Mercado

Chile: El negocio de los créditos universitarios que está en manos de Álvaro Saieh

Chile: El negocio de los créditos universitarios que está en manos de Álvaro Saieh
Crédito con Aval del Estado (CAE) es un de los puntos cuestionados en las movilizaciones

Corpbanca se adjudicó la cartera que licitó el Estado, bajando la tasa para los estudiantes de un 5,7 a un 5,3 por ciento anual. Una mejora en la condiciones de mercado, que, sin embargo, las propias universidades califican de muy pequeña. Algo que se complica para los estudiantes si se considera que, según un informe del Banco Mundial, los universitarios con CAE tendrán una deuda casi 180% mayor de lo que será su ingreso anual cuando se titulen y se incorporen al mercado del trabajo.

En enero del año pasado, la ex Presidenta Michelle Bachelet anunciaba un beneficio que iría, según sus propias palabras, a fijarse como colchón en los bolsillos de los más pobres. “Hemos tomado la decisión de que mi gobierno va a ampliar por segundo año consecutivo los créditos con aval del Estado para educación superior, beneficiando en el 2010 a un total de 92 mil estudiantes vulnerables, pero también de clase media, pertenecientes hasta el cuarto quintil de ingreso”.

La voz de Bachelet en el Patio de Los Naranjos se escuchaba firme. Usando el tiempo que tenía para la promulgación de una ley para Pymes, la ex Mandataria aprovechó, esa mañana, la ocasión para hablar de educación: “Porque hemos hecho bien las cosas, porque creemos en el rol del Estado y en la protección social”.

Sin embargo, el Crédito con Aval del Estado (CAE) se convirtió en un salvavidas de plomo. Por una parte es un instrumento objetivo para quienes necesitan apoyo para estudiar y no lo tienen; pero por otra, ha beneficiado más a la banca en desmedro de altos intereses para los estudiantes y un altísimo costo para el Estado. No por nada fue uno de los anuncios importantes de Sebastián Piñera. La misión: bajar la tasa a un 4% e incorporar un seguro de cesantía.

Hasta 2010 el negocio estaba en manos de distintas instituciones financieras y pasó a ser manejado este año por un único prestador: Corpbanca, cuyo socio mayoritario es Álvaro Saieh. El empresario es dueño, además, de Copesa –que posee los diarios La Tercera, La Cuarta, La Hora y revista Qué Pasa–, controlador de SMU, la tercera cadena de supermercados del país; Construmart; OK Market y la mayor empresa de rentas vitalicias del país (Corpvida).

El que una sola institución se haga cargo del negocio forma parte de las bases de Ingresa, entidad que administra el sistema. Compitieron 13 instituciones, se escogió una y el crédito bajó su tasa de 5,7% a 5,3% anual. Dado que compitieron más instituciones por la administración, el sobreprecio pagado en la cartera comprada a los bancos por el fisco bajo de un 30% promedio a un 6% promedio. Pero esto podría ser muy variable a futuro.

En Ingresa explican que durante el mes de mayo se llevó a cabo el proceso de licitación pública para adjudicar el servicio de financiamiento y administración de créditos para educación superior regulados por la Ley 20.027, correspondientes al año 2011. En este proceso de licitación, las instituciones financieras, en su conjunto, presentaron 160 ofertas, para un total de 20 nóminas de alumnos a adjudicar. El día 3 de junio, la Comisión Ingresa adjudicó la cartera de Créditos con Garantía del Estado 2011, a Corpbanca por presentar la oferta más conveniente para el total de las nóminas en licitación. Los criterios empleados para hacer esta asignación están establecidos en las bases de la licitación pública que la Comisión Ingresa realiza (bases que han sido previamente aprobadas por la Contraloría General de la República).  Se trata fundamentalmente de dos variables. Por un lado, se analiza qué porcentaje del monto total de los créditos de cada nómina venderá el banco a la Tesorería General de la República, teniendo en cuenta que el máximo permitido es el equivalente al 45%. La segunda variable considera cuánto recargo aplicará el banco sobre ese monto que venderá al Fisco. De este modo, el orden de las ofertas está dado por el resultado de la multiplicación entre ambos factores, dejando en primer lugar a aquella institución que proponga una menor venta y recargo.

Este crédito está dirigido a quienes no pueden optar al Corfo ni al Fondo Solidario –para las 25 universidades que conforman el Consejo de Rectores– y según las propias casas de estudio en nada ayuda una disminución tan pequeña: “Desde el punto de vista general todas las universidades están preocupadas por la diferencia entre el crédito solidario y con aval y la preocupación principal la tenemos nosotros porque tenemos muchos estudiantes que estudian con este sistema. Una tasa de 5,3% sigue siendo muy alta”, comenta Luis Winter, presidente de la Corporación de Universidades Privadas.

Para Jaime Retamal, jefe del Departamento de Carreras de la Usach, “nadie puede dudar que el CAE es un instrumento usurario e injusto que perjudica sobre todo a la clases medias y bajas. Por lo tanto, a priori, una institución financiera que no sólo mira los intereses propios, sino que además tiene conciencia social, debiese restarse a participar en el negocio que lucra con la educación superior y debiese restarse también a participar en la perpetuación de este tipo de créditos. El CAE es verdaderamente escandaloso como instrumento y debiese ser investigado también como tal”.

En el sector hay quienes señalan también que no importa cuál sea la tasa de interés de este crédito ni cuánto baje, puesto que será siempre impagable por alumnos de bajo nivel que a la vez estudiaron en universidades malas. “Es un crédito que cuesta 100 UF al año, por cinco años. Esa persona con la tasa actual va a terminar pagando 83 mil pesos al mes. Si tú bajas la actual a 3,7, entonces el problema no esta ahí porque esa cuota quedará en 73 mil pesos. El problema de fondo es que tienes malas carreras, con profesionales con sueldos que no van a poder pagar los créditos”, explica un actor del mercado financiero de la educación.

Lo que pierde el Estado

¿Por qué el crédito con aval puede resultar un buen negocio para los privados? Porque finalmente el que más arriesga es el Estado. “Es un negocio muy seguro, de bajísimo riesgo, pero que se produce por una mala asignación de los recursos del Estado”, explica Francisco Castañeda de la Usach.

Según Manuel Riesco, economista del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (Cenda) hasta el 2010 el fisco había puesto fondos por un total de 345.438 millones de pesos (un poco mas de 700 millones de dólares), incluyendo recompras y pagos de recargos a los bancos. “Acabamos de procesar los datos oficiales del 2011, año en que se ha desembolsado otros 192.899 millones de pesos (cerca de 400 millones de dólares adicionales), con lo cual el desembolso fiscal total por CAE ha sido de 538.337 millones de pesos (holgadamente por encima de los mil millones de dólares). El desembolso fiscal equivale al 51 por ciento del total de CAE otorgados”, comenta Riesco, que suma un dato más: “Lo otro gravísimo que surge de la licitación del 2011, es que la recarga bajó de casi 40 por ciento de la recompra los años precedentes ¡a sólo 6 por ciento! Es decir, se pagaron más de 80.000 millones de pesos de más”.

De hecho, según un informe del Banco Mundial publicado por La Tercera, “los universitarios con CAE habrán adquirido una deuda casi 180% mayor de lo que será su ingreso anual cuando se titulen y se incorporen al mercado del trabajo. Este hecho sitúa a Chile como el país más caro en la relación deuda-ingreso entre diez naciones analizadas”.

Sin embargo, el escenario planteado el martes por el Presidente Piñera podría repercutir en la decisión de los bancos de participar en el proceso. Según Castañeda, con el nuevo  “e impredecible cambio en las reglas del juego en el CAE (el cual incluiría seguro de cesantía) es impredecible que va a ocurrir en cuanto al interés de la banca. Si se mantiene la ley de que el Estado les compra casi un 50% del total de créditos, los bancos seguirán interesados. Si esto se altera, reduciendo sustancialmente los porcentajes de la cartera de crédito, habrá menos interés de la banca. La incorporación del seguro de cesantía reduce la exposición del riesgo, y ésta debería fluctuar entre 0,1% y 0,2% mensual adicional a los costos de los créditos de los estudiantes. Si no hay interés de la banca, o esto es muy caro, deberían considerarse inyección de recursos directos del Fisco con una nueva gobernanza para la recuperabilidad de esos cobros. UF + 4% sigue siendo altísimo aún”.

