Organización e planificación

Concha Caballero: Falta de educación

Concha Caballero: Falta de educación
El horario lectivo del profesorado es de los mayores de la UE y la OCDE, pero se oculta

No existe casi ninguna profesión que se lleve la mitad del trabajo a casa. Cuando se cierra el taller, la oficina, la obra o el comercio, los trabajadores no se llevan los materiales para continuar su trabajo en las horas de descanso. No hay ningún oficio en el que el estudio y la preparación del material no se computen como tiempo trabajado o que ni siquiera el tiempo del bocadillo cuente como horario laboral. Si se aplica esta fórmula, los futbolistas solo trabajan los 90 minutos del partido y los redactores el tiempo justo que están ante las cámaras. No hay ningún oficio en el que no cuenten para nada los traslados, ni las horas extraordinarias dedicadas a actividades o acompañamiento de alumnos. No hay una sola profesión que no ofrezca los instrumentos de trabajo gratis excepto en la enseñanza, desde el boli rojo, al bloc de notas, el ordenador portátil o el pendrive sempiterno que nos acompaña como una cruz laica.

Los profesores nunca van a hacer la huelga que pondría de manifiesto su función ni sus horas de trabajo: dejar de pasar las mañanas de los sábados y los domingos corrigiendo ejercicios, o acompañar el café de la tarde con las fichas de la clase que daremos el día siguiente.

En España, según el último estudio sobre el Panorama de la Educación, el horario lectivo del profesorado es de los mayores de la Unión Europea y de la OCDE, pero este dato es ocultado porque detrás de los recortes y de la reforma que nos anuncian no hay el afán de mejorar la educación pública, sino de reducir sus posibilidades y fomentar la enseñanza privada.

Mucho antes de que estallara la crisis económica, los think-tank de la derecha —incluyendo el actual ministro de Educación— lo habían teorizado. Según sus tesis la inversión en la enseñanza pública era desproporcionada y habría que buscar un mayor equilibrio con la iniciativa privada. En medio de las invocaciones al esfuerzo del alumnado y a la autoridad del profesor, introducían la idea de aumentar el número de alumnos por aula y limitar los programas compensatorios. Abogaban por aumentar los conciertos con la enseñanza privada, privatizar el bachillerato y hacer mucho más exclusiva la Universidad. Esperanza Aguirre no es un verso suelto sino la portavoz de todo el clasismo cañí hecho carne.

A todo esto nos quieren conducir de cabeza. Cuando en los centros educativos consigan ampliar el número de alumnos por aula en la enseñanza pública hasta cuarenta —como en los mejores tiempos del franquismo—, habrán conseguido gran parte de sus objetivos; cuando consigan que la sociedad torpemente crea que el profesor es un ser privilegiado al que hay que cargar con horarios insoportables y aulas masificadas, su revolución conservadora habrá llegado a su fin.

Los recortes que nos anuncian no son para ahorrar dinero público. No nos engañemos. Es fácil hacer este simple cálculo: los interinos despedidos se acogerán inmediatamente a su derecho a cobrar el desempleo. Es decir, el dinero ahorrado en salarios se gastaría en el pago de las prestaciones por desempleo y en falta de falta de recaudación de la seguridad social. Solo en Andalucía, quince mil personas que cumplen funciones educativas como profesorado interino serían puestas de patitas en la calle en un acto de injusticia y despilfarro que no ahorraría prácticamente ni un euro a las finanzas públicas.

El sacrificio que se exige al profesorado no será para mejorar la enseñanza, sino para masificar las aulas, suprimir las tutorías, despedir interinos y poner fin a la débil atención personalizada. Los efectos, en pocos años, serán terribles. Cada euro que se reste a la educación, cada alumno de más en las aulas, cada beca de menos en las universidades, cada tasa de más en los precios públicos, nos pasará factura en el modelo social y en la economía en muy pocos años. La educación, a diferencia de otros departamentos, no trata con cosas, sino con personas, con inteligencias y con capacidades. Es un delicado tejido cuyos desgarros son irreversibles. Por eso en Andalucía es necesario echar coraje, imaginación e inteligencia para sortear estos recortes y apostar, de verdad, por la educación pública.

El País, 13/04/12

José Carlos Bermejo Barrera: Parches para la academia

LaberintoJosé Carlos Bermejo Barrera: Parches para la academia

Había en Atenas un viejo barco varado que se creía la nave del héroe Teseo. Según se iba pudriendo se le cambiaban las piezas, de modo que al final no quedó nada del antiguo barco. Aristóteles se preguntó: «¿Es acaso la misma nave si en ella ya no queda nada del original?».

El ministro de Educación propone ahora, con el fin de solucionar la grave situación de la universidad española, una medida similar a la ateniense: en vez de reformarla globalmente con una ley orgánica actualizada y racionalmente redactada por el Parlamento, ha decidido nombrar una comisión de variopintos expertos, con o sin experiencia en el gobierno académico, con conocimientos en economía y en campos tan diversos como la física teórica, la óptica, el control de los medios de comunicación, las membranas celulares o el derecho internacional (pero ninguno de ellos en humanidades), que dictaminen cómo será mejor poner parches.

Parches para recortar la financiación, restringir el número de alumnos, retocar sin cambiar radicalmente los criterios de selección del profesorado, o mejorar la calidad docente que el sistema de Bolonia se está encargando de degradar aún más. Se quiere mantener todo el sistema legal de las universidades subvirtiéndolo desde dentro, como en el caso de los órganos de gobierno y cargos académicos que pasarían de ser elegidos a nombrados, cambiando artículos o trozos de artículos de la ley fundamental para implantar el sistema de la gobernanza, con el fin de evitar el debate público de la comunidad educativa. Y se pretende hacerlo en aras de ideas vacías como la eficacia empresarial en la función pública, la internacionalización de una supuesta docencia cosmopolita en la que los alumnos anglosajones vendrían a España a estudiar mejor en inglés y el cosmopolitismo de unos profesores a los que se le ha negado el derecho de traslado como funcionarios y que están secuestrados en sus correspondientes autonomías. Con tal coherencia, cabe esperar que el resultado obtenido por los variopintos expertos nombrados por el ministro coincida con lo que él mismo ya sabía desde el principio.

La Voz de Galicia, 14/04/12

El Gobierno aprueba la creación de una Comisión de Expertos para la reforma del sistema universitario español

El Gobierno aprueba la creación de una Comisión de Expertos para la reforma del sistema universitario español
Consejo de Ministros
El órgano estará presidido por Teresa Miras Portugal
¿Expertos en qué?

