Investigación

Políticas de Investigación

Annalee Newitz: What is public science, and why do you need it?

Annalee Newitz: What is public science, and why do you need it?

Did you use a browser to zoom around on the internet today? Have you ever been vaccinated? If you answered yes to either of those questions, your life has already been made better through publicly-funded science in America. Public science is basic scientific research funded by governments, and just in America alone it's led to breakthroughs in everything from medicine to clean energy. But now public science is under threat. Here's why — and why we can't afford to lose it.

The US government has pledged to deal with the nation's debt crisis by cutting social spending. On the chopping block are many many social programs, including some of the country's most important government-funded science institutions like the National Science Foundation (NSF), National Institutes of Health (NIH), and the National Oceanographic and Atmospheric Administration (NOAA).

NASA's budget has already been slashed, eliminating thousands of jobs and threatening to kill the launch of the James Webb telescope that would replace the aging Hubble. NSF Funding was cut this year by $53 million. President Obama's requests for a larger NSF budget have been turned down for 2011 and 2012 — in fact, NSF funds were cut in 2011 down to $6.81 billion for the year, despite Obama's request for a billion dollar funding boost.

As Nature reported earlier this month, science agencies are already set to lose money in 2012 (see Nature's chart). Some areas of research will hurt more than others — more money will be allocated to projects on "cybersecurity," for example, while funding for climate research at NOAA will be cut. In addition, science agencies face even steeper cuts in 2013 and 2014, when the next round of budget cuts is slated to take effect.

Nature's chart

Galicia: El número de becas y contratos de la Xunta para investigadores cae a la mitad este año

Galicia: El número de becas y contratos de la Xunta para investigadores cae a la mitad este año
Este año se convocaron 125 puestos de nueva creación frente a los 230 de 2009

Menos plazas para investigar en Galicia en 2011. El número de becas y contratos para los departamentos científicos de las universidades, organismos públicos de investigación y centros tecnológicos cae este año a la mitad, pasando de las 230 plazas de nueva creación de 2009 a las 125 en este ejercicio. Tras un año, el 2010, sin convocatorias para investigadores en la comunidad gallega, debido al cambio del plan de I+D (del antiguo Incite al nuevo I2C, que entró en vigor en 2011), la capacidad para continuar y consolidar la carrera investigadora disminuye. La reducción en la incorporación de científicos a los laboratorios para hacer investigación básica empieza a notarse en los departamentos, con plantillas más reducidas que hace tres años.

Mientras que en 2009 se estrenaron 74 becas-contrato predoctorales, para iniciar la carrera investigadora, las llamadas María Barbeito; 43 Ángeles Alvariño, contratos de especialización de tres años y 32 Parga Pondal, de cinco años de duración y también en la etapa de especialización, en 2011, las convocatorias correspondientes a estas etapas con el nuevo Plan Galego de I+D (I2C), que modifica las categorías del antiguo Incite, se limitan a 100 predoctorales para las tres universidades y 15 Parga Pondal. A mayores, la Xunta también ha ofertado 10 plazas de I3, correspondientes a la etapa de consolidación. No hubo, de momento, convocatoria para tecnológos, categorías sí reconocidas en el Incite y que en 2009 estrenaron 41 plazas de las Lucas Labrada y otras 40 Isabel Barreto. "Este año no hay contratos de técnicos de apoyo y tampoco han sacado los proyectos sectoriales de investigación", explican fuentes del sector.

Las etapas que más sufren el recorte son las de especialización y consolidación de la carrera investigadora. De hecho, la propia Xunta, a través de su dirección xeral de I+D, advertía al inaugurar el nuevo plan, en el que gana peso la investigación empresarial, que "es inviable" consolidar en Galicia a todos los investigadores de las universidades y centros tecnológicos.

Solo los mejores conseguirán una plaza tras años de carrera, aunque, sin esperar que la investigación cree "puestos vitalicios". Lo que sí refuerza la Xunta este año son los contratos (de 21.000 euros anuales) para iniciar la tesis: 100 predoctorales frente a las 74 de 2009 o las 84 de 2008.

Las oportunidades de los jóvenes que apuestan por ser investigadores, con dos, tres o cinco años de experiencia, para encontrar un puesto remunerado se rebajan. A la reducción de plazas convocadas por la administración, se suma la imposibilidad de prolongar más de dos años los contratos por obra o servicio, una de las fórmulas que hasta ahora empleaban grupos de investigación para completar su plantilla.

Faro de Vigo, 12/09/11

Outras novas relacionadas:

Asturias: Cascos anuncia un "cambio profundo" en el rumbo de la Universidad

Asturias: Cascos anuncia un "cambio profundo" en el rumbo de la Universidad
Del Estado del Bienestar al Estado del Emprendedor

El presidente del Principado, Francisco Álvarez-Cascos, ha anunciado este viernes en el acto de apertura del curso académico 2011-2012 un "cambio profundo" en el rumbo de la Universidad que se llevará a cabo con la vocación de mantener la mayor armonía con los órganos rectores de la institución.