El Mostrador, 17/08/11

Outras novas relacionadas:

Chile: Universidad del ministro de Justicia es la tercera con mayores ganancias de todo el sistema en 2009

Chile: Universidad del ministro de Justicia es la tercera con mayores ganancias de todo el sistema en 2009
Cuánto rentan las universidades en Chile: tradicionales y privadas con y sin fines de lucro
La Universidad del Desarrollo, de cuyas acciones se deshizo el ex ministro de Educación, Joaquín Lavín, ante las presiones por conflicto de interés, no ganó plata en 2009. Perdió $17 millones, pero dada la fórmula de los dueños de instituciones privadas para obtener ganancias, surge la duda: ¿perdió porque hubo un retiro significativo de sus accionistas o por las inversiones en el Campus San Carlos de Apoquindo?

Se trata de la Autónoma, que junto a Inacap y la Andrés Bello ganan en conjunto tres veces más que la suma de la UC y la Chile. Mientras, la UDP y la de Los Andes anotan las mayores utilidades entre las privadas sin fines de lucro. Las Américas fue la que más perdió porque tuvo que “castigar” los créditos directos que no pudieron pagar sus alumnos. Nadie sabe qué harán las privadas que lucran si se aprueba el proyecto de ley que prohíbe el retiro de ganancias vía sociedades inmobiliarias. Este es ranking de las 20 primeras según balances entregados al Mineduc en 2009.

La Universidad Tecnológica de Chile Inacap, administrada por la Confederación de la Producción y del Comercio, encabeza el ranking de utilidades con $17.329 millones en 2009. Creado por el Estado en 1967, el Instituto fue traspasado en los ‘80 a la CPC, que nombra a seis de sus directores (uno por cada rama), mientras el séptimo le corresponde a Sercotec. Según el gerente general de organismo gremial, Fernando Alvear, ningún formato de Inacap tiene fines de lucro y todo se reinvierte.

Con el mayor número de alumnos del país (33.330) la Andrés Bello, del consorcio Lauraete, dueño de las universidades Las Américas, de Viña del Mar y el instituto AIEP, es la segunda con $ 14.523. El ministro de Justicia,  Teodoro Ribera, y su padre son dueños de la tercera universidad que más ganó en 2009: la Autónoma, nacida en Temuco como sus fundadores, que cerró su balance con $11.796 millones. “Alrededor del 50% llega por comentario de otro alumno”, declaró Ribera, su ex rector, a la revista Capital para explicar cómo en siete años –desde que se instaló en la comuna de San Miguel y en Talca-  llegó a tener 14 mil alumnos.

Las cifras corresponden a 2009, el último año que registra el Servicio de Información de Educación Superior (SIES), del Ministerio de Educación, en el cual aparecen los balances de las 58 instituciones que operan en el país y que acumulan ganancias por un total de $84 mil 165 millones.

Las utilidades de las privadas con fines de lucro tienen descontadas de sus gastos los arriendos y otros servicios que prestan las sociedades inmobiliarias de sus dueños a las universidades. Esa genera una distorsión que puede llevar a que algunas aparezcan con muy bajos resultados porque sus propietarios decidieron hacer un retiro muy significativo o total de ganancias. La utilidad que figura en los balances, eso sí, debe reinvertirse para cumplir con la ley de 1981 que prohíbe el fin de lucro.

La Universidad Católica se ubica en el cuarto lugar, con $10.360 millones. Luego vienen la Universidad de Chile, con $4.027.296, y la Diego Portales, sin fines de lucro, con $3.693 millones.

Empatadas, la Católica de Valparaíso y la Federico Santa María, que ganaron $3.673 millones en 2009. En el noveno lugar, la Universidad Católica de la Santísima Concepción, fundada por el Arzobispado de Concepción, que registró ganancias por $3.244 millones. Y la Universidad de Valparaíso, del Consejo de Rectores, con $2.944 millones, cierra las 10 primeras del ranking.

Dentro de las grandes universidades tradicionales los ingresos extra de los estudios e investigaciones de sus académicos, se aplican con distintas proporciones. En la UC un 10% va a la administración general de la universidad, entre un 20 y 40% a la facultad, y el resto al profesor. En la Chile la relación es 2% y 20%, respectivamente.

Los números de las universidades en poder de fondos de inversión

La Universidad Santo Tomás, del empresario Juan Hurtado Vicuña –socio de Entel, Pucobre y Consorcio Financiero- y el fondo Linzor Capital, es la siguiente con utilidades por $2.812 millones. La única que se financia sólo con donaciones es la Universidad de Los Andes, del Opus Dei, que registró en su balance $2.784 millones en 2009. No tiene fines de lucro: sus generosos benefactores le entregaron $39 mil millones en la última década. Más que a la UC y la Chile ($37 mil millones y $24 mil millones, respectivamente), pero al ser universidades llamadas “complejas” que hacen investigación, el aporte es mínimo dentro de sus ingresos. Un 2% en el caso de la UC.

Actualmente, en manos de dos ramas de la familia Ibáñez -la de los Líder vendidos a Wal-Mart y la de Córpora y los hoteles Explora- la Universidad Adolfo Ibáñez, sin fines de lucro, obtuvo $2.429 millones.

No existe una sociedad inmobiliaria a través de la cual retirar ganancias, pero los fundadores de la Universidad Mayor –entre ellos, Rubén Covarrubias, su actual rector- son dueños de todas las empresas que le prestan servicios a la universidad. Desde la constructora hasta los buses. En 2009 ocupó el lugar 14, con $2.409 millones. Casi igualada, la San Sebastián, con $2.402 millones y cuyos dueños (Luis Cordero, Ignacio Fernández, Alejandro Pérez, Marcelo Ruiz y Andrés Navarro) eran también dueños de la Universidad Andrés Bello que vendieron a Laureate, pero se quedaron en la inmobiliaria que le arrienda algunos edificios al consorcio estadounidense. Doble negocio.

Southern Cross, que se hizo y deshizo de La Polar, adquirió en marzo pasado la Universidad del Mar, que ganó $2.077 millones en 2009. Al ser un fondo de inversión tiene un destino seguro: la venta. Entre cuatro y seis años se mantiene en un negocio y después lo liquida y retribuye el dinero a aportantes. Con sedes en diez regiones, la universidad recién adquirida obtuvo el peor resultado en el último Examen Nacional de Medicina y acumula numerosos reclamos de sus alumnos en su abanico de carreras.

La Universidad Central, que vive una compra hostil por parte de Norte Sur, anotó ganancias por $1.817 millones. Integrada por militantes y simpatizantes de la DC, Norte Sur era la mayor accionista del Banco del Desarrollo y tras la venta al Scotia Bank, recibió $426 millones. Armó un holding educacional con siete colegios y un instituto profesional. Desde 1997 era dueña del 50% de la Universidad de Viña del Mar, que ocupa la siguiente posición en el ranking con $1.626 millones, y que vendió al grupo Lauraete.

Siguen las regionales del Consejo de Rectores: Tarapacá, $1.729 millones; Católica del Norte, $1.542 millones; de la Frontera de la, $1.432 millones; de Talca, $1.064.millones.

Sorpresas: las Américas y del Desarrollo pierden; la UBO y Arcis ganan

Las Américas, la tercera con más alumnos, anotó las mayores pérdidas en 2009: -$11.604 millones. Apoyada en las espaldas de su dueña Laureate otorgaba préstamos directos a sus alumnos quienes, en un gran número, no pudieron pagar. Por eso, debió “castigar” los créditos malos desde 2006 en adelante, lo que afectó sus resultados. Aprendida la lección, se acabaron los desembolsos del propio bolsillo y ahora los estudiantes optan al CAE (Crédito con aval del Estado).

La Universidad de Santiago registra el segundo mayor resultado negativo del ranking: -$4.547. También por una cuestión puntual: las provisiones que debió hacer por la ley de incentivo al retiro de profesores.

