Investigación

Políticas de Investigación

José Molero y José de Nó: Análisis de los recursos destinados a I+D+i (política de gasto 46) contenidos en los Presupuestos Generales del Estado aprobados para el año 2014

José Molero y José de Nó: Análisis de los recursos destinados a I+D+i (política de gasto 46) contenidos en los Presupuestos Generales del Estado aprobados para el año 2014
Informe COSCE

José de Nó y José Molero, expertos analistas, han presentado el informe en Madrid hoy 5 de marzo, junto al presidente de la Confederación, Carlos Andradas. En el mismo se afirma que los recursos destinados a I+D+i en los PGE están en niveles del año 2005 en euros constantes y que la escasez de recursos no es el único problema que tiene el sistema español de investigación, que se enfrenta a problemas estructurales y de gestión como la ejecución de los presupuestos en años anteriores.

Descargar informe en PDF

COSCE, 05/03/14

José Carlos Bermejo Barrera: El investigador chupatintas

José Carlos Bermejo Barrera: El investigador chupatintas

Se repite hasta la saciedad que sin investigación no puede haber futuro para la economía de un país, puesto que conocimiento y riqueza son sinónimos, y por ello cualquier recorte en los fondos destinados a este fin es casi una sentencia de muerte. Sería insensato negar que parte de la producción económica se basa en procesos de innovación técnica, pero también lo sería negar que sectores claves de la economía, como la construcción o el turismo, apenas pueden ser mejorados gracias a la investigación, del mismo modo que la agricultura o la ganadería. De nada sirve además tener los mejores ingenieros en un campo, como el naval, si no podemos trabajar en nuestros astilleros por razones sociopolíticas, y ningún descubrimiento farmacológico puede tener un futuro industrial si no es avalado por una gran farmaceútica, que puede favorecer su propia investigación y perjudicar o bloquear la de la competencia. El valor real de un proceso de investigación está determinado por su eficacia técnica y su rentabilidad económica, dos factores que no siempre van unidos, como ocurre en el campo militar industrial, en el que los enormes gastos en armamento técnicamente no se rentabilizan casi nunca. Todos sabemos que es mejor fabricar armas para disuadir al enemigo, como las nucleares, que usarlas para generar muerte y destrucción.

Tienden a identificarse conocimiento e investigación y a defender la investigación, sea cual sea, por su rentabilidad. Es evidente el nexo entre técnica e industria, pero puede haber conocimiento no utilizable industrial ni económicamente, como las humanidades y la mayor parte de las ciencias sociales. Sin embargo el peso de la ideología del mercado es tan grande que para justificar el valor económico de la historia, la filología, la filosofía y otras disciplinas afines se les asigna un papel productivo en relación con el turismo, ya que nada técnicamente eficaz ni vendible puede salir de ellas. Cuenta en uno de sus libros un gran helenista F. Rodríguez Adrados, que una de las cosas más absurdas que oyó en su vida tuvo lugar en Santiago en la inauguración de un congreso de su materia en la que una autoridad quiso señalar la vinculación entre el griego y el fomento del turismo. Semejante absurdo es hoy un tópico, aunque habría que preguntarse cómo es posible. Pensar que Odiseo, el eterno viajero que tarda diez años en volver a su casa recorriendo todo el Mediterráneo, es un precedente de turismo de vacaciones podría considerarse excesivo a todas luces.

El mundo científico, bajo el síndrome de la retractación

El mundo científico, bajo el síndrome de la retractación

Ferric C. Fang hizo un descubrimiento inquietante en el otoño de 2010. Fang, redactor jefe de la revista Infection and Immunity, descubrió que uno de sus autores había falsificado varios artículos. “Antes de esa fecha”, dice, “Infection and Immunity sólo había retirado nueve artículos a lo largo de un periodo de 40 años”.

La revista retiró seis artículos del autor, Naoki Mori, de la Universidad del Ryukyus, en Japón. Desde entonces, otras revistas científicas han retirado dos docenas de artículos de Mori, según el blog de supervisión Retraction Watch.

“Nadie se había dado cuenta de que todo estaba podrido”, explica Fang. Para averiguar hasta qué punto lo estaba, se unió a un compañero, Arturo Casadevall, de la Escuela de Medicina Albert Einstein, de Nueva York. Fang llegó a una conclusión perturbadora: las retractaciones no solo estaban aumentando a una velocidad alarmante, sino que formaban parte de un problema mucho más profundo; “un síntoma de un ambiente científico disfuncional”, en palabras de Fang.

Casadevall dice que teme que la ciencia se haya convertido en un juego en el que el ganador se lo lleva todo, con incentivos retorcidos que empujan a los científicos a tomar atajos y, a veces, a caer en la falta de ética profesional. “Es una amenaza tremenda”, afirma.

En un par de editoriales de Infection and Immunity publicados en marzo, los dos periodistas hicieron pública una petición de reformas, y también manifestaron esta inquietud en la reunión del 27 de marzo del comité de las Academias Nacionales de Ciencias sobre ciencia, tecnología y legalidad.