En este sentido, el nuevo jefe del Ejecutivo ha expresado su compromiso de empeñar sus mejores esfuerzos en discurrir sobre "las fórmulas más pragmáticas de hacer más con menos" para que las dificultades económicas no constituyan un obstáculo en el avance por la senda del progreso.

En lo que respecta al nuevo rumbo, ha anunciado el inicio de un cambio "espacial", "direccional" y "vocacional". En términos espaciales, ha defendido la prioridad de crear un campus de Ciencias de la Salud en el entorno del nuevo Hospital Universitario Central (HUCA), que comenzará por el traslado "con carácter inmediato" de la Facultad de Medicina y de Ciencias de la Salud a dicho emplazamiento, desde su actual ubicación, en El Cristo.

En segundo término, ha propugnado un cambio gradual de dirección por el que la Universidad pase "de transmitir saberes a crear capacidades; de formar especialistas, a promover innovadores; y de la investigación básica, a la aplicada para fines mercantiles", en sintonía con el paso "del Estado del Bienestar al Estado del Emprendedor".

En último término, con citas a Pérez de Ayala y Churchill y menciones a los tiempos "gloriosos" del denominado 'Grupo de Oviedo', ha propuesto la puesta en marcha de un Instituto o Centro Iberoamericano cuyo núcleo matriz sea la Universidad de Oviedo, y "que cuente con la colaboración activa de la sociedad y de las empresas asturianas para hacer realidad el objetivo de poner en marcha una 'universidad asturiana de las dos orillas', que sirva para reforzar los intereses de las comunidades de los dos lados del Atlántico".

En otro orden de cosas, Álvarez-Cascos ha reconocido los problemas que entraña la aplicación del Plan Bolonia "a coste cero" y ha reiterado los compromisos anunciados en su programa de gobierno e iniciados, ha dicho, con "la contratación de nuevos profesores para este mismo curso".

"Aprendamos a traer a enseñar a nuestras aulas y a investigar en nuestros centros a los mejores profesores; ayudemos a estudiantes de poca fortuna y mucho talento; formemos en el extranjero a los discípulos jóvenes y aventajados y, en fin, conectemos atentamente con las preocupaciones y desvelosde la sociedad que nos rodea", ha propugnado.

Europa Press, 09/09/11

Outras novas relacionadas:

Asturias: Cascos cree que la investigación no requiere más fondos sino un fin mercantil

Asturias: Cascos cree que la investigación no requiere más fondos sino un fin mercantil

El presidente de Asturias, Francisco Álvarez-Cascos, cree que la investigación universitaria tiene que estar más aplicada a los fines mercantiles y que el aumento en partidas públicas para I+D en los últimos años se ha demostrado ineficaz contra la insuficiente productividad investigadora en España.

Así lo ha expuesto Álvarez-Cascos al participar hoy en el acto de apertura del año académico 2011/12 de la Universidad de Oviedo, a la que ha instado a acometer, entre otros cambios, el de "pasar de trasmitir saberes a crear capacidades" y conseguir que su tarea investigadora esté aplicada a la demanda de las empresas.

Cascos ha indicado que los fondos para I+D+i han pasado en una década en España del 0,9 % al 1,4 % del PIB, pero que el tiempo ha demostrado que ése no era el motivo de la escasa proyección e insuficiente productividad investigadora.

"Habría que buscar otras causas, estructurales, como son que la investigación en España se centra más en hacer investigación básica a largo plazo", ha opinado el presidente del Gobierno del Principado tras apuntar que, tanto en patentes como en citas en revistas científicas, la investigación española está entre cinco y diez veces por debajo de la de países del entorno.

Sólo el 7 % de los fondos para la investigación pública en España están generados por la actividad económica que esta desarrolla, un dato que, según Cascos, hace plantearse "en qué medida la actividad pública de investigación está creando riqueza real si la empresa no le demanda más que una mínima proporción".

Al hacer recomendaciones a la Universidad para que acometa un "cambio direccional" en su actividad investigadora, el presidente del Gobierno asturiano ha explicado: "Estamos pasando del Estado del Bienestar al Estado Emprendedor".

El rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor, ha confiado en lograr entendimiento y acuerdos con el nuevo Gobierno asturiano y en su discurso ha subrayado las grandes transformaciones "en tiempo récord" en la institución académica "en el ecuador del Plan Bolonia", así como ha reclamado una financiación plurianual por parte del Ejecutivo regional.

El Correo, 09/09/11

Outras novas relacionadas:

George Monbiot: Academic publishers make Murdoch look like a socialist

George Monbiot: Academic publishers make Murdoch look like a socialist
Academic publishers charge vast fees to access research paid for by us. Down with the knowledge monopoly racketeers

Who are the most ruthless capitalists in the western world? Whose monopolistic practices make Walmart look like a corner shop and Rupert Murdoch a socialist? You won't guess the answer in a month of Sundays. While there are plenty of candidates, my vote goes not to the banks, the oil companies or the health insurers, but – wait for it – to academic publishers. Theirs might sound like a fusty and insignificant sector. It is anything but. Of all corporate scams, the racket they run is most urgently in need of referral to the competition authorities.