La Universidad del Desarrollo, de cuyas acciones se deshizo el ex ministro de Educación, Joaquín Lavín, ante las presiones por conflicto de interés, no ganó plata en 2009. Perdió $17 millones, pero dada la fórmula de los dueños de instituciones privadas para obtener ganancias, surge la duda: ¿perdió porque hubo un retiro significativo de sus accionistas o por las inversiones en el Campus San Carlos de Apoquindo?

Otras sorpresas: la Universidad Bernardo O´Higgins, creada por altos oficiales del ejército en retiro -Guillermo Garín, Julio Canessa y Jorge O’Ryan Balbontín- según el sitio Universia, ganó $1.060 millones. Y la Arcis, nacida sin fines de lucro por idea de Fernando Castillo Velasco, tomó otro giro cuando por problemas financieros entran como inversionistas solidarios Max Marambio y el Instituto Ciencias Alejandro Lipschutz (Ical), del Partido Comunista. A través de una inmobiliaria, adquieren los inmuebles en $1.200 millones y, finalmente, Ical queda como propietaria.

Los proyectos de ley para terminar con el lucro y aportes del Estado

El miércoles pasado se inició el camino para poner fin al lucro de las universidades privadas: la comisión de educación del Senado aprobó el proyecto que prohíbe la existencia de sociedades de todo tipo, inmobiliarias y de servicios, que permitan a sus dueños retirar utilidades.

Jaime Quintana, senador PPD y presidente de la Comisión, está optimista: “Tenemos 20 votos y se necesitan 24, si contamos con el apoyo RN se aprueba en el Senado”. Esta semana o la próxima podría ser visto en la sala.

Próximo a poner un pie en el Congreso está el proyecto que impide que cualquier institución con fines de lucro sea en la educación básica, media y universitaria, reciba aportes del Estado. Podría ser refundido con el anterior, según Quintana. Luego será el turno del tercero que reforma la Constitución para asegurar la calidad de la educación y permite presentar recursos de protección para hacer exigible la calidad.

Estas iniciativas transversales políticamente son parte de la agenda de la comisión de educación del Senado. E incluyen otros dos proyectos: que las universidades no prohíban dar exámenes a los alumnos morosos en sus aranceles y el que homologa las tasas de interés de los créditos con aval del Estado con los del fondo solidario.

Además está el que enviará el gobierno antes de fines de septiembre. Seis en total. Un reflejo de que la educación de Chile podría cambiar radicalmente si los proyectos son aprobados. El gran misterio es que van a hacer las universidades privadas con fines de lucro si a sus dueños se les termina el negocio.

El Mostrador, 17/08/11

Outras novas relacionadas:

Juan Torres López, Carlos Martínez García y Francisco Jurado: Contra el terrorismo financiero

Juan Torres López, Carlos Martínez García y Francisco Jurado: Contra el terrorismo financiero
Juan Torres López, Comité Científico de ATTAC España; Carlos Martínez García, Promotora Estatal de Mesas de Convergencia; Francisco Jurado, Democracia Real Ya

La extraordinaria subida de la prima de riesgo española y de otros países aún más cercanos al corazón de la vieja Europa nos pone al borde del límite de lo que la ciudadanía no debería consentir.

Nada ha cambiado en España en los últimos días –salvo la celebración de nuevas subastas de deuda pública, claro está– que haya podido dar a entender a “los mercados” que la situación de nuestra economía es peor que hace unas semanas y que, por tanto, justifique una subida en el tipo de interés que debamos pagar para financiarnos. Se trata, tan solo, de nuevas operaciones de casino que apuestan sobre seguro, provocando ellas mismas los resultados que más les convienen a inversores que, por supuesto, no albergan ninguna preocupación acerca de lo que suceda en la economía real, en la vida de la gente, sino en cómo mejorar sus posiciones de apuesta para ganar más dinero.

Cuando los bancos que habían provocado la crisis que estamos viviendo necesitaron financiación, los gobiernos y el Banco Central Europeo no dudaron en acudir en su auxilio, en una ocasiones, porque decían que eran “demasiado grandes para dejarlos caer” y, en otras, porque había que “salvar al sistema financiero”. En ello se gastaron varios billones de euros; más de 800.000 millones sólo en Alemania y Francia.

Alberto Rabilotta: El verdadero choque de civilizaciones

Alberto Rabilotta: El verdadero choque de civilizaciones

Ya no hay fuegos de artificio bursátiles para las sangrías fiscales y los planes de austeridad de las economías reales. Los valores bursátiles bajan por la preocupación sobre el titubeante crecimiento económico, según la agencia Bloomberg, que resalta las extendidas pérdidas de los índices bursátiles que ocurren “incluso después que el Senado pasó la legislación para elevar el límite de la deuda”. Los índices bursátiles en Estados Unidos y Europa registraron bajas consecutivas que recuerdan las de octubre del 2008, y la confianza de los consumidores, que está en su más bajo nivel desde marzo de 2009, amenaza con descarrilar la economía. Una recaída en la recesión es posible en Estados Unidos (1).

En Estados Unidos, como en Europa, los índices de la economía real están en baja. En el momento de escribir este artículo la agencia Bloomberg anuncia que la industria de servicios, el sector terciario que compone el 76.9 por ciento del producto interior bruto (PIB), sufrió una contracción en julio y está expandiéndose al ritmo más lento desde febrero de 2010. La creación de empleos en el sector privado, según la misma nota, se enfrió en julio, mes en que también bajaron las nuevas órdenes de compras en el sector de servicio y el número de empleos efectivos. El índice de actividad manufacturera (ISM) estadounidense también registró en julio una baja que lo hizo descender al más bajo nivel desde julio de 2009. El gasto del consumo, que compone las tres cuartas partes del gasto total, está decreciendo por el desempleo y el estancamiento de los ingresos de las familias. El economista Martín Feldstein, que integra la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, en su sigla en inglés) que determina las recesiones, opina que hay 50 por ciento de posibilidades de una nueva recesión.

Y para hacer más deprimente el panorama baste señalar que los planes de salvataje de los bancos acreedores y de las brutales políticas de austeridad aplicadas por el FMI y la Unión Europea en el caso de Grecia no han podido contener el “contagio” de la crisis de la deuda pública a España e Italia: Merril Lynch Global Wealth Management no pondrá ni un dólar de su billón y medio de dólares en haberes en los bonos italianos o españoles. Lo mismo para Bank of America Corp. y para la financiera alemana DWS Investment, reporta Bloomberg. Y ni que hablar de comprar los bonos de Portugal o Irlanda.

Muerte anunciada de una civilización

El acuerdo bipartidario logrado entre la oposición Republicana y el gobierno Demócrata del presidente Barack Obama para elevar el “techo” de la deuda pública e impedir el crecimiento futuro del déficit fiscal en Estados Unidos, es definitivamente el reconocimiento formal del fin de la civilización del capitalismo industrial que entre finales de la segunda Guerra Mundial y comienzos de la década de los 70 permitió la formación de las clases medias mediante la creación de empleos estables, a largo plazo y bien remunerados, que desarrolló las formas actuales de urbanización y de transporte, que fabricó los sueños y las realidades que sustentaron todas las formas asumidas por la sociedad de consumo.

Barack Obama y los legisladores Demócratas aceptaron lo esencial del plan de los Republicanos, que cortará en dos y medio billones de dólares el gasto público y dejará intacto el sistema tributario que favorece al sector financiero y a los ricos, como apunta la analista Linda McQuaig (Toronto Star, 1 de agosto 2011).  ¿Quiénes pagarán? Las clases baja y media; los veteranos de las guerras de George W. Bush y de Obama; los estudiantes graduados que perderán el subsidio para reducir el interés sobre la deuda contratada para pagar los estudios; los retirados que verán reducirse el acceso a diversos servicios sociales; los pobres que tendrán menor acceso a la asistencia medica; los desempleados porque en diciembre se cancelará la extensión al programa de ayuda a los cesantes crónicos, como escribe George Zornick en The Nation (1 de agosto 2011)

Lo realmente importante en todo ese falso debate sobre la deuda pública en Estados Unidos, que es paralelo al que tiene lugar de manera más discreta y a puertas cerradas en la Unión Europea, es que parece cada vez más evidente que los gobiernos han abandonado la prioridad o se declaran  incapaces de crear empleos mediante la reactivación de las estancadas o decrecientes economías, que aceptan y hasta promueven con sus políticas el empobrecimiento masivo de la población. El presidente Obama se limitó a repetir las vacías promesas de siempre después de haber cedido ante las principales reivindicaciones de los Republicanos y de admitir que la reducción  presupuestaria afectará la recuperación de la economía estadounidense. Según un despacho de la agencia AFP, Obama urgió a los polarizados congresistas para que ayuden a que la “economía hambrienta de empleos” ponga ahora el cartel de “estamos contratando”, agregando que “en los meses venideros continuaré también luchando por lo que al pueblo estadounidense le importa más: nuevos trabajos, salarios más altos y mayor crecimiento económico”.

