Pierre Bourdieu

Pierre BourdieuPierre Bourdieu (1930-2002)

Nacido en 1930 en Denguin (Pirineos Atlánticos), Francia. Estudiou no Liceo de Pau (1941-1947), na École Normale Superieure (1951-1954) e filosofía en La Sorbonne (1951-1954), onde léu a súa tese Structures temporelles de la vie affective. Aos 25 anos exerce como profesor no Instituto de Moulins (Allier) e, máis tarde, en Arxelia, París e Lille. Profesor na École Normale Superiure (1964-1984). Entre 1964 e 1980 é director de L’École Pratique de Hauts Études e catedrático de Socioloxía no College de France desde 1981. Director do Centro de Socioloxía Europea, en sustitución de Raymond Aron, con quen traballou previamente, e da Escola Superior de Ciencias Sociais (1985-2002). Director da revista Actes de la Recherche en Sciences Sociales (1975-2002). Doctor 'honoris causa' das universidades Libre de Berlín (1989), Johann-Wolfgang-Goethe de Francfort (1996) e Atenas (1996).

Aos 28 anos aparece o seu libro Sociologie de l’Algérie (1958). Dous dos seus primeiros textos, que publica xunto a Jean-Claude Passeron en 1964, fan referencia á socioloxía da educación, un dos ámbitos recurrentes das súas análises: Les étudiants et leurs études e Les héritiers. Les étudiants et la culture, publicadas o mesmo ano no que aparece Les fonctions sociales de la photographie. Un ano despois, en 1965, publica Un art moyen. Essais sur les usages sociaux de la photographie e Rapport pédagogique et communication.

    Bourdieu, o compromiso social e político do intelectual

A súa producción é moi extensa. Así, en 1973 aparece Fondements d’une théorie de la violence symbolique. Reproduction culturelle et reproduction sociale, escrita con Jean-Claude Passeron; tres anos despois, en 1976, Le système des grandes écoles et la reproduction de la classe dominante. Ademáis, entre outras moitas obras, publica La distinction. Critique sociale du jugement (1979), Ce que parler veut dire. L'économie des échanges linguistiques (1982), Homo academicus (1984), La Noblesse d'état. Grandes écoles et esprit de corps (1986), Les règles de l'art. Genèse et structure du champ littéraire (1992), pero acada o seu maior éxito con La misére du monde (1993), onde denuncia o sufrimento social, que bebe nas fontes marxistas e no pensamento de Michel Foucault, e traza, nunha combinación de socioloxía e antropoloxía social, a radiografía da exclusión social, dos desheredados da modernización, do progreso tecnolóxico e da globalización.

O discurso de Bourdieu, que xa se manifestara con matices críticos antes de maio do 68, acentúase nos últimos anos da súa vida con novas argumentacións contra o neoliberalismo e en favor da sociedade civil e do nacente Foro Social Mundial, participando cerca dos sindicatos, das organizacións non gubernamentais, dos emigrantes e das asociacións cívicas contra as posicións neoliberais que nutrían o discurso da sociedade chamada postmoderna. Bourdieu foi un dos fundadores da editorial Liber-Raisons d'Agir, impulsora do movemento Attac. Faleceu, como consecuencia dun cancro, en 2002. Segundo o diario parisino Le Monde, era o intelectual francés máis citado na prensa mundial.

Entre os seus últimos libros, Raisons pratiques. Sur la theorie de l'action (1994), Sur la télévision. Le champ journalistique et la télévision e Sur la télévision; suivi de l'emprise du journalisme (1996); Contre-feux. Propos pour servir à la résistance contre l'invasion néo-libérale e La domination masculine (1998); Contre-feux 2. Pour un mouvement social européen e Langage et pouvoir symbolique (2001) [véase bibliografía completa].