"Triste y sóoola, sóla se queda Fonse-eca
triste y lloro-osa queda la universida-a-a-a
y los libros, y los libros empeña-ados
en el Monte, en el Monte de Pieda-a-a-a"

Para conocer al elefante

El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert, ha aprobado la creación de una Comisión de Expertos que se encargará de la reforma del sistema universitario español. El sistema universitario español es fundamental para el desarrollo del capital humano y la innovación en nuestro país. De su éxito depende la capacidad de crecimiento y la competitividad de nuestra economía. Sin embargo, existen una serie de ineficiencias que contrastan con el esfuerzo inversor que se está realizando en este ámbito.

El gasto público en Instituciones de Educación Superior respecto al PIB en España se sitúa en los niveles de la OCDE (1,2%) y el gasto por estudiante respecto al PIB per cápita en el 40%, casi al nivel del 41% de la OCDE.
A pesar de esta notable inversión, los resultados son insatisfactorios:

  • No hay ninguna universidad española entre las 150 mejores del mundo.
  • Tenemos un 30% de abandono universitario frente al 16% de la media europea, lo que supone una pérdida de 2.960 M€ invertidos en capital humano sin retorno.
  • Sólo 33 de cada 100 estudiantes universitarios españoles obtienen su título sin repetir curso. La media de la OCDE y de la UE es de 38%.

Como consecuencia de todo ello, el sistema no resulta muy eficiente ni en la capacitación de los titulados superiores ni a la hora de favorecer su empleabilidad. Los universitarios de 25 a 29 años sin trabajo representan ya el 20.8% de los parados en ese rango de edad.

El sistema universitario necesita un cambio

Este desequilibrio entre inversión y resultados denota que el sistema universitario es ineficiente y necesita un cambio importante.

Una de las razones que explica esa falta de eficiencia es que su crecimiento y desarrollo en muchos casos ha estado regido por criterios de oportunismo político. Y por este motivo nuestro país cuenta actualmente con 79 universidades y 236 campus universitarios ubicados en municipios diferentes, que ofrecen 2.413 grados universitarios, 2.758 másteres oficiales y 1.680 doctorados.

Esto trae consigo algunas consecuencias:

  • Un 30% de los títulos tienen menos de 50 alumnos de nuevo ingreso, el número mínimo de alumnos de referencia para su optimización económica.
  • Una escasa movilidad de los estudiantes españoles, así como de los profesores universitarios. El 93,3% de aquellos que obtuvieron una plaza en un departamento universitario entre 1997 y 2001 ya trabajaban en ese mismo centro antes de que se les fuera concedida.
  • El modelo de gobernanza de las universidades consagrado por la LOU no ha rendido los frutos deseados. Sólo hay que ver las graves dificultades económicas e irregularidades que se han detectado en la gestión de algunas universidades para comprobar que la autonomía universitaria no ha ido acompañada de un adecuado sistema de rendición de cuentas.

Todo lo expuesto anteriormente evidencia que el sistema universitario español necesita una profunda reforma para ganar eficacia pero, sobre todo, para ganar prestigio y calidad. El Comité de Expertos de Alto Nivel que hoy ha aprobado el Consejo de Ministros a propuesta del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, se encargará de elaborar en los próximos meses una propuesta de reforma del sistema universitario español. Una reforma que queremos que orbite sobre tres puntos esenciales: búsqueda de la excelencia, competitividad e internacionalización.

Esta Comisión está formada por 11 miembros:

Teresa Miras Portugal

Catedrática de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid y directora del departamento de Bioquímica de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. Experta en neurotransmisores, es la Presidenta de la Real Academia Nacional de Farmacia. Miembro de numerosas sociedades científicas, habiendo ocupado cargos de responsabilidad en sus directivas, entre otras: Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular (SEBBM), European Society for Neurochemistry (ESN), International Society for Neurochemistry (ISN), Advisory Board of Chromaffin Cells, Purinergic Club, Editorial Board del Journal of Neurochemistry, etc

Óscar Alzaga Villaamil

Catedrático y director del Departamento de Derecho Político en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Actualmente es número uno en el escalafón del cuerpo de catedráticos de Derecho Constitucional, Es académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, patrono de la Fundación José Ortega y Gasset y presidente de la Fundación Luis Vives. Entre 1977 y 1986 fue diputado por Madrid (primero por UCD y después en coalición con AP-PDP), presidió el Partido Demócrata Popular. Tuvo una destacada participación en los debates de las Cortes constituyentes. En 1986 se retiró de la política.

José A. de Azcárraga

Licenciado por la Universidad Complutense, y doctor por la de Barcelona (1968). Ha realizado numerosas estancias en el extranjero especialmente en Cambridge y Oxford. Catedrático de Física Teórica de la Universidad de Valencia. Es miembro del IFIC-Instituto de Física Corpuscular (CSIC-UVEG). Ha escrito numerosas publicaciones de carácter divulgativo.

Salvador Barberá

Doctor en Economía por la Universidad de Northwestern y catedrático de Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona. Cuenta con algunas de las más relevantes distinciones en investigación: Premio Rey Juan Carlos de Economía, Fellow de la Econometric Society, y Distinción de la Generalitat de Cataluña por la promoción de la investigación universitaria. Ha sido presidente de la Social Choice and Welfare Society y de la Southern European Economic Association (ASSET). Entre 2000 y 2004 fue Director de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA) y de 2004 a 2006 ocupó la Secretaría General de Política Científica y Tecnológica del Ministerio de Educación y Ciencia.

José Capmany

Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad Politécnica de Madrid. Realizó la Tesis en el University College de Londres. Es Catedrático del Departamento de Comunicaciones y Director del Instituto de Telecomunicaciones y Aplicaciones Multimedia (iTEAM) de la UPV. Fue nombrado 'Fellow Member' del Institut of Electrical and Electronic Engineers (IEEE) en reconocimiento a su liderazgo internacional y contribución en el campo de la fotónica de microondas. Está considerado uno de los más destacados expertos en el ámbito de las comunicaciones ópticas a nivel internacional y sus investigaciones han sido publicadas en las más prestigiosas revistas científicas como Optics Express o Nature Photonics.

Elisa Chuliá Rodrigo

Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia (RFA), y Doctora en Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es profesora titular en el Departamento de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), y desde diciembre de 2007 ocupa el cargo de Decana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la misma Universidad. Es miembro del Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales del Instituto Juan March. Sus principales investigaciones se han centrado en el control de los medios de comunicación y la opinión pública en las dictaduras, el papel de la familia en la sociedad española y los desafíos políticos y sociales derivados del envejecimiento de la población, en particular.

Luis Garicano Gabilondo

Licenciado en Económicas y Derecho por la Universidad de Valladolid. Doctor en Economía por la Universidad de Chicago. Es Catedrático de Economía y Estrategia, en el Departamento de Empresas y Economía, en la London School of Economics. Ha sido co-director de un programa del Centre for Economic Policy Research (CEPR) de Londres. También ha sido profesor de la Universidad de Chicago. Director de la Cátedra FEDEA McKinsey.