Nada diferente en la Unión Europea, donde el doble rasero también se aplica: severa austeridad en el gasto público que agrava el desempleo y deprime aun más los salarios, y por el otro lado una generosidad sin límites hacia el sector financiero, es decir los bancos acreedores de las impagables deudas públicas de Grecia, Portugal, Irlanda, España, Italia y las que están por venir de otros países. En Irlanda el 25 por ciento de los trabajadores del sector privado están empleados a tiempo parcial, lo que explica –como señala The Guardian en su edición del 1 de agosto- que 300 mil trabajadores hayan sufrido una reducción del 50 por ciento en sus ingresos laborales.

Y ahora el autentico “choque de civilizaciones”

Al describir todo el potencial del capital para el desarrollo de las fuerzas productivas y “el cultivo de todas las propiedades del hombre social y la producción del mismo como un individuo cuyas necesidades se hayan desarrollado lo mas posible, por tener numerosas cualidades y relaciones”, Karl Marx se refiere a la “gran influencia civilizadora del capital” (2).

Y, en efecto, en la fase de desarrollo caracterizada por la introducción de la planificación económica, el papel gestor del Estado con el New Deal que siguió a la crisis de la Gran Depresión de los años 30, el capitalismo industrial construyó una civilización –los gloriosos 30 años- marcada por la abundancia y estabilidad de los empleos, el aumento de los ingresos de las familias que permitió la formación de las clases medias en los países avanzados. Así fueron sentadas las pautas de “progreso social” que se manifestó en todo un abanico de ambiciones, desde la posesión de bienes de consumo durables hasta el acceso masivo a la educación, pasando por la posibilidad del ascenso social y económico, Esta “gran influencia civilizadora del capital” no solo creó la sociedad de consumo sino que formó una cultura y perspectivas de vida que parecían estables a pesar de las periódicas crisis económicas, y que marcó a las últimas generaciones de los países capitalistas avanzados.

Y es esta civilización marcada por la estabilidad del empleo, por el mejoramiento de las condiciones de vida y la posibilidad del ascenso social y económico, que está pasando a la historia porque ya no puede ofrecer empleos y perspectivas para concretar todo lo que prometió a la mayor parte de una juventud que dispone de los más elevados niveles de educación y de preparación para el trabajo de toda la historia de la humanidad.

Y lo mismo puede decirse de las clases medias que han realizado sus aspiraciones de acceso a la propiedad de casas, a las millones de familias que se mudaron a los suburbios y pasaron a depender del automóvil privado, que “compraron” la sociedad del consumo y ahora se hallan aplastadas por la falta de empleo o empleos precarios, por la baja de los ingresos familiares que hacen insoportable el fardo de la deuda hipotecaria o del consumo. Las generaciones que fueron inculcadas y preparadas para esta civilización enfrentan ahora la perspectiva de un mundo sin empleos ni salarios estables, se sienten desamparadas y sin perspectivas.

Por eso mismo en Grecia y España, donde los sacrificios se acumulan implacablemente para el pueblo trabajador, los retirados y la juventud, las formas de protestas populares se diversifican y multiplican.

La periodista Angelique Chrisafis (The Guardian, 31 de julio 2011) cita a Antonis Gazakis, profesor de idiomas e historia que se dice sorprendido por cómo “los novicios que vienen de diferentes posiciones políticas, de izquierda y de derecha, están uniéndose a las protestas y debatiendo cómo cambiar lo que ven como un sistema político y parlamentario corrupto () La última vez que los griegos salieron a las plazas para pedir cambios constitucionales similares a los actuales fue en 1909. Esta es una oportunidad dorada, un cambio de paradigma. Grecia está despertándose”.

Podría decirse lo mismo de España y los indignados, y de los diferentes movimientos que en otros países están gestando la protesta social que lleva al autentico “choque de civilizaciones”, que no es, como pronosticaba Samuel Huntington, entre el mundo musulmán y el mundo cristiano, sino entre una civilización capitalista que está dejando de existir y otra que está imponiéndose, igualmente capitalista pero controlada por una oligarquía financiera que busca hacernos retornar a un “régimen de servidumbre”, a un “neofeudalismo” como bien lo define Michael Hudson (3).

Del trabajo estable al trabajo justo-a-tiempo

Fábricas de explotación es el término que en español designa los infames sweatshops, esos talleres insalubres donde se explota la mano de obra de ambos sexos, sean niños, adultos y hasta ancianos, que marcaron toda una etapa del capitalismo industrial en Europa, Estados Unidos y otras economías entre el siglo 19 y comienzos del siglo 20, pero que nunca dejaron de existir en los países pobres, donde fueron rebautizadas como maquiladoras, y que en las últimas décadas florecieron en los actuales países emergentes. Pues bien, como dice el columnista canadiense Thomas Walkom, del Toronto Star (29 de julio 2011), en países avanzados como Canadá hemos progresado retrocediendo a los sweatshops (pero con twitter).

Walkom analiza la brutal transformación en curso en el mundo del trabajo: “Imaginemos un mundo que es totalmente, materialmente inseguro. Un mundo en el cual las personas se disputan cualquier trabajo pagado que puedan conseguir. Y que cuando tengan éxito trabajarán largas horas sin tener un salario asegurado. Siempre corriendo el riesgo de perder sus trabajos porque habrá otros preparados para hacer lo mismo por menos. Incluso cuando consigan mantenerlos, sus empleos serán invariablemente de corta duración, de unos pocos meses, quizás un año. Y después volverán a tener que disputarse por otro trabajo. No tendrán, por supuesto, beneficios marginales o pensiones. En la mayoría de los casos ni siquiera se les aplicará el salario mínimo. En este mundo prevalecerá la pura lucha por la existencia. Lo demás será secundario. La vida familiar existirá sólo cuando haya cabida. ¿Cultura, educación, feriados? Olvídense de todo eso. Los estudiantes de la historia reconocerán este mundo. Es el de la industrialización en la Inglaterra del siglo 19 o de partes de América latina durante el siglo 20, el mundo que Charles Dickens, Karl Marx, Friedrich Engels y más tarde el Che Guevara describieron y criticaron”.

Esta descripción no es producto de la fantasía de Walkom, sino “el mundo para el cual nuestros gobiernos e instituciones dicen que debemos prepararnos porque no tenemos otra opción a pesar de haber creado una de las sociedades más ricas de toda la historia humana”. Y cita el folleto producido por el Consejo Escolar del Distrito de Toronto para operar el Next-Steps Employment Centre, un programa de búsqueda de empleos financiado por los gobiernos de la provincia de Ontario y de Canadá. Ese folleto de 10 páginas, agrega, “es una de las más honestas –y más depresivas- descripciones que jamás he visto del trabajo en Canadá, (que) hace las usuales distinciones entre el viejo y el nuevo mundo del trabajo. Lo inusual es que las muestra crudamente, sin barniz alguno”.

El viejo mundo del trabajo, según el folleto citado por Walkom, estaba marcado por empleos a tiempo completo y a largo plazo, y un medio ambiente laboral estable. El nuevo mundo laboral se caracteriza por empleos de corta duración, en los cuales el trabajador estará bajo un contrato, quizás sólo empleado de manera temporal o a tiempo parcial: Pero la clave es que Usted será probablemente contratado por un muy corto período (trabajo justo-a-tiempo, como lo apodan) y después será ‘dejado ir’ adonde haya trabajo. Y para poder sobrevivir durante toda su vida laboral –según el folleto- Usted tendrá que tener simultáneamente dos o tres trabajos. Y olvidarse de una pensión, de cualquier beneficio marginal, de vacaciones pagas o de licencias pagas por enfermedad. Durante toda su existencia tendrá que buscar trabajo: “los trabajos permanentes, en la mayoría de los casos, son cosa del pasado.  Y no lo olvide, Usted tendrá que reciclarse y perfeccionarse continuamente, y es Usted, y no el empleador, quien pagará por esa formación”.