En lingua española publicáronse as seguintes obras: Argelia entra en la historia, Nova Terra, Barcelona, 1965; Los estudiantes y la cultura, Labor, Barcelona, 1969; Mitosociología, Fontanella, Barcelona, 1975; El oficio de sociólogo (con otros), Siglo XXI, México, 1976; Capital cultural, escuela y espacio social, Siglo XXI, México, 1977; La reproducción, Laia, Barcelona, 1981 (Fotamara, México, 1998) ; Sociedad y cultura, Grijalbo, Ciudad de México, 1984; ¿Qué significa hablar?, Akal, Madrid, 1985; La distinción, Taurus, Madrid, 1988; Cosas dichas, Gedisa, Barcelona, 1988; La ontología política de Martín Heidegger, Paidós, Barcelona, 1991; El sentido práctico, Taurus, Madrid, 1991; Respuestas. Por una Antropología Reflexiva (con L. Wacquant), Grijalbo, México, 1995; Las reglas del arte: génesis y estructura del campo literario, Anagrama, Barcelona, 1996; Sobre la televisión, Anagrama, Madrid, 1997; Razones prácticas: sobre la teoría de la acción, Anagrama, Barcelona, 1997; La dominación masculina, Anagrama, Barcelona, 1999; Meditaciones pascalinas, Anagrama, Barcelona, 1999; La miseria del mundo, Akal, Madrid, 1999; Intelectuales, política y poder, Eudeba, Buenos Aires, 1999; La dominación masculina, Anagrama, Barcelona, 2000; Contrafuegos: reflexiones para servir a la resistencia contra la invasión neoliberal, Anagrama, Barcelona, 2000; El oficio de sociólogo, Ed. Siglo XXI, Madrid, 2001; Contrafuegos 2: por un movimiento social europeo, Anagrama, Barcelona, 2001.

En lingua portuguesa, entre outras traduccións: A Economia das Trocas Simbólicas, Perspectiva, São Paulo, 1982; A Reprodução, Vega, Lisboa, 1983; Questões de Sociologia, Marco Zero, Rio de Janeiro, 1983; O Que Falar Quer Dizer, Difel, Lisboa, 1998; O Poder Simbólico, Difel, Lisboa, 1989 (Bertrand Brasil, Rio de Janeiro, 1989); Coisas Ditas, Brasiliense, São Paulo, 1990; As Regras da Arte, Companhia das Letras, São Paulo, 1996 (Presença, Lisboa, 1996); Razões Práticas, Celta, Oeiras, 1997; Sobre a Televisão, Celta, Oeiras, 1997; Meditações Pascalianas, Celta, Oeiras, 1998; Escritos de educação, Vozes, Petrópolis, 1998; Contrafogos, Celta, Oeiras, 1998; A Dominação Masculina, Celta, Oeiras, 1999; Contrafogos II, Celta, Oeiras, 2001.

Pierre Bourdieu y Loïc Wacquant: Una Nueva Vulgata Planetaria: La lingua franca de la revolución neoliberal

Pierre BourdieuPierre Bourdieu y Loïc  Wacquant: Una Nueva Vulgata Planetaria: La lingua franca de la revolución neoliberal
Pierre Bourdieu, sociólogo, profesor en el Collége de France. Autor entre otros de La miseria del mundo, Fondo de Cultura Económica, Madrid, 1999
Loïc  Wacquant, profesor en la Universidad de California, Berkeley, Investigador en el Centro De Sociología Europea del Collége de France. Autor de Las cárceles de la miseria, Ediciones Manantial, Buenos Aires, 2000.

La violencia simbólica, tan naturalizada y arraigada que ya no se la reconoce como tal, es según Bourdieu una forma profunda de dominación. Allí reside la eficacia del lenguaje neoliberal. Estados Unidos “mundializa” su realidad poskeynesiana, manifiesta en sus políticas económicas y sociales y también en sus polémicas universitarias.

En todos los países avanzados, empresarios, altos funcionarios internacionales, intelectuales mediáticos y periodistas de alto vuelo se han puesto de acuerdo en hablar una extraña neolengua cuyo vocabulario -aparentemente surgido de la nada- está en todas las bocas: "mundialización" y "flexibilidad"; "gobernabilidad" y "empleabilidad", "underclass" y "exclusión"; “nueva economía” y "tolerancia cero"; "comunitarismo", "multiculturalismo" y sus primos "posmodernos", etnicidad, minoría, identidad fragmentación, etc. De esta nueva vulgata planetaria están notoriamente ausentes términos como capitalismo, clase, explotación, dominación y desigualdad, perentoriamente anulados.