Los escépticos creen que la ciencia ha cambiado de maneras preocupantes (especialmente la investigación biomédica, que consume una proporción cada vez más grande del gasto gubernamental en ciencia).

Harvard pede aos seus cientistas para publicar em revistas de conteúdo livre

Harvard pede aos seus cientistas para publicar em revistas de conteúdo livre
Publicação na ciência

O conselho consultivo da Universidade de Harvard, uma das mais prestigiadas do mundo, sugeriu aos seus investigadores não só que publicassem os artigos em revistas científicas de conteúdo livre, como abandonassem os conselhos editoriais daquelas que não queiram rever o modo de acesso aos artigos que publicam.

A carta enviada aos membros da universidade explicitava a “situação insustentável” que a biblioteca enfrenta devido à subida de preços das assinaturas das revistas científicas. “Várias grandes editoras de revistas tornaram a comunicação científica finaceiramente insustentável e restritiva a nível académico. A situação é exacerbada devido ao esforço de certos editores de adquirirem, agregarem e aumentarem o preço das revistas”, diz a carta enviada a 17 de Abril.

Segundo o documento, o custo anual que a universidade suporta para ter acesso às revistas é de 3,75 milhões de dólares (2,83 milhões de euros). Em 2010, este valor era um décimo de todas as colecções que a biblioteca adquiria. A carta denunciava ainda que, em apenas seis anos, a assinatura de algumas revistas tinham aumentado em 145%, custando a de algmas 30.200 euros por ano.

“Apesar de a produção científica continuar a aumentar e de a publicação poder ser cara, margens de lucro de 35% ou mais sugerem que os preços que temos de pagar não resultam de um aumento do número de novos artigos”, diz o documento.

Muitos contractos englobam várias revistas diferentes que pertencem a uma editora. Algumas destas revistas têm muita leitura, outras nem tanto. Por isso, o conselho consultivo da universidade quer diminuir assinaturas que envolvem muitas revistas, já que não são comportáveis para a biblioteca. Não fazê-lo “pode erodir seriamente colecções noutras áreas, que já estão comprometidas”, refere a carta.

Para lutar contra o status quo da publicação científica, o documento propõe aos professores e estudantes para considerarem submeter os artigos a revistas de acesso livre, ou que têm custos de assinatura razoáveis. “Desloquem o prestígio para [as publicações de] acesso livre”, sugere o documento.

“Se estiverem num conselho editorial de uma revista, verifiquem se pode ser de acesso livre, ou se pode ser publicada por outras editoras. Se não for assim, considerem a vossa demissão”, diz ainda. Outra proposta é que os cientistas encorajem as associações profissionais a tomarem conta das revistas da sua especialidade.

Público, 27/04/12

Outras novas relacionadas:

Castilla-La Mancha suprime los fondos para investigación en la universidad en 2012

Castilla-La Mancha suprime los fondos para investigación en la universidad en 2012
El Ejecutivo de María Dolores de Cospedal culpa al "absoluto desastre financiero" que, en su opinión, dejó el anterior Gobierno socialista.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha suprimido la financiación de "todos los programas de investigación" de la Universidad de esta comunidad (UCLM) en 2012, según una carta enviada por el rector, Miguel Ángel Collado, a la comunidad educativa de esta institución académica.

La decisión del Gobierno presidido por María Dolores de Cospedal le fue comunicada al rector por el consejero de Educación, Marcial Marín, durante la reunión que ambos mantuvieron el pasado martes para hablar del aumento de las tasas universitarias y en la que el rector expresó su "malestar" por la medida. En el transcurso de dicha reunión, dice el rector en su misiva, fueron informados de que "la consejería de Educación no va a financiar durante 2012 ninguna acción de investigación, no sólo las englobadas dentro del Plan Regional de I+D, sino que tampoco iba a dedicar presupuesto alguno para la cofinanciación de las convocatorias nacionales (FEDER) de Infraestructuras".

Además de mostrar su "malestar" por esta decisión, el rector de la UCLM ha remitido una carta al consejero para solicitar una reunión monográfica y urgente con la finalidad de abordar esta decisión y para que les explique los motivos que han conducido a adoptarla. En la reunión monográfica solicitada al consejero, el rector quiere exponer los perjuicios que, asegura, esta situación tendrá para el futuro de esa Universidad y la región, "y más aún en tiempos de crisis", añade la carta interna a la comunidad educativa.

El portavoz del Gobierno regional, Leandro Esteban, ha eludido pronunciarse sobre la retirada de los fondos para la investigación de la UCLM, pero ha vinculado los ajustes que se apliquen con el "absoluto desastre financiero" que, en su opinión, dejaron los anteriores gobernantes socialistas. Esteban ha dicho que el anterior Gobierno de José María Barreda dejó de pagar a la Universidad de Castilla-La Mancha 84 millones de euros entre 2009 y 2010, provocando así un "absoluto desastre financiero".