Félix Goñi

Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra. Realizó estudios postdoctorales en la Universidad de Londres (Royal Free Hospital). En 1978 se incorporó a la UPV/EHU, en cuya Facultad de Ciencia y Tecnología comenzó a desarrollar lo que luego sería el Grupo de Biomembranas y la Unidad de Biofísica. Su grupo es uno de los grupos de alto rendimiento del Gobierno Vasco y de la UPV/EHU. Su trabajo de investigación se centra en las interacciones moleculares en las membranas celulares. Ha publicado 6 libros y 282 artículos e impartido numerosas conferencias invitadas y plenarias en congresos internacionales y en universidades de todo el mundo. Es coautor de 3 patentes y ha dirigido 16 tesis doctorales. Fue director de Política Científico del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco y desde 2006 es presidente del Comité de Publicaciones de FEBS (Federation of European Biochemical Societies) y también fundador y presidente de la Fundación Biofísica Bizkaia presidente del Comité de Relaciones Internacionales de la Sociedad Americana de Biofísica

Rafael Puyol

Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid. Fue Rector de la misma desde 1995 hasta 2003, donde continúa su labor docente como profesor de Geografía Humana. Es Vicepresidente de Relaciones Institucionales del IE Bussines School, Vicepresidente de la Fundación Instituto de Empresa  y Presidente del Patronato de la IE Universidad (privada) de Segovia. Asimismo, es profesor del área de Entorno Económico en IE. Es miembro del Grupo de Población de la Asociación de Geógrafos Españoles (AGE), grupo que presidió desde 1986 hasta 2000, asimismo ostenta el cargo de Vicepresidente de la Real Sociedad Geográfica; Miembro de la Junta Directiva del Capítulo Español del Club de Roma; Vicepresidente 1º de la Real Sociedad Geográfica. Está especializado en Demografía, ha publicado 17 libros, más de 100 artículos y es colaborador habitual de prensa y radio.

Matías Rodríguez Inciarte

Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, con Premio Extraordinario y Nacional Fin de Carrera. Realizó estudios empresariales en el M.I.T. de Boston. Es Presidente del Consejo Social de la Universidad Carlos III de Madrid. Ha sido Vicepresidente del Círculo de Empresarios. Presidente del Patronato de la Fundación Príncipe de Asturias desde 2008. Está en posesión de diversas condecoraciones nacionales y extranjeras, entre la que destaca la Gran Cruz de Carlos III. En 1981, fue Secretario de Estado Adjunto al Presidente del Gobierno y Ministro de la Presidencia. En 1984 se incorpora al Banco de Santander donde ocupa la Subdirección general en 1986 y la Vicepresidencia segunda en 1994 cargo que ocupa en la actualidad.

Mariola Urrea

Licenciada en Derecho y doctora por la Universidad de La Rioja, de la que además es profesora titular de Derecho Internacional Público en el Departamento de Derecho, del que ha sido secretaria (2001-2004). Desde abril de 2010, es decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de La Rioja y ha sido Presidenta de la Conferencia de Decanos de las Facultades de Derecho de España. Ha realizado distintas estancias investigadoras, entre otras en el Centro Jean Monet de Derecho Económico Regional e Internacional y Justicia de Nueva York y en el Instituto Universitario Europeo de Florencia (Italia). Colabora con distintos medios de comunicación escritos y radiofónicos.

Outras novas relacionadas:

José María Asencio Mellado: Bolonia, un fracaso anunciado

José María Asencio Mellado: Bolonia, un fracaso anunciado
José María Asencio Mellado es catedrático de Derecho Procesal de la Univesidad de Alicante

La Universidad exige, sin dilación, la adopción de medidas inmediatas, urgentes, aunque no sean fáciles de aplicar. La derogación del llamado Plan Bolonia es inaplazable porque en España, por esa indolencia que caracterizó al Gobierno de Zapatero y los entusiastas adolescentes que le rodeaban en casi todos los ámbitos, dicho plan quiso ser mucho más que lo que la normativa europea exigía, con la vocación, se dijo, de erigir a la universidad española en una suerte de referente internacional de calidad y excelencia, pero eso sí, sin medios personales o materiales, ni siquiera presupuestados; todo se fiaba a muchos controles y organismos superfluos y opacos cuya función no pasa hoy de ser la de una mera supervisión de papeles repletos de palabrería, pero vacíos de contenido real. Burocracia y burocracia, informes y parafernalia de un lenguaje que se quiere hacer aparecer como excelencia.

Muchos lo advertimos. Ese plan requería profesorado y medios, porque los grupos de alumnos no podían exceder de veinticinco para adecuarse al modelo propuesto. Nadie escuchó y hoy, ante clases de varias decenas de estudiantes, la llamada evaluación continua es sinónimo de ausencia de exigencias. Pronto, por la crisis, esos grupos se harán más numerosos previo despido de profesores asociados, exactamente lo contrario de lo que necesita una Bolonia que, no obstante, ahí sigue sin que los responsables del desaguisado se aperciban de su error. Por eso, y aunque asumiendo críticas, algunos departamentos no seguiremos ese modelo hasta tanto sus ideólogos no proporcionen los medios adecuados, ya que la mera asistencia a clase no puede otorgar un título universitario y el control personalizado, cuando es imposible, se transforma es una entelequia que equivale a la eliminación de toda exigencia de adquisición de conocimientos.

Nadie escuchó en su momento que los másteres serían caros, por lo que, sin financiación pública o con una financiación insuficiente y siendo algunos obligatorios para ejercer una profesión, deberían ser abonados mediante tasas elevadas que recaerían en unas clases medias que no pueden ya hacer frente a tantos copagos existentes y los que se avecinan. Y esta es ya la realidad. Los precios se van a ajustar hasta cantidades más propias de universidades privadas o, simplemente, a ellas tendrán que acudir los que no encuentren plaza en las públicas, que por falta de medios se verán obligadas a establecer rígidos numerus clausus.

Los estudios, antes de cinco años, ahora llegarán a cinco y medio más el retraso en aprobar los correspondientes exámenes para ejercer determinadas profesiones. Seis en el mejor de los casos. Y el tiempo dedicado a formar en las materias centrales se ha reducido tanto, que cabe afirmar sin temor a error alguno, que la carencia de conocimiento de las bases fundamentales de las diversas materias, repercutirá seriamente en una formación claramente insuficiente.

Las universidades catalanas ya han comenzado a despedir profesores, más de quinientos, en la de Valencia el número llegará a trescientos y en el resto de España la amenaza es tan real, como inevitable. No hay tasa de reposición, de modo que los puestos docentes de profesores jubilados, no se cubren con personas jóvenes. La universidad envejece a pasos agigantados. El incremento de la dedicación docente en la llamada Bolonia supone la absoluta imposibilidad de llevarla a cabo, porque es evidente que se puede mantener un control diario sobre un número de alumnos no elevado, pero hacerlo sobre doscientos es un absurdo que nadie parece tener en cuenta. Como un rebaño, nuestros anteriores dirigentes políticos creyeron frases ampulosas y las vaguedades y discursos retóricos que los ideólogos de la excelencia les trasladaban, copiaban su discurso, lo repetían, hasta el punto de creérselo, sin darse cuenta de que no se puede tener una universidad americana solo con voluntad y arrogancia.