Everyone claims to agree that people should be encouraged to understand science and other academic research. Without current knowledge, we cannot make coherent democratic decisions. But the publishers have slapped a padlock and a "keep out" sign on the gates.

You might resent Murdoch's paywall policy, in which he charges £1 for 24 hours of access to the Times and Sunday Times. But at least in that period you can read and download as many articles as you like. Reading a single article published by one of Elsevier's journals will cost you $31.50. Springer charges €34.95, Wiley-Blackwell, $42. Read 10 and you pay 10 times. And the journals retain perpetual copyright. You want to read a letter printed in 1981? That'll be $31.50.

Of course, you could go into the library (if it still exists). But they too have been hit by cosmic fees. The average cost of an annual subscription to a chemistry journal is $3,792. Some journals cost $10,000 a year or more to stock. The most expensive I've seen, Elsevier's Biochimica et Biophysica Acta, is $20,930. Though academic libraries have been frantically cutting subscriptions to make ends meet, journals now consume 65% of their budgets, which means they have had to reduce the number of books they buy. Journal fees account for a significant component of universities' costs, which are being passed to their students.

Carlos Martínez Alonso y Javier López Facal: La investigación, subordinada al mercado

Carlos Martínez Alonso y Javier López Facal: La investigación, subordinada al mercado
La ciencia no tiene por qué ser inmediatamente útil; a lo que sí está obligada es a ensanchar el campo del conocimiento humano. Lo curioso es que se acepta ahora como 'única' política pública un modelo conservador
Carlos Martínez Alonso y Javier López Facal son profesores del CSIC

Durante los primeros siglos de la ciencia moderna, su cultivo solía corresponder a caballeros de posibles, bien por su patrimonio familiar o por algún generoso mecenazgo. Ocurría también que el sabio podía obtener alguna sinecura regia, que le permitía dedicarse a su pasión secreta de escudriñar lo desconocido e inexplicado.

A medida que la ciencia se fue desarrollando y empezó a descubrir fenómenos y objetos que podían reportar alguna utilidad e incluso algún beneficio económico, la actividad de los sabios dejó de ser una ocupación de excéntricos visionarios para convertirse en una posible fuente de soluciones a problemas reales y en una herramienta útil a la sociedad y al poder.

Cuando Galileo presentó su recién construido telescopio al senado de la república de Venecia, en 1609, a los senadores les impresionó tanto que desde el campanile de San Marcos se pudiera ver Murano como si estuviese al lado, que lo hicieron fijo en su cátedra de Padua y le doblaron el sueldo. No es que a las autoridades venecianas les interesase mucho el estudio de los planetas del sistema solar, pero aquel artilugio tenía un evidente interés militar para la defensa de la República Serenísima.

Obviamente, el interés de las autoridades fue a más durante aquel siglo, que vio nacer las primeras academias y sociedades científicas, y se fue incrementando a lo largo del siglo XVIII, cuando prácticamente todos los monarcas ilustrados crearon reales gabinetes, jardines botánicos y museos, financiaron expediciones científicas, fundaron academias, observatorios astronómicos y centros de estudios superiores especializados.

Así, cuando Wilhelm von Humboldt creó la Universidad de Berlín en 1810, en un palacio donado por el rey Federico Guillermo III de Prusia, le propuso ya la doble misión de la enseñanza superior y la investigación, e introdujo en el currículo académico materias como la química, la física, las matemáticas o la medicina, además de las materias clásicas, habituales en todas las universidades. Esta universidad habría de servir de modelo a todas las que se irían creando en Europa y en América durante el siglo XIX, y de su eficacia como institución de enseñanza superior e investigación puede dar cuenta el hecho de que entre sus alumnos se encuentran 29 premios Nobel, entre ellos Albert Einstein o Max Planck. El siglo XIX, así pues, vio cómo la actividad de los científicos se convirtió en un asunto de interés general, para los gobernantes y los empresarios, que constataban que de su cultivo se podían obtener ventajas competitivas y negocios saneados.

Salvador López Arnal: Un argumento contra el cortoplacismo y la rentabilidad inmediata en política científica y cultural

Salvador López Arnal: Un argumento contra el cortoplacismo y la rentabilidad inmediata en política científica y cultural

Lucas Sánchez Lindau ha entrevistado recientemente a Aaron Ciechanover para Público [1]. Tiene interés recoger un argumento esgrimido por este reconocido científico que obtuvo el Premio Nobel de Medicina, no en solitario, por su trabajo sobre la degradación de las proteínas, un estudio que ha acabado explicando un amplio abanico de enfermedades; entre ellas, diversos tipos de cáncer y patologías neurodegenerativas como el parkinson [2].

Ciechanover ha señalado que estudió medicina porque era “una profesión con futuro” y porque le fascinaba la posibilidad de poder curar enfermedades. Decidió probar con la investigación básica, por curiosidad científica, sin otros aditamentos externos ni cálculos mercantilistas. En los años sesenta, las comunidades científicas implicadas –no sólo las usamericanas- estaban preocupadas por descubrir cómo se construían las moléculas de la vida. Ciechanover, junto a Abraham Hershko, decidió intentar descubrir cómo se destruían las proteínas, una de las inciertas aventuras del saber en aquel período.

