas para dificultar el acceso de los campesinos a los estudios superiores fue una iniciativa pionera en este ámbito.

La desproporción entre títulos universitarios y lugares de trabajo, un caso concreto pero capital de desequilibrio entre aspiraciones subjetivas y oportunidades objetivas, tiene una larga historia. Ya hace casi medio siglo que Mark. H. Curtis empezó a estudiarla en un artículo sobre los intelectuales descontentos en la Inglaterra de los primeros Estuardo. Curtis sostenía que la agitada vida política inglesa de aquellos años no puede entenderse sin tener en cuenta la situación creada por la desigualdad entre el gran número de graduados producidos por las universidades inglesas y la cantidad (mucho menor) de plazas eclesiásticas o laicas a que podían aspirar.

Su artículo inauguró una sugerente línea de investigación por la que han circulado otros historiadores como Lawrence Stone y Roger Chartier. El primero situó entre las causas de la Revolución inglesa el extraordinario aumento de las matrículas en Cambridge y Oxford, que habría tenido como efecto la creación de una pequeña armada de gentlemen sin trabajo o con trabajos por debajo de su titulación académica que se radicalizó políticamente. El segundo analizó el papel de los intelectuales profesionalmente frustrados, escritores de libelos y panfletos, en los ambientes literarios en los que se coció la Revolución Francesa. Las revueltas norteafricanas y el movimiento de los indignados son, entre otras cosas, los capítulos más recientes de esta larga y edificante historia.


Josep Maria Ruiz Simon, doctor en Filosofía y licenciado en Filología Catalana, es profesor titular de Filosofía en la Universitat de Girona. Especializado en filosofía medieval, es autor de diversos trabajos sobre el pensamiento de Llull. Entre sus publicaciones, cabe destacar también una recopilación de artículos periodísticos: Fora d'hora (Quaderns Crema, 1989).

La Vanguardia, 27 de julio de 2011

sinpermiso, 05/09/11

Michael Bailey and Des Freedman: The Assault on Universities A Manifesto for Resistance

The Assault on UniversitiesMichael Bailey and Des Freedman: The Assault on Universities A Manifesto for Resistance

Pluto Press
ISBN:
9780745331911
Extent:
200pp
Release Date:
04 Aug 2011
Size:
198mm x 129mm
Format:
Paperback
Buy Now £13.00 BUY USA BUY AUS

Description

With funding cuts well under way and many institutions already promising to charge the maximum £9,000 yearly tuition fee, university education for the majority is under threat. This book exposes the true motives behind the government's programme and provides the analytical tools to fight it.

Widespread student protests and occupations, often supported by staff, unions and society at large, show the public's opposition to funding cuts and fee increases. The contributors to this sharp, well-written collection, many of whom are active participants in the anti-cuts movement, outline what's at stake and why it matters. They argue that university education is becoming increasingly skewed towards vocational degrees, which devalues the arts and social sciences – subjects that allow creativity and political inquiry to flourish.

Released at the beginning of the new academic year, this book will be at the heart of debates around the future of higher education in the UK and beyond, inspiring both new and seasoned activists in the fight for the soul of our universities.

About The Author

Michael Bailey is Lecturer in Sociology at the University of Essex. He is the author or editor of The Uses of Richard Hoggart (2011), Mediating Faiths (2011) and Narrating Media History (2008). He has held visiting fellowships at Goldsmiths, the LSE and the University of Cambridge.

Des Freedman is Reader in Communications and Cultural Studies at Goldsmiths, University of London and an editor of the journal Global Media and Communication. He is the author or editor of The Politics of Media Policy (2008), Television Policies of the Labour Party (2003) and War and the Media (2003). He is secretary of the Goldsmiths branch of the University and College Union.