La agenda 2015 es una suma de conceptos tan etéreos, como puramente retóricos. Sin dinero, sin profesorado suficiente, sin futuro habida cuenta la imposibilidad de regenerar las plantillas, sin formación adecuada del profesorado joven al que se le impone, si quiere prosperar, que pague cursos varios que imparten los mismos que han creado el sistema; iniciar la carrera universitaria exige tener fortuna, pues los menos pudientes no pueden soportar los gastos de su formación. Esa agenda contempla la gestión universitaria por la clase política y la paulatina privatización de la universidad. De ahí que, con los planes elaborados, el incremento de las tasas será inevitable, sin que, paralelamente se aumenten las becas. La entrega de la universidad a la rentabilidad, a la empresa, significará un cambio en la concepción de una institución que no constituye, como predican los ideólogos de la reforma, un apéndice instrumental de la eficacia económica, porque el conocimiento es mucho más y ha de tener a la persona como referente de su actuación, al ser humano más allá de sus necesidades económicas.

Cuando la crisis ya era una realidad, la prudencia no fue la que presidió las decisiones políticas y de las autoridades académicas, que se empecinaron en mantener una reforma que nacía, de este modo, herida de muerte. Ahora es difícil dar marcha atrás, pero tan inevitable, como ineludible. La responsabilidad obliga a poner fin a lo que no pasa de ser una farsa. Todos lo sabemos, pero nadie parece darse por enterado.

informacion.es, 10/03/12

Sauvons l'Université: L'Appel du 23 février a franchi le cap des 5000 signatures

Sauvons l'Université: L'Appel du 23 février a franchi le cap des 5000 signatures

L'Appel du 23 février aux candidats à la présidentielle et aux citoyens (à l'initiative  de la Coordination Nationale des Universités (CNU), du Secrétariat de la Coordination Nationale de la Formation Des Enseignants (CNFDE) 2009-2010, de Sauvons la recherche (SLR), de Sauvons L’Université (SLU)) a recueilli 5500 SIGNATURES en dix jours, signatures  d'enseignants-chercheurs, de chercheurs, d'étudiants et d'enseignants, et de citoyens hors Enseignement supérieur et recherche.

Il a d'ores et déjà reçu le soutien :

Cet appel (http://appel-enseignement-sup-et-recherche.fr/spip.php?article1) a été repris le 2 mars par le C3N (le président et le bureau du Conseil Scientifique du CNRS, les dix présidents des Conseils Scientifiques d’Institut du CNRS, le président et le bureau de la conférence des présidents des sections du Comité National de la Recherche Scientifique - une instance élue hautement représentative donc) qui s'adresse également "aux candidats à l’élection présidentielle… et aux électeurs" pour les alerter sur le caractère catastrophique de la "politique d'excellence" mise en place par le gouvernement actuel dans la recherche : http://sciences.blogs.liberation.fr/home/2012/03/politique-de-recherche-et-présidentielle-le-c3n-cogne-dur.html

Il entre en résonance avec la pétition "Halte à la destruction de la recherche scientifique" lancée par deux biologistes, Yehezkel Ben-Ari et Joël Bockaert, le 3 février : http://www.petitions24.net/halte_a_la_destruction_de_la_recherche_scientifique

Il renforce le propos du courrier adressé par la présidente de l'université de Montpellier 3, Anne Fraïsse, le 7 février, à François Hollande, candidat à la présidentielle : http://www.sauvonsluniversite.com/spip.php?article5335

Cette convergence de textes, de courriers et d'alertes montre que l'Appel du 23 février n'est pas isolé. Il porte le message que la communauté scientifique tente de faire entendre dans le brouillage d'informations ambiant. Ce message est le suivant : les réformes de l'ESR sont gravement destructrices pour l'Université et la Recherche françaises.
 
Ce texte, que vous avez peut-être déjà signé, est pour nous le fer de lance du débat nécessaire qu'il est urgent d'engager sur la situation de l'enseignement supérieur et la recherche en France, et qui ne concerne pas que nos métiers. Nous ne voudrions pas nous reprocher un jour de n'avoir pas tout fait pour faire savoir à ceux qui ne savent pas, faire entendre à ceux qui ne veulent rien écouter, que non, les réformes de l'ESR ne sont pas la réussite de ces cinq dernières années, ni, par exemple et de manière significative, les Idex le salut des universités et des régions : http://www.sauvonsluniversite.com/spip.php?article5387

Aussi, faut-il le pousser, le porter encore quelque temps, cet appel, ne pas craindre de le relancer, ne pas craindre d'insister : l'envoyer si vous le pouvez dans vos UFR, sur vos listes savantes, à vos collègues, vos amis, mobiliser vos réseaux, y compris hors de France, avec un message approprié et un titre d'"alerte". En ce début de mois de mars, on peut distinguer quelques analyses un peu différentes dans la presse et les discours politiques. C'est un frémissement, juste un frémissement. Il faut obtenir beaucoup plus.
 
Nous comptons sur vous aussi, donc : http://appel-enseignement-sup-et-recherche.fr/spip.php?article1

Sauvons l'Université, 06/03/12

Wert asegura que sobran un 13% de titulaciones y anuncia una próxima reforma universaria

Wert asegura que sobran un 13% de titulaciones y anuncia una próxima reforma universaria
Anuncia una reforma basada en la "excelencia, internacionalización y movilidad"
Wert avanza que se creará un consejo de expertos independientes para la reforma
Las enseñanzas de grado crecieron un 43% y los alumnos se ha reducido un 15%

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, manifestó este lunes en el Senado que es necesario racionalizar "la oferta de títulos", ya que consideró que "tenemos que olvidarnos de que todas (las universidades) tienen que ofrecer de todo".

En su intervención, citó datos de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), según los cuales existiría más de un 13% de excedente en la oferta académica actual. 

Wert anunció  "una profunda reforma universitaria basada en la excelencia, la internacionalización y la movilidad", durante su comparecencia ante la Comisión de Educación del Senado.

A su juicio, lo conveniente es que cada universidad se especialice "en lo que mejor se le dé", ya que "si todas hacen lo mismo" nunca serán excelentes en nada. En este sentido, dijo que si bien no hay ninguna universidad española entre las mejores del mundo, algunos departamentos sí se encuentran entre los mejores de su sector.

El ministro anunció también la pronta formación de un consejo de expertos independientes, que estudiarán dicha reforma y la racionalización de recursos. En su opinión, "la descentralización territorial y administrativa ha favorecido que se descuide la necesaria coordinación" que asegure una gestión eficiente de los recursos.