Un conocimiento de ciencia básica -cómo se regula el sistema del proteasoma, la trituradora celular de las proteínas- ha permitido, está permitiendo, obtener fármacos específicos que actualmente “se prueban en ensayos clínicos contra el mieloma, la leucemia crónica, el cáncer de próstata o el de páncreas”. No había ninguna seguridad de ello en los inicios del incierto programa de investigación. No se conocían ni podían conocerse sus resultados prácticos, sus utilidades.

Preguntado por la inspiración de su trabajo, Ciechanover ha respondido: “[…] Al acabar medicina y obtener el doctorado me marché a EEUU... Pude elegir a mi mentor y él me propuso investigar algo que nadie estudiaba. Normalmente la gente te incita a estudiar el cáncer o el cerebro, pero él me dijo: ‘Estoy estudiando algo que no sé lo que es". A Ciechanover le atrajo aquel misterio, seguir la senda de lo inesperado, transitar por caminos no trillados ni congestionados.

Lucas Sánchez, el periodista de Público, preguntó también a Ciechanover si esperaba la relevancia clínica en medicina de sus descubrimientos cuando empezó sus investigaciones. Su respuesta merece destacarse: “En absoluto, uno se deja llevar por su corazón y su curiosidad. Yo no tenía intención de curar el cáncer o las enfermedades del cerebro. Sencillamente, quería resolver un problema biológico, y creo que lo mejor para ello es olvidarse de objetivos alejados, de soluciones al final del camino. No puedes mirar tan lejos. No debes mirar a más allá de un milímetro de tus narices. Pero luego, si tu investigación es importante, abrirá el camino para otros. Soy médico, así que aprecio mucho esta relevancia clínica de mi trabajo que me permite ir y volver sobre la medicina y formar a médicos en mi laboratorio” [las cursivas son mías].

Giorgos Aggelopoulos and Rania Astrinaki: Greece: Reforms to change the nature of universities

Giorgos Aggelopoulos and Rania Astrinaki: Greece: Reforms to change the nature of universities
Giorgos Aggelopoulos is at the University of Macedonia in Thesaloniki, and Rania Astrinaki is at Panteion University in Athens

Education has been a high-level political issue in Greece since the 1960s. Struggles for free public education were fought with relative success until the 1967 military coup, and were taken over by the student movement against the military dictatorship in the early 1970s. As a result, the constitution promoted when democracy was restored in 1974 guaranteed free education and the governance of higher education institutions by the academic community itself.

The struggle for democracy inside academia resulted in the Higher Education Bill of 1982, which brought about democratisation, modernisation, academic freedom and self-government through bodies elected from and by the university community.

It also brought impressive qualitative and quantitative development in higher education and academic research. Several Greek universities rank among the 200 or 300 best in the world while publications by Greek academics in peer-reviewed journals almost quadrupled between 1993 and 2008, ranking Greece 17th among OECD countries in 2007.

This process, however, took place under difficult conditions. The establishment of democracy did not end suffocating state control, which came about as a result of insufficient funding and attempts to influence university decision-making bodies.

Higher education became a tool of party politics: to promote regional development and ensure votes for the governing party, new universities sprang up all over the countryside and were subsequently 'forgotten'.

Moreover, clientelism, favouritism and nepotism have been sporadically observed in Greek academia. Finally, the decline of the idea of the public university affected Greek academia and, to some extent, academic research was privatised through processes that lacked transparency.

All these reasons rendered higher education reform necessary in the minds of most academics and they wanted to see reforms which would enhance its public character: more democracy, sufficient funding, and better conditions for academic teaching and research. In fact, a number of reforms have taken place since 1982, but none has solved the problems mentioned above.

Alemania: Cash Tempts the Ivory Tower’s Guardians

Alemania: Cash Tempts the Ivory Tower’s Guardians

As a textbook example of how not to manage the relationship between private industry and the academy, Deutsche Bank’s agreement with two leading German universities to sponsor their joint institute for applied mathematical research has a lot going for it.

Under the terms of the contract signed by Deutsche Bank, Humboldt University and the Technical University of Berlin, the bank agreed to put up €12 million, or $17 million, over four years, starting in 2007, to finance the Quantitative Products Laboratory, which would apply advanced mathematical techniques to the world of finance, and to pay the cost of two endowed professorships, one at each university.

In return the bank was allowed a say in the hiring of the two professors. It was also given the right to have bank employees designated as adjunct professors, allowed to grade student work. Appropriate topics for research and research strategy would be decided by a steering committee made up of two academics and two bank employees, with the managing director, a bank employee, casting the deciding vote in the event of a tie.

Deutsche Bank was given the right to review any research produced by members of the Quantitative Products Laboratory 60 days before it was published and could withhold permission for publication for as long as two years. The agreement even specified that the laboratory would be located “in close proximity to the Deutsche Bank” headquarters in Berlin.