Huelva información, 26/04/12

Sauvons l'Université: L'Appel du 23 février a franchi le cap des 5000 signatures

Sauvons l'Université: L'Appel du 23 février a franchi le cap des 5000 signatures

L'Appel du 23 février aux candidats à la présidentielle et aux citoyens (à l'initiative  de la Coordination Nationale des Universités (CNU), du Secrétariat de la Coordination Nationale de la Formation Des Enseignants (CNFDE) 2009-2010, de Sauvons la recherche (SLR), de Sauvons L’Université (SLU)) a recueilli 5500 SIGNATURES en dix jours, signatures  d'enseignants-chercheurs, de chercheurs, d'étudiants et d'enseignants, et de citoyens hors Enseignement supérieur et recherche.

Il a d'ores et déjà reçu le soutien :

Cet appel (http://appel-enseignement-sup-et-recherche.fr/spip.php?article1) a été repris le 2 mars par le C3N (le président et le bureau du Conseil Scientifique du CNRS, les dix présidents des Conseils Scientifiques d’Institut du CNRS, le président et le bureau de la conférence des présidents des sections du Comité National de la Recherche Scientifique - une instance élue hautement représentative donc) qui s'adresse également "aux candidats à l’élection présidentielle… et aux électeurs" pour les alerter sur le caractère catastrophique de la "politique d'excellence" mise en place par le gouvernement actuel dans la recherche : http://sciences.blogs.liberation.fr/home/2012/03/politique-de-recherche-et-présidentielle-le-c3n-cogne-dur.html

Il entre en résonance avec la pétition "Halte à la destruction de la recherche scientifique" lancée par deux biologistes, Yehezkel Ben-Ari et Joël Bockaert, le 3 février : http://www.petitions24.net/halte_a_la_destruction_de_la_recherche_scientifique

Il renforce le propos du courrier adressé par la présidente de l'université de Montpellier 3, Anne Fraïsse, le 7 février, à François Hollande, candidat à la présidentielle : http://www.sauvonsluniversite.com/spip.php?article5335

Cette convergence de textes, de courriers et d'alertes montre que l'Appel du 23 février n'est pas isolé. Il porte le message que la communauté scientifique tente de faire entendre dans le brouillage d'informations ambiant. Ce message est le suivant : les réformes de l'ESR sont gravement destructrices pour l'Université et la Recherche françaises.
 
Ce texte, que vous avez peut-être déjà signé, est pour nous le fer de lance du débat nécessaire qu'il est urgent d'engager sur la situation de l'enseignement supérieur et la recherche en France, et qui ne concerne pas que nos métiers. Nous ne voudrions pas nous reprocher un jour de n'avoir pas tout fait pour faire savoir à ceux qui ne savent pas, faire entendre à ceux qui ne veulent rien écouter, que non, les réformes de l'ESR ne sont pas la réussite de ces cinq dernières années, ni, par exemple et de manière significative, les Idex le salut des universités et des régions : http://www.sauvonsluniversite.com/spip.php?article5387

Aussi, faut-il le pousser, le porter encore quelque temps, cet appel, ne pas craindre de le relancer, ne pas craindre d'insister : l'envoyer si vous le pouvez dans vos UFR, sur vos listes savantes, à vos collègues, vos amis, mobiliser vos réseaux, y compris hors de France, avec un message approprié et un titre d'"alerte". En ce début de mois de mars, on peut distinguer quelques analyses un peu différentes dans la presse et les discours politiques. C'est un frémissement, juste un frémissement. Il faut obtenir beaucoup plus.
 
Nous comptons sur vous aussi, donc : http://appel-enseignement-sup-et-recherche.fr/spip.php?article1

Sauvons l'Université, 06/03/12

How Corporations Corrupt Science at the Public’s Expense – UCS Report

Heads they winHow Corporations Corrupt Science at the Public’s Expense – UCS Report

The executive summary (‘Heads They Win, Tails We Lose – How Corporations Corrupt Science at the Public’s Expense’) and full report are available on the UCS website.

In an executive summary report released at this year’s Annual Science/AAAS meeting (Feb, 2012, Vancouver, B.C.), the Union of Concerned Scientists (UCS) lays out five of the primary “methods of abuse” utilized by private corporations “to exert influence at every step of the scientific and policy-making processes, often to shape decisions in their favor or avoid regulation and monitoring of their products and by-products at the public’s expense.”

Further, the summary report (‘Heads They Win, Tails We Lose – How Corporations Corrupt Science at the Public’s Expense’) asserts that these methods are used to “fundamentally alter the decision-making process and exploit executive branch agencies (such as the EPA and FDA), Congress and the courts.”

Corrupting the Science, shaping public perception, restricting agency effectiveness, influencing Congress, and exploiting judicial pathways are the five ‘methods of abuse’ noted.

Boicot científico a Elsevier

Boicot científico a Elsevier
Académicos de todo el mundo critican también su apoyo a leyes como SOPA

Los investigadores se han cansado de Elsevier. Con una petición de firmas pública, cientos de científicos han decidido iniciar un boicot al grupo editorial holandés por sus "precios desorbitados", sus prácticas abusivas y "su apoyo a medidas como la SOPA, PIPA y la Ley de Trabajos de Investigación, cuyo espíritu es restringir el intercambio gratuito de información". El caso no alcanzará la fama de Megaupload, pero demuestra que la 'batalla' por el conocimiento tiene varios frentes.