Bajo pretexto de obsolescencia o de presunta impertinencia, su difusión es producto de un imperialismo propiamente simbólico; sus agentes transmisores son los partidarios de la revolución neoliberal que, escudándose en la "modernización", piensan rehacer el mundo haciendo tabla rasa de conquistas sociales y económicas producto de cien años de luchas sociales, actualmente presentadas como otros tantos arcaismos y obstáculos al nuevo orden naciente, pero también productores culturales (investigadores, escritores, artistas) y militantes de izquierda que, en su gran mayoría, se siguen considerando progresistas; lo cual hace que sus efectos sean aún más potentes y perniciosos.

Pierre Bourdieu: Preguntas a los verdaderos amos del mundo

Pierre BourdieuPierre Bourdieu: Preguntas a los verdaderos amos del mundo
Texto publicado en Le Monde (14 de octubre de 1999) y en Libération (13 de octubre de 1999)

Sería un poco ridículo para mí tratar de exponer el estado del mundo mediático a individuos que lo conocen mejor que yo. A personas que se hallan entre las más poderosas del mundo, con ese poder que no es sólo el del dinero sino el que el dinero puede dar sobre los espíritus. Ese poder simbólico que en la mayoría de las sociedades era propio del poder político o económico y hoy está en las manos de las mismas personas, aquellas que detienen el control de los grandes grupos de comunicación, es decir, del conjunto de los instrumentos de difusión de los bienes culturales.

Pierre Bourdieu: A esencia do neoliberalismo

Pierre Bourdieu: A esencia do neoliberalismo

(En español)

O mundo económico ¿é realmente, como pretende a teoría dominante, un orden puro e perfecto, que desenvolve de maneira implacable a lóxica das súas consecuencias previsibles, e disposto a reprimir todas as transgresións coas sancións que inflixe, ben de forma automática ou ben - máis excepcionalmente- por mediación dos seus brazos armados, o FMI ou a OCDE, e das políticas que estes impoñen: reducción do custo da man de obra, restricción do gasto público e flexibilización do mercado de traballo? ¿E se se tratara, en realidade, da verificación dunha utopía, o neoliberalismo, convertida dese modo en programa político, pero unha utopía que, coa axuda da teoría económica coa que se identifica, chega a pensarse como a descrición científica do real?

Esta teoría tutelar é unha pura ficción matemática baseada, desde a súa mesma orixe, nunha formidable abstracción, que, en nome dunha concepción tan estreita da racionalidade, identificada coa racionalidade individual, consiste en poñer entre parénteses as condicións económicas e sociais respecto ás normas racionais e as estructuras económicas e sociais que son a condición do seu exercizo.

Pierre Bourdieu: Contra el fatalismo económico (PDF)

Pierre Bourdieu: Contra el fatalismo económico (PDF)

Debemos reconocer que estamos actualmente en un período de restauración neo-conservadora. Pero esta revolución consevadora asume una forma sin precedentes: no hay, como en tiempos anteriores ningún intento de invocar a un pasado idealizado mediante la exaltación de la tierra, la sangre, y los temas de las antiguas mitologías rurales. Es un nuevo tipo de revolución conservadora que, para justificar su restauración reclama una relación con el progreso, la razón y la ciencia -la economía, en verdad- y, a partir de esto, intenta relegar el pensamiento y la acción progresista a un status arcaico. Se erige como patrón de normas para todas las prácticas, y por tanto como norma ideal, el orden del mundo económico librado a su propia lógica: la ley del mercado, la ley del más fuerte. Ratifica y jerarquiza la norma de los llamados mercados financieros, el retorno a un tipo de capitalismo sin tapujos, desenfrenado, que ha sido llevado hasta el límite de su eficiencia económica por medio de las formas modernas de conducción (¨management¨) y las técnicas manipuladoras como la investigación de mercado y la propaganda.

Pierre Bourdieu: Combatir a la tecnocracia en su propio terreno

Pierre Bourdieu: Combatir a la tecnocracia en su propio terreno

El presente discurso fue pronunciado por Pierre Bourdieu ante los trabajadores en huelga, reunidos en la Gare de Lyon en París, el día 12 de diciembre de 1995

Estoy aquí para expresar nuestro apoyo, a todos aquellos que luchan , desde hace tres semanas, contra la destrucción de una civilización asociada a la existencia del servicio público: civilización de la igualdad republicana de los derechos, a la educación, a la salud, a la cultura, a la investigación, al arte, y por encima de todo, al trabajo.