Ese capitalismo industrial con una gran misión civilizadora está en fase de extinción porque su razón de ser, el trabajo asalariado estable está extinguiéndose rápidamente en los países de la avanzada del capitalismo, pero este proceso ineluctable está empezando en los países emergentes donde el trabajo humano asalariado todavía predomina, como en China. Un despacho periodístico titulado “Robots don’t complain or die” - publicado por el semanario The Economist el 2 de agosto 2011 -  reseña el caso de la empresa china Foxconn, una de las principales empleadoras del país con más de un millón de trabajadores y fabricante de productos electrónicos para muchos “prestigiosos clientes” en el mundo, incluyendo Apple. Esta empresa, donde se registraron varios suicidios por las condiciones de trabajo, busca “pacificar” a sus trabajadores que no soportan el tedioso y duro trabajo mediante aumentos salariales, mejoras en las condiciones laborales y poniendo en el exterior de los edificios redes que “recojan” a los trabajadores que buscan suicidarse arrojándose por las ventanas.

The Economist afirma que el principal dirigente ejecutivo de Foxconn, Terry Gou, anunció un plan “para reemplazar una gran cantidad de trabajo humano con robots, en el 2013”: En una declaración pública,  Foxconn habla de transferir a más de un millón de trabajadores “a una escala superior de la cadena de trabajo, más allá del trabajo manufacturero básico, y de su deseo de transferir los trabajadores empleados en las tareas más rutinarias hacia posiciones de mayor valor agregado en la manufactura, como son la investigación y el desarrollo, la innovación y otras tareas igualmente importantes al éxito de nuestras operaciones”. Según la información la escala de la automatización de que se está hablando con seguridad implica que algunos de esos trabajadores humanos perderán sus trabajos.

Y el semanario agrega que en gran medida el reciente desarrollo económico de China se basó en ir en una dirección contraria a la del mundo capitalista avanzado, de usar mano de obra humana para reemplazar la automatización, el capital fijo, en las cadenas de producción. Pero con los salarios aumentando rápidamente como resultado de la demanda de mano de obra calificada, y el fuerte aumento del salario mínimo legal, es previsible que las empresas reajusten la mezcla de capital (fijo) y de trabajo humano.

Esta nota periodística de The Economist es otra confirmación de la pertinencia del análisis que Marx hizo del desarrollo del capitalismo. Con el reemplazo del trabajo asalariado por la automatización el empobrecimiento masivo de la población trabajadora está ocurriendo y esta pauperización afecta a masas de individuos educados y preparados como nunca antes para la revolución social. Para muestra están los indignados.

La Vèrdiere, Francia.

1.- http://www.bloomberg.com/news/2011-08-02/feldstein-recession-panel-members-see-rising-odds-of-a-renewed-u-s-slump.html

2.- Karl Marx, “Elementos fundamentales para la critica de la economía política (borrador) 1857-1858”, Siglo Veintiuno Editores SA, Buenos Aires, 1971, páginas 361 y 362 del primer tomo.

3.- http://www.rebelion.org/noticia.php?id=133429 Michael Hudson es profesor investigador en la Universidad de Missouri de la ciudad de Kansas y autor de numerosos libros, entre ellos Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire.

Adital, 04/08/11

Ignacio Ramonet: Cambiar el sistema

Ignacio Ramonet: Cambiar el sistema

Los eurófilos más extasiados lo machacan sin cesar: si no dispusiéramos del euro, dicen, las consecuencias de la crisis serían peores para muchos países europeos. Divinizan un euro “fuerte y protector”. Es su doctrina y la defienden fanáticamente. Pero lo cierto es que tendrían que explicarles a los griegos (y a los irlandeses, a los portugueses, a los españoles, a los italianos y a tantos otros ciudadanos europeos vapuleados por los planes de ajuste) qué entienden por “consecuencias peores”... De hecho, estas consecuencias son ya tan insoportables socialmente que, en varios países de la eurozona, está subiendo, y no sin argumentos, una radical hostilidad hacia la moneda única y hacia la propia Unión Europea (UE).

No les falta razón a estos indignados. Porque el euro, moneda de 17 países y de sus 350 millones de habitantes, es una herramienta con un objetivo: la consolidación de los dogmas neoliberales (1) en los que se fundamenta la UE. Estos dogmas, que el Pacto de Estabilidad (1997) ratifica y que el Banco Central Europeo (BCE) sanciona, son esencialmente tres: estabilidad de los precios, equilibrio presupuestario y estímulo de la competencia. Ninguna preocupación social, ningún propósito de reducir el paro, ninguna voluntad de garantizar el crecimiento, y obviamente ningún empeño en defender el Estado de bienestar.

Con la vorágine actual, los ciudadanos van entendiendo que tanto el corsé de la Unión Europea, como el propio euro, han sido dos añagazas para hacerles entrar en una trampa neoliberal de la que no hay fácil salida. Se hallan ahora en manos de los mercados porque así lo han querido explícitamente los dirigentes políticos (de izquierda y derecha) que, desde hace tres decenios, edifican la Unión Europea. Ellos han organizado sistemáticamente la impotencia de los Estados con el fin de conceder cada vez más espacio y mayor margen de maniobra a mercados y especuladores.

Marcos Roitman Rosenmann: El mercado para legos

Becerro de oroMarcos Roitman Rosenmann: El mercado para legos

Un nuevo dios recorre el mundo, el mercado. Son muchos quienes temen su presencia. Nada más pronunciar su nombre se ponen a temblar, les entra el miedo, pierden la compostura y no saben dónde meterse. Entre sus cualidades destaca la omnipresencia. Su sombra cubre el planeta. Quienes lo provocan sufren la ira del supremo. Posee un hambre insaciable, nunca está satisfecho y exige tributos a diario. Las ofrendas tributadas provienen del sector público. Traga compañías de electricidad, hospitales, redes telefónicas, de navegación, viviendas sociales, universidades, etcétera. Nunca le hace asco a la privatización. Se pierde por la desregulación. Le encanta ver a los suyos portar viandas llenas de contratos basura, trabajo precario y despido libre. Se pirra por la esclavitud infantil, los inmigrantes sin papeles, la trata de blancas, el desahucio por impago o el lavado de dinero. Se atiborra de corrupción, fraude fiscal y subidas de IVA. A banqueros, empresarios y trasnacionales les ofrece, a cambio de profesar su doctrina, un trato de favor. Los exonera de impuestos, pagos a la seguridad social y les otorga el plácet para ejercer la usura. Asimismo, les bendice cuando realizan cualquier transacción donde se cobran comisiones abusivas a costa del sufrimiento de las mayorías sociales empobrecidas.

Invocarlo en vano es una insensatez. Mejor plegarse a sus designios, de lo contrario desata su furia y castiga a los paganos con incertidumbre, miseria, hambre y muerte. Sus seguidores constituyen una secta. Fanáticos que practican rituales de sangre cuyo chivo expiatorio, el Estado del bienestar, degüellan, ofreciendo su cabeza al capital financiero y las trasnacionales. En su nombre se convocan reuniones internacionales, aquelarres en las cuales prima el despilfarro, acompañado de buenas viandas. Son cónclaves cuyos apóstoles se dan a la tarea de redactar homilías y sermones a los infieles. En ellos fijan objetivos e identifican a los enemigos, declarándoles una guerra a muerte. Tras la hecatombe, derrotado el hereje, se le ofrece una paz consistente en la reconstrucción. Es el momento para hacer negocios, repartir comisiones, ahondar en la corrupción y poner gobiernos conversos. Así, el dios mercado se siente satisfecho y pletórico. En caso de resistencia, sus cruzados invaden el territorio permitiendo aumentar los beneficios del complejo industrial-militar, uno de sus más leales seguidores.