Después de años de protestas estériles contra las prácticas de Elsevier, los académicos han decidido utilizar el potencial de internet para recoger firmas contra este grupo editorial. La campaña, iniciada por un grupo de matemáticos y a la que se van sumando científicos de otras disciplinas como la Biología o la Informática, denuncia lo que cuestan las revistas y la forma en la que se venden, obligando a las librerías a comprar grupos de cabeceras, muchas de las cuales no son de interés.

"Venden las revistas en 'fardos' muy grandes, de modo que las bibliotecas deben comprar grupos grandes con muchos títulos que no quieren. Elsevier logra así grandes beneficios, explotando sus cabeceras más importantes a expensas del resto de revistas", subraya la página en la que ya han firmado más de 1.500 científicos.

A pesar de eso, "cuando las bibliotecas intentan negociar mejores acuerdos, la editorial es implacable a la hora de restringir el acceso a sus cabeceras", señala en su blog Timothy Gowers, matemático británico miembro de la Real Sociedad de Londres y una de las cabezas visibles del movimiento.

Con estas políticas, que sitúan los trabajos científicos detrás de un 'muro de pago', el grupo, que publica unas 2.000 revistas y 20.000 libros y es la compañía editorial académica más grande del mundo, obtuvo 724 millones de libras (unos 865 millones de euros) en beneficios, lo que supone un 36% de un total de 2.000 millones de ingresos en 2010.

Una ley que pone en peligro la ciencia

Además de estas prácticas abusivas, los científicos también critican el apoyo del grupo holandés a leyes como la Stop Online Piracy Act, SOPA, mundialmente famosa tras el cierre de Megaupload, la PROTECT IP Act (PIPA) y la Research Works Act (Ley de Trabajos Científicos o RWA).

Esta última, introducida en el Congreso de EEUU el pasado mes de diciembre y aún a debate, incluye la prohibición expresa del acceso abierto y gratuito a las investigaciones financiadas con dinero público. Es decir, todos los estudios y ensayos financiados por organismos como los Institutos Nacionales de Salud del país americano, los NIH, serían accesibles sólo bajo pago.

Eso significa que todo el conocimiento científico que ésta y otras organizaciones generan dejaría de estar al alcance de todos. No sólo en EEUU, sino en todo el mundo. ONGs, organizaciones internacionales, países pobres, fundaciones... ¿Quién se beneficiaría? Las editoriales. De hecho, varias publicaciones han denunciado que los dos congresistas que presentaron el texto, la demócrata Carolyn Maloney y el republicano Darrell Issa, recibieron dinero de Elsevier.

Un editorial del último número de 'The Lancet' criticaba duramente la RWA. "Esta lesgilación breve y escrita a toda prisa no va en beneficio ni de la ciencia ni del público [...] La publicación médica y científica beneficia a la sociedad identificando y dando espacio a conceptos nuevos y olvidados en la medicina, haciendo discriminación positiva en pos de aquellos que no tienen voz en la salud y oponiéndose a las fuerzas que socavan los valores de nuestra profesión. La RWA no hace nada de eso [...] Esta mala ley debe ser rechazada".

El proyecto, que ha recibido el respaldo de Asociación Americana de Editores (AAP, por sus siglas en inglés) y la Alianza Copyright, cuenta con la clara oposición de instituciones universitarias, la Asociación Americana de Bibliotecas y la Sociedad Internacional de Biología Computacional. Además, algunos miembros de la AAP, como el Grupo Editoral de la revista 'Nature' o MIT Press, han hecho pública su disconformidad aunque no han abandonado la asociación.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/01/30/noticias/1327952591.html

Rebelión, 01/02/12

Appel: Pour un mouvement Slow Science

Appel: Pour un mouvement Slow Science

Chercheurs, enseignants-chercheurs, hâtons-nous de ralentir ! Libérons-nous du syndrome de la Reine Rouge ! Cessons de vouloir courir toujours plus vite pour, finalement, faire du surplace, quand ce n’est pas de la marche arrière ! À l’instar des mouvements Slow Food, Slow City ou Slow Travel, nous appelons à créer le mouvement Slow Science.

Chercher, réfléchir, lire, écrire, enseigner demande du temps. Ce temps, nous ne l’avons plus, ou de moins en moins. Nos institutions et, bien au-delà, la pression sociétale promeuvent une culture de l’immédiateté, de l’urgence, du temps réel, des flux tendus, des projets qui se succèdent à un rythme toujours plus rapide. Tout cela se fait non seulement aux dépens de nos vies – tout collègue qui n’est pas surmené, stressé, « surbooké » passe aujourd’hui pour original, aboulique ou paresseux -, mais aussi au détriment de la science. La Fast Science, tout comme le Fast Food, privilégie la quantité sur la qualité.