Contents

INTRODUCTION

1. An Introduction to Education Reform and Resistance by Des Freedman

Part 1: THE CHANGING IDEA OF THE UNIVERSITY

2. The Idea of the University John K. Walton, Professor of Contemporary History, University of the Basque Country
3. What is a University Education For? Neil Faulkner, Honorary Research Fellow, Department of Archaeology and Anthropology, University of Bristol
4. Fighting for the University’s Life Nick Couldry, Professor of Media and Communications, Goldsmiths, University of London

Part II: CURRENT CHALLENGES AND FUTURE VISIONS

5. Economic Alternatives in the Current Crisis Aeron Davis, Reader in Political Communication at Goldsmiths
6. Re-Imagining the Public Good Jon Nixon, Honorary Professor of Educational Studies, University of Sheffield, UK
7. The War Against Democracy and Education Nick Stevenson, Reader in Cultural sociology, University of Nottingham

Part III: CRITICAL PEDAGOGY

8. The University as a Political Space Alberto Toscano, Department of Sociology, Goldsmiths
9. The Academic as Truth-Teller Michael Bailey
10. Impoverished Pedagogy, Privatised Practice Natalie Fenton, Professor of Communications, Department of Media and Communications, Goldsmiths

Part IV: STUDENT POLITICS

11. Students Revolts Then and Now John Rees, co-founder of Stop the War Coalition
12. The Politics of Occupation Feyzi Ismail, PhD student, School of Oriental and African Studies (SOAS)
13. Achievements and Limitations of the UK Student Movement Ashok Kumar

Part V: INTERNATIONAL PERSPECTIVES

14. Beyond the Swindle of the Corporate University Henry A. Giroux, McMaster University, Canada
15. Education Reforms in a European Context Marion von Osten, Centre for Post-Colonial Knowledge and Culture, Berlin
16. International Students and the Globalisation of Higher Education Kirsten Forkert, activist and PhD student at Goldsmiths

PART VI THE MANIFESTO

Demands on Government
Demands on Universities
Signatories to the Manifesto

Notes on contributors
Index

Reviews

The corporatising of universal education is one of the most insidious and dangerous attacks on the very notion of human rights. This book calls us to arms. Every student, every educator who cares should read it.
(John Pilger)

This is an essential book. The future of our universities is up for grabs and the manifesto will play a huge role in providing alternatives at a time when the government says there aren't any.
(Clare Solomon, President of the University of London Union (ULU) 2010-2011 and editor of Springtime (2011))

Universities are the new front line in the battle between the market and society. Students are being groomed for a life of debt on a learn-to-earn treadmill. Campuses are being commercialized at every turn. The Assault on Universities tells the story of what’s happening to higher education, why and what we do about it.
(Neal Lawson, chair of Compass and author of All Consuming)

The thoughtful papers collected in this important book represent a landmark intervention. They are essential reading for anybody seeking to understand the crisis in British education and the forces that produced it. Here is a timely and astute defence of the university that breaks free from the unimaginative pattern that can see education as only either a corporate or a private good. The manifesto shows what can be done to revive and expand our universities restoring their social mission.
(Professor Paul Gilroy, London School of Economics)

The Assault on Universities is a valuable contribution to ongoing global conversations about the possibilities of social, political and economic justice and the central role of cultural institutions and practices, especially education, in them.
(Lawrence Grossberg, Morris Davis Distinguished Professor of Communication Studies and Cultural Studies at the University of North Carolina at Chapel Hill )

Soledad Gallego-Díaz: Un sacrificio constitucional

Soledad Gallego-Díaz: Un sacrificio constitucional

La triste imagen de un presidente del Gobierno que parece ansioso por inmolarse no oculta la realidad: lo que se está sacrificando en estas últimas semanas no es la estampa de Rodríguez Zapatero, sino la percepción de la propia Constitución, convertida de golpe en un texto que se puede cambiar en 48 horas, sin consenso y sin consulta a todos los grupos parlamentarios, por el repentino acuerdo de los dos grandes partidos. Se sacrifica en el altar de los mercados financieros la representación que tenía la mayoría de los ciudadanos del texto constitucional como un modelo estable, que debía someterse a un patrón de reforma más elevado que el resto de las normas legislativas. Conste además que las reformas de la Constitución no las hacen los Gobiernos, sino los partidos, así que, llegado el momento, la responsabilidad de lo que ha sucedido aquí no debería exigírsele a Zapatero o a Rajoy, sino directamente al PSOE y al PP.