J. Verstrynge, M. Monereo, M. Candel, S. López Arnal, A. Santamaría y M. Riera: La gran cuestión: la desglobalización

J. Verstrynge, M. Monereo, M. Candel, S. López Arnal, A. Santamaría y M. Riera: La gran cuestión: la desglobalización

Algo se está moviendo. Empezó haciéndolo primero en las profundidades sociales e intelectuales y ahora está aflorando a la superficie. El caso paradigmático es el de los movimientos populares de inspiración 15M. Pero otro movimiento de calado similar está irrumpiendo, trastocando los parámetros clásicos de derecha e izquierda, avanzando en pura transversalidad. Se trata de la cuestión de la des-mundialización, palabra maldita, que ha ido apareciendo bajo apelativos distintos: reciprocidad, proteccionismo, intercambio equitativo, regulación, relocalización… El porqué del retorno al primer plano de este enfoque económico, social y ecológico requiere análisis, reflexión y sobre todo acción.

En el origen de la actual depresión económica hallamos el triunfo, a partir de la década de los 80, del libre-cambio y de la libre circulación de capitales, pilares básicos ambos de una concepción anglosajona e imperial de la economía. La marcha hacia la mundialización sería el corolario de dicho triunfo, hoy transformado en aventura catastrófica. Es conocido que en la base de esta depresión se encuentra la burbuja financiera, producto del credo y de las prácticas ultraliberales que han colocado el planeta a los pies de los detentadores del capital.

El FMI pide un recorte de la nómina de los funcionarios y subir el IVA

FMIEl FMI pide un recorte de la nómina de los funcionarios y subir el IVA
El Fondo desconfía de las previsiones de déficit y crecimiento y reclama también una rebaja de las inversiones y una subida del impuesto de los carburantes
El organismo insiste en recomendar una reforma laboral que rebaje más el coste del despido

La economía española se recupera gradualmente y reequilibra. Esa es la lectura general que hace el Fondo Monetario Internacional en su informe anual sobre España, en el que vuelve a defender que se flexibilice el despido con una rebaja de su coste. Y aunque señala que el proceso de consolidación fiscal va encaminado, advierte que la crisis de la deuda soberana ejerce presión y pide medidas adicionales para reducir el déficit, como elevar el IVA y los impuestos especiales (en particular sobre los carburantes) y recortar las inversiones y el gasto en funcionarios, la nómina total del sector público.

"Las autoridades españolas respondieron a los retos económicos con un fuerte y amplio abanico de políticas", señala el documento aprobado por el consejo ejecutivo del Fondo. "Eso ayudó a reforzar la confianza del mercado". Pero puede no bastar. Al organismo le preocupa la situación del mercado laboral, junto a un sector de la vivienda que precisa sigue en una fase de ajuste.

Argentina: Controles para un gran negocio

Argentina: Controles para un gran negocio
Proyecto para regular las universidades extranjeras en el país
El Senado dio media sanción a una propuesta que exige a las instituciones extranjeras considerar la educación como “bien público” y “no transable”
“No podemos tener una mirada ingenua”, advirtió la senadora Blanca Osuna, autora del proyecto

El Senado dio media sanción a un proyecto de ley que busca regular la instalación y el funcionamiento de las universidades extranjeras dentro del país. Según la autora del proyecto, la senadora del FpV Blanca Osuna, la norma propone, ante todo, reforzar la noción del conocimiento como “bien público” y la educación como un “derecho personal y social”, reafirmando así su carácter de “bien no transable”. En diálogo con Página/12, Osuna, legisladora por Entre Ríos, explicó: “Hay que asumir el valor estratégico de la educación superior. No podemos tener una mirada ingenua, hay que asumir que se ha transformado en un gran negocio y, ante esto, tomar una posición”. El proyecto de ley aguarda ahora su análisis en la Cámara de Diputados.

Los puntos centrales que establece la propuesta aprobada en la sesión del miércoles pasado son los siguientes:

- Las instituciones universitarias extranjeras que aspiren a conformarse en carácter de universidades privadas en la Argentina deberán constituirse como entidades sin fines de lucro, obteniendo personería jurídica como asociación civil o fundación.

- Quienes integren el órgano de gobierno y administración de la fundación o asociación civil deberán ser argentinos nativos o nacionalizados con al menos cuatro años de antigüedad, en una proporción no inferior al 75 por ciento de sus miembros.

- Las universidades extranjeras deberán explicitar en su proyecto institucional el reconocimiento de la educación como un bien público y como un derecho personal y social.

- Estas casas de estudios no podrán acceder a subsidio alguno otorgado por el Estado nacional para el desarrollo de su proyecto institucional.

- Se otorga el plazo de un año a partir de la sanción de la norma, para que las universidades extranjeras ya autorizadas a funcionar en el país den cumplimiento de los requerimientos que se fijan aquí.

Fernando Álvarez-Uría: La sociedad, contra el mercado

Fernando Álvarez-Uría: La sociedad, contra el mercado
Fernando Álvarez-Uría es catedrático de Sociología en la Universidad Complutense

¡Qué curioso, si miro mucho tiempo a los números, luego
veo borrosa a la gente! El Roto (El País, 13 julio 2011)

Para comprender el presente es preciso no olvidar nuestro más inmediato pasado. Voy a tratar de recordar brevemente cómo se produjo el paso de la economía política, que situaba en el centro de la reflexión el problema de la producción y la distribución de los recursos, a la ciencia económica, que en nuestro tiempo ha dado alas a la hegemonía de los mercados financieros. Esa deriva fue decisiva para que la lógica de una sociedad de mercado erosionase sin cesar los avances del Estado social, pero favoreció también la formación de una sociología amnésica, ahistórica y asocial, que, arrastrada por el formalismo económico, quedó anclada en el individualismo metodológico, de modo que el avance del capitalismo salvaje se realizó sobre una especie de tierra intelectualmente calcinada.

Maurice Dobb señalaba que se disputan el campo económico una economía pura, estilizada, formal, basada en una teoría subjetiva del valor, y construida predominantemente a partir de modelos econométricos, y una economía sociológica que asume que la economía es una ciencia social y política en la que intervienen las clases sociales, así como factores institucionales.

Desde el triunfo de los modelos neoliberales en Occidente se ha impuesto, formando parte del llamado pensamiento único, la economía pura, y con ella el poder de las altas finanzas que han maniatado a los sistemas políticos democráticos. No habrá por tanto alternativa a la crisis sin un cambio de rumbo, sin una domesticación de los mercados subordinándolos a los intereses generales de la sociedad.

Grupo Montevideo: EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA DE CHILE

Grupo MontevideoGrupo Montevideo: EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA DE CHILE

El Consejo de rectores de la Asociación de Universidades Grupo Montevideo se declara en defensa de la Educación Superior pública y de calidad como un derecho inalienable de la persona humana que debe ser respetado y promovido para alcanzar un desarrollo integral de los ciudadanos de nuestros países.

DECLARACIÓN DEL CONSEJO DE RECTORES DE LA ASOCIACIÓN DE UNIVERSIDADES GRUPO MONTEVIDEO (AUGM)

El Consejo de Rectores de la Asociación de Universidades Grupo Montevideo (AUGM), en cumplimiento de su compromiso por la defensa de la Educación Superior Pública en los países de América Latina y el Caribe, declara lo siguiente:

Reafirmamos que la Educación Superior Pública y de calidad es un derecho inalienable de la persona humana que debe ser respetado y promovido para alcanzar un desarrollo integral de los ciudadanos de nuestros países.

Creemos que la Educación Superior Pública, como bien público social, es incompatible con visiones mercantilistas que ponen al lucro como un objetivo legítimo en el ámbito educacional.

Entendemos que la privatización del conocimiento amplía la exclusión social, fomenta la desigualdad y consolida el subdesarrollo.

Consideramos que los Estados Nacionales deben priorizar la educación pública en todos los niveles, asegurándole su financiamiento y mejorando su institucionalidad, permitiendo su crecimiento y consolidación en el largo plazo, y abriendo nuevas oportunidades de desarrollo profesional a los estudiantes.

Reiteramos nuestra convicción que la Universidad Pública es un agente relevante de transformación social, inclusión, diversidad cultural, construcción de ciudadanía y de responsabilidad social.