Nous multiplions les projets de recherche pour tenter de faire vivre nos laboratoires qui, souvent, crient misère. Résultat : à peine avons-nous terminé la mise au point d’un programme et, par mérite ou par chance, obtenu une subvention, que nous devons aussitôt songer à répondre aux prochains appels d’offres, au lieu de nous consacrer entièrement au premier projet.

Parce que les évaluateurs et divers experts sont eux-mêmes toujours pressés, nos CV sont de plus en plus souvent évalués au nombre de lignes (combien de publications, combien de communications, combien de projets ?), phénomène qui induit une obsession de la quantité dans la production scientifique. Résultat : outre l’impossibilité de tout lire, y compris dans les domaines les plus pointus, outre le fait que de très nombreux articles non seulement ne sont jamais cités mais ne sont jamais lus, il devient de plus en plus difficile de repérer la publication ou la communication qui compte vraiment – celle à laquelle le ou la collègue aura consacré tout son temps pendant des mois, parfois pendant des années – parmi les milliers d’articles dupliqués, saucissonnés, reformatés, quand ils ne sont pas plus ou moins « empruntés ».

Cela va de soi, notre offre de formation se doit toujours d’être « innovante », bien évidemment « performante », « structurante » et adaptée à l’ « évolution des métiers », évolution dont on a par ailleurs bien du mal à cerner des contours perpétuellement mouvants. Résultat : dans cette course effrénée à l’ « adaptation », la question des savoirs fondamentaux à transmettre – savoirs qui, par définition, ne peuvent être inscrits que dans la durée – n’est plus à l’ordre du jour. Ce qui compte, c’est d’être dans l’air du temps, et surtout de changer sans cesse pour suivre cet « air » tout aussi changeant.

Si nous acceptons des responsabilités gestionnaires (conseils d’université, direction de départements ou de laboratoires), comme nous sommes tous tenus de le faire au cours d’une carrière universitaire, nous voilà aussitôt contraints de remplir dossier après dossier, en donnant souvent les mêmes informations et les mêmes données statistiques pour la nième fois. Bien plus grave, les effets d’une bureaucratie envahissante et de la réunionite  – ce dernier phénomène permettant de sauver les apparences de la collégialité tout en la vidant généralement de son essence – font que plus personne n’a de temps pour rien : nous devons nous prononcer sur des dossiers reçus le jour même pour une mise en œuvre le lendemain ! Certes, nous caricaturons un peu les choses en écrivant cela, mais nous n’en sommes hélas pas loin.

Cette dégénérescence de nos métiers n’a rien d’inéluctable. Résister à la Fast Science est possible. Nous pouvons promouvoir la Slow Science en donnant la priorité à des valeurs et principes fondamentaux :

  • À l’université, c’est principalement la recherche qui continue à nourrir l’enseignement, malgré les agressions répétées de tous ceux qui rêvent de secondariser en partie cette institution. Il est donc impératif de préserver au moins 50% de notre temps pour cette activité de recherche, qui conditionne la qualité de tout le reste. Très concrètement, cela implique le refus de toute tâche qui empiéterait sur ces 50%.
  • Chercher et publier en privilégiant la qualité demandent que chacun puisse se consacrer exclusivement à ces tâches pendant un temps suffisamment long. À cette fin, revendiquons le bénéfice de périodes régulières sans charge d’enseignement ou de gestion (un semestre de droit tous les 4 ans par exemple).
  • Cessons de privilégier la quantité dans les CV. Des universités étrangères donnent déjà l’exemple, en limitant à 5 le nombre de publications que peut mentionner un candidat à un poste ou à une promotion (Trimble S.W., 2010, « Reward quality not quantity », Nature, 467:789). Ceci suppose que, de manière collégiale et transparente, nous nous dotions de méthodes et d’outils pour que nos dossiers ne soient plus évalués en fonction du nombre de publications ou de communications, mais en fonction du contenu de celles-ci.
  • Nourri de la recherche, l’enseignement est la mission par excellence des universitaires : il s’agit de transmettre les savoirs acquis. Il faut laisser les enseignants-chercheurs enseigner, en améliorant leurs conditions de travail (combien de temps gaspillé à résoudre des problèmes pratiques et souvent triviaux qui ne relèvent pas de leurs missions ?), en allégeant leurs tâches administratives et en réduisant le temps passé à « monter des maquettes ». Ces fameuses « maquettes », notamment, pourraient se borner à définir le cadre pédagogique propre à la discipline dans l’université considérée, sans qu’il soit nécessaire de changer ce cadre tous les quatre ans (ou cinq ans), comme c’est le cas actuellement.
  • Dans nos tâches de gestion, exigeons tout le temps nécessaire pour étudier les dossiers qui nous sont soumis. Désormais, dans l’intérêt de tous, travaillons uniquement sur les contenus et rejetons cet ersatz de démocratie ou de collégialité qui consiste à voter sur des dossiers que, dans le meilleur des cas, nous n’avons pu que survoler. Rien ne nous oblige à nous soumettre à l’idéologie de l’urgence dont se gargarisent le Ministère et les « gestionnaires responsables ».
  • Plus généralement, il n’est pas inutile de rappeler que notre vie ne s’arrête pas à l’Université et qu’il est nécessaire de garder du temps libre pour nos familles, nos amis, nos loisirs ou… pour le plaisir de ne rien faire.