Colocar a la propia Constitución en el campo de los especuladores, que se mueven a velocidad de vértigo, es una idea peligrosa. Se asegura que esta era la única manera de impedir que la segunda oleada de la crisis, inevitable en otoño, vuelva a colocar los intereses de la deuda en niveles insoportables; que solo así se podrá evitar que la eurozona salte por los aires; que estamos defendiendo Europa. En pocas semanas sabremos el efecto real que ha tenido esta ofrenda, pero es difícil creer que actúe como algo más que un momentáneo bálsamo, en el mejor de los casos.

Es difícil de creer que el daño sufrido por la Constitución esté justificado, porque los problemas que enfrenta el euro no se deben solo, ni tan siquiera principalmente, a la excesiva deuda soberana de algunos de sus países miembros. Todo el mundo sabía que esta crisis iba a llegar en algún momento, después de la creación de la moneda única, y que la única forma de encararla sería crear herramientas de gobernanza económica europea, incluida una política fiscal coordinada. No se hizo nada en estos años, y Alemania no debería sentirse ajena a ese despropósito. Todo lo que podía salir mal, salió mal, como denunciaron hasta la saciedad expertos y analistas. ¿A qué viene ahora hacerse los escandalizados? Los únicos que tienen derecho a sentirse estafados son los ciudadanos, no sus gobernantes y mucho menos los alemanes, que debían conocer exactamente lo que estaban haciendo sus bancos como ha escrito recientemente en este periódico el ex primer ministro británico Gordon Brown.

No se va a defender al euro y a la Unión Europea atropellando a la Constitución española. Se hará, si es que existe voluntad política para ello, con análisis como los de Brown, con unas pocas ideas claras que se esté dispuesto a explicar y a sostener. Altiero Spinelli, uno de los fundadores de la Unión Europea, escribió ya en los años sesenta: "Si el Estado nacional es la única forma de organización política de los europeos, deberíamos aceptar que hemos llegado al fin de la civilización europea". No existe la menor posibilidad de mantener un papel relevante en los próximos 20 años que no sea avanzar en la construcción europea, algo que, por supuesto, no alegra a los especuladores, pero que, afortunadamente, no pertenece a su ámbito, sino a la pura voluntad política. Los españoles y los europeos enfrentamos un otoño decisivo: lo que se discuta y decida en los próximos meses será determinante para nuestro futuro.

En el siglo pasado ocurrió el llamado "Pánico de 1907", que estuvo a punto de destruir el sistema financiero norteamericano y hundir al dólar. Fueron unas semanas y unos meses decisivos en los que un grupo de personas, públicas y privadas, sometidas a una enorme presión, tomó a gran velocidad un puñado de decisiones correctas. Ninguna moneda nueva (el dólar se creó realmente en 1863) nace sin enormes presiones y ninguna sobrevive sin grandes acuerdos. En nuestro caso, lo que falta es saber la categoría de quienes toman las decisiones.

El País, 04/09/11

Ignacio Ramonet: "La austeridad conduce a una asfixia total de la economía"

Ignacio Ramonet: "La austeridad conduce a una asfixia total de la economía"
El director de Le Monde Diplomatique en castellano analiza las medidas puestas en marcha por los Gobiernos de la Unión Europea para combatir la crisis y la respuesta de los ciudadanos
"Si ven solo una alternativa, tal vez deberían hacer un solo partido"

Como director de una de las revistas de análisis de política internacional más prestigiosas del mundo, Ignacio Ramonet critica que los Gobiernos europeos hayan hecho de la defensa del euro su única prioridad.

- ¿Mandan en la Unión Europea los mercados? ¿Caminamos hacia una Europa basada en los intereses?