Estoy aquí para decir que comprendemos este movimiento profundo, es decir, la desesperanza y las esperanzas que allí se expresan y que también nosotros experimentamos; para decir que no comprendemos (o que comprendemos muy bien) a estos que no lo comprenden, como a este filósofo que, en el "Journal du dimanche" del día 10 de diciembre, descubre con estupefacción, "el abismo entre la comprensión racional del mundo", encarnada segun él por Juppé, así lo dice textualmente, "y el deseo profundo de la gente".

Esta oposición entre la visión de largo plazo de la "élite" esclarecida y las pulsiones de corto plazo del pueblo o de sus representantes, es típica del pensamiento reaccionario de todos los tiempos y de todos los países, pero adquiere hoy una forma nueva con la nobleza de Estado, que fundamenta la conviccion de su legitimidad en el título escolar y en la autoridad de la ciencia, principalmente económica. Para estos nuevos gobernantes de derecho divino, no solamente la razón y la modernidad, sino también el movimiento y el cambio, están del lado de los gobernantes, de los ministros, de los patrones o de los "expertos". La sinrazón y el arcaísmo, la inercia y el conservadurismo, del lado del pueblo, de los sindicatos y de los intelectuales críticos.

Es esta la certeza tecnocrática que expresa Juppé cuando escribe: "Quiero que Francia sea un país serio y un país feliz", lo cual puede traducirse como: "Quiero que la gente seria, es decir, las élites, los "enarcas", los que saben adonde esta la felicidad del pueblo, puedan realizar la felicidad del pueblo, incluso a pesar de él, es decir, contra su voluntad. En efecto, enceguecido por esos deseos, de los que hablaba el filósofo, el pueblo no conoce su felicidad, particularmente la felicidad de ser gobernados por gente que, como Juppé, conocen su felicidad mejor que él". Así piensan los tecnocratas y así entienden la democracia. Comprendemos que ellos no comprendan que el pueblo, en nombre del cual pretenden gobernar, descienda por las calles, -¡colmo de la ingratitud!- para oponérseles.

Esta nobleza de Estado, que predica la desaparición del Estado y el reino sin reserva del mercado y del consumidor, sustituto comercial del ciudadano, se ha apropiado del Estado, ha hecho del bien público un bien privado , de la cosa pública, de la República, su cosa.

Lo que hoy está en juego, es la reconquista de la democracia contra la tecnocracia: hay que acabar con la tiranía de los "expertos" al estilo del Banco Mundial o del FMI, que imponen sin discusión los veredictos del nuevo Leviatán, "los mercados financieros", y que no pretenden negociar sino "explicar". Hay que romper con esa nueva fe en la inexorabilidad histórica que profesan los teóricos del liberalismo . Hay que inventar nuevas formas de un trabajo político colectivo, capaz de constatar las necesidades, principalmente económicas (lo que puede ser tarea de expertos) pero para combatirlos y, si es del caso, para neutralizarlos.

La crisis de hoy es una oportunidad histórica. Para Francia y sin duda para todos estos que, cada día mas numerosos, en Europa y en otras partes del mundo, rechazan esa nueva alternativa: liberalismo o barbarie. Trabajadores ferroviarios, empleados de correo, maestros, funcionarios de los servicios publicos, estudiantes y tantos otros, activa o pasivamente comprometidos en este movimiento, han planteado con sus manifestaciones, con sus declaraciones, con las innumerables reflexiones que han provocado y que las tapaderas de los medios han querido en vano asfixiar, problemas fundamentales, demasiado importantes para dejárselos a los tecnócratas, tan autosuficientes como insuficientes: ¿cómo restituir a los primeros interesados, es decir, a cada uno de nosotros, la definición aclarada y razonable del futuro de los servicios publicos, de la salud, de la educacion, de los transportes, etc., en relación, principalmente con aquellos que, en los otros países de Europa están expuestos a las mismas amenazas? ¿Cómo reinventar la escuela republicana, rechazando la instalación progresiva en la enseñanza superior, de una educación con dos velocidades, simbolizada por las Grandes Escuelas y las facultades?