Si vous êtes d’accord avec ces principes, signez le texte d’appel à la fondation du mouvement Slow Science. Mais, surtout, prenez votre temps avant de décider de le faire ou pas !

Joël Candau, 29 octobre 2010 (texte publié le 17 juillet 2011)

Pour signer l’appel, cliquez sur ce lien

Canarias: La ULL busca recursos para continuar sus grandes proyectos de investigación

Nueva financiación de las universidades

Canarias: La ULL busca recursos para continuar sus grandes proyectos de investigación

Los siete proyectos estructurantes gestionados por la Universidad de La Laguna, dirigidos a estimular la actividad investigadora de la institución, se orientarán hacia la colaboración con las empresas para captar financiación en un momento en que las restricciones presupuestarias amenazan su continuidad.

Los proyectos estructurantes se reestructurarán. Aunque suene a trabalenguas, esa es la línea en la que trabaja la Universidad de La Laguna (ULL) para tratar de que la actividad investigadora impulsada por esta iniciativa de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI) no se quede colgando en el vacío.

Esta reestructuración consistirá, según la vicerrectora de Investigación y Transferencia de Conocimiento de la ULL, Catalina Ruiz, en estrechar la colaboración con las empresas para tener la posibilidad de captar fondos públicos destinados a proyectos empresariales. Además, "si la empresa hace I+D (investigación más desarrollo), se le permite acudir a convocatorias a las que ahora no puede ir", lo que incrementa las posibilidades de conseguir recursos.

De hecho, los proyectos estructurantes nacieron con la intención, entre otras, de potenciar la cooperación con las entidades privadas. Los que fueron ejecutados por la propia ACIISI -conformados por organismos públicos de investigación y por equipos de las propias universidades- se orientaron decididamente hacia este objetivo. Es el caso de Nanomac, centrado en la nanotecnología y dirigido, precisamente, por Catalina Ruiz, al que se han agregado "muchos grupos de investigación".

En cambio, los desarrollados por la ULL "se han entendido más bien como proyectos de I+D de la Universidad y de sus investigadores". Sin embargo, el objeto de su trabajo -turismo, transportes o energía, entre otros- puede facilitar, según la vicerrectora, que la empresa desempeñe en ellos "un papel importante".

Los proyectos estructurantes de investigación fueron lanzados por la Agencia -organismo dependiente del Gobierno regional- en el año 2010. Para el siguiente ejercicio no se efectuó una nueva convocatoria, aunque sí se concedió una pequeña prórroga. Pese a que los desarrollados por las universidades finalizaron en junio, la ULL aspira a darles continuidad.

Galicia: La investigación, en coma inducido

Galicia: La investigación, en coma inducido
Medio centenar de científicos y técnicos de alto nivel irán al paro en enero al no existir un compromiso de las instituciones para su consolidación laboral

Un cóctel de descoordinación, improvisación y falta de claridad en las políticas investigadoras de la Xunta, aderezado por la permanente crisis que todo lo infecta, está sembrando el nerviosismo y la incertidumbre en el castigado colectivo investigador gallego. Después de que en 2010 el Gobierno autonómico desmantelara el programa de recursos humanos destinado al apoyo económico de la formación investigadora, ahora la ausencia de un compromiso firme por parte de San Caetano y los organismos contratantes de estos profesionales para consolidar sus puestos de trabajo dejan de nuevo en la estacada el futuro de un sector hastiado del permanente olvido y maltrato de las Administraciones.

El próximo 28 de diciembre 51 investigadores del Programa Isidro Parga Pondal, creado en 2003 con el objetivo de incorporar doctores de alto nivel a organismos gallegos dedicados a la investigación, finalizan los cinco años de contrato que se contemplan en el plan. Entonces, las entidades contratantes deberían convocar las plazas públicas para estabilizar sus puestos e incorporarlos de forma estable a su plantilla. Después, la Xunta incentivaría durante tres años más su contratación a través del Programa Manuel Colmeiro y el ciclo se cerraría de forma existosa. Nuevos investigadores integrarían el sistema de I+D gallego y la convergencia con Europa estaría un pasito más cerca.

Pero la realidad es bien distinta. A tres meses del fin de sus contratos, ninguno de los 51 investigadores sabe si podrá optar después a un puesto de trabajo.Tampoco los que han completado los tres primeros años del programa y necesitan que se les apruebe la prórroga por otros dos conocen las intenciones de la Xunta.

Baleares: ´Si el Govern no nos paga más este mes no podremos abonar las nóminas´

Baleares: ´Si el Govern no nos paga más este mes no podremos abonar las nóminas´
El vicerrector de Economía de la UIB, David Pons Florti, dice que el presupuesto para el curso que viene tampoco le anima a ser optimista

David Pons Florit. Vicerrector de Economía de la Universitat. En marzo aceptó el cargo y en marzo el Govern les dejó de ingresar su transferencia mensual. La deuda llegó a los 23 millones en junio. Tiraron de las partidas de investigación. En julio y agosto les llegó algo de dinero, y para septiembre les ofrecen una cantidad que según Pons no bastará para pagar las nóminas. El presupuesto para el curso que viene tampoco le anima a ser optimista.

