Michael Moore

Michael Moore

Michael Moore: "Fomos vítimas de um golpe de Estado financeiro"

Michael Moore: "Fomos vítimas de um golpe de Estado financeiro"

Para nós, admitir que deixamos um pequeno grupo roubar praticamente toda a riqueza que faz andar nossa economia, é o mesmo que admitir que aceitamos, humilhados, a ideia de que, de fato, entregamos sem luta a nossa preciosa democracia à elite endinheirada. Wall Street, os bancos, os 500 da revista Fortune governam hoje essa República – e, até o mês passado, todos nós, o resto, os milhões de norte-americanos, nos sentíamos impotentes, sem saber o que fazer. Ninguém saiu às ruas. Não houve revolta. Até que...começou! Em Wisconsin! O artigo é de Michael Moore.

Discurso proferido por Michael Moore, dia 5 de março, durante manifestação em Madison, Wisconsin, contra o pacote de medidas contra o funcionalismo e o serviço público proposto pelo governador republicano Scott Walker (com cortes de US$ 1,6 bilhão no orçamento de escolas e governos locais). Intitulada "Os Estados Unidos não estão falidos", a declaração lida por Moore está disponível na íntegra no site do cineasta. Publicamos a seguir a tradução em português

Michael Moore: Únanse a mi escuela. Nota de prensa a los estudiantes de secundaria

Michael Moore: Únanse a mi escuela. Nota de prensa a los estudiantes de secundaria
Traducido para Rebelión por Susana Merino

Queridos estudiantes de secundaria:

¿Qué les parece eso de que cientos de estudiantes de secundaria de Wisconsin hayan abandonando las clases hace cuatro días y hayan ocupando ahora el edificio gubernamental del Capitolio y sus jardines en Madison para pedir que el gobernador detenga sus ataques a los profesores y a otros trabajadores estatales? Yo tengo que decir que es una de las cosas más extraordinarias que he visto en años.

Ahora estamos viviendo uno de los momentos más asombrosos de la historia. Y este momento ha llegado porque todos los jóvenes del mundo han decidido que ya han tenido bastante. La juventud se ha rebelado – y sólo es cuestión de tiempo.

Ustedes, los estudiantes y los jóvenes desde El Cairo, Egipto, hasta Madison, Wisconsin, están levantándose, ocupando las calles, organizando protestas y negándose a dispersarse hasta que sus voces sean escuchadas. ¡Bravo, asombroso! Les han dado un buen susto a los poderosos, a los adultos que estaban convencidos de que habían hecho un buen trabajo tratando de estupidizarlos y de distraerlos con tonterías inútiles hasta hacerlos sentir sin fuerzas, como otra pieza más del mecanismo, como un ladrillo más de una pared. Ustedes fueron alimentados con propaganda sobre “cómo funciona el sistema” y muchas otras mentiras sobre como se hace la historia, de modo que estoy sorprendido de que hayan podido liberarse de todo eso y de haber sido capaces de ver la verdad tal cual es. Todo se hallaba programado con la esperanza de que ustedes mantendrían la boca cerrada, siguiendo la fila y obedeciendo órdenes. Y no se la jueguen, porque, si lo hacen, ¡podrían terminar sin tener un buen trabajo! Ustedes pueden terminar como algo accidental y nada más. Se les ha dicho que la política no es “cool” y que una persona no cambia nada.

Y por una hermosa y desconocida razón, se negaron a escuchar. Puede ser porque han visto que nosotros, los adultos, les estamos dejando un mundo cada vez más vacío y miserable, con los polos deshelándose, los trabajos mal pagados, las incesantes máquinas bélicas y este plan para endeudarlos a los 18 años con la estafa que se conoce por el nombre de crédito estudiantil.

Michael Moore: A propósito de Sicko

Michael Moore: A propósito de Sicko
Una ferviente crítica al sistema de salud de EE UU
Entrevista de Amy Goodman

Nos reunimos con este cineasta galardonado con un oscar antes del estreno de su nueva película, Sicko (1). La cinta es una ferviente crítica al sistema de salud de EE UU, que no se concentra en los más de 40 millones que no tienen previsión sanitaria, sino en los 250 millones que la tienen, muchos de los cuales son abandonados precisamente por el servicio de salud por el que han pagado durante décadas. Comencé preguntándole lo que le inspiró a hacer la película.

Bueno, en realidad tuve un programa en la televisión en los años noventa llamado TV Nation, y un día simplemente pensé que sería interesante realizar un concurso. Así que enviamos camarógrafos a una sala de primeros auxilios en Fort Lauderdale, otro equipo a una en Toronto, y otro a una en La Habana. Y cada equipo debía esperar hasta que alguien llegara con un brazo o una pierna rotos, con el fin de seguir a esa persona a través del sistema sanitario y ver la calidad de la atención, con qué rapidez se realizaba y lo que se pagaba por ella. Fue una carrera entre EE UU, Canadá y Cuba. Y para decirlo con pocas palabras, Cuba ganó. Tuvieron la atención más rápida, el mejor cuidado, y no costó nada.