Los datos de la CRUE revelan un 13% de exceso en la oferta de grados, que asciende al 30% en el caso de las humanidades, al 25% en las carreras experimentales y al 20% en las técnicas, detalló Wert. Durante el curso 2008-2009, un total de 370 enseñanzas no consiguieron matricular más de 20 alumnos, insistió el ministro.

Wert declaró, finalmente, que las enseñanzas oficiales de grado han aumentado un 43% mientras que el número de alumnos se ha reducido un 15%, y apuntó que en muchas carreras el ratio de estudiantes por aula es inferior a los 55 que recomienda la UE.

"Carta de derechos educativos básicos"

El ministro también ha anunciado que elaborará "una carta de derechos educativos básicos" para asegurar que todos los alumnos puedan acceder a una educación de calidad, con independencia de la comunidad autónoma en la que residan.

Wert, quien calificó de "injustificadas" las diferencias en el rendimiento académico entre comunidades autónomas. A juicio de Wert, esta divergencia en resultados es mucho mayor de la que parece compatible con los requisitos de equidad que marca la Constitución.

Como ejemplo citó las importantes diferencias entre comunidades que se registran en cuanto a inversión del PIB por alumno, fracaso escolar -39% en el peor de los casos y 10,6% en la autonomía con mejores resultados-, abandono escolar temprano-(37% frente a 11%-, índice de alumnos excelentes -que oscila entre algo más del 6% y aproximadamente el 2%- o al número de aprobados en los exámenes de PISA. En ocasiones puede haber "hasta un curso de diferencia", subrayó el ministro.

Según Wert, "son más las diferencias entre comunidades de las que cabría esperar" y ello podría suponer "una seria quiebra del principio de igualdad de oportunidades".

Por ello, dijo que se reforzarán "los mecanismos de cooperación y coordinación", fundamentales, aseguró, para "garantizar la mínima homogeneidad requerida en un sistema educativo descentralizado como el español.

Con todo, el ministro quiso dejar "muy claro que en absoluto" está "en contra de la descentralización educativa", pero sí abogó por "la necesaria coordinación para evitar esta diferencia de resultados, que no parecen deseables". "Debemos abandonar la relativa relajación que nos ha llevado" a esta dispersión, apuntó.

No quiso citar autonomías

Wert precisó que en ningún caso citó autonomías concretas para "evitar interpretaciones políticas" y admitió que "Ceuta y Melilla (cuyas competencias corresponden al ministerio) están a la cola de todos los indicadores".

"Por ello, estamos estudiando la mejor asignación de recursos y la búsqueda de soluciones y remedios para esta situación tan especial", destacó.

Finalmente, adelantó que un grupo de trabajo del ministerio se ocupa ya de la redacción del futuro Estatuto Profesional del Docente que, según el ministro, ha sido muy bien recibido por los principales sindicatos del sector.

"Este texto regulará el acceso a la carrera docente, reconocerá de forma oficial la figura del profesor como autoridad pública y buscará atraer a los mejores a la docencia mediante una carrera profesional más atractiva basada en la movilidad", concluyó.

RTVE, 05/03/12

Jan Culik: Please note the Scottish government Review of Higher Education Governance

Jan Culik: Please note the Scottish government Review of Higher Education Governance
A highly interesting document, proposing a number of radical measures to curb managerialism at Scottish universities.

http://www.scotland.gov.uk/Resource/0038/00386780.pdf

"A significant number of submissions to the panel have argued that the senior management modus operandi has sometimes contributed to a culture of ‘managerialism’ in universities, thereby compromising collegiality."

"It is sometimes suggested that management teams have created a business culture within institutions that has subverted the academic mission and academic values and undermined collegiality."

"It is important that academic board decisions are not simply seen as endorsements of previous management decisions and that staff are engaged, so that academic boards are seen as genuine fora of academic debate and governance."

And more.

facebook, 02/02/12

Fundación de la Innovación Bankinter: La Educación del siglo XXI

Fundación de la Innovación Bankinter: La Educación del siglo XXI

"Se espera que las reformas sean de tres tipos. Según el primer tipo, las escuelas públicas tendrán alguna o todas sus funciones subcontratadas al sector privado siguiendo la guía del Gobierno central o local (por ejemplo, las Edison Schools en Estados Unidos y las 3E en el Reino Unido). El segundo permitiría a los alumnos abandonar colegios públicos, normalmente aquéllos que no funcionan bien, y acudir a escuelas privadas con vales financiados por el Estado (tenemos el ejemplo de Estados Unidos, Chile, Colombia, Costa de Marfil, etc.). Por último, se dará un modelo según el cual las escuelas privadas pueden optar a fondos públicos (como, por ejemplo, en Dinamarca y Holanda), o se crearán nuevas escuelas independientes bajo las normativas públicas recibiendo fondos públicos (como las charter schools de Estados Unidos, Canadá y China, y las city academies de Inglaterra y Escocia)". (p. 6)

British Universities Under Attack Conference (Talks)

British Universities Under Attack Conference (Talks)

At the end of November 2011, The London Review of Books, together with  The New York Review of Books,  The Fritt Ord Foundation of Oslo, The Europaeum, Oxford Magazine, and Times Higher Education, ran a one-day conference on ‘British Universities Under Attack’. Some of the talks have since been published in LRB and are linked here: Sir Keith Thomas, Michael Wood, and Rachel Malik. Other talks will be linked as they become available.

Campaign for the Public University, 22/12/11

Thomas De Koninck et Luc Langlois: L'université gouvernée à la manière d'une entreprise?

Thomas De Koninck et Luc Langlois: L'université gouvernée à la manière d'une entreprise?
Thomas De Koninck et Luc Langlois, Faculté de philosophie, Université Laval

L'Université Laval s'apprête à transformer sa gouvernance en y réduisant drastiquement la représentation des corps professoral et étudiant, pour y augmenter le nombre d'administrateurs externes peu familiers avec la communauté universitaire, et leur donner ainsi un pouvoir décisionnel accru. On voit mal les constructeurs d'un pont ou d'un barrage en confier la responsabilité à des personnes n'ayant pas la compétence requise. C'est pourtant l'équivalent qui est proposé, comme le fait remarquer, en citant d'autres exemples, le Mémoire du Syndicat des professeurs et professeures sur la gouvernance de l'Université Laval. Le projet de loi 38 sur la gouvernance des universités étant mort au feuilleton et n'étant même plus «dans les cartons» du ministère de l'Éducation, du Loisir et du Sport, on est aussi en droit de se demander d'où viendrait l'urgence de modifier cette gouvernance à la veille d'une nouvelle course au rectorat, le 20 février prochain, et de s'étonner, comme le fait le Syndicat, de l'absence de données pertinentes et d'arguments à l'appui de ce projet.