- ¿Cuántos meses y cuánto dinero tiene el Govern pendiente de pago con la UIB?

- En marzo dejaron de pagar, pero en julio y agosto nos pagaron parte de la transferencia mensual. Ahora hablamos de una deuda de entre cuatro y cinco meses y por cada mes nos corresponden entre 4,5 millones y 4,8 millones. Para pagar las nóminas utilizamos el dinero de otras partidas, como el dinero que llega de Madrid o de Europa para investigación. No son reservas, no tenemos ahorros.

- ¿No han dado plazos?

- No, lo que sabemos es que no será ni de aquí a un mes ni de aquí a dos. Pero no es que haya voluntad de no reconocer esta deuda de 23 millones y no pagarnos, sabemos que tienen problemas de tesorería.

- ¿Este mes les pagarán la transferencia?

- El miércoles tuvimos una reunión con representantes del Govern y nos han dicho que a final de mes nos darán el 50% de lo que nos corresponde y con esa cantidad no podremos pagar las nóminas. Seguiremos negociando e intentaremos buscar de otras partidas pero con esa cantidad tendremos muchas dificultades.

- ¿Si usan el dinero de investigación para las nóminas, qué pasará con los investigadores?

- Si la CAIB no nos pagara nunca sí que llegaría el problema a la investigación, pero esperamos que nos acabarán devolviendo este dinero o sí tendremos un problema. Nosotros de forma consensuada con la CAIB tendremos que pactar un plan de ajuste.

- ¿De dónde recortarán?

- Haremos un conjunto de posibilidades de ajuste y las comentaremos con la comunidad universitaria y luego con la CAIB, a ver si le parecen suficientes. Está todo en negociación de cara a los presupuestos del año que viene, que aún no está cerrados, aunque los porcentajes que hemos oído no nos hacen estar ni muy contentos ni muy esperanzados. Tendremos que pensar en recortes graves, que harán más difícil dar un servicio de calidad. Determinados servicios, sin entrar a valorar cuáles, y determinadas financiaciones de cursos y actividades que desarrolla la UIB históricamente las tendremos que eliminar o reducir. No quiero entrar a precisar. Tenemos muy claro que este ajuste no ha de caer sobre un determinado tipo de profesorado, ni sobre el personal administrativo y de servicios, ni sobre un determinado servicio... ha de caer un poco sobre todos.

- ¿Es inevitable el ajuste de personal?

- En realidad necesitaríamos aumentar personal, porque con el Plan Bolonia las diplomaturas de tres años pasan a ser de cuatro, pero eso ya lo descartamos. Más que recortar, queremos redistribuir. Tendremos que hacer un estudio. El problema es que la semana que viene comienzan las clases y ya tenemos la plantilla de Personal Docente e Investigador contratada para todo el curso, y eso no se puede tocar. Así que habrá servicios que tendremos que reducir de forma importante.

- ¿Está la UIB en una situación límite?

- Estamos en una situación de tensión, con la presión de proveedores a los que no podemos pagar. Nosotros haremos ajustes, pero queremos dejar claro que en los dos últimos años ya hemos sufrido recortes en la transferencia de la comunidad, sería un 12% menos en dos años. No se trata de comparar, pero si la transferencia de la comunidad hubiese sido un 12% más baja para todas las instituciones estos dos últimos años, quizás tendríamos menos problemas. Además, de siempre hemos sido de las universidades peor financiadas de España- Dijeron que la educación sería prioritaria y quiero recordar, y no es un tópico, que si invertir en educación es caro, más caro es no invertir. De seguir así, tendremos que reducir la dimensión de la Universitat, poner aún más numerus clausus, pero así ponemos más dificultades a los alumnos para llegar a la universidad en la comunidad con menos alumnos universitarios.

- En este contexto, ¿es imposible aplicar Bolonia, con sus grupos reducidos y clases prácticas?

- Correcto. Ya hace un par de años que vimos que era inviable con la financiación que teníamos. Tenemos grupos no muy exagerados pero hay grupos de 90 en los estudios más demandados, no podemos permitirnos el lujo de hacer grupos de 20 ó 30.

- El aumento de las tasas para este curso fue el mínimo posible según la ley. ¿El año que viene tendrán que aumentar más?

- El curso que viene esto puede que cambie. El Gobierno nos permitía aumentar desde un 3,6% hasta un 7% y subimos un 3,6%. El Govern tenía que aprobar estas tasas justo cuando se hizo el momento de cambio de equipo. Si no aprobábamos las tasas, se renovaban las del año anterior y podíamos perder el 3,6%. Si hubiésemos aumentado más las tasas, los asesores jurídicos no hubieran dejado que lo aprobara un Govern en funciones, no sería un trámite sino una decisión política que no podía aprobar un Govern en funciones. Y no podíamos esperar. Evidentemente, nosotros con más ingresos estaríamos más contentos pero cuando vimos que peligraba el 3,6% por una cuestión de plazos, nos aferramos a ese 3,6%.