Reforzamos nuestra vocación por la integración académica en nuestra región, basada en una historia compartida de esfuerzos y reivindicaciones, que se han traducido en avances significativos en la lucha por una educación pública de calidad, que fomente la igualdad y la cohesión social en nuestros pueblos.

Destacamos nuestro compromiso de cooperar para que la Educación Superior contribuya cada vez más a la profundización de la democracia, la superación de la pobreza y la construcción de una sociedad más integrada, justa y solidaria, que garantice una mejor calidad de vida para todos.

Finalmente, en consonancia con los valores y principios antes señalados, el Consejo de Rectores de la Asociación de Universidades Grupo Montevideo (AUGM) expresa su más amplio e irrestricto apoyo a las reivindicaciones de las Universidades Estatales Chilenas y se solidariza con los principios que las movilizan en estos momentos cruciales para la defensa de la Educación Pública en Chile.

Grupo Montevideo, 26/07/11

Outras novas relacionadas:

Marco Kremerman: Dos holdings de Educación Superior concentran más alumnos que 16 universidades estatales

Chile
Marco Kremerman: Dos holdings de Educación Superior concentran más alumnos que 16 universidades estatales
Marco Kremerman, Investigador de la Fundación SOL, http://www.fundacionsol.cl

Las movilizaciones de los estudiantes han propiciado por primera vez en las últimas 3 o 4 décadas un debate real sobre el sistema de Educación Superior diseñado en plena dictadura militar.

Lentamente comienzan a caer los velos y con espasmo la ciudadanía entra en conciencia de que estamos frente a una crisis sistémica, que no sólo tiene que ver con la falta de financiamiento de las universidades estatales (considerando que 7 de ellas recibe un financiamiento fiscal  inferior al 10% de sus ingresos), el elevado endeudamiento de los alumnos vía crédito con aval del Estado y  la extensión del lucro pasando por el lado de la ley, sino que fundamentalmente se relaciona con una crisis política y cultural, de un país que en vez de construir políticas públicas serias y en sintonía con el bien común y la construcción de un proyecto de sociedad democrática, igualitaria y solidaria, administró un experimento que consistió en generar un buen negocio, un mercado de la educación, que bajo la excusa del aumento de la cobertura, desmanteló la idea de educación pública y la relación entre educación y proyecto país.

Pasando por alto, los modelos aplicados en otros países que tienen mucha más historia que Chile y que han conseguido asegurar un conjunto de derechos para sus ciudadanos, aquí, con total liviandad y cálculo económico, se montó una arquitectura que ni siquiera alcanza para Sistema Mixto de Educación, ya que más del 80% de los estudiantes está matriculado en establecimientos privados. Vale decir, el pilar público, que bajo cualquier reflexión debe ser la base de cualquier sistema educativo, en nuestro país es sólo el apéndice y que para algunos ojalá no existiera.

Sin ir más lejos, si observamos las estadísticas de matrícula del año 2010 que nos proporciona la página web del Ministerio de Educación, las cifras son contundentes. De los 940 mil alumnos de pregrado (incluye a Universidades, Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales), 162 mil estudian en planteles estatales, lo que equivale a sólo un 17%.

Por otro lado, si sumamos la matrícula de la Universidad de las Américas, la Universidad Nacional Andrés Bello, la Universidad de Viña del Mar y el Instituto Profesional AIEP, todos pertenecientes al consorcio internacional Laureate Education Inc, llegamos a 102.591 alumnos y si consideramos al Holding Educacional Corporación Santo Tomás, controlado en un 57% por el grupo nacional Hurtado-Vicuña (que también tiene vastos negocios en los sectores financiero, seguros, minería, telecomunicaciones e inmobiliaria) y el fondo de inversión Linzor Capital (con inversiones también en el Holding Cruz Blanca Salud) y que incluye a la Universidad Santo Tomás, al Instituto Profesional Santo Tomás y al Centro de Formación Técnica Santo Tomás, llegamos a 63.755 alumnos.

En resumen, sólo dos holdings educacionales agrupan una matrícula de más de 166 mil estudiantes, vale decir, tienen más alumnos en sus aulas que todos los planteles estatales de Chile.

EEUU: Debt in America: Students Buried in Education Loans

EEUU: Debt in America: Students Buried in Education Loans

Over the past year, Americans have made significant strides in paying off their debts, cutting the amount they owe on both credit cards and mortgages. There’s just one area where debt is rising by significant amounts: Student loans.

More people are borrowing more money for education than ever before. Worse, in many cases, college students are leaning on risky private loans rather than the safer alternative of federally guaranteed student loans. Why? Experts believe that they either don’t understand the difference (until recently, it was hard to tell one from the other), or they’re lured in by low starting rates, which can evaporate distressingly quickly.

“Debt has become a fact of life for more and more students — and it can follow you well into adulthood,” says Lauren Asher, president of the Project on Student Debt. “If you graduate with a lot of debt, it can affect the choices you make in life — what job you take, whether you can get married, whether you’ll take the risk of starting a business or even be able to save for retirement.”

The latest data from Credit Karma, which compiles information from some 200,000 credit files of people using the site, indicate that the average American owes some $29,910 on student loans as of July 2011. That’s up 4% since last year. If these amounts are indicative of the nation as a whole, they show a rapid rise in student indebtedness.

Government data from the 2008/2009 school year (the latest government numbers available), estimated that the average graduating senior owed $23,200 — nearly 30% less than the debt reported by Credit Karma.

Worse, a decade ago, less than one-third of students borrowed to finance education. In 2008, some 67% of students graduating from four-year colleges had borrowed to finance their education. Notably, the amount of debt and the percentage of students who borrow varies markedly based on the type of school you attend, says Asher.

According to the government data:

  • 62% of graduates from public universities had student debt that averaged $20,200
  • 72% of graduates from private non-profit universities borrowed an average of $27,650.
  • 96% of graduates from private for-profit colleges borrowed an average of $33,050

It is important to note that student loans now are almost impossible to discharge in bankruptcy. It doesn’t matter whether they’re government guaranteed loans, which provide “deferments” that allow students to put payments on hold when they lose a job, or they’re private loans, which have none of the government-mandated safeguards. A change to bankruptcy law in 2005 decreed that all student debts are non-dischargeable.

Students need to watch how much they borrow; whether they’re borrowing from the government with a federally-guaranteed student loan or from a private lender;  and make sure that their college has a good record of graduating most of the class. Why worry about graduation rates? The best indicator of whether a student will be able to repay student debt is whether the student graduates with the targetted degree. But few students realize that some schools graduate just a small fraction of those who enter as freshmen. Borrowing to attend one of these poorly performing schools is a ticket to chronic debt woes.

You can find graduation rate data at College Navigator, a site sponsored by the Department of Education. Plug your school into the search bar and then click on “retention and graduation rates.” If you’ve already graduated and find yourself buried in debt, check out the government’s income-based repayment program, which sets your payments based on what you can afford.

Credit Karma’s data doesn’t break out what type of school the student attended, but shows a rise in student debt in virtually every state.

The top 10 states for student debt:

1. Massachusetts, with average debt of $33,643

2. Maryland, with average debt of $32,938

3. Illinois, with average debt of $32,698

4. Georgia, with average debt of $32,345

5. New Jersey, with average debt of $32,274

6. New York, with average debt of $32,254

7. Virginia, with average debt of $31,797

8. Alaska, with average debt of $31,713

9. Connecticut, with average debt of $31,341

10. Pennsylvania, with average debt of $30,660.

Kathy Kristof is the author of Investing 101

More on MoneyWatch

Debt in America: Where Mortgage Debt is Declining

Debt in America: Most & Least Indebted States

Debt in America: Credit Card Debt Plunges

Money Watch, 26/07/11

Miren Etxezarreta: Insaciables

Miren EtxezarretaMiren Etxezarreta: Insaciables
Miren Etxezarreta, Catedrática emérita de Economía Aplicada de la UAB

Desde la llegada del neoliberalismo a la política económica con la crisis de los setenta –impulsado por los poderes económicos del mundo, con Thatcher y Reagan como valedores políticos, legitimados por una enorme cohorte de académicos, sobre todo economistas–, asistimos a un continuo ataque a los derechos laborales, sociales y cívicos de las poblaciones de los países “desarrollados”. La crisis actual, desde 2007 en adelante, está facilitando un nuevo y muy potente ataque a los intereses de estas poblaciones (lo que tampoco es obstáculo a que se intensifique la explotación de los demás pueblos del mundo globalizado).