Il faut savoir que le bilan de réformes similaires est désastreux, comme le rapportent huit ouvrages parus en 2011. Il suffit de lire le texte Our Universities : Why Are they Failing? qu'y consacre Anthony Grafton dans le New York Review of Books du 24 novembre 2011, p. 38-42. Ce sont le virus de la performance à courte vue et le mirage du financement privé qui motivent de telles orientations (cf. Vincent de Gaulejac, La société malade de la gestion. Idéologie gestionnaire, pouvoir managérial et harcèlement social, Paris, Seuil, 2009). Même de prestigieuses universités américaines comme Harvard, Princeton, Yale, Chicago en ont été victimes. La conséquence est un déséquilibre croissant, au détriment de la mission de l'université, défavorisant notamment les humanités et les sciences pures au profit de domaines plus «payants» (cf. David J. Frank et Jay Gabler, Reconstructing the University : Worldwide Shifts in Academia in the 20th Century, Stanford University, CA, 2006; voir en outre Patricia J. Gumport, Academic restructuring : Organizational change and institutional imperative, in Higher Education 39: 57-91, 2000).

Il en résulte la marginalisation progressive d'immenses champs de l'expérience et de tous les discours en lesquels ceux-ci tentent de se dire, de s'expliciter et de se comprendre. Les humanités, par exemple, demeurent des domaines de controverses, leur référent ultime étant la condition humaine elle-même, leur raison d'être l'épanouissement de la pensée, de l'imagination et de l'affectivité dont dépend la liberté. La littérature, l'histoire, la philosophie, la théologie, les sciences politiques - pour ne citer qu'elles - engagent en profondeur les forces de l'imagination et du raisonnement; les étudiants y sont appelés à argumenter, de sorte qu'on y voit à quel degré la marque des autres est vitale dans l'éducation.

On ne saurait non plus ignorer la place considérable revenant aux sciences pures. Elles suivent des voies de plus en plus spécialisées, si bien que la science devient davantage encore aujourd'hui une oeuvre collective, l'affaire d'une communauté. Il faut la dimension d'une université ou de son équivalent, et le type de relations humaines qui la définit en principe, pour que, sous les apparences d'une diversité insurmontable, puisse émerger la vie universelle du sens se construisant dans une approximation permanente.

Le mépris de ces exigences menace la démocratie, comme l'a mis en lumière Martha Nussbaum dans Not for Profit : Why Democracy Needs the Humanities (Princeton University Press, 2010). Un étudiant diplômé grâce à des habiletés techniques uniquement, sans avoir formé son jugement, n'a pas été éduqué et risque d'être un piètre citoyen. L'idéologie marchande fait accroire que le système démocratique est un produit secondaire du système de libre-échange, ce que démentent assez les lourdes crises économiques et politiques actuelles.

L'évolution des sociétés est déterminée par la culture avant tout, ainsi qu'en témoigne la restructuration de la vie sociale qu'opèrent les nouveaux pouvoirs de communication au niveau de l'action politique et des domaines scientifiques et commerciaux. Toute société dépend du bon jugement de ses membres que seule une culture responsable peut assurer. L'université est une communauté de partage entre penseurs, artistes, savants, réunissant jeunes et aînés dans la considération imaginative du savoir. Dans l'organisme social complexe du monde moderne, l'aventure de la vie et l'aventure intellectuelle vont de pair. C'est ce que la gouvernance de l'université doit refléter et respecter.

L'université est la «centrale d'énergie de la liberté» (Northrop Frye, By Liberal Things, Toronto, 1989, p. 18-19). Partout où l'on accepte la vision de l'artiste, le désintéressement, la distance du savant, la patience de l'enseignant, le questionnement des jeunes, l'université est à l'oeuvre dans le monde.

Or le projet soumis par l'actuelle administration de l'Université Laval va tout à fait à l'encontre de ces principes. Il contribuera à affaiblir le débat universitaire, tel qu'il a lieu dans les échanges entre les chercheurs, les professeurs, les administrateurs et les étudiants, dont le premier forum est le Conseil universitaire. Le modèle de gouvernance de l'Université Laval, on ne le sait peut-être pas, est l'un des plus démocratiques de toutes les universités en Amérique du Nord. Il repose sur les principes du bicaméralisme (un Conseil universitaire, de composition plurielle, à qui revient l'examen des principales questions académiques, et un Conseil d'administration, première instance de la reddition de comptes), de l'élection, par un large collège électoral, du recteur (alors que dans plusieurs autres universités québécoises et canadiennes, le recteur est nommé par le Conseil d'administration). C'est ce modèle de la communauté des chercheurs, des professeurs, des étudiants, des chargés de cours et des administrateurs, définissant ensemble le bien commun hors de tout a priori corporatiste et idéologique, qu'il faut préserver pour que l'université demeure, au-delà de toutes les fausses façades de l'efficacité managériale, un authentique espace de liberté.

En un mot, une gouvernance réduisant l'université au statut d'une entreprise ne saurait être à la hauteur de ses responsabilités. L'université une fois minée de l'intérieur, qui pourra encore assumer cette mission?

Le Soleil, 12/01/12

John Holmwood (ed.): A Manifesto for the Public University

A Manifesto for the Public University John Holmwood (ed.): A Manifesto for the Public University
Bloomsbury Academic, 2011

The Browne report advocates, in effect, the privatisation of higher education in England. With the proposed removal of the current cap on student fees and the removal of state funding from most undergraduate degree programmes, universities are set for a period of major reorganisation not seen since the higher education reforms in the 1960s.

This book brings together some of the leading figures in Higher Education in the UK to set out what they see as the role of the university in public life. The book argues for a more balanced understanding of the value of universities than that outlined in the Browne Report. It advocates that they should not purely be seen in terms of their contribution to economic growth and the human capital of individuals but also in terms of their contribution to the public.

This book responds to the key debates that the Browne review and Government statements have sparked, with essays on the cultural significance of the university, the role of the government in funding research, inequality in higher education, the role of quangos in public life and the place of social science research. It is a timely, important and considered exploration of the role of the universities in the UK and a reminder of what we should value and protect in our higher education system.

Table of Contents

António Nóvoa: Quem quer bater-se pelas Universidades?

António Nóvoa: Quem quer bater-se pelas Universidades?
António Nóvoa, reitor da Universidade de Lisboa

Quando se aceita um convite, quando se toma a palavra, nem que seja por breves Instantes, temos o dever de dizer o que pensamos e o que sentimos. Palavras de circunstância não fazem parte da minha circunstância, da minha maneira de ser e de estar. 

Cinco anos é o meu tempo como reitor. Tempo intenso, difícil, ainda que insubstituível no plano pessoal. Cinco anos é o tempo de um país que se afastou das suas universidades, através de políticas que procuraram fraturar e enfraquecer as Instituições, retirando-lhes vida própria e independência.