- ¿Se arrepiente de haber subido las tasas sólo el 3,6%?

- Aumentar las tasas significa que directamente quien pagaría la situación sería el alumno, que quizás también está en unos momentos complicados. No nos sentíamos muy cómodos con esta situación. ¿En el futuro se aumentarán? Supongo que no quedará más remedio que participen algo más. Eso es un debate muy grande que quiero abrir para el curso que viene: el de qué parte deben pagar las instituciones públicas y qué parte los alumnos. Ahora los alumnos pagan un 10% del coste real. Somos de las comunidades que menos hacen pagar a los alumnos, pero somos también de las que menos alumnos llegan a la universidad. Cuantos menos problemas les pongamos, mejor.

- ¿Y aumentar aún más las tasas de los alumnos repetidores? El año pasado la UIB y el Govern ya expresaron su conformidad sobre esta posibilidad.

- Ya se hace, pero aumentarlas más podría ser otra cosa que pondríamos sobre la mesa. Así se premia el esfuerzo del alumno y haces más eficiente el sistema. Creo que es correcto y el alumno así lo ha de entender.

Diario de Mallorca, 23/09/11

Garmendia: “Hemos triplicado en dos años los fondos destinados a la I+D empresarial”

Garmendia: “Hemos triplicado en dos años los fondos destinados a la I+D empresarial”

Nueva financiación de las universidades

  • La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha destacado hoy que el MICINN ha triplicado en tan sólo dos años los fondos que destina a la I+D empresarial, desde 1.059 millones de euros en 2008 a 3.160 millones de euros en 2010.
  • Garmendia: “La compra pública innovadora es la clave para consolidar nuestro liderazgo tecnológico en sectores como las energías renovables o la salud”.
  • La jornada “Compra, Capital y Ayudas en la nueva Política de Innovación”, que ha sido organizada por el Ministerio de Ciencia e Innovación a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), reúne a unos 1.000 empresarios y profesionales de diferentes ámbitos de la innovación.

El MICINN ha triplicado en tan sólo dos años los fondos que destina a la I+D empresarial, desde 1.059 millones de euros en 2008 a 3.160 millones de euros en 2010, ha destacado hoy la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, en la apertura de la jornada “Compra, Capital y Ayudas en la nueva Política de Innovación”. Este encuentro reúne hoy en Madrid a unos 1.000 empresarios y profesionales de diferentes ámbitos de la innovación.

“Este incremento ha venido acompañado de un mayor compromiso de las empresas” ha añadido, ya que, mientras que en 2008 el MICINN movilizaba 1,5 euros privados por cada euro de subvención pública, ahora moviliza más de 4.

Galicia: El presupuesto para investigadores en la USC se desploma a la mitad

Galicia: El presupuesto para investigadores en la USC se desploma a la mitad
La financiación de recursos humanos ya se ha reducido en un 30 % y este año caerá más

La carrera de investigador se está convirtiendo en una gincana cada vez más complicada y parece que los tiempos venidos no pintan mejor. Tras dos años de parón, los programas de ayudas universitarios en las etapas de predoctorado, posdoctorado y de formación se han reducido a la mitad en Galicia (de 10,6 millones destinados en el 2009 se bajará a algo más de cinco este año). Las dificultades de esta profesión ya empiezan en la etapa de máster y la posterior tesis. Se trataría de cinco años «a fondo perdido» en caso de que el investigador no tuviese respaldo económico. Si este período de tesis no tiene financiación, el investigador ha de pasar tres años sin cotizar, con el problema añadido de que muchos directores de tesis no aceptan investigaciones que no estén apoyadas económicamente.

Aún así, la Universidade de Santiago toma otra vía, y muchas de estas tesis se financian ofertando a los alumnos un contrato por obra y servicios en algún proyecto, que se convertirá en el objeto de estudio del becario. Cuando se acaba esta etapa llega el momento del posdoctorado. A día de hoy no existe ningún programa de tipo autonómico para ello y el estatal se ha reducido a la mitad. Dado el contexto actual resulta fundamental tener un título de doctor europeo, hecho que pasa por una estancia de por lo menos tres meses en un país extranjero. Por otro lado, para seguir la carrera investigadora se necesita una acreditación de la Aneca (agencia nacional de calidad), y este organismo exige una estancia fuera de España.

Uno de los métodos para proseguir con la investigación es a través de una plaza en la universidad. Esto se complica debido a que no se necesita tanto personal docente y se carece de una posición dedicada exclusivamente a investigar. Si aún así se decide continuar en este campo, la etapa posdoctoral se ha de completar con estancias fuera del país. La vuelta es un golpe con la realidad y las escasas plazas para la estabilización son un grave impedimento. Los puestos ofertados al año no superan la decena.

Distribuir contido