Finally, the whole agreement was to be secret, which ensured that when Peter Grottian, a political scientist and emeritus professor at Humboldt, obtained a copy last month after becoming a shareholder in Deutsche Bank, the ensuing scandal produced huge headlines in the German news media.

“You cannot avoid the impression that science is for sale,” Michael Hartmer, director of the German Association of University Professors, told Der Spiegel.

Comunidad Valenciana: Luis Ramos: ´La empresa no confía todavía en la investigación de la universidad´

Comunidad Valenciana: Luis Ramos: ´La empresa no confía todavía en la investigación de la universidad´
Luis Ramos, Secretario del Consejo Social de la Universidad de Alicante

La crisis que a todos azota en alguna medida ha llevado a Luis Ramos, tras cinco años en la empresa privada, a dejar el sector inmobiliario por suspensión de pagos y volver al campus para acercarlo a la sociedad.

Acaba de ser nombrado nuevo secretario del Consejo Social de la Universidad de Alicante, a propuesta de su presidente, Ricardo Ferré. Ni este órgano, -del que forman parte tanto empresarios como académicos, alumnos y sindicalistas-, ni mucho menos la propia Universidad, le son ajenos a este licenciado en Derecho que ocupó el cargo de gerente de la UA bajo los mandatos de Martín Mateo y Andrés Pedreño, además de dirigir el desarrollo inicial del parque científico y el gabinete técnico del propio Consejo Social.

- Hace cinco años que dejó la Universidad por el sector inmobiliario como director general del Grupo Santa Ana. ¿A qué se debe su vuelta?

- Vengo de una empresa en crisis por suspensión de pagos y porque me ha propuesto el presidente del Consejo Social, Ricardo Ferré. Es una confianza que no puedo defraudar y un nuevo reto para tratar de responder a las expectativas de vincular la Universidad con la sociedad y la empresa.

Jean-Léon Beauvois: L'évaluation de la production scientifique

Jean-Léon Beauvois: L'évaluation de la production scientifique

Le projet scientifique occidental repose sur l’évaluation des productions par les pairs compétents en tant qu’ils représentent la communauté internationale des scientifiques. Il peut y avoir perversion de cette évaluation lorsque cette communauté se trouve réduite aux représentants d’une culture particulière, surtout. dans des disciplines idéologiquement sensibles. C’est le cas des disciplines sychologiques et notamment de la psychologie sociale. L’auteur, psychologue social, s’attache à montrer que l’évaluation des chercheurs et des équipes par l’impact factor entérine et aggrave cette perversion, cette mesure jugeant de fait l’implication (ou la cooptation) des chercheurs dans la communauté scientifique étasunienne. Cette implication conduit les chercheurs qui veulent être publiés dans les revues dites internationales (en fait étasuniennes ou d’esprit étasunien) à accepter quelques dogmes purement culturels qui sous-tendent la psychologie sociale étasunienne, et à accepter quelques conséquences des pratiques évaluatives et de publication impliquées par les mœurs et la culture étasunienne. Cette perversion est située dans le cadre géopolitique plus large de l’impérialisme.

D’un enthousiasme de jeunesse à un réalisme morose. Un bref préalable autobiographique.