Es posible hacerse la misma pregunta a propósito de la salud o de los transportes. ¿Cómo luchar contra la precarización que golpea al personal de los servicios públicos y que conlleva formas de dependencia y de sumisión, particularmente funestas, en las empresas de difusión cultural, radio, televisión o prensa escrita por el efecto de censura que ejercen, incluso en la docencia?

En el trabajo de reinvención de los servicios publicos, los intelectuales, escritores, artistas, científicos, etc., tienen un papel importante que jugar. Primeramente, pueden contribuir a quebrar el monopolio de la ortodoxia tecnocrática sobre los medios de difusión. Pero pueden también comprometerse, de manera organizada y permanente, y no solamente en los encuentros ocasionales de una coyuntura de crisis, al lado de aquellos que están en condiciones de orientar eficazmente el futuro de la sociedad: asociaciones y sindicatos principalmente, y trabajar en la elaboracion de análisis rigurosos y de proposiciones inventivas sobre las grandes cuestiones que la ortodoxia mediático-política impide plantear. Pienso en particular en el tema de la unificación del campo económico mundial y los efectos de la nueva división mundial del trabajo o de la cuestión de las pretendidas leyes de bronce de los mercados financieros, en nombre de las cuales son sacrificadas tantas iniciativas politicas; en la cuestion de las funciones de la educación y de la cultura en las economías adonde el capital informático se ha convertido en una de las fuerzas productivas determinantes, etc.

Este programa puede parecer abstracto y puramente teórico. Pero se puede rechazar el tecnocratismo autoritario sin caer en un populismo en el que los movimientos sociales del pasado sacrificaron a menudo demasiado y que le hace el juego, una vez más, a los tecnócratas.

Lo que he querido expresar, en todo caso, y quizás mal, por lo que pido excusas a quienes pude haber escandalizado o aburrido, es una solidaridad real con aquellos que hoy se baten por cambiar la sociedad: pienso en efecto que no se puede combatir eficazmente la tecnocracia, nacional o internacional, si no es enfrentándola en su terreno privilegiado, el de la ciencia, principalmente económica, y, oponiendo al conocimiento abstracto y mutilado del cual ella se vale , un conocimiento, más respetuoso, de los hombres y de las realidades a las cuales ellos se ven confrontados.

(Publicado en Libération el 14 de diciembre de 1995. Traducción al español de O. Fernández)

Rebelión, 30/05/02

Pierre Bourdieu: Neoliberalismo: la lucha de todos contra todos

Pierre Bourdieu: Neoliberalismo: la lucha de todos contra todos

Lunes 13 de abril 1998. El nuevo orden económico trae aparejada una lógica social egoísta y altamente competitiva · Para el autor, esto implica la transformación y destrucción de toda estructura colectiva capaz de obstaculizar el despliegue del mercado, como el Estado, las asociaciones intermedias e incluso la familia

Cabe preguntarse si el mundo económico es en verdad, como pretende el discurso dominante, un orden puro y perfecto que despliega implacablemente la lógica de sus consecuencias previsibles, dispuesto a reprimir todos los incumplimientos mediante las sanciones que inflige, ya sea de manera automática o, más excepcionalmente, por intermedio de su brazo armado, el FMI o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y sus políticas: baja del costo de mano de obra, reducción de los gastos públicos y flexibilización laboral. ¿Y si, en realidad, sólo fuera la implementación de una utopía, el neoliberalismo, convertido así en programa político, una utopía que se imagina como la descripción científica de lo real? Esta teoría tutelar es pura ficción matemática basada en una abstracción formidable, que consiste en poner entre paréntesis las condiciones y las estructuras económicas y sociales que son la condición de su ejercicio. Basta con pensar en el sistema de enseñanza, que nunca se tuvo en cuenta como tal en un momento en que desempeña un rol determinante tanto en la producción de bienes y servicios como en la producción de los productores. De esta suerte de falla original, inscripta en el mito de la teoría pura, derivan todas las faltas y todas los incumplimientos de la disciplina económica y la obstinación fatal con la cual se aferra a la oposición arbitraria que hace existir entre la lógica meramente económica, basada en la competencia, y la lógica social, sometida a la regla de la igualdad. Un discurso diferente. Dicho esto, esta teoría originariamente desocializada y deshistorizada cuenta hoy más que nunca con los medios para volverse verdadera, empíricamete verificable.