A primeira fratura, cuidadosamente pensada e preparada, foi com a ciência. As universidades, acusadas de imobilismo, transformadas em "barrigas de aluguer" dos centros de Investigação, esses sim dinâmicos e inovadores. Da ciência só vinham luzes. Da universidade só vinham sombras. Uma narrativa dual, de separação, de divisão. Triste narrativa.

A segunda fratura, legitimada, como sempre, por instâncias internacionais, deu-se no governo das universidades. A participação e a democracia vistas como empecilhos e a ideologia da Nova Gestão Pública invadindo, de rompante, o espaço universitário. As novas instituições passariam a ser governados por órgãos mais manejáveis e o Reitor passaria a ser o CEO da Universidade. Foram estas as palavras ditas na apresentação do Regime Jurídico das Instituições de Ensino Superior no Centro Cultural de Belém, em 2007. Pobre ideologia, falsamente modernizante.

A terceira fratura, complicada, mais pelo processo do que pela ideia, promoveu a tendência privatizante das universidades, através de fundações sem fundos, de falsas fundações. Fraca história, feita de provincianos oportunismos.

É justo dizer que grande parte destas evoluções se verificou também em muitos outros países por esse mundo fora. A Ideologia do valor económico das universidades tem vindo a dominar o mundo universitário.

O nome do departamento governamental do Reino Unido que tutela o ensino superior fala por si: Ministério dos Negócios, da Inovação e das Competências. O novo Ministério tem a tutela das Universidades, da Ciência, da Aprendizagem ao Longo da Vida (transformada em avatar da empregabilidade), do Investimento e Comércio e dos Negócios e Empresa.

Estas orientações conduziram, na maioria dos países, a um reforço do financiamento público. No caso português, deram origem a um desinvestimento ao longo dos últimos anos. Entre 2006 e 2012, a preços constantes, as transferências do Orçamento de Estado para a Universidade de Lisboa, depois de descontadas as contribuições para a Caixa Geral de Aposentações, diminuíram 50%. Metade desta redução representa o empobrecimento da instituição; a outra metade, o empobrecimento dos seus profissionais.

A grande reforma do ensino superior serviu para esconder o desinteresse dos governos pelo destino das universidades, arrastadas para lógicas de sobrevivência. As reformas sucedem-se às reformas, consomem-se umas às outras, servindo para justificar a instauração de novos poderes e de novas regulações. Raramente (ou nunca) servem os propósitos de uma transformação, de uma renovação das instituições. São estratégias de controlo. Não são estratégias de mudança.

Face a este panorama, confesso-vos que o meu principal espanto, direi mesmo a minha maior desilusão, foi a forma resignada como as comunidades universitárias viveram esta situação, sem uma verdadeira discussão de temas centrais para o seu futuro.

Como é frágil a nossa cultura de liberdade, mesmo nas Instituições que a deviam cultivar acima de tudo. No Centenário da Universidade de Lisboa, fomos buscar a Coimbra, à oração de sapiência de Bernardino Machado, o nosso lema: "Uma Universidade deve ser escola de tudo, mas sobretudo de liberdade".

Curiosamente, o silêncio público traduziu-se, muitas vezes, num ruído dentro das instituições. A conflitualidade transferida do espaço político para o espaço institucional. Voz fina para fora. Voz grossa para dentro.

As situações de mal-estar Institucional têm um conjunto vastíssimo de razões. Não são apenas consequência das políticas recentes. Há uma longa história de corporativismos e de protecionismos que marca a vida das universidades. São imensas as mudanças que temos a obrigação de fazer.

Mas é evidente que as evoluções recentes, que alguns, como Hermínio Martins, designam por "capitalismo académico", promovem lógicas de controlo, de produtivismo e de intensificação do trabalho docente que, num quadro de desvalorização salarial, geram um enorme mal-estar.

Como transformar este mal-estar, de conflitualidades Internas, de quezílias e litigâncias num debate público sobre o futuro das universidades, sobre o futuro que queremos para as universidades?

Não vos quero deixar com um retrato negro. Peço-vos que não confundam a crítica com o pessimismo. Nem tudo são espinhos.

Não tenho quaisquer saudades da Universidade do passado. Nem do passado distante da Ditadura, essa universidade medíocre e elitista fechada ao mundo da ciência e da cultura. Nem do passado recente dos anos 80 ou 90, quando a universidade se abriu à cultura, é certo, mas não à ciência, e quando manteve políticas que impediram o acesso de muitos ao ensino superior. A universidade do passado não merece que dela tenhamos saudades.

Temos, hoje, instituições mais fortes e mais responsáveis, instituições que percebem a importância de acolher mais estudantes, que reconhecem a necessidade de prestar contas à sociedade, que têm uma consciência clara de que não há universidade sem ciência.

Falta-nos, é verdade, uma cultura académica mais crítica e mais independente. Quando tantas instituições falharam, não podem falhar as universidades. Precisamos de universitários que pensem o que os outros não são capazes de pensar, que digam o que os outros não podem dizer, que façam o que os outros não têm conseguido fazer por Portugal.

O futuro não passa por pequenas universidades. Passa por grandes universidades, não necessariamente no tamanho, mas na "massa crítica", na capacidade de integrarem todos os saberes, de juntarem a melhor ciência ao melhor ensino, de atraírem jovens de todo o mundo, na capacidade de serem, como dissemos ao longo deste ano, Universidades, instituições da cidade, da polis, da sociedade.

Nada define melhor uma universidade do que a capacidade de se rejuvenescer, de se abrir às novas gerações, de as acolher, de as formar, de as ver superar as gerações anteriores. A minha maior mágoa é a dificuldade que estamos a ter para dar uma oportunidade a tantos jovens de imenso mérito e talento, permitindo-lhes a entrada na profissão académica.

As universidades só merecerão este nome se souberem estar à altura das suas responsabilidades, numa época tão exigente como aquela que vivemos. Independência e espírito crítico. Recusa de qualquer lógica de controlo ou de redução da autonomia, a não ser quando resultem de processos legítimos e necessários de avaliação e de garantia da qualidade.

E por último, e sempre, um sentido exato, preciso, profundo, da nossa dimensão pública, da nossa responsabilidade social, do nosso compromisso com o país.

Disse, e repito, prefiro um mundo imperfeito, com liberdade, do que um plano perfeito, sem ela. Estou disposto a renunciar a tudo, menos à liberdade.

Sei bem que, nos tempos que correm, não podemos perder tempo com pessimismos. Fala-se das universidades como instituições com um grande passado (em Portugal, nascemos há mais de 700 anos) e com um glorioso futuro (dizem-nos que somos as instituições centrais das sociedades do conhecimento).

Um grande passado e um glorioso futuro. E o presente? Parece que o presente "desapareceu" no meio de tanto passado e de tanto futuro. A mim, interessa-me o presente, o presente futuro certamente, o presente como futuro.