Quand j’ai débuté en psychologue sociale, au début des années 70, j’étais animé par la conviction selon laquelle le concept d’une psychologie sociale européenne, concept alors très en vogue bien que conflictuel (dites un peu : qui représentait le mieux cette psychologie sociale européenne ?), ne pouvait se déployer que dans le cadre lâche de la conversation entre amis, et encore à l’heure tardive de la mirabelle. Mes attendus épistémologiques, quelque peu scientistes (sans doute crispés depuis les critiques insanes faites à notre discipline par des incompétents en 1968), me portaient plutôt vers l’idée qu’il ne pouvait exister qu’une seule psychologie sociale scientifique. Et, Bachelardien, non continuïste donc, je ne pouvais concevoir celle-ci que dans la rupture aussi bien d’avec le sens commun que d’avec les discours quotidiens (et politiquement utiles) sur les enjeux sociaux. Scientifique, donc, par définition internationale, internationale précisément parce qu’elle se dégageait du relativisme des sens communs et des idéologies, qu’elle soit pratiquée à Marseille, à Dolmos, à Bombay ou à Los Angeles. J’étais alors profondément convaincu que la pratique rigoureuse et raisonnable de l’articulation théorique et celle, tout aussi rigoureuse et raisonnable, de la méthodologie des sciences expérimentales suffiraient tôt ou tard à produire les ruptures épistémologiques nécessaires et qu’il ne fallait surtout pas attendre celles-ci d’un simple désir volontariste de rompre en faisant « autre chose » ou une autre psychologie sociale. Avec mon ami Rodolphe Ghiglione, nous pensions entrevoir de telles ruptures dans certains modèles de la performance de groupe (voir Ghiglione et Beauvois, 1972 [1]). Je voulais me former, et me former auprès de maîtres ayant surtout un long passé avéré de recherches expérimentales, qu’ils soient européens, français ou américains. J’avais d’ailleurs en vue de partir en 1972 faire un Ph-D avec Rodolphe à l’U.C.L.A. où Harold Kelley nous attendait. Ce Ph-D aurait dû s’insérer dans notre thèse d’État française conduite en commun sous la direction de Serge Moscovici (thèse reprise dans Beauvois et Ghiglione, 1981). Ce projet a capoté, le financement que nous pensions acquis nous ayant été finalement, deux mois avant notre départ, refusé. J’ignore tout des chercheurs que nous serions devenus, Rodolphe et moi, s’il avait abouti. Si nous avions effectivement engagé le travail prévu sur les processus d’influence et sur l’importance du « discours d’influence » sous la responsabilité de Kelley. Toujours est-il que, notre thèse française quasiment achevée, mes préoccupations m’ont alors porté, dans un état réel d’enthousiasme, vers une théorie américaine (certains disaient même alors : « typiquement » américaine), la théorie de la dissonance cognitive, et que c’est sur cette théorie que j’ai lancé mon premier thésard (Robert-Vincent Joule a soutenu sa thèse de 3ème cycle en 1979). Simplement parce que, telle qu’elle avait été posée par Festinger, la théorie de la dissonance me semblait répondre aux exigences épistémologiques d’une théorie scientifique en psychologie sociale, et parce que, pour le coup, la lecture que nous en faisions conduisait à des raisonnements contre-intuitifs et rompait d’avec notre sens commun (Beauvois, Ghiglione et Joule, 1976 ; Beauvois et Joule, 1981). C’est dans le même esprit et avec les mêmes attentes que je me lançais, début des années 80 dans l’étude de la littérature américaine traitant de psychologie « naïve » (théories de l’attribution, théories implicites de la personnalité ; Beauvois, 1982, 1984). Mes références alors étaient presque exclusivement étasuniennes (Festinger, Kiesler, puis Kelley, Hamilton, Shweder, Bourne, Rosenberg…)

Galicia: La Universidade de Vigo aspira a aumentar sus ingresos mediante contratos con empresas

El cliente es primeroGalicia: La Universidade de Vigo aspira a aumentar sus ingresos mediante contratos con empresas
El rector aboga por sumar "titulaciones que se puedan asumir con poco coste o coste cero", como Diseño y Moda en el Campus de Pontevedra

El rector de la Universidade de Vigo, Salustiano Mato, ha reivindicado la capacidad de esta institución para captar ingresos propios procedentes de los contratos suscritos en el ámbito empresarial a partir del conocimiento que se genera en el contexto académico. Extremo que, según Mato, "no aparece en muchos ránking". y en el que la Universidad de Vigo "sigue aumentando, en plena crisis".

"No es tanto lo que ingresa la Universidad", afirmó Salustiano Mato en declaraciones a Europa Press, "sino que lo importante es que genera empleo y crecimiento económico". Como ejemplo, la reciente inauguración de la Ciudad Tecnológica de Vigo 'Citexvi', en la que "se crearon 200 puestos de trabajo con iniciativas de la Universidad en colaboración con el tejido empresarial gallego".

A respecto de la situación económica, Mato destacó que la Universidade de Vigo está "haciendo los deberes" con la aplicación de un "plan de sostenibilidad" que en su primer año redujo el gasto en 20 millones de euros y que, hasta 2015, prevé reducir 45 millones de euros. "Lo hicimos por salud financiera", explicó el rector, argumentando que la de Vigo es "una universidad sin deudas y con un equilibrio contrastado".

El CSIC cerrará treinta centros de investigación en los próximos siete años

El CSIC cerrará treinta centros de investigación en los próximos siete años
El presidente del mayor organismo de I+D aclara que la medida "no llevará asociada una disminución de personal"

El mayor organismo de I+D de España se va a someter a un drástico adelgazamiento. Así lo explicó ayer Rafael Rodrigo, presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que agrupa 128 centros de investigación en toda España. "Un tercio de los centros del CSIC debería cerrar, otro tercio debe mejorar y el tercio restante no se verá afectado", sentenció ayer Rodrigo, durante el encuentro Políticas para la excelencia científica en España, celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

El cierre de ciertos institutos científicos comenzó a planearse hace cuatro años y responde a la necesidad de fundir o eliminar centros que se dedican al mismo campo de investigación. A preguntas de este diario al concluir su intervención, Rodrigo estimó que el cierre afectará a unos 30 centros del CSIC y se ejecutará "en siete años". La idea es fundir los que realizaban labores similares para que compartan instalaciones y cerrar aquellos que no sean viables. Esta reorganización "no lleva asociada una disminución de personal, pero sí supondrá una redistribución de recursos a medio plazo", dijo Rodrigo, que quiso quitarle dramatismo a la medida: "La ciencia se mueve constantemente y el cierre no debe verse como algo negativo", recalcó.