- Es casi una banalidad decirlo. La Europa que se está construyendo está orientada a una prioridad: que el euro siga siendo una moneda fuerte. Todo lo demás tiene que sacrificarse por eso. Estas medidas se presentan como una salida de la crisis, pero no lo son. El BCE adoptó una política laxa tras la caída de Lehman Brothers, después del 15 de septiembre de 2008, con la idea de que no se podía dejar al sistema sin liquidez. Hoy esa política se sanciona.

- ¿Cuáles son los peligros de esta política de austeridad?

- En Estados Unidos se está llevando a cabo una política de amplia liquidez, lo contrario del proceso de austeridad y ajuste que se ha aplicado aquí. Evidentemente, como dice Paul Krugman, en un país en el que se acaba de padecer una de las peores crisis económicas de su historia lo peor que se puede hacer es aplicar austeridad, porque va a conducir a una asfixia general del sistema económico. No vamos a ir a una crisis que va a durar dos o tres años. No sabemos dónde va a parar.

- Las últimas decisiones en materia de política económica han sacado a la gente a la calle. ¿Cuál es el sentido del movimiento del 15-M?

- Lo que están diciendo es: "No queremos ser una generación perdida". Los Gobiernos sacrifican una generación, en una Europa de 500 millones de habitantes, para defender al euro, y esos jóvenes piden que se sacrifique otra cosa. Pero también es una generación que va a acabar por creer que la política no sirve para nada. Mi sentimiento es que tienen la ilusión de que pueden renovar la política. La idea es que hay que reinventarla, y para ello hay que partir de cero. Ellos piensan que la Constitución tiene muchas carencias, y no es falso.

- ¿Qué opina de la reforma constitucional pactada por PP y PSOE?

- Es como si el Gobierno, el PSOE y PP quisieran otorgarle la razón a los indignados cuando estos afirman que no les representan. Este Gobierno ha hablado mucho de "democracia participativa" pero cuando llega el momento de tomar una decisión capital le niega la participación a los ciudadanos. Es un caso típico de confiscación de la democracia.

- Se critica que esta reforma introduce un principio económico neoliberal en la Constitución.

- La introducción de la regla de oro sobre el límite al déficit público significa la inscripción en nuestra Carta Magna de un dogma neoliberal fundamental. Desde ahora la propia Constitución será el piloto automático que conducirá al país por la vía neoliberal sin que nada se pueda oponer legalmente a ello. Pero legalmente no quiere decir legítimamente. Y la ciudadanía tiene derecho a oponerse, de modo no violento pero radical.

"Los mercados no han sido elegidos"

Las decisiones tomadas por el Gobierno español y tendentes a implementar un plan de austeridad "han pillado al país por sorpresa", afirma Ramonet. En este sentido, se muestra partidario de que el actual Ejecutivo, que había ganado las elecciones con un programa basado en la defensa de los humildes, debería haber dimitido en el momento en que dio un giro radical a su política económica. "¿Cómo un dirigente socialista, que ha ganado las elecciones sobre un programa concreto, puede seguir adelante si tiene que cambiarlo con medidas muy duras para los más desfavorecidos?", se pregunta.

Ramonet explica que los ciudadanos se están dando cuenta de que son los mercados los que hacen la política europea, que define como una "política de los intereses". "Los mercados no han sido elegidos, ¿qué legitimidad tienen?".

"Estamos votando entre opciones bastante restringidas. Si dentro de todo esto tienes a los inversores, que te imponen un diferencial de tipo de interés, y se convierte en algo mucho más determinante que tu programa, tu palabra y tus ciudadanos, ¿para qué se necesita un programa y unas elecciones?", indica.

Reflexiona que se acepta la existencia de varias familias políticas, pero solo una política económica. "Si ven solo una alternativa, tal vez deberían hacer un solo partido", añade.

Cinco Días, 03/09/11

Outras novas relacionadas:

Distribuir contido