En el Estado español, como en otros países de la denominada periferia de la UE, estos ataques se están ejerciendo con inusitada virulencia. Toda una serie de elementos conocidos han conducido a altos niveles de endeudamiento de la economía, y sobre todo a una deuda externa difícil de gestionar. Los mercados financieros a los que se recurre, reforzados por instituciones públicas internacionales (FMI, OCDE) y en particular por la propia Unión, imponen exigencias crecientes a las economías deudoras, requiriendo de los gobiernos la realización de políticas que suponen un durísimo ataque a las condiciones de vida y derechos cívicos y sociales.

Las medidas “de ajuste” se suceden sin cesar. La gestión de la crisis fue desacertada y caótica en 2008 y 2009, pero es a partir de 2010 cuendo se intensifica el ataque. En febrero se emprendieron nuevas medidas de austeridad, y a partir de mayo se produjo un giro drástico en la política económica española para adentrarse de lleno en un periodo de severidad: fuerte recorte presupuestario, reforma laboral y reforma de las pensiones, seguidas por otras parecidas de menor entidad en diciembre.

En 2011 se está acentuando esta orientación, a pesar de que el Acuerdo Social y Económico de febrero fue totalmente superfluo. Supuso poco más que reiterar la voluntad de reformar las pensiones y abrir la puerta a la reforma futura de la negociación colectiva, junto a pobres medidas para el empleo y vacías retóricas sobre política industrial, energética y de innovación. Podemos preguntarnos si el objetivo real del acuerdo, compuesto sólo de medidas preexistentes y futuras, no era sólo mostrar el consenso entre Gobierno y fuerzas sociales (con foto incluida) respecto a la política que establecía el primero.

A partir de marzo, la presión viene de instancias más potentes y se acentúa intensamente. A cambio del establecimiento de un fondo de ayuda financiera por si es necesario para rescatar a los países, y a través principalmente del Pacto por el Euro, la UE decreta una serie de medidas de envergadura que los países de la zona euro habrán de cumplir, supuestamente para impulsar la competitividad, el empleo, la sostenibilidad de las finanzas públicas, y reforzar la estabilidad financiera. Los aumentos salariales habrán de seguir la pauta de la productividad y no actualizarse según el IPC; hay que ahondar en la flexiseguridad –léase precariedad laboral–; eliminar la economía sumergida; disminuir la tributación del trabajo (de los más ricos y las cotizaciones sociales) y aumentar la fiscalidad indirecta (el IVA); “armonizar” la fiscalidad del impuesto de sociedades con un sistema que supondrá la disminución en la tributación de las empresas transnacionales europeas; revisar la estabilidad del gasto público –léase disminuir– especialmente en salud, educación y asistencia social; las jubilaciones habrán de demorarse hasta los 67 años o más tarde según la esperanza de vida; los presupuestos públicos habrán de cumplir el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de 1997 o ser penalizados con multas del 0,2% del PIB (en España unos 20.000 millones de euros anuales); y, además, han de ser revisados por la UE antes de ser presentados a los parlamentos; etcétera, etcétera.

España se da prisa en cumplir: Iberdrola ya ha logrado que sus salarios se negocien en función de la productividad y Telefónica seguirá un complicado sistema mixto (productividad e IPC); la ley sobre la economía sumergida ya se ha emitido por Decreto-Ley; ya estaba aprobada la reforma de las pensiones; los recortes en sanidad, educación, asistencia social, y todo el gasto público son drásticos. Asistimos a la continua implantación de políticas económicas severas y crueles con la mayoría de la población, que deterioran las condiciones de vida en todas sus facetas.

Aún hay aspectos más graves. Uno, que debido a su carácter fuertemente recesivo estas medidas no sirven para resolver la crisis, sino que implican el deterioro de la economía y, por tanto, la perpetuación de la crisis por un largo periodo (Grecia señala la evolución posible). Y segundo, que las medidas negativas para la población no se terminan, sino que seguirán ahondando en este deterioro. La reciente normativa sobre la negociación colectiva, que supone eliminar la fuerza de la misma, es un potente ataque a las condiciones laborales del futuro; además, los grandes empresarios que rigen la orientación de la política económica y sus asesores, el gobernador del Banco de España y la UE, señalan que las medidas de “austeridad” en curso han de completarse. Hasta explicitan que hay que finalizarlas antes de convocar elecciones. Este tipo de medidas no tienen límites, no se acaban nunca. Más y más de lo mismo, insisten.

Su objetivo de fondo no es otro más que, con la excusa de la crisis de la deuda, lograr disminuir de forma permanente el nivel de vida de la población, haciendo retroceder muchos años los derechos adquiridos con largas luchas para conseguir mantener y aumentar los beneficios que el capital necesita. No van a parar si no les forzamos a ello. Son insaciables.

Público, 26/07/11

Decolonising our universities: another world is desirable

Decolonising Our UniversitiesDecolonising our universities: another world is desirable

Editors' note: the statement below was issued by participants at the end of the International Conference on Decolonising Our Universities conference at Universiti Sains Malaysia (June 27-29, 2011, Penang, Malaysia). We've posted it here as it facilitates consideration of some of the taken-for-granted assumptions at play in most debates about the future of higher education right now. This statement, most of the talks presented at it, and this memorandum to UNESCO, reflect an unease with the subtle tendencies of exclusion (of ideas, paradigms, models, options, missions) evident in the broad transformations and debates underway in most higher education circles, including in rapidly changing South and Southeast Asia. Our thanks to the organizers, especially Vice-Chancellor Professor Tan Sri Dato’ Dzulkifli Abdul Razak, and Emeritus Professor Datuk Dr. Shad Saleem Faruqi, for information about the event. Kris Olds & Susan Robertson

Another World is Desirable

We – people from diverse countries* in four continents – met in your lovely city of Penang for three days from June 27-29, 2011. We were invited by Universiti Sains Malaysia and Citizens International to discuss the future of our universities and how we could decolonise them. Too many of them have become pale imitations of Western universities, with marginal creative contributions of their own and with little or no organic relation with their local communities and environments. The learning environments have become hostile, meaningless and irrelevant to our lives and concerns.

In all humility, we wish to convey to you the gist of our discussions.

We agreed that for far too long have we lived under the Eurocentric assumption – drilled into our heads by educational systems inherited from colonial regimes – that our local knowledges, our ancient and contemporary scholars, our cultural practices, our indigenous intellectual traditions, our stories, our histories and our languages portray hopeless, defeated visions no longer fit to guide our universities – therefore, better given up entirely.

We are firmly convinced that every trace of Eurocentrism in our universities – reflected in various insidious forms of western controls over publications, theories and models of research must be subordinated to our own scintillating cultural and intellectual traditions. We express our disdain at the way ‘university ranking exercises’ evaluate our citadels of learning on the framework assumptions of western societies. The Penang conference articulated different versions of intellectual and emotional resistance to the idea of continuing to submit our institutions of the mind and our learning to the tutelage and tyranny of western institutions.

We leave Penang with a firm resolve to work hard to restore the organic connection between our universities, our communities and our cultures. Service to the community and not just to the professions must be our primary concern. The recovery of indigenous intellectual traditions and resources is a priority task. Course structures, syllabi, books, reading materials, research models and research areas must reflect the treasury of our thoughts, the riches of our indigenous traditions and the felt necessities of our societies. This must be matched with learning environments in which students do not experience learning as a burden, but as a force that liberates the soul and leads to the upliftment of society. Above all, universities must retrieve their original task of creating good citizens instead of only good workers.

For this, we seek the support of all intellectuals and other like-minded individuals and organisations that are willing to assist us in taking this initiative further.

Thank you for hosting us, the Delegates of the International Conference on Decolonising Our Universities, June 27-29. 2011, Penang, Malaysia

For more information please access www.multiworldindia.org

*Australia, China, India, Indonesia, Iran, Japan, Malaysia, Nigeria, Philippines, Singapore, South Korea, Taiwan, Tanzania, Thailand, Turkey, Uganda

Inside Higher Ed, 25/07/11

Distribuir contido