Dos de los centros que echarán el cierre son el Instituto de Física Teórica, un laboratorio mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), y el Instituto de Ciencias Matemáticas, constituido por la Universidad Complutense y la Carlos III, además del CSIC y la UAM, según detallaron fuentes del organismo. "Hemos duplicado líneas de investigación y, en ocasiones, existía la misma línea en Catalunya, Santander y Sevilla, lo que no tiene sentido", explicó Rodrigo.

El presidente del CSIC admitió que, en ocasiones, el cierre de institutos es problemático, en especial cuando se trata de centros mixtos donde se necesita el consenso de las universidades, gestionadas por las comunidades autónomas, y que a veces son reacias a la desaparición de los mismos.

Más inversión en I+D

Rodrigo debatió en el encuentro sobre políticas para fomentar la excelencia en la I+D española junto a Federico Gutiérrez-Solana, presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE). "Ninguna sociedad competitiva invierte menos del 1,7% del PIB en I+D", señaló. En España, la inversión en este terreno sólo alcanza el 1,38% del PIB, lejos del 1,9% que dedica de media la Unión Europea.

El presidente de los rectores también reconoció fallos propios en las universidades españolas, como la excesiva endogamia que implica que la gran mayoría de los profesores contratados provengan de dentro del mismo centro, algo diametralmente opuesto a lo que ocurre en países como EEUU, que fomentan mucho más la movilidad del personal docente e investigador.

Público, 28/07/11

Outras novas relacionadas:

La investigación pública debe beneficiar a la sociedad, no a las grandes empresas

La investigación pública debe beneficiar a la sociedad, no a las grandes empresas

Carta abierta sobre un Marco estratégico común en la Unión Europea (UE) para financiar la investigación y la innovación

  • JMD Barroso, Presidente de la Comisión Europea
  • Comisarios y servicios de la Comisión Europea
  • Miembros del Parlamento Europeo
  • Representantes de los Estados miembros

La investigación que se prioriza y financia hoy tendrá un impacto decisivo en el futuro de nuestras sociedades y de nuestro planeta. Es imprescindible que el marco de la investigación de la UE se oriente más a las necesidades de la sociedad y el medio ambiente que a aquellas de las grandes empresas.

Nuestras sociedades se enfrentan a inmensos desafíos ecológicos, sociales y económicos. No hay tiempo para seguir como siempre (« business as usual »), y se requiere un cambio radical para que la sociedad haga frente a estos desafíos. La investigación y la tecnología tienen un papel crucial que desempeñar, pero debe beneficiar a todos los sectores de la sociedad, – sobre todo cuando se financia con fondos públicos.

En estos tiempos de cambios rápidos, la investigación y la innovación juegan un doble papel: permiten ampliar el conocimiento e informan en la toma de decisiones, y también contribuyen a la aparición de problemas. La investigación sobre la energía nuclear, farmacéutica, ingeniería genética agrícola, la biología sintética, las nanotecnologías, la investigación espacial y militar – por ejemplo – ha sido fuentes generosas de subsidios de grandes empresas, a pesar de la preocupación generalizada acerca de sus impactos ambientales y sociales.

Esto ha marginado y limitado los fondos disponibles para la investigación en áreas importantes como la protección medioambiental, la política de salud preventiva, agricultura ecológica y de bajos insumos, el ahorro energético y las energías renovables, la toxicología, los problemas de abastecimiento de agua, el medio ambiente y la pesca sostenible, así como para la investigación en las ciencias sociales que contribuye al cambio social y la solución de problemas que no se centran en soluciones tecnológicas.

Los programas y agendas de investigación que den prioridad al beneficio y a la cuota del mercado, son incapaces de responder a los desafíos sociales y ambientales a los que se enfrenta Europa, precisamente porque estos desafíos requieren alternativas a los modelos de desarrollo económico de alto crecimiento y alta rentabilidad que se han aplicado con excesos devastadores. La investigación europea debe promover y centrarse en la innovación que ofrece soluciones en lugar de invertir en tecnologías punteras que no abordan las causas profundas de los problemas a los que se enfrenta la sociedad.

Estamos muy preocupados por lo tanto, que la Estrategia Europa 2020 y la iniciativa emblemática buque insignia Unión por la Innovación dirige la investigación e Innovación casi exclusivamente desde la perspectiva de la competitividad. Se apuesta por una sociedad impulsada por tecnológicas ‘fijas’, en lugar de soluciones basadas en políticas sociales y amenaza con imponer un sesgo corporativo inaceptable en la próxima marco UE del programa de investigación (2014-2020).

Muchas de las organizaciones firmantes, que trabajan en una amplia gama de temas sociales, ambientales y de justicia económica, han expresado su preocupación por el sesgo empresarial del actual 7º programa de investigación de la UE. Hemos puesto de relieve los problemas, tales como la dominación de las plataformas tecnológicas europeas (PTE) industriales y los entes “informales” que establecen la agenda como la Investigación en Seguridad Europea y el Foro de Innovación. Estos canales crean un conflicto estructural de intereses al permitir la presión de la industria para establecer la agenda de investigación de la UE y asegurarse los fondos públicos disponibles. El uso más sistemático de los consorcios de investigación público-privada previstas por la Comisión Europea va a agravar estos problemas y socavar el impulso de la innovación social.