Esa semana entregamos el show a la NBC, y recibimos una llamada del “censor” (no le llaman el censor, claro, sino Estándares y Prácticas). Nos llamó la jefa de Estándares y Prácticas y me dice: «Mike, Cuba no puede ganar». Yo digo: «¿Qué?». «Cuba no puede ganar». «Bueno, ellos ganaron. ¿Qué quiere decir con que no pueden ganar? Ellos ganaron». «No, no podemos decir eso en la NBC. No podemos decir que Cuba ganó, eso va contra nuestras regulaciones». Yo le dije: «¡Oh!, bueno, no lo voy a cambiar».

Pero lo cambiaron. Dos días después, cuando lo transmitieron, lo cambiaron para que Canadá ganara.

Entonces me puse a pensar por primera vez en ese tema, y luego, cuando tuve mi próximo show, “The Awful Truth” [“La terrible verdad”], seguimos a un tipo que tenía seguro de salud, pero su compañía de seguro sanitario no aprobó la operación que necesitaba, que le podía salvar la vida. Así que llevamos al individuo a la HMO (Organización de Mantenimiento de la Salud, en sus siglas en inglés) [2] en Louisville, Kentucky. Lo llevé allí a ver a los ejecutivos. Nos pusieron de patitas en la calle. Así que salimos al césped y celebramos el funeral del hombre, con él presente. Llevamos a un cura, y un ataúd y portadores del féretro, con gaitas y, ya sabes, “Sublime Gracia” y todo el aparato. Y los ejecutivos lo miraban desde el piso superior y se horrorizaron de que fuera a ser transmitido por la televisión nacional. Tres días después llamaron y le dijeron al tipo: «Vamos a aprobar la operación». Y el hombre sigue vivo.

Y yo pensé en aquel entonces: “vaya, cosa de diez minutos, y salvamos la vida de un tipo. ¿Qué podríamos alcanzar si lo hiciéramos en una película de dos horas?”. Y así fue la génesis de esto.

Michael Moore: Carta a todos los que votaron por George W. Bush

Michael Moore: Carta a todos los que votaron por George W. Bush
Traducido para Rebelión por Ulises Juárez Polanco

Para todos mis compatriotas que votaron por George W. Bush:

En este, el cuarto aniversario del 11 de Septiembre, sólo soy curioso, ¿cómo se siente?

¿Cómo se siente saber que el hombre que tú elegiste para guiarnos después que fuimos atacados puso a cargo de FEMA (1) a un tipo cuya mayor calificación era haber administrado shows de caballos?

Michael Moore: Cómo hacer que las cosas mejoren en Luisiana

Michael Moore: Cómo hacer que las cosas mejoren en Luisiana
Traducido para Rebelión por Belén Martos Selma

Amigos,

Hay mucho que decir y que hacer acerca de la destrucción de Nueva Orleáns, causada NO por un huracán, sino por determinadas decisiones tomadas por la administración Bush en los pasados cuatro años y medio. No escuchéis a nadie que os diga que todo esto se puede discutir más tarde. No es así. Nuestro país se encuentra en un estado inminente de vulnerabilidad. Están por venir más huracanes, guerras y otros desastres, y una perezosa pandilla de lunáticos satisfechos de sí mismos está aún al cargo del espectáculo.

Michael Moore: Las vacaciones se acabaron... Una nueva carta abierta a George W. Bush

Michael Moore: Las vacaciones se acabaron... Una nueva carta abierta a George W. Bush
¿Donde están nuestros helicópteros?
(Traducido para Rebelión por Carlos Martínez)

Querido Sr Bush:

¿Tiene Usted idea donde están todos nuestros helicópteros? Cinco días después del paso del huracán Katrina y todavía millares de personas siguen atrapadas en New Orleans y necesitando transporte aéreo. ¿A qué lugar de la tierra habrá mandado todas nuestros recursos militares? ¿Necesita usted ayuda para encontrarlos? Una vez yo perdí mi coche en un estacionamiento y no me quiero acordar del mal rato que tuve.

Michael Moore: Un día de reflexión

Michael Moore: Un día de reflexión

Queridos amigos,

Ya ha llegado el día. UN DIA DE REFLEXION. Me gustaría decir tantas cosas. He estado en la carretera durante 51 días tratando de movilizar el voto y no tuve demasiado tiempo para escribir. Por eso he juntado en esta única carta un puñado de notas dirigidas a grupos diferentes. Por favor, siéntete libre para copiar la parte que consideres más adecuada para enviarla a tus amigos y a tu familia e intenta aprovechar estas últimas 24 horas para tratar de convencer a quien tu quieras de que acuda y vote a John Kerry.

Estas son mis últimas palabras… (Sigue)

Rebelión, 02/11/04

Distribuir contido