En efecto, el discurso neoliberal no es un discurso como los otros. A la manera del discurso psiquiátrico del asilo, según Erving Goffman, es un discurso fuerte, tan fuerte y tan difícil de combatir precisamente porque tiene a su disposición todas las fuerzas de un mundo de relaciones de fuerza a cuyas características contribuye, sobre todo orientando las opciones económicas de quienes dominan las relaciones económicas y agregando a estas relaciones de fuerza la propia. En nombre de este programa científico de conocimiento convertido en programa político de acción, se lleva a cabo un inmenso trabajo político que apunta a crear las condiciones de realización y de funcionamiento de la teoría; un programa de destrucción metódica de los colectivos. El movimiento, posible gracias a la política de desregulación financiera, hacia la utopía neoliberal de un mercado puro y perfecto se logra a través de la acción transformadora y destructiva de todas las estructuras colectivas capaces de obstaculizar la lógica del mercado puro: la nación, cuyo margen de maniobras es cada vez más limitado; grupos de trabajo, por ejemplo con la individualización de los salarios y de las carreras en función de las competencias individuales y la consiguiente atomización de los trabajadores; los colectivos de defensa de los derechos de los trabajadores -sindicatos, asociaciones, cooperativas-; la familia misma que, a través de la constitución de mercados por clases de edad, pierde una parte de su control sobre el consumo.

El programa neoliberal, que extrae su fuerza social de la fuerza político- económica de aquellos cuyos intereses expresa -accionistas, operadores financieros, industriales, políticos conservadores y socialdemócratas convertidos a las dimisiones reconfortantes del laissez-faire, altos funcionarios de las finanzas-, tiende globalmente a favorecer la ruptura entre la economía y las realidades sociales. Y a construir así, en la realidad, un sistema económico conforme a la descripción teórica. Es decir, una suerte de máquina lógica que se presenta como una cadena de limitaciones que generan los agentes económicos.La mundialización de los mercados financieros, junto con el progreso de las técnicas de información, asegura una movilidad sin precedentes de los capitales y ofrece a los inversores sociales una rentabilidad a corto plazo de sus inversiones, la posibilidad de comparar de manera permanente la rentabilidad de las más grandes empresas y de sancionar los fracasos relativos. Las mismas empresas, bajo amenaza permanente, deben ajustarse rápidamente a las exigencias de los mercados, con el riesgo de perder, como se dice, la confianza de los mercados y el respaldo de los accionistas que, preocupados por obtener una rentabilidad a corto plazo, cada vez son más capaces de imponer su voluntad a los gerentes, de exigirles normas y de orientar sus políticas en materia de contratación, empleo y salario.Así se instaura el reinado absoluto de la flexibilidad, con los contratos temporarios o las pasantías y la instauración, en el seno de la empresa, de la competencia entre filiales autónomas, entre equipos y entre individuos a través de la individualización de la relación salarial.

Pierre Bourdieu: Contra la política de despolitización

Pierre Bourdieu: Contra la política de despolitización
Hay que restaurar la política, es decir, la acción y el pensamiento

El fatalismo de las leyes económicas enmascara en realidad una política,pero completamente paradoxal ya que se trata de una política de despolitización. Esta política aspira a otorgar un dominio fatal a las fuerzas económicas al liberarlas de todo control; tiene como meta obtener la sumisión de los gobiernos y de los ciudadanos a las fuerzas económicas y sociales "liberadas" de esta forma. Todo lo que se nombra con la palabra a la vez descriptiva y normativa de "mundialización" es el efecto no de una fatalidad económica, sino de una política, consciente y deliberada, pero muchas veces sin tener conciencia de sus consecuencias: es esta política neoliberal la que ha conducido a los gobiernos liberales y hasta socialdemócratas de un conjunto de países económicamente avanzados a desprenderse de su poder de control sobre las fuerzas económicas; es ella, sobre todo, la que se elabora en las reuniones secretas de las grandes instituciones internacionales, tales como la Organización Mundial del Comercio o la Comisión Europea, o en el seno de todas las "redes" de empresas multinacionales con la capacidad de imponer, por las vías más diversas, y en particular jurídicas, sus voluntades a los Estados. (Sigue)

Rebelión, 13/02/02

Distribuir contido