Aunque la UE ha financiado la investigación que busca explorar y promover alternativas al margen de su programa actual (en particular en su programa Ciencia y Sociedad), nos preocupa que estas oportunidades ya limitadas se restrinjan aún más en el próximo programa.

Las preocupaciones éticas acerca de muchas de las tecnologías controvertidas que la UE ya está financiando, también han sido dejados de lado. La Guía ética de la UE y los mecanismos de cumplimiento debe ser revisado con urgencia para asegurar que los debates muy necesarios sobre el impacto de las nuevas tecnologías pueden ser considerados y tratados como parte del programa general de investigación. El papel de las ciencias sociales, en particular, no debe ser reducido para facilitar la « aceptación » de las tecnologías.

La investigación que hará de Europa (y del mundo), un medio ambiente sostenible, un lugar sano y tranquilo para vivir ahora, deben ser priorizados por encima de investigación que ofrece tecnologías comerciales. Nosotros, los abajo firmantes miembros de la sociedad civil y de las organizaciones científicas, pensamos que otra política de investigación e innovación no es sólo posible, sino que es urgentemente necesaria, a fin de responder a los retos a los que nuestras sociedades se enfrentan.

Hacemos un llamado a las instituciones de la UE a tomar medidas para:

  • Superar el mito de que sólo las tecnologías altamente complejas y de alto coste pueden crear condiciones de sostenibilidad, empleo y bienestar, y en lugar de ello, centrarse en soluciones tangibles a los desafíos ambientales, económicos y sociales
  • Asegúrese de que el concepto de innovación incluye formas adaptadas localmente y formas sociales de innovación, así como también el desarrollo tecnológico, y que facilitan la cooperación y el intercambio de conocimientos entre organizaciones de la sociedad civil y académicas, con el fin de aprovechar todo el potencial de innovación del sector sin ánimo de lucro
  • Establecer una sociedad democrática, participativa y un proceso responsable de toma de decisiones para la asignación de financiación de la investigación, libre de conflictos de interés y el dominio de la industria, que facilita que la sociedad civil pueda participar plenamente tanto en el establecimiento mismo del programa de investigación de la UE como su participación en todos los programas de investigación de la UE;
  • Garantizan que todos los expertos que asesoran a la UE de investigación encargados de formular políticas son designados de forma transparente para proporcionar una competencia neutral e independiente, libre de conflictos de intereses; reemplaza los grupos consultivos y plataformas tecnológicas dominados por la industria, por organismos que proporcionan una representación equilibrada de puntos de vista y de las partes interesadas
  • Garantizan que la investigación realizada con fondos públicos beneficia a la sociedad en general, facilitando de forma sistemática y equitativa la licencia de acceso y el fomento de políticas de libre acceso al código fuente en los próximos Marco Estratégicos Comunes

Sciences Citoyennes, 26/07/11

Council freezes budget, cuts research and education

Council freezes budget, cuts research and education

On 25 July, the Council of the European Union adopted its position for the 2012 EU Budget, limiting the increase to the inflation forecast. The increase in payments is therefore limited to 2.02% compared with 2011 and almost mirrors the inflation rate of 2% forecast for 2012 by the European Commission.

The Council's position effectively freezes the budget, taking into account member states' efforts for fiscal consolidation while at the same time allowing for measures aimed at tackling the effects of the crisis and promoting economic growth.

In absolute numbers, the 2012 Budget as outlined by the Council amounts to €129.088 billion in payments, corresponding to 0.98% of the EU's Gross National Income (GNI).

The Austrian, Danish, Finish, Dutch, Swedish and UK delegations voted against the proposal, even though the Council decreased the payments by a total of €3.65bn and commitments by €1.59bn, compared with the European Commission's suggestion.

The Council limited the increase of EU's administrative spending to 0.5% in payments and 0.4% in commitments, cutting its own administrative budget by 5.45%, in line with member states' practices. The position provides the basis of a mandate to the Polish EU Presidency to negotiate the 2012 EU Budget with the European Parliament.

The Parliament should adopt its position by the end of October and, in case of diverging positions, a three-week conciliation process will begin on 1 November.

Regarding the competitiveness for growth and employment subsection of the budget, the Council agreed to reduce the amount requested by €695.90 million and to create a new budget line for the 'European year for Active Ageing and Intergenerational Solidarity'. The proposed draft budget also foresees a €563.22m reduction in the field of research, €86m in the field of education and training, which combined constitute more than 55% of budget cuts.

Concerning payment appropriations, the Council reduced the amounts requested in the budget by a total of €1.299 billion, from the European Regional Development Fund (€706m), the European Social Fund (€394m) and the Cohesion Fund (€199m) . Budget lines for the preservation and management of natural resources would be reduced by a total of €545.60m, out of which €197.94m will be in agriculture. Some minor cuts were envisaged for heading citizenship, freedom, security and justice - the Council approved, however, an increase of €400m to support additional activities and measures in the EU's neighbourhood regions.

New Europe, 26/07/11

Distribuir contido