O futuro? Mas o futuro não existe, exclamou um dia António Sérgio! Existe, sim. Existe o futuro como ideia. O que constitui uma nação não é uma causa eficiente: é sempre sim uma causa final: um projeto, um plano, uma ideia do que há de ser.

E sobre isto que devemos concentrar as nossas energias: Que universidades queremos para o século XXI português? E quem está disposto a bater-se por elas?

CRUP, 14/12/11

FETE-UGT: Inquietante comienzo de curso

FETE-UGT: Inquietante comienzo de curso

 

Despidos masivos de asociados en toda España, terribles recortes presupuestarios que están empezando a afectar a las nóminas de los compañeros, rumores sobre posibles fusiones entre universidades y numerosos artículos en prensa, que dejan caer la posibilidad de que haya una fuerte voluntad política por cambiar la actual Gobernanza Universitaria. Porque no nos engañemos, en el mundo, actualmente, los mercados son los que mandan, y esto, desgraciadamente, también se está trasladando a las Universidades.

Las Universidades, esos centros del saber y del conocimiento, gracias a las presiones de los mercados y de los políticos, deben ser, además de productivas, rentables. ¿Cómo conseguirlo?. Según ellos, fácilmente, a través de una reconversión.

Desde FETE-UGT hace unos años que estamos avisando de los peligros de "la nueva gobernanza", sobre la que continuamente nos hablaban, escribían e intentaban legislar. Últimamente, de manera acelerada debido a la crisis, se nos está "vendiendo la moto" de que la nueva gobernanza es el único medio para que la Universidad pueda enfrentarse a los diversos y complejos problemas que deben afrontarse en el presente.

Durante el mes de septiembre vimos al (ahora en funciones) Sr. Ministro de Educación presentar a bombo y platillo el documento "Audacia para llegar lejos: universidades fuertes para la España del mañana", elaborado por una Comisión de Expertos Internacionales de la EU2015. En este documento, se realizan una serie de valoraciones y recomendaciones a las Universidades. Entre las más llamativas, a nuestro juicio, merece la pena destacar dos. En primer lugar, la elección de Rector mediante la convocatoria de un concurso internacional de aspirantes en vez de ser elegidos por la comunidad educativa (este procedimiento se aplicaría también a todos los cargos y profesorado), en segundo lugar, la recomendación de fusionar departamentos, escuelas y universidades.

Por si todo esto fuera poco, el Ministerio fue más allá, y en su Proyecto de Real Decreto para establecer los requisitos básicos para la creación, reconocimiento y funcionamiento de Universidades, directamente dedica todo un artículo (el 16) a dar instrucciones claras y concisas sobre como crear "universidades por fusión de otras públicas existentes", y dedica todo el preámbulo al concepto de la Gobernanza Universitaria.

El último documento del que hemos tenido constancia, antes de las elecciones, sobre este tema, es uno que ha sido presentado en la última sesión del Consejo de Universidades, llamado "Diagnóstico, Informe Técnicojurídico y Propuestas de Actuación en relación con las Estructuras Organizativas Internas de las Universidades Españolas (Gobernanza Universitaria)". En teoría, el documento no trata de hacer "gestión empresarial aplicada a la gobernanza de las universidades", sin embargo, incorpora numerosos elementos básicos de la misma. Así, sus múltiples referencias a la "captación de recursos", y a una mayor "flexibilidad" y libertad a nivel organizativo, financiero, de gestión de recursos humanos y académica, nos dan pistas muy claras sobre las intenciones que subyacen.

Ahora con las elecciones y el próximo cambio de Gobierno, Ministro etc… nos encontramos en una especie de limbo, a la espera de ver que nos tienen preparados nuestros nuevos dirigentes. Lamentablemente, y después de estudiar con detenimiento el programa electoral del PP, mucho nos tememos que los tiros van a seguir por el mismo camino: mucha gobernanza y mercados todopoderosos a los que contentar. El comienzo de curso fue convulso, vamos a ver lo que nos depara el futuro.

FETE-UGT, 29/11/11

Ministerio de Educación: Diagnóstico - Gobernanza Universitaria

Ministerio de Educación: Diagnóstico - Gobernanza Universitaria

Todos los sistemas universitarios europeos han realizado en los últimos años modificaciones de su modelo de gobernanza con el fin que sus universidades mejoraran el nivel de autonomía universitaria, incorporaran una mayor presencia de la sociedad a través de miembros externos en sus consejos de gobierno, promovieran una más moderna estrategia de rendición de cuentas, ampliaran los instrumentos que favorecieran la toma de decisiones estratégicas en los momentos de necesidad y se favoreciera con la nueva gobernanza una mayor diversificación de las universidades y una mayor oportunidad de diversificación de los fondos para su financiación. Todo ello acompañado de una mayor libertad para la captación de los responsables de las universidades fuera de la propia comunidad universitaria. Este análisis se ha realizado manteniendo el respeto por la misión de la universidad pública europea puesta de manifiesto en los principios de la Magna Charta Universitatum (Bolonia 1988).

Outras novas relacionadas:

Processus de Bologne et réforme de l’enseignement supérieur : l'Allemagne fait marche arrière

Processus de Bologne et réforme de l’enseignement supérieur : l'Allemagne fait marche arrière

Les étudiants allemands redécouvrent la lenteur. Dix ans après le lancement du processus de Bologne qui avait conduit en Allemagne à un raccourcissement du bachelor (licence) de huit à six semestres, de plus en plus d’universités souhaitent revenir à l’ancien système.

«L’expérience nous a démontré que, pour les filières d’orientation internationale, six semestres n’étaient pas suffisants. Outre l’apprentissage des langues et des bases nécessaires à l’année de séjour à l’étranger comprise dans le cursus, nous avons constaté que nos étudiants devaient remplir les conditions pour pouvoir effectuer un master dans une autre université européenne », déclare le Pr Thomas Egner, professeur d’économie et de fiscalité et coordinateur des études de sciences économiques à l’université de Bamberg.

Cette université de Bavière est l’une des premières universités publiques à avoir réintroduit la licence en quatre ans pour les filières « économie internationale ». Avec succès, puisqu’elle compte aujourd’hui deux fois plus d’inscrits pour cette filière et recherche activement des universités partenaires à l’étranger. Bamberg devrait être bientôt suivie dans son exemple par d’autres universités. Déjà, 29% des filières du supérieur (tous établissements confondus) sont revenues au bachelor en quatre ans. C’est principalement le cas des universités privées comme la Zeppelin University à Friedrichshafen sur le lac de Constance ou celle de Witten-Herdecke. Pour ces établissements qui perçoivent jusqu’à 4.000€ de droits d’inscription par semestre, contre 500€ au maximum dans le public, les motivations sont aussi d’ordre financier !

EducPros, 29/11/11

Distribuir contido